Barcelona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Barcelona (España)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Barcelona
Municipio de España
Bandera de Barcelona
Bandera
Escudo de Barcelona
Escudo
Barcelona collage.JPG
Barcelona
Barcelona
Ubicación de Barcelona en España.
Barcelona
Barcelona
Ubicación de Barcelona en Provincia de Barcelona.
Apodo:La Ciudad Condal, Barna.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Catalonia.svg Cataluña
• Provincia Flag of Barcelona province(official).svg Barcelona
• Comarca Barcelonés
• Partido judicial Barcelona
Ubicación 41°22′57″N 2°10′37″E / 41.3825, 2.1769444444444Coordenadas: 41°22′57″N 2°10′37″E / 41.3825, 2.1769444444444
• Altitud 9 msnm
(mín.:0 Mar, máx.:
516 Tibidabo)
• Distancias 621 km a Madrid
349 km a Valencia
296 km a Zaragoza
Superficie 98,21 km²
Núcleos de
población
1
Población 1 611 822 hab. (2013)
• Densidad 16 411,99 hab./km²
Gentilicio Barcelonés/sa
Código postal 08001-08042
Pref. telefónico 93
Alcalde (2011) Xavier Trias (CiU)[1]
Presupuesto 2 574 000 000 €[2]  (año 2014)
Patrona Virgen de la Mercè
Sitio web Web de la ciudad
[editar datos en Wikidata]

Barcelona[nota 1] es una ciudad española, capital de la provincia homónima y de la comunidad autónoma de Cataluña. Con una población de 1 620 943 habitantes en 2012[3] es la segunda ciudad más poblada de España después de Madrid, y la undécima de la Unión Europea. El área metropolitana de Barcelona, incluida en la Región urbana de Barcelona, cuenta con 5 029 181 habitantes (2011), siendo así la sexta ciudad de mayor población de la Unión Europea.[4]

Se ubica a orillas del mar Mediterráneo, apenas 120 km al sur de la cadena montañosa de los Pirineos y de la frontera con Francia, en un pequeño llano litoral limitado por el mar al este, la sierra de Collserola al oeste, el río Llobregat al sur y el río Besós al norte. Por haber sido capital del condado de Barcelona, se suele aludir a ella con la denominación antonomástica de Ciudad Condal.

Barcelona ha sido escenario de diversos eventos mundiales, que han contribuido a configurar la ciudad y darle proyección internacional. Los más relevantes han sido la Exposición Universal de 1888, la Exposición Internacional de 1929, los Juegos Olímpicos de verano de 1992 y el Fórum Universal de las Culturas 2004. Es también sede del secretariado de la Unión para el Mediterráneo.[5]

En la actualidad, Barcelona está reconocida como ciudad global por su importancia cultural, financiera, comercial y turística. Posee uno de los puertos más importantes del Mediterráneo y es también un importante punto de comunicaciones entre España y Francia, debido a las conexiones por autopista y tren de alta velocidad. El aeropuerto de Barcelona fue utilizado por más de 35 millones de pasajeros en 2013.[6]

Elementos identitarios[editar]

Toponimia[editar]

Estela romana de mármol datada hacia el 110-130 d. C. en la que se puede leer el nombre de la colonia de Barcino, origen de la ciudad. Museo de Historia de Barcelona.

El origen del nombre de Barcelona es desconocido y existen diversas teorías y leyendas que intentan explicarlo. Se sabe que había una ciudad ibérica original, de la tribu de los layetanos, conquistada por Cneo Cornelio Escipión,[7] que posteriormente se convirtió en una colonia romana, puesta bajo la protección de Cayo Julio César y de Octavio Augusto, que recibió el nombre de Colonia Iulia Augusta Paterna Faventia Barcino.[8] El nombre evolucionó durante la Edad Media, cuando se conoció la ciudad con los nombres de Barchinona, Barcalona, Barchelona, y Barchenona.

Una de las leyendas sobre el origen de Barcelona alude a su supuesta refundación por el general cartaginés Amílcar Barca tras conquistar el enclave ibérico después de su desembarco en Hispania, mientras que otra versión se lo atribuye a su hijo Aníbal Barca,[9] pero no existen pruebas documentales de esta vinculación entre los nombres de la familia cartaginesa Barca y la ciudad que sería conocida como Barcelona. Hay otras explicaciones para el nombre de la ciudad, como la que sostiene que proviene del período fenicio, teoría sostenida por la inscripción en escritura ibérica Barkeno en escritura íbera encontrada en una moneda.[10]

También existe una leyenda que da una explicación mitológica al nombre de la ciudad. Según esta leyenda, Hércules se unió a los argonautas tras acabar con su cuarto trabajo para ayudarles a buscar el Vellocino de Oro, pero al pasar cerca de la actual costa catalana una tormenta dispersó las embarcaciones que formaban la expedición, y al terminar faltaba la novena. Hércules la buscó y finalmente encontró los restos del naufragio de la Barca Nona (la novena embarcación) al lado del actual Montjuic. Los tripulantes habían encontrado tan acogedor el paraje que, ayudados por Hermes (dios del comercio y las artes) decidieron fundar una ciudad a la que dieron el nombre de Barcanona.[11]

Símbolos[editar]

El escudo de Barcelona tiene su origen en la Edad Media y aparece por primera vez, en la misma disposición que la actual, en 1329.[12] El escudo se divide en cuatro cuarteles donde aparecen, en el primero y el cuarto la cruz de San Jorge en gules sobre plata, y en el segundo y tercer cuartel con el símbolo condal/real de los cuatro palos de gules sobre oro. También se han encontrado numerosas variantes con una, dos, tres, o incluso cinco barras verticales en cada cuartel. El escudo va encabezado por una corona, símbolo de la soberanía de los monarcas de la Corona de Aragón sobre la ciudad.[13] La bandera deriva directamente del escudo, así que tiene la misma composición, aunque sin la corona.

Durante la dictadura franquista, se cargó solo dos palos de gules en cada cuartel, siguiendo representaciones anteriores de algunas versiones medievales e incluso de los siglos XIX e inicios del XX, y que fueron criticados por algunos sectores de la población por simplificar el señal real y lo atribuyeron a una intención asimiladora hacia la bandera de España. En 1996 se inició un proceso que perduró varios años para oficializar convenientemente los símbolos, pero sin restituir el original, sino que se oficializó un logotipo inspirado en ese escudo. La Societat Catalana de Genealogia, Heràldica, Sigil·lografia, Vexil·lologia i Nobiliària inició un contencioso denunciando que el proceso no había seguido el procedimiento acorde a la ley para oficializar símbolos, que ganó, y obligó al Ayuntamiento a oficializar los símbolos acordes a la heráldica y vexilología. También utiliza un isotipo derivado directamente del escudo histórico.

Geografía[editar]

Localización[editar]

Término municipal de Barcelona en la provincia.

La ciudad de Barcelona se encuentra en la costa mediterránea de la Península Ibérica, justo en el centro de los deltas fluviales de los ríos Llobregat, al sudoeste, y Besós, al nordeste. Su término municipal limita, de sur a nordeste y en sentido horario, con los municipios de: El Prat de Llobregat, Hospitalet de Llobregat, Esplugas de Llobregat, San Justo Desvern, San Feliú de Llobregat, Molins de Rey, San Cugat del Vallés, Sardañola del Vallés, Moncada y Reixach, Santa Coloma de Gramanet y San Adrián de Besós. Los dos primeros y los dos últimos son los municipios con los que la ciudad mantiene un contacto más estrecho, con una densa malla urbana continua que los une, por el contrario San Cugat del Vallés y Sardañola del Vallés quedan muy separados de Barcelona, ya que la sierra Litoral y el parque natural de la sierra de Collserola actúan como barreras naturales.

Barcelona tiene una pequeña parte de su término municipal en la vertiente del Llobregat de la sierra de Collserola. Se trata de Vallvidrera y de Les Planes que se encuentran algo internadas dentro del parque natural de Collserola. También forma parte de su término municipal Santa Cruz de Olorda, cabalgando entre el Vallés Occidental y el Bajo Llobregat.

De este modo, Barcelona es la capital de la comarca del Barcelonés, la cual está formada por los municipios de Barcelona, Hospitalet de Llobregat, Badalona, Santa Coloma de Gramanet y San Adrián de Besós. Esta comarca limita al norte con el Vallés Occidental, al noreste con las comarcas del Vallés Oriental y del Maresme, al este y sureste con el mar Mediterráneo y al oeste con la comarca del Bajo Llobregat.

Panorámica de Barcelona tomada desde el Monte Tibidabo.

Topografía[editar]

Vista aérea de Barcelona.

Ubicada en la costa del mar Mediterráneo, Barcelona se asienta en una plataforma de ligera pendiente formada entre los deltas fluviales de los ríos Llobregat, al sudoeste, y Besós, al nordeste, limita con el sudeste por la línea de costa, y en el noroeste por la sierra de Collserola (con la cima del Tibidabo de 516,2 m como punto más alto) que sigue paralela la línea de costa, encajonando la ciudad en un perímetro muy delimitado.

La línea de la costa de Barcelona ha cambiado con el paso del tiempo hasta el punto que en la época prehistórica llegaba donde hoy en día está situada la Plaza de Cataluña. Los terrenos sobre los cuales se asentó la Barceloneta no existían un siglo y medio antes de la construcción de este barrio. Estos terrenos son fruto de la acumulación de sedimentos de arena arrastrada por las corrientes marinas provenientes del norte y que serían contenidas por el espigón del puerto construido en 1640, y que terminaron por unir la antigua isla de Maians (donde actualmente se encuentra la estación de Francia) con tierra firme, formando la lengua de tierra base de la Barceloneta.

Mientras que la parte de Barcelona más próxima a la sierra litoral está salpicada por pequeñas cimas algunas de las cuales urbanizadas, y otras coronadas por parques, como son: el Carmelo (265,6 metros), Monterols (127,3 metros), el Putxet (182,7 metros), la Rovira (206,8 metros) y el Turó de la Peira (138 metros). Pero la cima más conocida de Barcelona, justo encima de la línea de la costa y separando la ciudad del delta del Llobregat, es la montaña de Montjuic (184,8 metros).[14] Finalmente mencionar el promontorio de solo 16,9 m donde se asienta el núcleo histórico de la ciudad, el monte Táber.

Costa[editar]

Uno de los atractivos que ha incorporado Barcelona en los últimos años son sus playas. Gracias a la regeneración del litoral realizada en 1992, con motivo de los Juegos Olímpicos, Barcelona cuenta hoy en día con nueve playas y una zona de baños que ocupan más de 4,2 kilómetros lineales de litoral. Las playas son plenamente céntricas, están comunicadas con el centro y están situadas a pocos minutos de cualquier punto de la ciudad. Todas están equipadas con los más completos servicios: duchas, vigilancia, Cruz Roja y, en algunos casos, vestuarios, alquiler de hamacas, chiringuitos... Las playas son sometidas a limpieza cada día durante todo el año, y todas tienen la bandera azul de la Unión Europea que homologa su excelencia.

Según datos del Ayuntamiento de Barcelona, cada año reciben a más de siete millones de bañistas. Aunque la mayoría se concentran en los meses de buen tiempo, entre mayo y septiembre, los ciudadanos y visitantes también pueden disfrutar de las playas el resto del año, ya que están equipadas para jugar al tenis, vóley-playa y otros deportes. En la playa de la Barceloneta, junto al Hotel Arts, hay un moderno centro de talasoterapia municipal, el Polideportivo Marítimo, provisto con piscinas de agua de mar, y que permite el disfrute de servicios deportivos y de salud durante todo el año. Las diez playas son, de sur a norte, la playa de San Sebastián, San Miguel, Barceloneta, Somorrostro, Nueva Icaria, Bogatell, Mar Bella, Nueva Mar Bella, Levante y los baños del Forum. En la playa de la Mar Bella existe un espacio reservado para el nudismo.

Playas de Barcelona.

Clima[editar]

Climograma de Barcelona[15]
E F M A M J J A S O N D
 
 
41
 
13
4
 
 
29
 
15
5
 
 
42
 
16
7
 
 
49
 
18
9
 
 
59
 
21
12
 
 
42
 
24
16
 
 
20
 
28
19
 
 
61
 
28
19
 
 
85
 
26
17
 
 
91
 
22
13
 
 
58
 
17
8
 
 
51
 
14
6
temperaturas en °Ctotales de precipitación en mm

Barcelona tiene un clima mediterráneo de matiz subhúmedo y septentrional. La sequía estival propia del clima mediterráneo es matizada por las tormentas estivales y, en cambio, el máximo de precipitaciones "clásico" del clima mediterráneo queda diluido por su situación a sotavento de la circulación general del oeste de las costas occidentales. La irregularidad e intensidad de las precipitaciones a lo largo del año son claramente una de las principales características del clima de la costa catalana. Barcelona cuenta con una de las series más antiguas y estables de temperaturas y precipitaciones de Europa, en el observatorio Fabra, que demuestra dicha irregularidad y los extremos a los que puede estar sometido su clima.

El máximo de precipitaciones de fin de verano y principio de otoño es originado a menudo por el fenómeno conocido como gota fría, que puede llegar a dejar precipitaciones de 80 o 100 litros por metro cuadrado en apenas un par de horas. Las temperaturas son cálidas en verano y suaves en invierno, con una escasa oscilación térmica diaria. La máxima temperatura registrada en la ciudad fue de 39,3 °C,[16] el 27 de agosto de 2010 en el centro de la ciudad y 39,8 °C[cita requerida] en el Observatorio Fabra, situado en el Tibidabo, el 5 de julio de 1982. La temperatura mínima registrada es de -10 °C en el Observatorio Fabra, el 11 de febrero de 1956.

Las temperaturas de la ciudad siempre se mantienen unos grados por encima de la temperatura media de otras zonas colindantes no tan densamente urbanizadas, debido al conocido como efecto de Isla de calor, que incrementa la temperatura de las ciudades por el gran consumo de energía que se acaba convirtiendo en calor, y por el calor reverberado por el asfalto y los tejados, que actúan como captadores solares. Casi nunca se producen heladas en la ciudad, raramente se bajan de los 0 °C en el centro, no obstante, en la periferia de la ciudad y particularmente en los cauces del Besòs y del Llobregat o en la misma montaña del Tibidabo las heladas son algo más frecuentes ya sea a causa de las heladas por inversión durante las largas noches de invierno como a causa de las advecciones frías del norte y nordeste que ocasionan el desplome de la temperatura durante las olas de frío.

La nieve también es un fenómeno poco común en la ciudad, aunque en el ámbito de ciudades del Mediterráneo es una de las que recibe más nieve. Cabe destacar las siguientes nevadas: en 1962 cayó una gran nevada de 60 cm en el centro, y aproximadamente 1 m en el Tibidabo, en la década de los 80 también nevó varios años, destacando el temporal de nevadas de Carnaval de 1983 (febrero); la nevada de Reyes de 1985 y las dos olas de frío de enero y febrero del 87. Nuevamente un temporal de nieve afectó la ciudad el 1 de marzo de 1993 -la nevada más tardía desde 1971- y justamente al acabar aquella década se produjo la nevada más temprana en la ciudad en 350 años, el 21 de noviembre de 1999. Desde el año 2000 las nevadas han vuelto a ser relativamente frecuentes, con ejemplos notables como las nevadas del 14 de diciembre de 2001, las del 28 de febrero de 2004 y 29 de febrero de 2005 y las de enero de 2009 y febrero de 2010. Pero la nevada más importante en tiempos recientes desde la mítica de la Navidad del 62 es el verdadero temporal de nieve que se produjo el día 8 de marzo de 2010. Ese día la nieve cayó con gran intensidad y se llegó a convertir en una tormenta de nieve, con grandes acumulaciones, 5-6 cm en la playa y en el centro, 10-15 cm en los barrios altos de la ciudad, y alrededor de 30 cm en el Tibidabo. No obstante, casi cada año el Tibidabo recibe nieve ya que allí es más probable que caiga gracias a su altitud (512 msnm.), y en la ciudad casi cada año también se ven algunos copos, pero el hecho de que cuaje es muy insólito.

Gnome-weather-few-clouds.svg  Parámetros climáticos promedio de Barcelona WPTC Meteo task force.svg
Mes Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic Anual
Temperatura máxima media (°C) 13.4 14.6 15.9 17.6 20.5 24.2 27.5 28.0 25.5 21.5 17.0 14.3 20.0
Temperatura media (°C) 8.9 10.0 11.3 13.1 16.3 20.0 23.1 23.7 21.1 17.1 12.6 10.0 15.6
Temperatura mínima media (°C) 4.4 5.3 6.7 8.5 12.0 15.7 18.6 19.3 16.7 12.6 8.1 5.7 11.1
Precipitación total (mm) 41 29 42 49 59 42 20 61 85 91 58 51 640
Días de precipitaciones (≥ 1 mm) 5 4 5 5 5 4 2 4 5 6 5 5 55
Horas de sol 149 163 200 220 244 262 310 282 219 180 146 138 2524
Fuente: Agencia Estatal de Meterología[17]

Historia[editar]

Edad Antigua[editar]

Plano de Barcino superpuesto al plano actual del Barrio Gótico.

Los primeros rastros encontrados de población en el área de la ciudad se remontan a finales del neolítico (2000 a 1500 a. C.). Sin embargo, los primeros pobladores destacados no aparecen hasta los siglos VIIVI a.C., los layetanos, un pueblo íbero. Según la tradición, durante la Segunda Guerra Púnica, los cartagineses tomaron la ciudad, refundada por Amílcar Barca, padre de Aníbal. Según las mismas tradiciones el nombre de Barcelona deriva del linaje cartaginés Barca aunque, sin embargo, no hay pruebas de la presencia cartaginesa en el llano de Barcelona. Tras la derrota de aquel pueblo por la creciente dominación de los romanos, estos tomaron el territorio hacia 218 a. C. y rebautizaron la ciudad como COLONIA IVLIA AVGVSTA FAVENTIA PATERNA BARCINO entre el 15 a. C. y 10 a. C.. En el mapamundi de Claudio Ptolomeo aparece con el nombre Barcino. Barcino tomó forma de castrum o fortificación militar en sus primeros tiempos aunque el comercio fue reorientando la importancia de la ciudad; en el siglo II fue amurallada por orden del emperador romano Claudio y ya en el siglo III contaba con una población de entre 4.000 y 8.000 habitantes.

Edad Media[editar]

Tras su llegada en el siglo V, los visigodos la convirtieron durante pocos años en capital de los territorios hispanos, traspasando después el poder hasta Toledo. En el siglo VIII fue conquistada por Al-Hurr, pero retornada al territorio cristiano por Ludovico Pío del Imperio carolingio en 801, incorporándola a la Marca Hispánica. Los ataques musulmanes no cesaron, y en 985 las tropas de Almanzor destruyeron prácticamente toda la ciudad. Borrell II inició la reconstrucción dando paso al floreciente periodo condal. Durante este período la ciudad destacó entre las tierras catalanas y el conjunto del dominio de la Corona de Aragón, y fue, junto con otros puertos de la Corona, como Tortosa,[18] Palma de Mallorca,[19] Nápoles o Valencia,[20] de donde partieron numerosas tropas y recursos hacia la empresa de tomar nuevas posesiones. La ciudad floreció y llegaría a ser una de las principales del Mediterráneo occidental en los siglos XIII y XIV. La ciudad destacaba en el plano comercial, aunque por debajo de Génova y Venecia, que dominaban el comercio en el Mediterráneo y entre Europa y Asia.

Edad Moderna[editar]

Plano francés de 1698 de la ciudad de Barcelona con indicaciones para un plan de asedio.

La decadencia se inició a partir del siglo XV con altibajos, y se prolongaría a lo largo de los siglos siguientes. Las tensiones derivadas de la unión dinástica con Castilla, iniciada con el matrimonio entre Fernando II de Aragón e Isabel de Castilla, alcanzó su momento álgido con la Guerra de los Segadores, entre 1640 y 1651, y más tarde, con la Guerra de Sucesión (de 1706 a 1714), que significó la desaparición de muchas de las instituciones propias de Cataluña, aunque también significó el resurgir económico de la ciudad gracias a la integración con el resto de España, y al comercio con América.

Revolución industrial[editar]

Plan del Ensanche de Barcelona, por Ildefonso Cerdá (1859). Paradigma de los ensanches decimonónicos en España.

La recuperación económica iniciada a finales del siglo XVIII y la industrialización en el siglo XIX propiciaron que Barcelona volviera a convertirse en un importante centro político, económico y cultural, al frente de la llamada Renaixença (Renacimiento), cabe destacar en el proceso de industrialización el monopolio de comercio textil entre España y Cuba que fue fijado en Barcelona, en un momento de crisis en la industria textil de algodón, y que asentó la industrialización en Cataluña, y el diferencial de crecimiento, mientras que otras partes del país la industria languidecía ante la crisis. Otra consecuencia de este monopolio textil en el siglo XIX entre Barcelona y Cuba, fue la queja de los cubanos acerca de la "teoría del embudo", ancha para España y estrecha para Cuba, y que fue la raíz del malestar cubano y que generó revueltas y el movimiento de independencia en busca de la igualdad económica con el apoyo de EE. UU. La ciudad pudo derribar sus murallas y se anexionó en 1897 seis municipios limítrofes, lo que le permitió crecer y planificar su desarrollo urbano e industrial liderado por el innovador plan del Ensanche de Ildefonso Cerdá, que trazó las calles en cuadrícula y las esquinas en chaflán. Fue también sede de dos Exposiciones Universales en 1888 y 1929.

Siglo XX[editar]

Bombardeo de Barcelona en marzo de 1938, durante la Guerra Civil Española.

En los inicios del siglo XX destacaron tanto el crecimiento económico (especialmente derivado de la Primera Guerra Mundial) como la proliferación de nuevas ideologías acogidas por amplios tramos de población, especialmente la obrera. El impulso gubernamental promovió el Metro y el Puerto. Sin embargo, la crisis del 29 que golpeó duramente a España y posteriormente el inicio de la Guerra Civil Española paralizó todo crecimiento durante una década. Pese a defender a la II República, la ciudad fue foco de rebeliones internas y peleas entre partidos que ni la ciudad ni el gobierno de la República pudieron controlar. Durante la guerra la ciudad fue bombardeada en varias ocasiones. Las tropas franquistas ocuparon la ciudad a finales de enero de 1939.

La dictadura militar designó a Barcelona como polo de desarrollo promoviendo una intensa industrialización que dio lugar a una fuerte y prolongada inmigración mayoritariamente procedente del sur de la Península. Las nuevas condiciones sociales y económicas dinamizaron la ciudad y transformaron radicalmente el trazado urbano, destacando la aparición de populosos barrios obreros y de importantes vías de comunicación. El metro se expandió y aparecieron los trolebuses (década de 1940) diversificando el transporte. La red de ferrocarriles se hizo más densa y moderna, mientras el aeropuerto también ganaba relevancia. Sin embargo, la gran apuesta del transporte barcelonés, en comparación con otras grandes y medianas ciudades, fue el impulso del vehículo privado, para lo que se construyó una densa red de aparcamientos subterráneos.

Tras la muerte del general Franco y los difíciles inicios del período democrático, la ciudad se benefició, como el resto del Estado, de un nuevo impulso económico muy influido por la integración en la Unión Europea (1 de enero de 1986), que desembocó en modernos proyectos culturales y urbanísticos. Entre ellos destaca la organización de los Juegos Olímpicos de 1992. Dicho evento, que contó con el apoyo económico y organizativo de toda España, se constituyó en un nuevo motor del desarrollo urbanístico.

Demografía[editar]

Barcelona tiene un total de 1.628.090 habitantes, de los cuales 774.890 son hombres y 853.200 mujeres, según datos del departamento de estadística del Ayuntamiento de Barcelona, elaborados con datos del padrón de 2008.[21] En 2009 había 1.616.000 habitantes.

Evolución demográfica de Barcelona desde 1842[nota 2]
Fuente: Instituto Nacional de Estadística[22]

Organización territorial y urbanismo[editar]

Distritos y barrios[editar]

Barcelona se divide administrativamente en diez distritos. Cada Distrito funciona como un ente político con competencias propias, que ayudan a descentralizar la política de la ciudad y que los ciudadanos sientan la administración más cercana.[23] La división territorial de los distritos responde a cuestiones históricas de la ciudad. La mayoría de los Distritos corresponden a antiguos municipios independientes que fueron anexionados a la ciudad durante los siglos XIX y XX, y que todavía conservan su propia personalidad.

Los diez distritos de Barcelona son:

Los diez distritos de Barcelona.
  1. Ciutat Vella. Es el centro histórico de la ciudad. Corresponde a la zona territorial de la Barcelona antigua, hasta la anexión paulatina de los municipios adyacentes durante los siglos XIX y XX. Aglutina los barrios de El Raval, barrio Gótico, Antics Palaus (formado por los barrios no-oficiales de Sant Pere, Santa Caterina, el Born y la Ribera) y la Barceloneta.[24]
  2. El Ensanche. Ocupa la planicie existente en el siglo XVIII entre el casco antiguo (Ciudad Vieja) y las antiguas villas independientes de Sants, Gracia y San Andrés de Palomar. Su urbanismo es caracterizado por una cuadrícula de calles perpendiculares en tramos de cien metros ideada por el urbanista catalán Ildefonso Cerdá. Aglutina los barrios de Sant Antoni, Nueva Izquierda del Ensanche, Antigua Izquierda del Ensanche (los dos últimos forman una unidad conocida como Izquierda del Ensanche), Derecha del Ensanche, la Sagrada Familia y el Fort Pienc.[25]
  3. Sants-Montjuïc. Aglutina los barrios de La Marina del Prat Vermell, La Marina del Port, La Font de la Guatlla, el Poble Sec, Hostafrancs, la Bordeta, Sants y Sants-Badal (más conocido como Badal). Montjuic y la Zona Franca, no constituyen barrios por si mismos, sino que son territorios especiales del distrito.[26]
  4. Les Corts. Aglutina los barrios de Las Corts, Pedralbes y Maternitat i Sant Ramon (más conocido como Sant Ramon).[27]
  5. Sarrià-Sant Gervasi. Aglutina los barrios de Sarrià, Sant Gervasi - Galvany ( simplemente Galvany), Sant Gervasi - La Bonanova (o simplemente La Bonanova), Putxet i Farró (más conocido como El Putxet), Les Tres Torres y Vallvidrera - Tibidabo - Les Planes. Los barrios de Sant Gervasi - Galvany y Sant Gervasi - La Bonanova, constituyen el antiguo núcleo de San Gervasio de Cassolas.[28]
  6. Gracia. Aglutina la antigua villa independiente de Gràcia, y los barrios de Camp de Grassot i Gràcia Nova, La Salut, El Coll, Vallcarca i Els Penitents (que engloba los dos barrios del mismo nombre).[29]
  7. Horta-Guinardó. Aglutina los barrios de Horta, La Clota, la Vall d'Hebron, el Montbau, Sant Genís dels Agudells, la Teixonera, el Carmel, la Font d'en Fargas, Can Baró, el Guinardó y el Baix Guinardó.[30]
  8. Nou Barris. Aglutina los barrios de Vallbona, la Ciutat Meridiana, Torre Baró, Canyelles, les Roquetes, la Trinitat Nova, Can Peguera, la Guineueta, el Verdum, la Prosperitat, el Turó de la Peira, Porta y Vilapicina - Torre Llobeta (que, en realidad, engloba los barrios de Vilapicina y de la Torre Llobeta).[31]
  9. Sant Andreu. Aglutina los barrios de San Andrés de Palomar, La Sagrera, la Trinitat Vella, Baró de Viver, el Congrés i els Indians (más conocido como el Congrés), Navas y Bon Pastor.[32]
  10. Sant Martí. Aglutina los barrios de San Martín de Provensals, El Clot, El Camp de l'Arpa del Clot, la Verneda i La Pau, el Poblenou, el Parc i Llacuna del Poblenou, la Vila Olímpica del Poblenou, els Provençals del Poblenou, El Besòs i el Maresme, Diagonal Mar y Front Marítim del Poblenou (que incluye el barrio de Diagonal Mar).[33]

La actual división de los barrios oficiales fue propuesta por el Ayuntamiento de Barcelona a finales de 2006 y ratificada y aprobada por el consistorio barcelonés a principios de 2007. Aún después de su aprobación, existen quejas de los vecinos sobre los nombres de algunos barrios (como, por ejemplo, Antics Palaus) así como de los límites de los mismos.

Estructura urbana[editar]

El urbanismo de la ciudad ha ido evolucionando y sobreponiendo estratos desde la ciudad romana hasta nuestros días, y toda esta historia urbanística es visible aún hoy en día. En el casco antiguo se puede ver en cardo maximus y el decumanus que confluían en el antiguo foro romano, hoy llamado Plaza de San Jaime, centro de la vida política de la ciudad, o se pueden reseguir la traza de las murallas por la calle “Banys nous” o por “Avinyó”. Los siguientes crecimientos de la ciudad medieval, y las correspondientes murallas del Borne o del Raval también siguen siendo más o menos visibles hasta los límites del casco antiguo.

Este fue el límite de Barcelona hasta que en 1859 la ciudad decidió prescindir de las obsoletas murallas y crecer por el plano de Barcelona hasta fagocitar los pueblos de alrededor, hoy convertidos en barrios de la ciudad, como Gracia, Poblenou, Horta o Sants. Este crecimiento se hizo siguiendo el plan de ensanche diseñado por Ildefonso Cerdá, conocido como Plan Cerdá, con la ya famosa malla ortogonal con los cruces achaflanados.

Arquitectura[editar]

La ciudad tiene una larga y rica historia arquitectónica, empezando por los antiguos restos del asentamiento romano que fundó Barcelona, del cual solo quedan restos arqueológicos, o fragmentos dispersos, como por ejemplo, las columnas del templo de Augusto dentro el edificio del Centro Excursionista de Cataluña,[34] los restos de Barcino bajo el subsuelo (integradas dentro del Museo de Historia de Barcelona) o las antiguas murallas.[35] También se conservan testigos de construcciones de estilo románico, muy posteriores, como el Monasterio de Sant Pau del Camp o la capilla de Marcús[36]

Del periodo medieval sí que se han conservado numerosos edificios, algunos de ellos muy destacados, especialmente las obras góticas que proliferan en su centro histórico denominado Barrio Gótico precisamente por este motivo, como la Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia de Barcelona,[37] la Basílica de Santa María del Mar,[38] fuera del Barrio Gótico, caracterizada por su austeridad y armonía en las medidas, motivo por el que muchos la consideran la obra más destacada del gótico catalán, también la Basílica de Santa María del Pi, de amplia nave y monumental torre-campanario, o los astilleros (denominados drassanes en catalán)[39] uno de los pocos ejemplos de naves góticas de uso civil existente en Europa. También del periodo medieval destacan edificios como el salón del Tinell, el Palacio del Lloctinent o el Palacio de la Generalidad de Cataluña. También destacan los palacios construidos por familias adineradas de la ciudad, estructurados alrededor de un patio, como los que actualmente acogen el Museo Picasso.

Tras un periodo poco relevante arquitectónicamente en la ciudad, debido a que las murallas impedían nuevos crecimientos, la falta de suelo intramurallas, y las penurias económicas causadas por la guerra de sucesión, se hicieron algunas actuaciones importantes gracias a los terrenos obtenidos de la iglesia mediante la desamortización. Estos terrenos permitieron, por ejemplo, la construcción de la Plaza Real, o notables construcciones en hierro, como el mercado de la Boqueria. Años más tarde un nuevo movimiento arquitectónico tomó fuerza en Barcelona, acompañado por un momento de gran bonanza económica, y por la expansión de la ciudad más allá de las murallas, el Modernismo.

Barcelona es conocida como capital del modernismo, por la gran cantidad y calidad de obras que atesora, con joyas como el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo o el Palacio de la Música Catalana de Lluís Domènech i Montaner, o el Palau Macaya de Josep Puig i Cadafalch, pero sin duda el arquitecto modernista más conocido y reconocido es Antoni Gaudí, sus obras más relevantes, que atraen cada año a millones de visitantes de todo el mundo, son el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, que Gaudí dejó inacabado y que se sigue construyendo con donativos y aportaciones de particulares y visitante, y que está previsto acabarla hacia el año 2020. Otras de las obras más conocidas de Gaudí son el Parc Güell, la Casa Milà, también denominada La Pedrera, y la Casa Batlló.

Palau Sant Jordi.

La ciudad también posee diferentes muestras de arquitectura contemporánea. Destaca el Pabellón alemán de Ludwig Mies van der Rohe, que se construyó con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, o la Fundación Joan Miró del arquitecto catalán Josep Lluís Sert. Tras la guerra civil, la ciudad quedó bajo el control del régimen y su visión desarrollista, además de impedir todo movimiento popular, que son los que históricamente han producido las más notables obras de Barcelona. No fue hasta años después de la recuperación de la democracia, con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992, que la ciudad vivió una etapa de grandes transformaciones que dieron lugar a obras como el Palau Sant Jordi de Arata Isozaki, la Torre de Collserola de Norman Foster y la Torre de telecomunicaciones de Montjuïc de Santiago Calatrava. Antes de los Juegos también se llevó a cabo la remodelación y ampliación del Aeropuerto de Barcelona, que dirigió Ricardo Bofill. En la etapa post-olímpica la ciudad ha seguido manteniendo un desarrollo arquitectónico notable, construyendo edificios como el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) de Richard Meier, la Torre Agbar de Jean Nouvel, y los proyectos de una estación nueva a la Sagrera, o la Torre del Triángulo Ferroviario de Frank Gehry. Otras actuaciones se han llevado a cabo con motivo del Foro Universal de las Culturas, como el Edificio Fórum de Jacques Herzog y Pierre de Meuron.

El año 1999 la ciudad de Barcelona fue premiada por el RIBA ("Royal Institute of British Architects") con el "Royal Gold Medal", un galardón que se otorga a arquitectos por el conjunto de su obra, y que por primera y por el momento única vez, ha sido otorgado a una ciudad y no a un arquitecto individual.[40]

Parques y jardines[editar]

Barcelona cuenta con numerosos parques. Los más conocidos son el Parque Güell, diseñado por Antoni Gaudí en el distrito de Gracia, el parque de Montjuic, situado en la montaña del mismo nombre, y el Parque de la Ciudadela (Parc de la Ciutadella), situado en el centro de la ciudad, en el que puede encontrase el Parlamento de Cataluña y el Parque Zoológico de Barcelona, famoso por haber albergado hasta su muerte al gorila albino Copito de Nieve. Recientemente se han inaugurado el Parque de Diagonal Mar, diseñado por Enric Miralles, y el Parque del Fórum, donde se ubicó el recinto que acogió el Fórum Universal de las Culturas de 2004. Cerca de Collserola, al norte de la ciudad, se encuentran el Parque Central de Nou Barris, uno de los más grandes de Barcelona y el Parque del laberinto de Horta, donde los setos están plantados y recortados de forma que crean un laberinto donde pequeños y mayores pasan ratos divertidos. Otros parques menores, son el Parque de la España Industrial, en el barrio de Sants, el Parque del Clot, cerca de la Plaza de las Glorias, y el Turó Park, junto a la plaza Francesc Macià.

Además de esto, en la ciudad hay dos montañas que dominan las vistas, por lo que han sido convertidas en miradores. Montjuic es un pequeño monte situado junto al puerto, en cuya cima se encuentra una antigua fortaleza militar que sirvió para vigilar la entrada a Barcelona desde el mar. En la falda de este monte se encuentran las instalaciones olímpicas, como el Estadio Olímpico Lluis Companys, el Palacio Sant Jordi diseñado por el arquitecto japonés Arata Isozaki, y las Piscinas Picornell. También se encuentra en Montjuic el jardín botánico, que dispone de una colección única de cactus.

El Tibidabo, en la parte alta de la ciudad es el otro monte de Barcelona. Puede subirse en automóvil, autobús, o bien con un tranvía y un funicular. En el Tibidabo se encuentran el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón, visible desde toda la ciudad, el Parque de atracciones del Tibidabo, y la Torre de Collserola, antena de telecomunicaciones diseñada por Norman Foster que dispone de un mirador.

Política y gobierno[editar]

Administraciones públicas[editar]

La Casa Serra, sede de la Diputación de Barcelona.

En Barcelona hay presentes cuatro administraciones políticas, con diferentes niveles de responsabilidad y competencias:

  • La Administración General del Estado se ocupa de cuestiones como la seguridad (Cuerpo Nacional de Policía y Ejército), la Justicia, la gestión de puertos y aeropuertos, los trenes de Renfe, y las costas, entre las competencias más destacadas.[41] Estas competencias son coordinadas por el Delegado del Gobierno en Cataluña y el subdelegado del gobierno de Barcelona, que son designado por el Gobierno de España, y que tienen la sede en la Delegación del Gobierno.[42] Actualmente el Cuerpo Nacional de Policía solo tiene algunas competencias, como la expedición del DNI o la lucha contra el terrorismo ya que el resto de competencias han sido transferidas a los Mozos de Escuadra, policía autonómica de la Generalidad.
  • La Generalidad de Cataluña es el gobierno autonómico de Cataluña, y tiene las sedes de sus instituciones en Barcelona, como son el Parlamento de Cataluña, situado en el Parque de la Ciudadela, o el Palacio de la Generalidad, sede de la Presidencia de la Generalidad, ubicado en la Plaza de San Jaime. La Generalidad se escoge por sufragio universal en elecciones celebradas cada cuatro años en toda Cataluña, y tiene amplias competencias sobre la gestión de la ciudad, desde educación, asuntos sociales, tránsito, políticas económicas, comercio, etc. También es la responsable de la construcción de equipamientos como hospitales, escuelas, universidades, residencias para la tercera edad.
  • La Diputación de Barcelona es el organismo público con menores competencias en la ciudad. Actualmente preside el patronato que se ocupa del mantenimiento del parque de la Sierra de Collserola, y de algunos otros parques y edificios públicos en la ciudad. También gestiona algunos museos y es titular de una amplia red de bibliotecas públicas gestionada conjuntamente con los ayuntamientos.
  • El Ayuntamiento de Barcelona es el organismo con mayores competencias y funcionarios públicos en la ciudad, ya que regula la vida diaria de los ciudadanos, e importantes asuntos como la planificación urbanística, los transportes, la recaudación de impuestos municipales, cuerpos de emergencia como la Guardia Urbana y los Bomberos de Barcelona, el mantenimiento de la vía pública (asfaltado, limpieza...) y de los jardines. También es el responsable de la construcción de equipamientos municipales como guarderías, polideportivos, bibliotecas, residencias para la tercera edad, viviendas de protección pública, entre otros.

Gobierno municipal[editar]

El gobierno del Ayuntamiento de Barcelona se escoge por sufragio universal en elecciones celebradas cada cuatro años.

El poder del ayuntamiento se estructura en dos niveles, ya que el ayuntamiento dividió la ciudad administrativamente en diez distritos. Existe un nivel de competencias municipales general, dirigido directamente por el Excelentísimo Alcalde de Barcelona y su equipo de gobierno, y que se ocupa de las cuestiones más generales e importantes de la ciudad, que se aplican a toda la ciudad.

Por otra parte existe otro nivel de competencias, delegadas en los Distritos. Así, cada Distrito tiene su propio centro político y administrativo, que funciona como un ente político con competencias propias, que ayudan a descentralizar la política de la ciudad y a que los ciudadanos sientan la administración más cercana. Cada Distrito, como un pequeño ayuntamiento territorial, tiene su propia Sala de Plenos donde se debaten las cuestiones políticas, y su propio equipo de gobierno, con un Gerente (Concejal) al frente. La gerencia del Distrito se forma en función del número de votos que cada partido recibe, en cada distrito, en las elecciones municipales de Barcelona. Así, sucede que, aunque el gobierno de la ciudad recaiga en un determinado partido, uno o varios Distritos sean gobernados por otra formación política.

Actual distribución del Ayuntamiento

Partidos políticos en el Ayuntamiento de Barcelona

Partido político Concejales
Convergència i Unió (CiU)
14
Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC)
11
Partido Popular (PP)
9[43]
Iniciativa per Catalunya Verds - Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUiA)
5
Unitat per Barcelona (ERC-DCat-RI)
2

Alcaldía[editar]

Xavier Trias, actual alcalde de Barcelona.

Desde la restauración de la democracia en España, en todas las elecciones municipales anteriores a las de 2011, el partido político más votado en Barcelona había sido el Partido Socialista de Cataluña, pero tras las elecciones municipales del 22 de mayo de 2011 el partido más votado y con mayor representación es Convergència i Unió, con Xavier Trias a la cabeza, actual alcalde de la ciudad.[44]

Lista de alcaldes desde las elecciones democráticas de 1979
Mandato Nombre del alcalde Partido político
1979–1983 Narcís Serra (1979-1982)
Pasqual Maragall (1982-1983)
PSC
1983–1987 Pasqual Maragall PSC
1987–1991 Pasqual Maragall PSC
1991–1995 Pasqual Maragall PSC
1995–1999 Pasqual Maragall (1995-1997)
Joan Clos (1997-1999)
PSC
1999–2003 Joan Clos PSC
2003–2007 Joan Clos (2003-2006)
Jordi Hereu (2006-2007)
PSC
2007–2011 Jordi Hereu PSC
2011– Xavier Trias CiU

Junta de Gobierno[editar]

Economía[editar]

Estructura productiva[editar]

Fachada del edificio de la Bolsa de Barcelona.

Históricamente la economía de Barcelona se ha basado en el comercio que gracias a su enclave geográfico estratégico, le ha permitido siempre una intensa actividad comercial con Francia y el resto de España, además de con todos los territorios del Mediterráneo, especialmente a través de su puerto. Esta actividad fue el principal motor de la ciudad hasta la revolución industrial. Es poco conocido que éste fue uno de los primeros territorios en iniciar la industrialización en la Europa continental, a partir de la industria textil desde mediados de 1780, pero en realidad cobrando impulso a mediados del siglo XIX, cuando se convirtió en un importante centro para la producción de textiles y maquinaria.

Desde entonces, la fabricación ha jugado un papel importante en su historia especialmente en el sector textil en un primer período, con un gran parón debido a la gran crisis y destrucción que produjo la guerra civil, y a la autarquía impuesta luego por el franquismo. Pero cuando el régimen empezó a abrirse a los mercados europeos, se recuperó con fuerza la industria automovilística, editorial, química, farmacéutica, logística y electrónica, hasta convertir la provincia de Barcelona en la principal zona industrial del país. Pero el crecimiento y prosperidad de la ciudad de Barcelona fue expulsando las zonas industriales fuera de sus límites debido al aumento del precio del suelo industrial. Debido a este hecho la economía de la ciudad se ha ido centrando paulatinamente en los servicios, que actualmente ocupan al 85,7% de los trabajadores de la ciudad. Parte de estos trabajadores se dedican al comercio, la restauración, y también al turismo, que en los últimos años ha crecido enormemente en la ciudad, llegando a recibir en 2009 hasta 6,5 millones de visitantes, convirtiéndose así en uno de los puntales económicos de Barcelona.

Con la actual crisis económica de 2008-2014, agravada por el estallido de la burbuja inmobiliaria, que ha desplomado el consumo, y con él la producción industrial, ha venido a sumarse a un estancamiento de la economía catalana que, pese al ininterrumpido crecimiento económico de la metrópolis barcelonesa, le han hecho perder en el último cuarto del siglo XX la capitalidad económica de España a favor de Madrid, sobre todo en el campo financiero. Esto se ha debido a la tradicional atomización del tejido emprendedor catalán que le resta competitividad, a la saturación de las infraestructuras, a la mayor inversión extranjera realizada en Madrid respecto a Barcelona, y al traslado de centros de decisión, sedes fiscales y sociales de Barcelona y también de otras partes de España a Madrid. En el campo industrial Barcelona ha tenido graves problemas de deslocalización, básicamente de traslado de industrias a países con una mano de obra más barata, es el caso entre otras de Braun, Phillips y Samsung. Problema incrementado por el escaso y caro suelo industrial en su área metropolitana,[45] el segundo más caro de Europa solo por detrás de Londres. Aun así, también se han producido movilizaciones de empresas total o parcialmente públicas hacia Barcelona (como Repsol), así como inversiones y localizaciones extranjeras, superando en mucho las deslocalizaciones, de modo que Barcelona continúa siendo una capital industrial de España, llegando a generar en algunos subsectores el 25% de las exportaciones totales españolas.[46]

Industria[editar]

Factoría de SEAT en la Zona Franca de Barcelona.
Nueva industria

Ante el escenario de perdida de competitividad por la crisis económica de 2008-2014, tanto el Ayuntamiento de Barcelona, como la Generalidad de Cataluña hace ya casi diez años que iniciaron un programa para desarrollar una nueva economía productiva basada en el conocimiento, creando grandes parques de investigación, especialmente en el campo de la biomedicina y biotecnología,[47] [48] [49] dando ayudas a las empresas tecnológicas para que se expandan a nuevos campos como el aeroespacial, o la nanotecnología, y en el caso de Barcelona, transformando un barrio entero en un nuevo distrito comercial enfocado a las nuevas tecnologías, con infraestructuras de comunicación punteras, para atraer empresas de todo el mundo a la ciudad, el llamado distrito 22@.[50] Estas políticas empiezan a dar sus frutos, y científicos de prestigio empiezan a venir a desarrollar investigaciones de alto nivel a Barcelona.[51] Debido a su participación en investigación y desarrollo de tecnología aeroespacial, Barcelona forma parte de la Comunidad de Ciudades Ariane, una asociación de ciudades europeas relacionadas con la industria espacial y los lanzadores Ariane en la que también se encuentra la vecina Tarrasa.[52]

Industria editorial

Barcelona es uno de los principales centros de difusión editorial, tanto en catalán, como también en castellano, para toda la península e incluso para la América Latina. Ha sido también, el primer centro de producción de tebeos en España, por delante de Valencia y Madrid.[53]

Servicios[editar]

Comercio
Parada de flores en Las Ramblas.

El subsector del sector servicios que tiene más importancia en Barcelona es el comerio. La zona más comercial de la ciudad se encuentra en su centro histórico: calles Portaferrisa, Pelayo, Rambla, Portal del Ángel y Plaza Cataluña, donde las pequeñas tiendas conviven con los grandes almacenes y las franquicias de grandes cadenas de ropa.

Un poco más al norte de la Plaza Cataluña, en el Paseo de Gracia, la Rambla de Cataluña y la Avenida Diagonal, se encuentran las tiendas de las marcas más internacionales de moda, de artículos de piel y de joyería. Los artículos de diseño tienen su lugar en las callejuelas del barrio del Borne, que ha ido adquiriendo popularidad desde finales de los años 90. Del resto de la ciudad, destacan las zonas comerciales del Calle Gran de Gràcia, la Calle de Sants o el Paseo de Fabra i Puig, y los centros comerciales como La Maquinista, Illa Diagonal, Glòries o Diagonal Mar.

Los artículos de ocasión o de segunda mano tienen su lugar en el mercado de los Encantes, en la plaza de las Glorias, que abre todos los lunes, miércoles, viernes y sábados, y el Mercado de San Antonio, donde cada domingo por la mañana se establecen paradas donde se compra y venden libros, discos, películas de video, sellos y artículos para coleccionistas.

Turismo

Para Barcelona, es tan importante, o incluso más, el turismo de ocio como el de negocios. Para el desarrollo del turismo de negocios, la ciudad cuenta con la Fira, feria de muestras de Barcelona, la cual organiza numerosas exposiciones, salones, congresos y ferias para profesionales, algunos de los cuales se encuentran entre los primeros del mundo, como el Mobile World Congress que es el más importante del mundo en su sector, la feria de moda urbana The Brandery, o la feria de construcción Construmat de carácter bianual. Estas y otras ferias la convierte en una de las ferias más relevantes de Europa y primera de España con más de 3,5 millones de visitantes anuales,[54] que generan además una gran actividad para el sector hotelero y restaurador con el aliciente de repartirse uniformemente a lo largo de todo el año. Existen servicios de visitas guiadas por los lugares más emblemáticos.

Sector público[editar]

Históricamente el sector público ha tenido relativamente poco peso dentro de la economía catalana, aunque desde la transición y la recuperación del autogobierno, ha ido ganando peso. La principal aportación a la economía que ha hecho el sector público ha sido la construcción de grandes infraestructuras, que han permitido el desarrollo comercial e industrial. Desgraciadamente, a menudo estas infraestructuras se han demostrado insuficientes, y sus ampliaciones se han demorado frecuentemente lustros,[cita requerida] o directamente han tenido que ser construidas con capital privado convirtiéndose así en infraestructuras de pago. Esto se ha debido a las transferencias de capital que el sistema autonómico exige de las comunidades más ricas y dinámicas hacia las comunidades más estancadas económicamente, con la notable excepción de País Vasco y Navarra que a pesar de tener una economía dinámica, y una de las rentas per cápita más altas del país no aportan fondos de solidaridad. Este proceso de transferencia ha permitido el desarrollo de las zonas más deprimidas, pero también ha acabado lastrando las más dinámicas por la saturación de sus infraestructuras, que no han sido ampliadas debidamente por la falta de fondos, y la escasa prioridad otorgada a estas actuaciones.[cita requerida] También ha acabado por deteriorar los servicios públicos, ya que el sistema de transferencia económico, al haber sido muy opaco[cita requerida] y no estar regido por parámetros evaluables, ha acabado por asignar en muchos casos menos fondos por habitante en las zonas más ricas, produciéndose así un deterioro de sus servicios y un agravio para sus ciudadanos. Un reciente estudio del Instituto de Estudios Fiscales evalúa la aportación neta de las comunidades autónomas mediante las balanzas fiscales a los fondos de compensación territorial. Según este estudio, la publicación de las balanzas fiscales es un "fenómeno singular" en el contexto internacional.[55] La estimación utiliza seis métodos distintos para hacer el cálculo, y según este informe destacan, como principales portadoras netas de recursos, las comunidades de Baleares (con entre un 14,2% y un 7,47% de su PIB ), Madrid (con entre un 9,13% y un 5,57%), Cataluña (con entre un 8,7% y un 6,38%) y Valencia (entre el 6,4% y el 3,22%).[55]

Este mecanismo ha sido recientemente revisado a raíz de la aprobación del nuevo Estatuto de Cataluña, en el que se dispone que en una comunidad, después de ser solidaria con las demás, la inversión per cápita no puede ser inferior que una que recibe esos fondos. Este nuevo sistema de reparto de fondos utiliza baremos evaluables y comparables, como es el criterio de población ajustada, para asignar los fondos, aunque este sistema afecta solo a los servicios, las infraestructuras seguirán siendo discreción del ministerio de fomento.

En cuanto al reparto de instituciones, la tradicional acumulación de las sedes de entidades públicas, incluso las teóricamente independientes del gobierno, en Madrid, que tanto la han beneficiado económica y políticamente,[cita requerida] empezó un proceso de distribución con el traslado del ente regulador de las telecomunicaciones a Barcelona,[56] no sin grandes reticencias de sus trabajadores y del gobierno de la comunidad de Madrid,[57] o la más reciente instalación del nuevo centro de denuncias automatizadas en León. También destaca la ubicación en Barcelona del centro nacional de computación, con la compra del mayor superordenador de España, el MareNostrum.

PIB[editar]

El área metropolitana de Barcelona concentra aproximadamente el 66% de la población de Cataluña, una de las regiones más ricas del sur de Europa - Cataluña tiene un PIB per cápita del 126,4% sobre el PIB medio de la UE de 27 en el año 2009 (en PPA, paridad de poder adquisitivo. PIB medio de la UE de 27 = 100%), mientras que el PIB de España, Cataluña incluida, es del 103,1%.[58]

En el año 2006 el PIB de la ciudad alcanzó los 57.237.000.000 euros, con un PIB por habitante de 35.800 euros. Dividiendo por sectores, destaca el peso de los servicios a empresas e inmobiliarias, que representan un 24,3% del PIB total, seguido de los servicios colectivos, con un 20,7%, la industria que proporciona un 12,4% del PIB es el tercer sector en importancia, seguido del comercio y las reparaciones que aportan un 11,5% del total, finalmente cierra el ránking el sector transportes, que representa un 9,6% del PIB de la ciudad. Estos datos demuestran que Barcelona tiene una economía muy diversificada, y un importante peso de la industria, especialmente en la del automóvil, la farmacéutica y química, y la de los productos alimentarios. Esto permite que la ciudad genere una quinta parte de las exportaciones españolas, por un valor de 32.262.000.000 euros incluso en el contexto de crisis del año 2009.[59]

Mercado de Valores[editar]

Entrada principal ubicada en el Paseo de Gracia.

Barcelona cuenta con su propia bolsa de valores, la Bolsa de Barcelona, la cual es una bolsa de valores española de mercado secundario oficial, destinado a la negociación en exclusiva de las acciones y valores convertibles o que otorguen derecho de adquisición o suscripción. La Bolsa de Barcelona es una sociedad filial de Bolsas y Mercados Españoles.

Según la Ley del Mercado de Valores (LMV), "Son mercados secundarios oficiales de valores aquellos que funcionen regularmente, conforme a lo prevenido en esta Ley y en sus normas de desarrollo, y, en especial, en lo referente a las condiciones de acceso, admisión a negociación, procedimientos operativos, información y publicidad."

En la práctica, los emisores de renta variable acuden a la Bolsa también como mercado primario donde formalizar sus ofertas de venta de acciones o ampliaciones de capital. Asimismo, también se contrata en Bolsa la renta fija, tanto deuda pública como privada.

Servicios públicos[editar]

Educación[editar]

Edificio histórico de la Universidad de Barcelona, en la Plaza de la Universidad.

La ciudad de Barcelona tenía en el curso 2008-2009 un total de 423 790 estudiantes, esto eleva la proporción de estudiantes sobre la población residente en Barcelona a aproximadamente un 25 %. Todos estos estudiantes están repartidos entre los diferentes niveles educativos de la siguiente forma: 57 027 estudiantes en educación infantil, 76 923 en primaria, 2097 alumnos en educación especial, 100 564 alumnos en secundaria y, finalmente, 187 179 alumnos estudiando en la universidad.[60]

Estas cifras demuestran la potencia de las instituciones docentes, especialmente las universitarias, en la ciudad. Algunas de ellas están entre las mejores del país,[61] y otras gozan incluso de prestigio a nivel internacional, y aparecen bien posicionadas en algunos rankings internacionales.[62]

La ciudad cuenta con las siguientes universidades:

Todas estas instituciones ofrecen multitud de titulaciones, además de postgrados, másteres y doctorados, amén de que muchas de ellas también gestionan centros de investigación y desarrollo.

Sanidad[editar]

Seguridad ciudadana[editar]

Transporte[editar]

La movilidad con vehículo privado dentro de Barcelona, como en cualquier gran urbe europea, es complicada a pesar de la buena organización urbanística, con su Ensanche y las rondas de circunvalación, y las grandes avenidas que cruzan la ciudad (Diagonal, Meridiana, Aragón, Gran Vía). Esta estructura hace a priori muy fácil la orientación y la circulación en vehículo particular. Sin embargo, la gran densidad demográfica y cantidad de vehículos no hacen recomendable circular en coche. Además, el ayuntamiento inauguró en mayo de 2005 las áreas verdes de aparcamiento, y amplio las áreas azules, que obligan a pagar para aparcar en la vía pública en los distritos más céntricos de la ciudad. Entre los ciudadanos que se mueven en vehículo motorizado, una gran cantidad lo hace en motos. Barcelona es la ciudad europea con mayor cantidad de motos, en proporción a su número de habitantes.

Por otro lado, Barcelona está instalando medio centenar de enchufes para recargar vehículos eléctricos,[63] ya que quiere que su nombre se encuentre ligado a los coches urbanos: los coches eléctricos. En el marco del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, el ayuntamiento ha suscrito un manifiesto junto con Endesa, UPC, RACC, Seat y Nissan para convertir la ciudad en un banco de pruebas, en donde los coches puramente eléctricos -no se trata de híbridos- ganen terreno poco a poco a los de combustión interna. Es el proyecto LIVE, cuyas siglas responden a Logística para la Implementación del Vehículo Eléctrico.[64] [65]

Red vial[editar]

En lo que a transporte por carretera se refiere, Barcelona dispone de una densa red de autopistas y autovías, y las principales son la AP-7, que empieza en Vera (Almería), pasa por Cartagena, Elche, Valencia, Barcelona y sigue hacia Perpiñán, la A-2 que empieza en Madrid, pasa por Zaragoza, Barcelona y sigue también hacia la frontera francesa, la AP-2, que discurre paralela a la A-2 entre Zaragoza y Barcelona, y la C-16 Barcelona Manresa, Puigcerdá hasta Toulouse y París Tanto la AP-2 como la AP-7 son autopistas de peaje gestionadas por empresas concesionarias.

Transporte urbano[editar]

Autobús[editar]

La red de autobuses urbanos está compuesta por la Red Ortogonal de Autobuses de Barcelona de tránsito rápido y la red de líneas regulares. En total circulan por Barcelona 150 líneas de autobús (133 diurnas y 17 nocturnas, denominadas Nitbus) operadas por 9 operadores diferentes, de los que destacan Transportes Metropolitanos de Barcelona, Tusgsal y Mohn.

Metro y tranvía[editar]

La red de metro cuenta con 11 líneas y una longitud de 123,5 km, es la segunda red de metro más extensa de España después de la de Madrid[nota 3] y, desde diciembre del 2009, la primera red de ferrocarril metropolitano español que cuenta con líneas totalmente automatizadas. En 2012, la red de metro de Barcelona fue utilizada por 411,7 millones de pasajeros (1 127 945 pasajeros/día),[66] [nota 4] que fueron transportados por los dos operadores que explotan la red, Transportes Metropolitanos de Barcelona y Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña.

En el año 2004 varias administraciones, local, metropolitana y autonómica, impulsaron la reintroducción del tranvía como medio de transporte de masas, especialmente para comunicar con las ciudades del área metropolitana. Con este fin se crearon dos redes, Trambaix y Trambesós y actualmente aún está en fase de implantación y expansión de sus redes.

Otros[editar]

Taxi de Barcelona, con sus característicos colores negro y amarillo.

El servicio de taxis de Barcelona resulta muy característico e inconfundible por sus característicos colores. Los vehículos son negros y con las puertas y tapa del baúl amarillos. Cabe destacar, la cada vez mayor incorporación de vehículos híbridos en este servicio.

Los amantes del medio ambiente y la actividad física se pueden decantar por el uso de la bicicleta para moverse por Barcelona. La orografía de la ciudad y el buen tiempo que suele hacer la mayor parte del año facilitan el uso de la bicicleta. Para ello, Barcelona cuenta con una amplia red de carriles-bici por toda la ciudad, así como el sistema de bicicletas públicas bicing, una red de estaciones automáticas de alquiler distribuidas por la ciudad. Este medio de transporte, aunque muy minoritario todavía ha estado incrementando usuarios cada año.

Transporte interurbano[editar]

Autobús[editar]

La ciudad cuenta con una estación de autobuses, la de Barcelona-Fabra i Puig, también denominada Barcelona-Sant Andreu, ubicada en la Avenida Meridiana con el Paseo de Fabra i Puig, dispone de 15 dársenas para las parada de los autobuses. Actualmente, hacen parada en la estación 53 líneas de autobús: 2 líneas de autobús urbano, 48 líneas de autobús interurbano y 3 líneas de ámbito nacional. La empresa Barcelona de Serveis Municipals S.A gestiona la estación de autobuses desde mediados de 2011. Los usuarios de la estación disponen de teléfono público, bar, lavabos adaptados a personas de movilidad reducida, videovigilancia 24h y monitores del canal de noticias 3/24. El horario de la estación es de 04:30h a 23:30h todos los días de la semana. Por la noche, la estación es utilizada para estacionar los autobuses.[67]

BSicon BUS2.svg Autobús interurbano Exprés.cat.svg
Origen << Línea >> Destino
Barcelona-La Sagrera E1 Sabadell
Barcelona-La Sagrera E2 Tarrasa
Barcelona-La Sagrera E3 Sardañola del V. -> UAB
Barcelona-La Sagrera E4 Ripollet

Ferrocarril[editar]

Para moverse entre las distintas ciudades de la provincia de Barcelona existen dos redes de transporte ferroviario. Una es el servicio de Cercanías Barcelona de RENFE, con una red de siete líneas, y unos 123 millones de desplazamientos anuales. Este medio ha tenido un incremento de demanda en los últimos años, y han surgido numerosos problemas debidos a la falta de inversiones y la mala planificación de las obras de la llegada del AVE a la ciudad. La otra opción, que da servicio a poblaciones distintas, es el de Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña (FGC), un servicio de trenes de cercanías operado y construido por la Generalidad de Cataluña. La red de ferrocarriles tiene su centro en la estación de Sants de Barcelona, de donde salen trenes de larga distancia que conectan la ciudad con todo el continente. La actual red española tiene la peculiaridad de estar toda basada en el llamado ancho ibérico de vías, incompatible con el ancho internacional de vías, lo cual dificulta la comunicación con Francia, por este motivo la nueva red ferroviaria de alta velocidad que se está implantando en España utiliza el estándar europeo.

A principios de 2008 se inauguró también la línea ferroviaria de alta velocidad entre Madrid y Barcelona.[68] La línea de alta velocidad está siendo prolongada hasta la frontera francesa, donde continuará hasta conectar con la actual red francesa. Esta línea está siendo construida para permitir el uso mixto para pasajeros y mercancías, con lo cual se establecerá una conexión ferroviaria rápida para pasajeros, y permitirá el tráfico de mercancías con Europa por tren desde el puerto y su zona de actividades logísticas.

Lista de estaciones de Rodalies de Catalunya en Barcelona Capital:

Nombre Estación Líneas de Cercanías Vías Estructura
Arco de Triunfo Rodalies de Catalunya.svg R1 barcelona.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg 2 Subterránea
Clot-Aragón Rodalies de Catalunya.svg R1 barcelona.svg R2 barcelona.svg 4 Subterránea
Estación de Francia Rodalies de Catalunya.svg R2 barcelona.svg 14 Exterior cubierta
Paseo de Gracia Rodalies de Catalunya.svg R2 barcelona.svg 2 Subterránea
Plaza de Cataluña Rodalies de Catalunya.svg R1 barcelona.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg 2 Subterránea
Sagrera - TAV Spain traffic signal tp18.svg Rodalies de Catalunya.svg R1 barcelona.svg R2 barcelona.svg 18 Subterránea
La Sagrera - Meridiana Rodalies de Catalunya.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg 2 Subterránea
San Andrés Arenal Rodalies de Catalunya.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg R7 barcelona.svg 4 Subterránea
San Andrés Condal Rodalies de Catalunya.svgR2 barcelona.svg 7 Exterior cubierta
Sants Rodalies de Catalunya.svg R1 barcelona.svg R2 barcelona.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg 14 Subterránea
Torre del Baró Rodalies de Catalunya.svg R3 barcelona.svg R4 barcelona.svg R7 barcelona.svg 2 Exterior semicubierta

Transporte aéreo[editar]

Interior de la Terminal 1 del aeropuerto.

La principal puerta de acceso a Barcelona para viajeros internacionales, y muchos nacionales es el Aeropuerto de Barcelona-El Prat, situado a diez kilómetros al sur-oeste de la ciudad, y el segundo por tráfico de toda España, con 35 210 735 de pasajeros el año 2013.[69] En el Aeropuerto de El Prat operan las principales compañías aéreas del mundo, con vuelos directos a todas las ciudades importantes de Europa, y con numerosas conexiones con ciudades de los cinco continentes. En el aeropuerto, hay una zona destinada al llamado "Puente aéreo", que une Barcelona y Madrid con vuelos cada veinte minutos en hora punta. Otros aeropuertos utilizados para llegar a Barcelona, especialmente por las compañías de vuelos baratos (low cost) son el Aeropuerto de Gerona y el de Reus, a poco más de una hora de Barcelona.

Esta infraestructura ha permitido el desarrollo de una potente industria turística que genera grandes beneficios para la ciudad, aunque recientemente se ha debatido la necesidad de orientar más la política del aeropuerto a captar vuelos internacionales, y menos vuelos “low cost”, lo que facilitaría atraer a un perfil con mayor poder adquisitivo, y a la vez, permitiría la ubicación de sedes de grandes empresas en la ciudad.

Transporte marítimo[editar]

Otra importante puerta de la ciudad, especialmente para las mercancías, es el Puerto de Barcelona. El puerto nació a la vez que la ciudad de Barcelona como un puerto natural situado en una playa que estaba entre una pequeña península que formaba la montaña de Montjuic, y la antigua desembocadura del río Llobregat. Este era el único punto mínimamente resguardado que podían utilizar los antiguos navegantes en muchos kilómetros de costa. Con el paso de los siglos, la ciudad y su puerto fueron ganando importancia, hasta convertirse en la capital marítima de los reyes de Aragón. A pesar de eso el puerto se mantuvo al sur de la montaña de Montjuic hasta que en el año 1378 las autoridades de la ciudad pidieron al Pedro IV de Aragón que continuara las obras portuarias que empezó el Pedro III de Aragón, el cual había ordenado la edificación de las Drassanes de Barcelona ("astilleros" en catalán), que aún hoy en día siguen en pie formando en Museo Naval de Barcelona, y la construcción de un puerto al norte de la montaña de Montjuic, debido a que el antiguo emplazamiento había perdido calado por la acumulación de arenas. El permiso para construir el nuevo puerto artificial enfrente de la ciudad llegó el 8 de diciembre de 1438, por orden de Alfonso V el Magnánimo. Desgraciadamente una década después los temporales habían destrozado todos los trabajos realizados, y no fue hasta 1477, bajo el reinado de Juan II de Aragón, que se colocó lo que sería la primera piedra del puerto definitivo. Se unió la antigua isla de Maians con tierra firme mediante un espigón. Con las sucesivas ampliaciones del puerto, y la acumulación de arena, la isla ha quedado unida a tierra formando los terrenos donde hoy se asienta el barrio de la Barceloneta.

Hoy en día el puerto de Barcelona es uno de los motores económicos de la ciudad. Se ha convertido en los últimos años en uno de los grandes puertos del Mediterráneo en tonelaje de mercancías y en número de contenedores,[70] así como pesquero, donde se asientan empresas conserveras de toda España, como USISA (con sede a más de mil kilómetros, en Isla Cristina), y permitiendo exportar la producción industrial e importar la materia prima o semielaborada. También es el primer puerto mediterráneo y quinto del mundo en barcos de crucero, transportando hasta dos millones de pasajeros anuales.[71]

Medios de comunicación[editar]

El Periódico de Catalunya (que se edita tanto en catalán como en castellano) y La Vanguardia (que también se edita en ambas lenguas) son los dos principales diarios de Barcelona, y editan también el Sport y El Mundo Deportivo (en castellano), que son los dos principales diarios deportivos. También hay un gran número de publicaciones de menos envergadura que tienen fuerte implantación en la ciudad, como el El Punt Avui y Ara (en catalán). De otros diarios de tirada nacional como El País y El Mundo (en castellano) hacen ediciones especiales en Barcelona. Las principales emisoras de FM son Catalunya Ràdio, RAC 1, RAC 105 y Cadena SER.[cita requerida] Barcelona también cuenta con varias emisoras de televisión locales, entre ellas Barcelona TV (propiedad del Ayuntamiento) y 8tv (propiedad del Grupo Godó, que también es propietario de "La Vanguardia"); la sede de Televisió de Catalunya, la televisión autonómica pública de Cataluña, se encuentra en San Juan Despí, en el área metropolitana de Barcelona.

Patrimonio histórico-artístico[editar]

Barcelona ofrece al visitante la posibilidad de recorrer a pie desde las ruinas romanas y la ciudad medieval hasta los barrios del modernismo catalán, con sus edificios característicos, sus manzanas cuadradas de cantos seccionados, sus calles arboladas y sus anchas avenidas. La ciudad antigua es prácticamente llana, mientras que los barrios nuevos, a medida que se acercan a la cordillera litoral, adquieren más pendiente.

El centro histórico y Las Ramblas[editar]

La Plaza de Cataluña, nexo de unión entre la ciudad vieja y el Distrito del Ensanche.

Uno de los lugares de mayor atractivo y concurrencia son Las Ramblas (en catalán Les Rambles), paseo situado entre la Plaza de Cataluña, centro de la ciudad, y el puerto antiguo. Allí se encuentran kioscos de prensa, de flores, de pájaros y animales domésticos, actores callejeros, cafeterías, restaurantes y comercios. Cerca del puerto acostumbran a instalarse mercadillos, así como pintores y dibujantes de todo género, destacando la zona por su índole artística y cosmopolita. Paseando por Les Rambles pueden admirarse varios edificios de interés, como el Palacio de la Virreina, el mercado de La Boquería y el famoso teatro de Gran Teatro del Liceo, en el que se representan óperas y ballets. Una calle lateral de pocos metros de longitud, conduce a la Plaza Real (en cat. Plaça Reial), una plaza con palmeras y edificios con porches que albergan cervecerías y restaurantes, y en la que se reúnen los fines de semana los coleccionistas de sellos y de monedas.

El paseo de Las Ramblas termina junto al puerto antiguo, donde la estatua de Cristóbal Colón señala hacia el mar. A dos pasos se encuentra el Museo Marítimo (Museu Maritim), dedicado sobre todo a la historia naval en el Mediterráneo, y en el que se exhibe la reproducción a escala real de una antigua galera de combate. El museo está ubicado en los astilleros de la Edad Media, donde se construían los barcos que navegaban por todo el Mediterráneo. El puerto antiguo ofrece otros atractivos, como un centro de ocio, con comercios, restaurantes, un cine IMAX, y como centro documental, con un acuario de la fauna marina mediterránea.

En el centro histórico, muy cerca de Las Ramblas, destaca la Catedral de Barcelona, la Plaza de San Jaime que acoge los edificios de la Generalidad de Cataluña y del Ayuntamiento de Barcelona, y las callejuelas tanto del barrio gótico como del Arrabal y del Borne.

También destaca la posibilidad de apreciar las Murallas Medievales al lado de les Drassanes, en el Paralelo; las imponente murallas romanas y la entrada del acueducto en la calle subteniente Navarro, junto a la vía Layetana, o la antigua puerta junto a la catedral, siendo "Barcino" Barcelona una de las ciudades provinciales mejor amuralladas del Imperio Romano. También destacan las fortalezas medievales del Castillo Fortí o del castillo de Montjuic; aunque la antigua ciudadela y murallas defensivas construidas en 1714 y que rodeaban la ciudad fueron derribadas en el siglo XIX para permitir la expansión urbana. Aún así, todavía quedan los edificios de la iglesia y el arsenal, que alberga el Parlamento de Cataluña.

Arte público[editar]

Monumento a Colón (1888), Plaza del Portal de la Paz, uno de los monumentos más emblemáticos de Barcelona.

El conjunto de monumentos y esculturas al aire libre de Barcelona constituye una excelente muestra de arte público que otorga a la capital catalana, en conjunción con otros elementos como su arquitectura, su red de museos o su conjunto de parques y jardines, un inconfundible sello artístico, ya que la ciudad condal siempre ha apostado por el arte y la cultura como una de sus principales características identitarias.

El acervo de arte público de la ciudad es extenso, si bien la mayoría de monumentos y estatuaria situada en lugares públicos procede del siglo XIX en adelante. El primer monumento situado en la vía pública de forma expresa y por encargo municipal que se conserva es el Monumento a Santa Eulalia, en la Plaza del Pedró, originaria de 1673. Sin embargo, hasta el siglo XIX no hubo mayores muestras de relevancia, en parte porque la ciudad estaba encorsetada por sus murallas de origen medieval, al tener la ciudad la consideración de plaza militar, por lo que no había mucho espacio disponible para grandes monumentos.[72] La situación cambió con el derribo de las murallas y la donación a la ciudad de la Fortaleza de la Ciudadela, lo que propició la expansión de la ciudad por la llanura contigua, hecho que se plasmó en el proyecto de Ensanche elaborado por Ildefons Cerdà, que supuso la mayor ampliación territorial de la ciudad.

Dragón del Parque Güell (1900-1903), de Antoni Gaudí, otro de los símbolos de la ciudad.

A finales del siglo XIX se celebró un evento que supuso un gran impacto tanto económico y social como urbanístico, artístico y cultural para la ciudad, la Exposición Universal de 1888. La estatuaria realizada para la Exposición fue la aportación más importante al arte público de la ciudad en toda su historia, y supuso el banco de pruebas de un nuevo estilo artístico, el modernismo, que hasta principios del siglo XX fue el que imperó a nivel arquitectónico y artístico en la ciudad, y convirtió a la Barcelona modernista, junto con la gótica, en el estilo más definitorio de la ciudad condal.[73] Gracias a la Exposición quedaron monumentos como el Arco de Triunfo, la Cascada del Parque de la Ciudadela o el Monumento a Colón.

El siglo XX fue el que más número de obras vio colocadas en las vías públicas de la ciudad. El estilo artístico imperante en las primeras décadas del siglo fue el novecentismo, hasta que en los años 1920 y 1930 se fueron introduciendo las corrientes vanguardistas internacionales. Durante los primeros años de la dictadura franquista se produjo un retorno a estilos academicistas, pero más adelante se apostó de nuevo por la innovación y, especialmente con la llegada de la democracia, el ambiente artístico se introdujo de lleno en los estilos de moda a nivel internacional.[74] Entre las primeras obras del siglo destacan: Desconsuelo (1903), de Josep Llimona, en el Parque de la Ciudadela; el grupo escultórico La canción popular (1909), en el Palacio de la Música Catalana; el Monumento al Doctor Robert (1910), de Josep Llimona, en la Plaza de Tetuán; y el Monumento a Mosén Jacint Verdaguer (1924), en la plaza homónima, de Joan Borrell i Nicolau.

En 1929 se celebró en Montjuïc otra Exposición Internacional, que dejó numerosos edificios e instalaciones algunos de los cuales se han convertido en emblemas de la ciudad, como el Palacio Nacional, la Fuente Mágica, el Teatre Grec, el Pueblo Español y el Estadio Olímpico, así como la fuente monumental de la Plaza de España, las cuatro columnas de Josep Puig i Cadafalch y diversas esculturas colocadas por toda la montaña de Montjuïc. También se efectuaron diversas actuaciones por toda la ciudad, la más importante de las cuales fue en la Plaza de Cataluña, donde se colocó un total de 28 estatuas de diversos autores.

Durante los años de la Segunda República y la Guerra Civil no se realizaron excesivos monumentos, debido a la inestabilidad política y la convulsa situación del país, pero quedaron obras como La República (Homenaje a Pi i Margall) (1934), de Josep Viladomat; o el homenaje a Francesc Layret, de Frederic Marès.

Durante la etapa franquista hubo una gran proliferación de monumentos, ya que la dictadura utilizó el arte como medio propagandístico de su ideario.[75] Se crearon obras como el Monumento a los Caídos en la Avenida Diagonal, de Josep Clarà; la estatua ecuestre del General Franco, en el Castillo de Montjuïc, obra de Josep Viladomat; o el Monumento a José Antonio Primo de Rivera, en la calle Infanta Carlota —actual Avenida Josep Tarradellas—. Un cambio de rumbo se produjo en 1957, cuando se instaló en el Paseo del Valle de Hebrón una obra titulada Forma 212, de Josep Maria Subirachs, que fue la primera obra abstracta situada en un espacio público de la ciudad. Ese año coincidió con la llegada a la alcaldía de Josep Maria de Porcioles, quien se mantuvo en el cargo hasta 1973, y cuyo mandato se caracterizó por un mayor aperturismo, en una etapa conocida como «porciolismo».[76] Esta etapa se caracterizó por una gran profusión de estatuaria pública, aunque por lo general partiendo de iniciativas particulares, y procurando evitar cualquier connotación política. Eran obras de diferente sello estilístico, sin ninguna planificación general, que fueron surgiendo de forma espontánea y con cierta improvisación.[77]

Con la llegada de la democracia se inició un nuevo período en la estatuaria pública de la ciudad. A nivel estilístico, se hizo una clara apuesta por el arte contemporáneo y por la incorporación de obras de artistas de renombre de todo el mundo. En esos años se instalaron obras como: el Monumento a Pau Casals (1982), de Josep Viladomat y Apel·les Fenosa; el Homenaje a Picasso (1983), de Antoni Tàpies; Mujer y Pájaro (1983), de Joan Miró; Elogio del agua (1987), de Eduardo Chillida; el Jardín de Esculturas de Montjuïc (1990); y el Monumento a Francesc Macià (1991), obra de Josep Maria Subirachs.

En 1992 se celebraron los XXV Juegos Olímpicos, que también dejaron numerosas obras en la ciudad, principalmente en la montaña de Montjuïc, donde se remodeló el Estadio Olímpico y se construyó el Palau Sant Jordi, pero también en las villas olímpicas del Poblenou y el Valle de Hebrón. En los años siguientes continuó a buen ritmo la colocación de obras de arte en espacios públicos, con obras como: Cabeza de Barcelona (1992), de Roy Lichtenstein; Barcino (1994), de Joan Brossa; Personaje (1997), de Joan Miró; y La ola (1998), de Jorge Oteiza.

Por último, en el siglo XXI continuó un cierto eclecticismo derivado de las tendencias postmodernas iniciadas en los años 1980, que ha deparado obras de diverso signo y estilo para la ciudad. Uno de los eventos más destacados del nuevo milenio fue la celebración del Fórum Universal de las Culturas de 2004, que permitió nuevos cambios urbanísticos en la ciudad, especialmente en la zona del Besós y de Diagonal Mar.[78] Algunas de las obras incorporadas al acervo público en el nuevo siglo fueron: Árboles gemelos (2001), de Arata Isozaki; Tall Irregular Progression. A las víctimas del terrorismo (2003), de Sol LeWitt; El Canal de Suez (2009), de Albert Viaplana; A los castellers (2012), de Antoni Llena.

Patrimonio de la Humanidad[editar]

En Barcelona hay varios puntos de interés declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El séptimo elemento del Lugar Patrimonio de la Humanidad «Obras de Antoni Gaudí» es la Cripta de la Colonia Güell, que se encuentra en Santa Coloma de Cervelló.

La Monumental de Barcelona[editar]

Exterior de la Plaza de toros Monumental.

La Plaza de toros Monumental de Barcelona fue inaugurada en 1914 con el nombre de "El Sport" y rebautizada en 1916 con el nombre de "Monumental". Está situada en la confluencia de la Gran Vía y la calle Marina, en el distrito del Ensanche de Barcelona. Con un aforo de 19.582 localidades, tras el cierre de las plazas del Torín y las Arenas, era la única donde se realizaban festejos taurinos en Barcelona, hasta la prohibición aprobada en el Parlamento de Cataluña. En el interior de la misma se halla el Museo Taurino de Barcelona, donde se exponen trajes de famosos toreros, cabezas de toros célebres, documentos históricos y demás objetos relacionados con la tauromaquia.

Cultura[editar]

Idiomas[editar]

Actualmente en el área metropolitana de Barcelona, debido a la gran inmigración recibida durante los últimos 20 años de todas las partes del mundo, se hablan gran cantidad de lenguas. Algunos estudios hablan de más de 200 lenguas diferentes, pero la inmensa mayoría de la población habla castellano y catalán. Según las encuestas, saben hablar y escribir correctamente en castellano un 96,7% de la población, y en catalán un 59,8%, además de un 25,7% de inglés y un 12,1 de francés.[79]

El dialecto o variante del catalán que se habla en esta zona es el Catalán central, el cual se caracteriza por el uso de:

  • Artículos definidos: el, la, els, les. Personales: en, el, la.
  • Verbos incoativos con incremento en -eix.
  • Palabras propias: ànec, sorra, ocell, etc.
  • Sistema vocálico tónico de siete sonidos y átono de tres.
  • Ioditzación.
  • Plurales en -s.

Museos[editar]

Existen numerosos museos y fundaciones tanto públicos como privados, como el CCCB, el de la Música o el del Chocolate.

Los más importantes han sido los dedicados a artistas concretos, como la fundación Joan Miró, la fundación Antoni Tàpies, o el museo Picasso, gracias a sus fondos propios conseguidos con donaciones y compras de las obras de estos autores, aunque el más concurrido sin duda es el museo del Fútbol Club Barcelona, situado en el Camp Nou. También nos encontramos con Museo Can Framis, Museo de Pintura Contemporánea de Barcelona, museo de la Fundació Privada Vila Casas[80] También existen importantes museos creados por las administraciones, como el MACBA y el Museo de Historia de Barcelona, o por la sociedad civil, como el CosmoCaixa, el CaixaForum, el Museo de la Pedrera, sufragados por la obra social de las cajas de ahorros.

En los últimos años los tres niveles de la administración han empezado una política de unificar pequeños museos y colecciones para crear grandes museos con mayores fondos, y más atractivo. El mayor ejemplo de esta política hasta la fecha es el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), fruto de la fusión del Museo de Arte Moderno, el Museo de Arte de Cataluña, y otros fondos de la Biblioteca General de Historia del Arte, así como fondos de numismática, grabados y fotografía, dando fruto al museo con la mejor colección de arte románico de Europa.

El siguiente museo fruto de esta política es el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Cataluña, o Museo Azul, que unifica el Museo de Zoología, el de Geología, y colecciones del Jardín Botánico, y de insectos, recientemente inaugurado dentro del edificio Forum del final de la Diagonal.

Otro proyecto es el Disseny Hub Barcelona, conocido por el acrónimo DHUB, es un nuevo centro del Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB) dedicado a promover el conocimiento, la comprensión y el buen uso del mundo del diseño, y fruto de unir las exposiciones permanentes del Museo Textil y de la Indumentaria y la del Museo de las Artes Decorativas, además de otras colecciones de diseño industrial. Mientras se completa la construcción de su sede definitiva en la Plaza de las Glorias Catalanas, se puede visitar en sus dos sedes temporales, el Palacio Marqués de Lió, donde tienen lugar las actividades y exposiciones temporales, y el Palacio de Pedralbes, donde hay una exposición permanente de sus fondos.

El último proyecto consiste en unificar el Museo de Historia de Cataluña, el Museo Etnológico y el Museo Nacional de Arqueología de Cataluña, creando el llamado Museo Nacional de Sociedad, pero este proyecto carece aún de acuerdo y sede definitivos.

Teatros y cines[editar]

La Avenida del Paralelo destaca por la gran concentración de teatros que tiene, aunque hoy en día, tras el cierre de "El Molino" y otros recintos, su atractivo es menor que hace un par de décadas. Los teatros más prestigiosos de la ciudad son actualmente el Gran Teatro del Liceo, especializado en óperas, el Teatre Nacional de Catalunya, con tres salas en las que se representa a los grandes clásicos, y el Teatre Lliure, con propuestas más vanguardistas. En los distritos de Ensanche y Ciutat Vella hay una gran cantidad de recintos, como el Teatro Condal, Teatro Poliorama, Teatro Romea, el Teatro Victoria o El Mercat de les Flors, que ofrecen espectáculos musicales, comedias y propuestas más experimentales.

La ciudad también ofrece distintas salas y multisalas que ofrecen proyecciones cinematográficas de diferentes estilos: comerciales, películas en versión original, cine de autor, cine europeo... En este sentido destacan la Filmoteca de la Generalidad de Cataluña y cines como el Verdi, en Gracia.

Música en directo[editar]

Barcelona se ha convertido en los últimos años en una referencia europea de la música, debido a la cantidad y variedad de sus propuestas. La música sinfónica tiene su lugar en el Palacio de la Música Catalana, situado junto a la Vía Layetana, que también ofrece actuaciones de cantautores, y en el el Auditorio, sede oficial de la "Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC). La ópera se sitúa en el Gran Teatro del Liceo, situado en la parte baja de Las Ramblas.

En los distritos del Ensanche y, sobre todo, Ciutat Vella, hay gran cantidad de locales donde se ofrecen actuaciones de conjuntos de jazz ante un público reducido. También hay salas de aforo mediano, como el Luz de Gas, el Razzmatazz, Jamboree de la Plaza Real o la Sala Bikini, que cada semana programan actuaciones de conjuntos y artistas de pop y rock. Con respecto al hip hop español, Barcelona cuenta con una sólida escena de este género con artistas como Mucho Muchacho, Sr. Zambrana, Falsalarma, ZPU o Masstone entre otros, además de haber dado fruto a los grupos ya desaparecidos Magnatizz y 7 Notas 7 Colores. Por último, con respecto a la música electrónica, Barcelona es el centro neurálgico español de este género tras Ibiza junto con Andalucía y Gijón, destacando especialmente en house, dance, trance, progressive, mákina (dando lugar al referente Pont Aeri, y junto a ella en Mataró a Chasis) y tomando forma la escena chill out a partir de la residencia de Café del Mar.

Interior del Gran Teatro del Liceo.

El antiguo Palacio de los Deportes se ha reconvertido en el "Barcelona Teatre Musical", una gran sala de actuaciones donde suele haber programadas actuaciones de artistas. Los meses de verano suelen realizarse grandes conciertos. Artistas como Green Day, Bruce Springsteen, los Rolling Stones, U2... hacen sus conciertos en el Palacio Sant Jordi, con aforo para 18.000 espectadores. Los grandes estadios, el Camp Nou (con aforo para 100.000 espectadores) y el Estadio Olímpico Lluís Companys (60.000), también se abren a la música con motivo de grandes eventos.

Barcelona es escenario de importantes festivales en el mundo de la música. Destacan, el Festival Primavera Sound, de pop-rock, que se celebra en el mes de mayo durante tres días, el Sónar festival, en junio, que reúne a las mejores propuestas mundiales de la música electrónica y multimedia, y el Festival Grec, mucho más ecléctico, que durante el mes de julio ofrece variadas propuestas en diferentes escenarios de la ciudad. Por último, a finales de septiembre, con motivo de las fiestas mayores de la ciudad, la Merced, Barcelona ofrece durante tres días distintos conciertos gratuitos, y al aire libre, en las plazas céntricas de la ciudad.

Tradiciones religiosas[editar]

Barcelona ha mantenido buena parte de sus tradiciones religiosas, todas heredadas de fiestas populares. Como todas las ciudades del Mediterráneo occidental las fiestas seguían el calendario agrícola y eran vinculadas a imágenes, representaciones y celebraciones católicas. Tan sólo desde hace un par de décadas ha comenzado un proceso de laicidad de las fiestas populares. Una lista de las más conocidas y que aún mantienen su vigencia religiosa son:

  • La procesión a Sant Medir. Esta procesión se realiza todos los años en el Barrio de Gracia, el 3 de marzo día de San Medir. Varias carrozas y personas a caballo recorren las calles de la antigua villa de Gracia repartiendo caramelos a todos los niños que van a su encuentro. La tradición cuenta que la peregrinación se inició en 1830 cuando Josep Vidal i Granés hizo una promesa a San Medir: le prometió ir en pregrinaje todos los años a la ermita de Sant Medir repartiendo caramelos a todos los niños que encontrara en su camino si curaba de su enfermedad. Desde aquel momento el aumento progresivo de preregrinos ha crecido y es una tradición instalada que todos los niños acudan a recoger caramelos. Actualmente son 26 "collas" grupos que realizan la romería y pertenecen a diferentes barrios de la ciudad: La Bordeta, Gracia, Sarrià, Sant Gervasi. Esta tradición forma parte del Patrimonio festivo de Cataluña[81] y recibió la cruz de Sant Jordi por parte de la Generalidad de Cataluña el año 2002.[82]

Vida nocturna[editar]

Barcelona se ha convertido en un centro de referencia de la vida nocturna en España. Actualmente, las dos zonas de público alternativo y más autóctono de bares y discotecas de Barcelona se reparten entre el barrio de Gracia, en la parte alta de la ciudad, y el barrio de Pueblo Nuevo, en la antigua zona industrial de Barcelona, al norte de la zona olímpica, con un público bastante joven y algunos de los clubes más grandes de la ciudad ubicados en naves industriales reformadas.[cita requerida] Las zonas de público más selecto se encuentran en Sant Gervasi y Tibidabo.[cita requerida]

Una de las principales zonas es el casco antiguo, repartido entre el barrio de El Raval, a un lado de las Ramblas, y el Barrio Gótico, al otro lado. Hay una gran cantidad y variedad de bares con un público formado por turistas, extranjeros residentes y una minoría de barceloneses. El Ensanche, especialmente entre las calles Valencia, Gran Vía, Paseo de Gracia y Muntaner, es otra de las zonas con mayor cantidad de restaurantes y locales musicales. En los últimos años han proliferado en esta zona los locales de ambiente gay, hecho por el cuál se ha llegado a consolidar entre los más jóvenes la denominación de una parte del Ensanche (Eixample) como «Gaixample».[cita requerida] Las zonas más comerciales de ocio se encuentran en torno al Pueblo Español, situado en Montjuic, en el complejo Maremágnum, situado al final de las Ramblas, y en el Puerto Olímpico.

Deporte[editar]

Clubs e instalaciones deportivas[editar]

Con capacidad para 99.354 espectadores, el Camp Nou es el mayor estadio de Europa.

Barcelona es una ciudad con una oferta de espectáculos deportivos de primer nivel, especialmente de fútbol. Ya que dispone de dos equipos que militan en la primera división de la LFP: El RCD Espanyol y el Fútbol Club Barcelona, en cuyas instalaciones pueden verse partidos de fútbol, baloncesto, balonmano, fútbol sala y hockey sobre patines.

La ciudad destaca en el mundo del tenis, por la cantidad, prestigio y antigüedad de algunos de sus clubes. En el Real Club de Tenis Barcelona, el Real Club de Polo, el Club de Tenis La Salud, el Barcino, el Tennis Turó (ahora David Lloyd-Turó), Club Esportiu Laietà, etc.; se han formado la muchos de los tenistas españoles más relevantes. Barcelona ha sido la sede habitual donde el equipo de España ha disputado la mayoría de sus partidos de Copa Davis y Copa Federación. El Torneo de tenis Conde de Godó, que se disputa en el RCT Barcelona, es uno de los torneos con más relevancia sobre tierra batida. Barcelona también posee clubs de natación, waterpolo, como el CN Barcelona y el Club Natación Montjuic con un número importante de socios, y afición a los deportes de motor (es la ciudad europea con mayor proporción de motocicletas por habitante).[cita requerida]

En las afueras de las ciudad (dentro de la provincia de Barcelona) se encuentran otras instalaciones relevantes, como el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de San Cugat, donde reciben formación especializada los equipos de selección de alto rendimiento para jóvenes deportistas de España, y el Circuito de Cataluña, en Montmeló, donde se celebran carreras del Campeonato del mundo de motociclismo (Gran Premio de Cataluña de Motociclismo) y Fórmula 1 (Gran Premio de España). También en Cornellá se encuentra la sede del Real Club Deportivo Español, que disputa sus partidos de fútbol en el Estadio Cornellá-El Prat.

El hecho que Barcelona sea una ciudad marítima también hace del mar y las playas lugares de ocio y actividad deportiva, permitiendo jugar a diferentes deportes sobre arena. El puerto fue construido bajo diseño de los arquitectos Oriol Bohigas, Josep Martorell, David Mackay y Albert Puigdomènech y dirección del ingeniero Joan Ramón de Clascà en 1991 para dotar a la ciudad de un puerto deportivo a su altura, siguiendo la normativa de la Generalidad de reconvertir la costa norte e la ciudad en una zona habitacional y recreacional.

Por otra parte, la inauguración del Puerto Olímpico y la remodelación del Port Vell, en 1992, para que fueran sede de las competiciones de vela de los XXV Juegos Olímpicos, así como la reciente inauguración del nuevo puerto deportivo de San Adrián de Besós, en la zona del Fórum, ha impulsado la práctica de deportes acuáticos.

Eventos deportivos[editar]

La Milla Sagrada Familia tiene lugar en un circuito urbano alrededor del Templo de la Sagrada Familia.

La ciudad está dotada de una red de completos polideportivos municipales que, sumados a los centros privados, facilitan la práctica del ejercicio físico, esto junto con el clima y la especial relación de la ciudad con el mar, hace de Barcelona una de las ciudades europeas con más practicantes de deporte.

Por otra parte, la ciudad ofrece la posibilidad de participar en una gran cantidad de competiciones deportivas en la calle. Las más populares son la Carrera de El Corte Inglés (con una media de 60.000 participantes anuales), la Carrera de la Merced, la Carrera de Bomberos, la Carrera Jean Bouin, la Maratón de Barcelona, la Milla Sagrada Família, la San Silvestre Barcelonesa, la Fiesta de la Bicicleta, la Travesía del Puerto de Navidad, o la Fiesta de los patines. Además, en los meses de verano se organizan diversas competiciones deportivas en las playas de la Ciudad.

La orografía de la ciudad, su clima, y la política municipal de crear carriles bici y el bicing ha hecho plroliferar el uso de la bicicleta como vehículo de transporte. También es común el uso de patines sobre ruedas, especialmente en la zona de la Villa Olímpica y Ciutat Vella, dónde también hay diferentes "skateparks".

Juegos Olímpicos de 1992[editar]

Logo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 en la Plaza de España de la ciudad.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 (oficialmente denominados Juegos de la XXV Olimpiada) se celebraron en la ciudad condal entre el 25 de julio y el 9 de agosto de 1992. Participaron 9.356 atletas[83] de 169 países, compitiendo en 28 deportes y 257 especialidades.[84] Tras su conclusión se celebraron los IX Juegos Paralímpicos entre los días 3 y 14 de septiembre. Fueron los primeros Juegos desde Múnich 1972 en los que no se produjo el boicot de ningún país.[85] La vuelta a unos Juegos Olímpicos de Sudáfrica,[86] tras el fin del apartheid, de Cuba que no lo hacía desde la edición de Moscú 1980 y la de la Alemania reunificada fueron los regresos más reseñables. En esa edición España ganó 22 medallas, 13 de ellas de oro, 7 de plata y 2 de bronce.

La mayor parte de los eventos deportivos se disputaron en instalaciones de Barcelona capital, muchas de ellas se encuentran en la montaña de Montjuïc. Allí se encuentra el Estadio Olímpico Lluis Companys, que incluye el Museo Olímpico, el Palacio Sant Jordi, las piscinas Picornell o la Piscina de saltos de Montjuic. Lejos de la montaña están las instalaciones del FC Barcelona, que acogen el Camp Nou, el Palau Blaugrana (Palacio Azulgrana), el Mini Estadi y el Museo del FC Barcelona. En el norte de la ciudad se encuentra el Velódromo de Horta, las instalaciones de tenis de La Teixonera y el Pabellón de la Vall d'Hebron. Por último, el barrio de la Villa Olímpica, lugar donde se alojaron los atletas, se situó en un antiguo barrio industrial a tocar del mar, y permitió recuperar las playas de la ciudad para que los ciudadanos pudieran disfrutrarlas.

También se celebraron competiciones en otras poblaciones de la Provincia de Barcelona, en la de Lérida y en la de Gerona. Las ciudades de Zaragoza y Valencia también participaron acogiendo partidos del torneo de fútbol.[87]

Antes de 1992, Barcelona había sido candidata para los Juegos Olímpicos de 1924, 1936 y 1940,[88] pero fue finalmente el 17 de octubre de 1986 en la ciudad de Lausana y dentro del marco de la 91.ª sesión del Comité Olímpico Internacional, cuando Barcelona fue elegida como ciudad organizadora de los Juegos de la XXV Olimpiada por delante de París a la que derrotó en la tercera votación por 47 votos a 23.[89]

El impulso de las olimpiadas fue decisivo para la ciudad, ya que primero le permitió acometer grandes y profundas reformas urbanas. La estrategia de la candidatura consistía en presentar toda la ciudad como villa olímpica, dispersando las instalaciones deportivas por toda la ciudad. Con esto además de descentralizar los espectáculos para aumentar la participación ciudadana y reducir las aglomeraciones, también era la excusa para acometer reformas en muchas zonas periféricas de la ciudad y en vías de comunicación que cosieran toda la ciudad, así como en grandes infraestructuras, como la construcción de las rondas, la mejora del aeropuerto y del puerto, o la construcción de barrios nuevos en zonas degradadas. Esto y el gran impacto mediático y de proyección de la imagen de la ciudad en todo el mundo, ayudaron a crear la marca Barcelona y a atraer mucho turismo y marcas internacionales.

Ciudades hermanadas y acuerdos de colaboración[editar]

Barcelona mantiene una relación de hermanamiento con las siguientes ciudades:[90]

Por otro lado desde mediados de los noventa, Barcelona ha optado por minimizar los nuevos acuerdos de hermanamiento y poner énfasis en la firma de convenios de amistad y cooperación, con objetivos concretos y medibles. Las siguientes ciudades cuentan con dichos convenios de colaboración:[92]

Fuentes[editar]

Notas[editar]

  1. En catalán es la misma palabra, pero pronunciada [bəɾsəˈɫonə].
  2. Nota: Entre el censo de 1857 y el anterior disminuye el término del municipio porque independiza a Gracia. Entre el censo de 1897 y el anterior crece el término del municipio porque incorpora a Cortes, Gracia, San Andrés de Palomar, San Gervasio de Cassolas, Sans y San Martín de Provensals. Entre el Censo de 1910 y el anterior crece el término del municipio porque incorpora a Horta, y en 1930 ya ha incorporado a Sarriá.
  3. El Metro de Valencia, con 146,774 km, es la segunda red de metro en España más extensa si se incluye parte del recorrido de la línea 1 que realiza servicios de cercanías y llega a municipios a más de 40 km de distancia respecto a la ciudad de Valencia.
  4. Total de pasajeros que utilizaron las 11 líneas del metro y las estaciones de Peu del Funicular y Baixador de Vallvidrera, que se ubican en la 1.ª corona tarifaria del Sistema Tarifario Integral de Barcelona pero únicamente disponen servicios de cercanías (líneas S1 y S2).

Referencias[editar]

  1. Ministerio de Administraciones Públicas, presidentes de la provincia de Barcelona, elecciones municipales 2011
  2. La Vanguardia.es,Trias aprueba definitivamente el presupuesto de Barcelona para 2014
  3. Anuario Estadístico de la Ciudad de Barcelona. 2013, Ayuntamiento de Barcelona.
  4. Base de dades de municipis i comarques, Idescat (en catalán).
  5. Barcelona, elegida oficialmente sede del secretariado de la Unión por el Mediterráneo
  6. Tráfico de pasajeros, operaciones y carga. Anual 2013 Aena [Consultado: 19 de marzo de 2014].
  7. A. Cirici, Barcelona pam a pam, 6.ª edición, Editorial Teide, Barcelona, 1971, pág. 10
  8. Barcelona (ciudad, España), Enciclopedia Encarta.
  9. D. Agustí, Historia breve de Barcelona, Sílex Ediciones, 2008, pág. 22 (Puede consultarse en Google Books)
  10. Emérita: Revista de Lingüística y Filología clásica 11 (1943), p.468.
  11. Origen mitológico del nombre de Barcelona
  12. L'escut de Barcelona, Societat Catalana de Genealogia, Heràldica, Sigil·lografia, Vexil·lologia i Nobiliària
  13. Origen del escudo, Sociedad Catalana de genealogía, heráldica, sigilografía, vexilología y noviliaria.
  14. Instituto Cartográfico de Cataluña Altitudes tomadas del Mapa Topográfico de Cataluña 1:10.000
  15. Agencia Estatal de Meteorología (ed.): «Valores climatológicos normales. Barcelona». www.aemet.es (1971-2000). Consultado el 5 de diciembre de 2011.
  16. el Periódico, sábado 28 de agosto de 2010, pág 20 (fuente: observatorio del Raval del Servei Català de Meteorologia -Meteocat-)
  17. «Valores medios medidos en el observatorio de Barcelona/Aeropuerto (1971-2000).». Aemet. Consultado el 31 de diciembre de 2010.
  18. Encomienda de Tortosa
  19. «Los Consulados (España)», en artehistoria.com
  20. Guillermo Rocafort Pérez, Roger de Flor vs. Roger de Lauria.
  21. Evolución de la población de Barcelona entre 1981 y 2008 - [1]
  22. INEbase. Variaciones intercensales. Alteraciones de los municipios en los censos de población desde 1842. En línea: http://www.ine.es/intercensal/ Consultado 02-07-2011. Cuando se dispone del dato de población de hecho y de derecho se ha tomado la cifra más alta.
  23. Lista de los distritos de Barcelona [2]
  24. Distrito de Ciutat Vella - [3]
  25. Distrito del Eixample - [4]
  26. Distrito de Sants-Montjuïc - [5]
  27. Distrito de les Corts - [6]
  28. Distrito de Sarrià-Sant Gervasi - [7]
  29. Distrito de Gràcia - [8]
  30. Distrito de Horta-Guinardó - [9]
  31. Distrito de Nou Barris - [10]
  32. Distrito de Sant Andreu - [11]
  33. Distrito de Sant Martí [12]
  34. Templo de Augusto, Biztravels.
  35. Plaça del Rei, Museo de Historia de Barcelona.
  36. Capilla de Marcús, Europe cities (en inglés).
  37. Navascués Palacio, Pedro; Sarthou Carreres, Carlos (1997). Catedrales de España. Madrid: Espasa Calpe. ISBN 84-239-7645-9. OCLC 249825366. 
  38. Francesc Tort. Santa María del Mar.
  39. Las Atarazanas Reales de Barcelona. Historia, Museo Marítimo de Barcelona.
  40. Listado de los galardones otorgados el año 1999 (inglés)
  41. Competencias de la delegación del Gobierno - [13]
  42. Delegación del Gobierno en Cataluña, Ministerio de Política territorial
  43. El PP consigue su noveno concejal en detrimento de CiU que pasa de 15 a 14 ediles.
  44. Els alcaldes de Barcelona. 1835-2006 (en catalán)
  45. Alto precio del suelo industrial en Barcelona
  46. Cataluña genera el 25% de las exportaciones españolas
  47. Biocat, organismo público de promoción de la biomedicina y la biotecnología - Biocat
  48. Boletín económico de ICE, Información Comercial Española, ISSN 0214-8307, Nº 2952, 2008 (Ejemplar dedicado a: Cataluña), pags. 209-221 - [14]
  49. Publicación del Ayuntamiento sobre biotecnología y biomedicina - [15]
  50. Página explicativa del proyecto del Distrito 22@ de Barcelona
  51. Catalunya lidera la participación de España en la investigación europea, La Vanguardia, 22 de septiembre de 2009.
  52. Community of Ariane Cities
  53. PORCEL, Pedro en "Clásicos en Jauja. La historia del tebeo valenciano", Edicions de Ponent, 09/10/2002, p. 11-12. ISBN 84-89929-38-6
  54. La Fira de Barcelona
  55. a b Balanzas fiscales de las CCAA con el sector público estatal
    a) p.5
    b) pp. 6 y ss.
  56. Traslado del CMT a Barcelona
  57. Reticencias al traslado del CMT a Barcelona
  58. estadístico de la Generalitat de Cataluña
  59. macroeconómicos de la ciudad de Barcelona, Barcelona en cifras 2010
  60. Anuario estadístico del ayuntamiento de Barcelona, datos de población estudiantil
  61. Ranking de las mejores uuniversidades del mundo
  62. Posición de ESADE en el ranking de mejores MBA del mundo
  63. Energías Renovables, el periodismo de las energías limpias
  64. «Barcelona quiere el coche eléctrico».
  65. «STA : Sociedad de Técnicos de Automoción».
  66. «TransMet Xifres 2012. Primera Corona STI (página 3)» (en catalán) (Adobe Flash). Autoritat del Transport Metropolità de Barcelona (2013). Consultado el 21 de mayo de 2013.
  67. Est. Autobusos Estació Fabra i Puig L'Estació Página oficial de la estación de autobuses (en catalán)
  68. Inauguración histórica del AVE a Barcelona, Excite, 20 de febrero de 2008.
  69. AENA. Estadísticas anuales 2013 AENA [Consultado: 31 de mayo de 2014]
  70. Tráfico de mercancías del puerto de Barcelona
  71. Memoria anual del puerto de Barcelona.
  72. Subirachs i Burgaya, 1986, p. 10.
  73. AA.VV., 1997, pp. 150-171.
  74. AA.VV., 1997, pp. 192-223.
  75. Subirachs i Burgaya, 1986, pp. 41-43.
  76. Fabre Huertas y Bohigas 1984, p. 148.
  77. Subirachs i Burgaya, 1989, p. 46.
  78. Lecea et al., 2009, pp. 415-416.
  79. Encuesta de usos lingüísticos de la población 2008 - [16]
  80. Fundació Privada Vila Casas
  81. web oficial de la Generalidad de Cataluña, Departamento de Cultura http://www20.gencat.cat/portal/site/CulturaDepartament/menuitem.facf868a4b99b3fe78537a95b0c0e1a0/?vgnextoid=7059196392930410VgnVCM1000008d0c1e0aRCRD&vgnextchannel=7059196392930410VgnVCM1000008d0c1e0aRCRD/
  82. Web oficial Generalidad Cataluña http://www.gencat.cat/presidencia/creusantjordi/2002/
  83. COI. «Página oficial del Comité Olímpico Internacional». Consultado el 13 de septiembre de 2009.
  84. COE. «Página oficial del Comité Olímpico Español». Consultado el 13 de septiembre de 2009.
  85. ESN. «Barcelona 1992. Vuelve el espectáculo». Consultado el 13 de septiembre de 2009.
  86. SEDEFIR. «BARCELONA 1992 / XXV OLIMPIADA.». Consultado el 13 de septiembre de 2009.
  87. José Carluccio. «Historia y Fútbol». Consultado el 13 de septiembre de 2009.
  88. El Mundo Deportivo. «Los Juegos Olímpicos de Barcelona». Consultado el 13 de septiembre de 2009.
  89. El Periódico de Cataluña. «El COI se decide por la sede catalana a la tercera votación». Consultado el 13 de septiembre de 2009.
  90. Ciudades hermanadas según la web del Ayuntamiento
  91. «SF, Barcelona Sign Sister-City Pact». cbs5.com (19 July 2010). Archivado desde el original el 24 July 2010. Consultado el 24 August 2010.
  92. Acuerdos de colaboración según la web del Ayuntamiento

Bibliografía[editar]

  • AA.VV. (1997). El llibre d'or de l'art català (en catalán). Barcelona: Edicions Primera Plana. 
  • Fabre, Jaume; Huertas, Josep M.; Bohigas, Pere (1984). Monuments de Barcelona (en catalán). Barcelona: L'Avenç. ISBN 84-85905-21-0. 
  • Lecea, Ignasi de; Fabre, Jaume; Grandas, Carme; Huertas, Josep M.; Remesar, Antoni; Sobrequés, Jaume (2009). Art públic de Barcelona (en catalán). Barcelona: Ayuntamiento de Barcelona y Àmbit Serveis Editorials. ISBN 978-84-96645-08-0. 
  • Subirachs i Burgaya, Judit (1986). L’escultura commemorativa a Barcelona fins al 1936 (en catalán). Barcelona: Els Llibres de la Frontera. ISBN 84-85709-49-7. 
  • Subirachs i Burgaya, Judit (1989). L’escultura commemorativa a Barcelona (1936-1986) (en catalán). Barcelona: Els Llibres de la Frontera. ISBN 84-85709-79-9. 
  • Web oficial de la fiesta de San Medir http://www.santmedir.org/?page_id=337&lang=es

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]