Barroco andino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Iglesia de la Compañía, Arequipa.
Iglesia Nuestra señora de la Piedad. Arquitectura barroca en Cajamarca.
Catedral de Juli.

El barroco andino , también conocido como arquitectura mestiza es un movimiento artístico que apareció en el virreinato del Perú (sudamérica) entre los años de 1680 y 1780. Se encuentra localizado geográficamente entre Arequipa y el lago Titicaca, en lo que hoy son el Perú y Bolivia, desde donde se enseñorea de las tierras altas y se esparce sobre todo el altiplano. Inspirado en el Barroco europeo, osado, el ejemplo más impactante del arte barroco andino se encuentra en la arquitectura religiosa, donde los artesanos indígenas le dieron un carácter único, tal como sucedió en el barroco novohispano.

Estilo mestizo[editar]

El estilo mestizo consiste en la aplicación de una decoración peculiar americana a las formas estructurales europeas, según Bolívar Echeverría:[1]

«  Para rescatar a la vida social de la amenaza de barbarie, y ante la imposibilidad de reconstruir sus mundos antiguos, tan complejos y tan frágiles, esa capa indígena derrotada emprendió en la práctica, espontáneamente, sin pregonar planes ni proyectos, la reconstrucción o re-creación de la civilización europea --ibérica-- en América.

La clave barroca de la América latina.

Origen[editar]

Los primeros de arquitectura barroca en el virreinato del Perú aparecen hacia 1630 y se desarrolla siguiendo el modelo español hasta fines del siglo XVII. A partir de 1690 aparecen en algunas regiones diferencias.[2]

Elementos decorativos[editar]

La originalidad de este estilo radica en la decoración, muy variada, y cuyos motivos responden a cuatro tipos fundamentales:

La sirena aparece en los templos ribereños del lago Titicaca y aunque es un elemento proveniente de la antigüedad clásica, recuerda la tradición indígena de dos mujeres-peces que sedujeron la dios Tunupa.

Arequipa[editar]

Iglesia San Juan Bautista en el distrito de Yanahuara.

En Arequipa el edificio clave de la arquitectura mestiza es la iglesia de la Compañía edifico obra del arquitecto Gaspar Báez levantado en 1578.

Barroco quiteño[editar]

La extensión territorial del barroco quiteño abarcan los territorios de la antigua Audiencia de Quito en tiempos de la colonia española. Especialmente el altiplano quiteño y los andes desde Pasto en Colombia, hasta Cajamarca en Perú. Representado en las artes por la denominada "Escuela Quiteña" que se caracterizó por un fuerte contenido de representaciones indígenas quichwas.

Interior de la Iglesia de la Compañía, Quito.

Las características que denotan la raigambre indígena en el arte andino quiteño son:

  • Se da una "quiteñización" de los personajes, muchos tienen rasgos mestizos y atuendos locales;
  • Aparecen con frecuencia costumbres ancestrales aborígenes;
  • Las escenas se ubican en un ambiente propio del paisaje andino, de sus ciudades, de su arquitectura;
  • Existe la presencia de fauna local (llamas en lugar de camellos y caballos; cuy en sustitución del Cordero Pascual; monos, zarigüeyas, tapires, felinos, junto con los clásicos borregos de los pastores, etc.), y la flora nativa se descubre en guirnaldas, bordados, incrustaciones, platería, tallas, etc.) al igual que la adopción de plantas vernáculas sustituyendo las de la iconografía tradicional europea; · en escultura y pintura hay presencia de personajes y costumbres propios del medio; · el ejecutor de la obra de arte es el artesano local, de milenaria tradición artística propia; se da una adopción por "naturalización" de los santos europeos, por ejemplo, San Jacinto de Polonia se conoce como San Jacinto de Yaguachi[3]

En la arquitectura barroca quiteña destaca la Iglesia de San Francisco, la compañía de Jesús, la catedral de Quito, entre otras.

Las iglesias del Valle de Colca[editar]

En la provincia de Cailloma se encuentra el valle de los Collaguas,evangelizado por los franciscanos, destacan varias iglesias católicas situadas en los poblados de Yanque (Iglesia de la Inmaculada Concepción de Yanque), Coporaque, Cabanaconde, Chivay, Madrigal y Silvayo.

Lago Titicaca y El Collao[editar]

Altar Mayor de la Iglesia de San Juan de Letrán en Juli.
Escudo de Potosí

Los grupos indígenas que pueblan la comarca son los collas y lupacas en el actual territorio peruano y los omasuyos y pacajes en el boliviano. Todos estaban sujetos a la mita de Potosí y migraban periódicamente a los valles, costa y tierra caliente.

El barroco de Arequipa y Potosí se conjuncionan en esta región con un marcado sabor precolombino. La catedral de Puno recoge elementos iconográficos como sirenas, pumas, papayas y algún mono e incluso el charango. El lago Titicaca fue nombrado en honor al puma, Titi, en lengua aymara, debido a su forma.

En la región de los lupacas se alzan tres grupos de templos barrocos: Juli, Pomata y Zepita.

Juli, conocida como "La pequeña Roma de América" ha sido el gran centro misional jesuítico del altiplano, contaba con cuatro iglesias: San Juan de Letrán, Santa Cruz de Jerusalén, Nuestra Señora de la Asunción y San Pedro Mártir .

Los dominicos poseyeron el Santuario de Pomata donde se venera la Virgen del Rosario, el más famoso de esta comarca después de la Basílica de Nuestra Señora de Copacabana que estaba a cargo de los agustinos. El templo de Santiago Apóstol de Pomata marca la culminación del estilo mestizo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Bolivar Echevarría: La clave barroca de la América latina,
  2. Teresa Gisbert y José de Mesa, El Arte del siglo XVII en Perú y Bolivia En Summa Artis, volumen XXIX, Arte Iberoamericano desde la colonización hasta la independencia, Espasa Calpe, Madrid, 1985, ISBN 84 239 5229 0.
  3. La escuela Quiteña, publicación del Banco Central del Ecuador