Basílica del Voto Nacional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Basílica del Voto Nacional
Basílica del Voto Nacional desde el parque (Quito).jpg
Ciudad Quito, Pichincha
País Flag of Ecuador.svg Ecuador
Culto Católica Romana
Tipo Basílica
Relacionado a Arquidiócesis de Quito
Arquitecto Emilio Tarlier
Comienzo de la
construcción
1883
Consagración
o conclusión
1924 conclusión
1985 bendición por el Papa Juan Pablo II
1988 consagración
Estilos
predominantes
Neogótico
Catalogación Monumento Nacional
de Ecuador

Basílica del Voto Nacional (también llamada de la Consagración de Jesús, o Basílica de San Juan, por el sector en el que está ubicada) es un edificio religioso de estilo neogótico del centro histórico de la ciudad de Quito D. M.. Por sus dimensiones y estilo está considerado como el templo neogótico más grande de América. Se ubica en el sector conocido como Santa Prisca, en las calles Carchi y Venezuela, junto al Convento de los padres Oblatos[1] .

Historia[editar]

La Basílica del Voto Nacional surgió de la idea de construir un monumento como perpetuo recuerdo de la consagración de la República de Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús, planteada por el padre Julio Matovelle, diputado de la República en 1883.

El proyecto fue contratado en Francia por el arquitecto francés Emilio Tarlier, que ya había tenido experiencia en construcciones similares en España, Francia e Inglaterra.;[2] quien inspirado en la catedral parisina de Notre Dame, hizo los planos entre 1890 y 1896. El presidente Luis Cordero Crespo expide el decreto para iniciar los trabajos el 23 de julio de 1883; aunque en la práctica se ejecutó durante la presidencia del Dr. José María Plácido Caamaño, quien ratificó el decreto el 5 de marzo de 1884.[2]

Iluminación nocturna de la Basílica

La construcción de la obra fue planeada originalmente en el sector de El Belén, al norte del parque La Alameda; por lo cual en el año 1884, la Convención designó comprar unos terrenos ubicados en esta zona, pero luego de los estudios preliminares se determina que no son lo suficientemente sólidos para construir un edificio de la envergadura deseada y que se deberían realizar gastos sumamente altos. Se decide entonces cambiar la ubicación de la construcción; es sugerida la quinta de la familia Hurtado, ubicada a los pies de la loma de San Juan, cuyos suelos eran lo bastante firmes para soportar el peso de una edificación basílica.[2]

Para la financiación de la obra, el Congreso Nacional, y de acuerdo a la ley de presupuesto de ese año, designó la cantidad de 12.000 pesos del Erario Nacional (presupuesto anual); pagaderos a 1000 pesos por mes desde el año 1884. Por decreto del 3 de julio de 1885, el IV Concilio Provincial Quiteño convirtió la construcción de la Basílica en compromiso religioso a nombre del país. Con aprobación del Papa León XIII, se comenzó la construcción del monumental edificio en 1887; y durante cinco años estaría a cargo de los Padres del Corazón de Jesús.,[2] aunque estos poco hicieron para lograr dicho objetivo.

Durante algunos años, y para proseguir con la construcción, se aceptaron donaciones de creyentes quienes proporcionaron dinero, mano de obra o materiales de construcción a cambio de grabar sus nombres en las piedras.[2] En 1895, el Estado implantó un impuesto por las compras de la sal para continuar con la edificación.[1]

En 1901 el Padre Matovelle con su Comunidad de Misioneros Oblatos se hizo cargo de la construcción por pedido del Arzobispo Pedro Rafael González Calisto. El 10 de julio de 1892 se puso la primera piedra. Desde 1892 a 1909 se construyó la Capilla del Corazón de María.[2]

Aunque aún faltan detalles decorativos, se puede decir que la estructura, tal como la conocemos hoy, fue terminada en el año 1924, cuando comenzaron a oficiarse las misas en la nave central y a repicar las campanas de las torres. La Basílica fue bendecida por el Papa Juan Pablo II, el día 30 de enero de 1985, fue consagrada e inaugurada oficialmente el 12 de julio de 1988.

Arquitectura[editar]

Planta arquitectónica de la Basílica del Voto Nacional de Quito.
Torres de la Basílica
Entrada al Panteón Nacional de Jefes de Estado.

La Basílica del Voto Nacional es la obra más importante de la arquitectura neogótica ecuatoriana y una de las más representativas del continente americano, siendo a su vez la más grande en tierras del nuevo mundo. Por su estructura y estilo, es comparada con dos de las grandes catedrales de todo el mundo: la Catedral de San Patricio (Nueva York) y la Catedral de Notre Dame (París).[1]

La nave central tiene 140 metros de largo por 35 metros de ancho y 30 metros de altura; además de 74 metros de alto en el crucero; a lo largo de esta se encuentran dispuestas 14 imágenes de bronce que representan 11 apóstoles y 3 evangelistas.[1] Las capillas votivas, que se cuentan en número de 24, tienen 15 metros de altura. Además, las dos torres frontales tienen 115 metros de altura cada una, detalle que convierte a la Basílica en la estructura más alta de la ciudad de Quito D.M.; aunque la Torre CFN sea considerada el edificio moderno más alto de la capital.

El altar, desde donde los sacerdotes imparten la misa, se encuentra ubicado en el crucero de la estructura, en el corazón mismo de la Basílica. Este es un detalle que rompe con el estilo gótico puro, pero que le confiere originalidad y carácter a este ensayo de un neogótico ecuatoriano.[3]

Existen además siete puertas de acceso, tres en las fachada y cuatro laterales. Una sólida cripta pública subterránea, con una peculiar capilla de iguales características. También cuenta con un elegante y austero panteón donde descansan los restos de algunos Jefes de Estado.

Descripción y características[editar]

Planta[editar]

La planta típica del gótico es de grandes extensiones con una nave central y dos laterales y una sección que la atraviesa formando una cruz. Siguiendo este concepto, la Basílica del Voto Nacional presenta la planta de cruz latina; la extensión total de la misma, incluida la capilla del Inmaculado Corazón de María, es de 150m.

Nave[editar]

Está conformada por cada uno de los grandes espacios que se ubican a lo largo de la estructura El cuerpo principal de la Basílica está formado por una nave central, dos naves menores y 24 capillas laterales, dedicadas a cada una de las provincias del país en las que irá colocada un altar, la bandera, y el escudo o emblema de cada una de ellas. Con esto se logra pragmatizar la ideología de la unificación del país.

La Basílica consta de dos partes principales que son: una nave principal, dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, consagración realizada el 25 de marzo de 1874, bajo el gobierno del presidente Dr. Gabriel García Moreno y una más pequeña para el Corazón de María, ubicada inmediatamente posterior a la primera y con una planta igualmente de cruz latina, aunque más pequeña, consagración realizada bajo el gobierno del Dr. Luis Cordero Crespo el 8 de abril de 1892.

Transepto[editar]

Es el espacio que atraviesa a la nave principal y que forma la cruz. En un inicio el altar estaba planificado para realizar la misa desde la cabecera de la nave central, pero tras una reforma del padre Matovelle, se dispuso que el altar esté en el eje de la iglesia, entre la nave central y el crucero. Aquí está colocada una pequeña gradería circular sobre la cual está el altar de mármol.

Crucero[editar]

En el crucero se han logrado dos efectos especiales, se colocaron unos vestíbulos que tienen como función amortiguar el ruido de la calle y las corrientes de aire y en la parte superior de estos se han incorporado dos coros, el occidental dedicado al Sr. Presidente de la República y el oriental al cuerpo diplomático, lo que permitirá una mejor organización de los múltiples actos que se realizan en este templo.

Fachada[editar]

En la fachada se puede apreciar una escultura de la Virgen María y otra del papa Juan Pablo II. Además de las puertas decoradas, el rosetón interrelacionado con el altar y el Panecillo y los pináculos que se encuentran también en toda la estructura exterior.

En la fachada occidental existen 24 círculos, vacíos al momento, pero que servirán para que sean colocados escudos de todas las naciones americanas. Así mismo está designado un lugar en el cual se izarán las banderas de los distintos países, esto con un motivo panamericanista y de unión que tiene actualmente el mundo.

Torres de la Basílica vistas desde el barrio de San Juan.

Torres[editar]

Rigiéndose al estilo gótico, la fachada principal del Voto Nacional está constituida por torres altas, que en los planos originales debía alcanzar los 105m. De altura, pero luego de algunos estudios técnicos, relativos a previsiones de fenómenos telúricos principalmente, se ha acordado bajar su altura solamente a 78,23 m. En la parte media de las torres se encuentra un espacio concebido para albergar un pequeño museo y una cafetería con mirador a los cuales se tiene acceso por medio de dos ascensores hasta el tercer nivel, y luego por gradas.

También se encuentra la torre más alta, conocida como “La Torre de los Cóndores”, que se halla a 115m de altura, y que en lugar de gárgolas presenta solamente cóndores, ya que ellos necesitan al menos esta altura para poder volar. Este detalle es sumamente representativo, ya que el cóndor es el ave nacional de Ecuador; se encuentra coronando su escudo nacional, al igual que corona este templo.

Campanario[editar]

La Basílica contiene en sus dos torres principales un juego de campanas de bronce , la más grande pesa 8 quintales, las siguientes 4, 3 y 2 quintales. También presentan un reloj, que consta de seis esferas, tres en cada torre, las que tienen un diámetro de 4,3 m, permitiendo una buena visibilidad desde cualquier parte de la ciudad. El campanario cumple así, su sentido de predominio aún sobre todas las iglesias existentes en la ciudad.

Puertas[editar]

La puerta principal de la Basílica del Voto Nacional, es de madera con forro de latón repujado, que muestran escenas de la vida de Jesús, la Creación que incluye a Adán y Eva y una escena que muestra al pueblo indígena, a la llegada de los españoles quienes imponen una doctrina, aceptando como un hecho real, importante y valedero, la toma de una nueva religión, desvalorizando la existente.

La mayoría del resto de puertas del edificio son de madera tallada y mantienen la forma ojival típica del gótico francés. Muchas contienen representaciones del sol y otros astros.

Vitrales[editar]

Interior de la Basílica

Los vitrales de la Basílica tienen la particularidad de que su fondo está decorado exclusivamente con representaciones de la flora endémica de Ecuador, constando al pie de cada uno el nombre de la flor utilizada. Además, los ribetes están decorados con los diseños de las fajas de los indígenas del país, y relatan escenas de la vida de Jesús.

Rosetones[editar]

Otro aporte al estilo en mención se demuestra en estas figuras, originalmente fueron diseñadas a base de figuras geométricas, y es así que los rosetones en el Voto Nacional son representaciones de los lirios y orquídeas, ambas flores símbolo de la ciudad de Quito y del Ecuador respectivamente

Estatuas[editar]

Estas aún no han sido colocadas, se calcula que hacerlo tendría un valor superior a 2 millones de dólares. En los planos originales se utilizan figuras de santos y personajes importantes de la vida política, social militar y religiosa del país en toda la estructura exterior.

Nichos[editar]

Los nichos, que tradicionalmente se utilizan para venerar estatuas o imágenes de santos, se los ha decorado con personajes de la vida política y social ecuatoriana para realzar la historia espiritual del país. Estas imágenes abarcan personajes a partir de la época de la conquista española, es decir que se incluye en esta alegoría a Atahualpa, que es el símbolo de la raza que poblaba primitivamente el Ecuador.

Como la iconografía de la Basílica no ha sido totalmente terminada, se ha estudiado muy detenidamente los planos originales, en los que se incluyen varios personajes, hasta alcanzar la cantidad de 230. Tomando en consideración a artistas, religiosos, poetas, científicos y políticos, indicativo de una lucha común por el ideal de la patria unida.

Figuras antropomórfas[editar]

Gárgolas de la Basílica de Quito, con forma de iguanas.
Acróteras de la Basílica de Quito, con forma de delfines.

La basílica del Voto nacional presenta dos tipos de figuras antropomórfas: gárgolas y acróteras.

Gárgolas[editar]

Son uno de los principales distintivos de la Basílica del Voto Nacional, pero que mantienen una relación directa con la época en que fueron concebidas. Se encuentran en los laterales superiores de la nave central.

El aporte inédito al estilo neogótico por parte del Ecuador se demuestra principalmente en estas gárgolas, ya que los animales que decoran este templo no son sólo mitológicos (como los de los templos europeos), sino que son animales endémicos y exóticos, representativos de la fauna ecuatoriana tales como caimanes, tortugas de Galápagos, piqueros de patas azules, armadillos, monos aulladores, pumas, entre otros.[1]

Acróteras[editar]

La diferencia entre estas y las anteriores radica en que las gárgolas, además de ser decorativas, tienen la función de servir como bota-aguas, mientras que las acróteras sirven exclusivamente para decorar.

También es importante enunciar que tanto gárgolas como acróteras tienen una valoración implícita de ayudar a espantar a los malos espíritus, una creencia que tiene origen en el medioevo y se puede apreciar en toda construcción gótica.

Una vista de Basílica del Voto Nacional desde Centro histórico de Quito

Datos adicionales[editar]

Calle Venezuela, que conduce a la Basílica (al fondo).
  • En el punto más alto de la torre principal se puede observar toda la ciudad y las montañas que la rodean.
  • Existe un muro de 3 m de alto, conocido como Muro de las donaciones, en el que se talló los nombres de todos aquellos que contribuyeron económicamente a la construcción de la iglesia.[3]
  • Durante la fiesta de consagración de los terrenos en los que se construiría la iglesia, se levantó una cruz que representaba el lugar en el que el ex presidente Gabriel García Moreno (impulsor de esta obra) había caído asesinado en el Palacio de Carondelet.[2]
  • Existe una abertura intencionada en el rosetón ubicado en el acceso principal, que tiene la forma del corazón de Jesús coronado por una cruz latina.[3]
  • El gobierno de León Febres Cordero fue uno de los que más fondos donó a la obra en los últimos años.[2]
  • Desde el altar ubicado en el crucero, y a través del corazón de Jesús en el rosetón principal, se puede observar la colosal estatua de la Virgen de Quito, ubicada en la loma de El Panecillo.[3]
  • En la sala capitular del convento se guarda el corazón del ex presidente Gabriel García Moreno.[4]
  • En lugar de las tradicionales gárgolas francesas, en la fachada de la Basílica del Voto Nacional se dispusieron figuras de animales endémicos del Ecuador, tales como caimanes, tortugas de Galápagos, piqueros de patas azules, armadillos, monos aulladores, pumas, entre otros.[1]
  • En el centro del rosetón que se encuentra sobre el coro occidental se puede apreciar el Ojo de Horus, uno de los símbolos de la mitología egipcia.
  • En el convento y la Basílica se guardan más de cuatro mil obras de arte de varias épocas que aún no han sido inventariadas[4]

Creencias populares locales[editar]

Ciertas creencias populares cuentan que el día en el que se termine de construir la basílica se acabará el mundo. Otra creencia popular refiere que cuando esta construcción sea concluida el Ecuador desaparecería como un Estado libre y soberano.[5] [6] [7] [8]

Referencias[editar]

Coordenadas: 0°12′54″S 78°30′27″O / -0.214995, -78.5074