Basílica de Santa Francesca Romana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vista de Santa Francesca Romana desde el Foro Romano.
Pintura de Rudolf Wiegmann, 1835.

La iglesia de Santa Francesca Romana conocida también como Santa Maria Nuova es una de las pocas basílicas románicas de la ciudad de Roma. Fundada en el siglo IX y dedicada a la mártir del mismo nombre, se encuentra al lado del Foro Romano.

Historia[editar]

La iglesia fue construida en el siglo IX por decisión del papa Paulo I, sobre un preexistente oratorio. Tras la restauración realizada en el siglo X, recibió la dedicación a la Virgen y el nombre de Santa Maria Nova para distinguirla de la otra iglesia del Foro que estaba también dedicada a María (Santa Maria Antiqua).

En el siglo XII el edificio fue sometido a una importante reestructuración con el añadido de un campanario y la decoración del ábside. En el siglo XV, con el traslado de las reliquias de Santa Francisca Romana a la cripta la iglesia cambió su nombre.

Arte y leyenda[editar]

En la iglesia se encuentran el icono de la Virgen Glycophilousa (Virgen de la dulzura): que está datada en el siglo V. La obra fue trasladada desde Santa Maria Antiqua a causa de los derrumbes que sufría aquella.

El lugar donde se encuentra la iglesia, era, según la tradición, la de la muerte de Simón el Mago.

Vista desde el Palatino

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 41°53′28.20″N 12°29′19.90″E / 41.8911667, 12.4888611