Batalla de Alalia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Alalia
Battle of Alalia map.jpg
Mapa del mar Tirreno con ciudades etruscas, griegas y púnico-fenicias.
Fecha Entre 540 y 535 a. C. (posiblemente 537 a. C.)
Lugar Frente a las costas de Alalia (Córcega)
Conflicto Batalla naval
Resultado Victoria pírrica griega
Beligerantes
Colonos focenses de Alalia
Reino de Cartago
Etruscos
Comandantes
Desconocido Desconocido
Fuerzas en combate
60 barcos 120 barcos
Bajas
40 barcos hundidos, varios más dañados Desconocidas
[editar datos en Wikidata ]

La Batalla de Alalia (hacia 537 a. C.) fue un combate naval entre cartagineses, aliados con los etruscos, contra los griegos de la colonia focense de Alalia (actual Aleria), situada al este de Córcega.

Causas[editar]

La presión del Imperio aqueménida sobre el reino de Lidia había desviado los intereses griegos hacia el Mediterráneo Occidental, donde florecían sus colonias comerciales como Emporion o Massalia (fundada hacia 600 a. C.). Con el este de Sicilia y el sur de Italia (conocida como Magna Grecia) aseguradas, los griegos decidieron asegurar la ruta entre el Estrecho de Mesina y el Golfo de León estableciendo la colonia de Alalia en Córcega. En el año 547 a. C., muchos de los griegos de Focea (Asia Menor) que huían de las tropas persas que acababan de conquistar su ciudad emigraron hacia las colonias occidentales, recalando en su mayor parte precisamente en Alalia.

Por su parte, los cartagineses, a las órdenes de la familia de los magónidas, se hallaban asimismo en un proceso de expansión. Crearon auténticas ciudades en Ispanim o Hispania, donde antes sólo había factorías fenicias (como Gadir, Sexi o Malaka), y abriendo nuevas rutas comerciales hacia el Atlántico. Los cartagineses también estaban presentes en el oeste de Sicilia (en creciente competencia con los griegos) y en la isla de Cerdeña, por lo que interpretaron la presencia griega en Córcega como una amenaza para sus intereses. Los etruscos, asentados en el norte de Italia, también recelaban del tráfico griego frente a sus costas y pronto sellaron una alianza con Cartago.

La batalla[editar]

La flota etrusco-cartaginesa (estimada entre 100 y 120 naves) se dirigió a Alalia con la intención de destruirla, bajo el pretexto de que se trataba en realidad de un nido de piratas. A ella se enfrentó una escuadra focense de apenas 60 naves (probablemente penteconteras, provistos de 48 remos y 2 timones, ya que la trirreme aún no estaba muy extendida). Los griegos consiguieron suplir la inferioridad numérica con su superioridad táctica, por lo que lograron destruir la flota enemiga.

Sin embargo, este resultado fue en realidad una victoria pírrica para los griegos, cuyas pérdidas fueron tan cuantiosas que hubieron de renunciar a su política expansionista. Se dice que 40 de las 60 naves utilizadas fueron destruidas, y de las restantes muchas quedaron dañadas. Las pérdidas etrusco-cartaginesas son desconocidas.

Consecuencias[editar]

La flota focense quedó tan castigada tras la batalla que los griegos hubieron de renunciar al dominio de Córcega y finalizar su expansión por el Mediterráneo Occidental, dejando el paso libre al dominio cartaginés. Muchos etruscos se asentaron entonces en Córcega, aunque ésta, al igual que la vecina Cerdeña, se convertiría posteriormente en una dependencia de Cartago. Por su parte, las colonias griegas de la costa levantina española y del sur de Francia quedaron aisladas de sus metrópolis.

Las últimas citas de Tartessos como un estado existente proceden de esta época. Es posible que la desaparición de los griegos focenses en la zona tras la batalla, que según Heródoto eran estrechos aliados y colaboradores de los tartésicos, provocase una fuerte crisis económica entre éstos. La cercanía de Gadir, base del nuevo monopolio cartaginés en el Atlántico, contribuyó seguramente al desplome económico de Tartessos, que acabó sumiéndose en el olvido.

Los etruscos enfadados, a su vez, han de renunciar al comercio con los celtas del norte de Europa por la ruta del Ródano. Los Príncipes Hallstáticos, conocidos como keltoi por los griegos, hasta entonces intermediarios entre etruscos y celtas, entran en crisis.

Enlaces externos[editar]