Bando sublevado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Bando Nacional»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Bando sublevado
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg
Bandera del bando nacional entre 1936 y 1938.
Operacional 1936 - 1939
Liderado por Francisco Franco
Emilio Mola
Miguel Cabanellas
José Sanjurjo
Gonzalo Queipo de Llano
Manuel Goded
Objetivos Deponer el gobierno de la Segunda República Española e instaurar una dictadura militar de corte fascista.
Regiones activas Flag of Spain (1931 - 1939).svg II República Española
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Zona nacional
Ideología nacionalismo español radical, anticomunismo, falangismo, fascismo, conservadurismo, monarquismo, tradicionalismo
Brazo político Falange Española, CEDA, Alfonsinos y Carlistas.
Aliados Flag of the NSDAP (1920–1945).svg Alemania nazi
Flag of Italy (1861-1946).svg Italia fascista
Bandera de Portugal. Portugal
(Tropas y suministros).
Enemigos Bando republicano
Actos criminales crímenes contra la humanidad, desaparición forzosa.[1] [2]
Principales atentados

Guerra Civil Española:

Estatus desaparecida
Tamaño 1 000 000 hombres

Bando sublevado es uno de los nombres dados por la historiografía contemporánea a los militares y organizaciones políticas que se alzaron en golpe de estado contra la Segunda República Española y la combatieron en la consiguiente Guerra Civil Española.[3] Tras ganar la guerra, Francisco Franco encabezó una dictadura que duró desde 1939 a 1975. Se estima que su fuerza de combate llegó a alcanzar durante la guerra una cifra cercana a 1 000 000 de hombres, entre miembros del Ejército, Armada, Guardia Civil, milicias de requetés, falangistas y unidades enviadas por la Alemania nazi y la Italia fascista.[4]

Otras denominaciones que recibe habitualmente son bando rebelde (principalmente en los medios anglosajones),[5] bando franquista (a partir del nombramiento de Franco como generalísimo y jefe de gobierno),[6] [7] bando nacionalista o bando insurrecto. Desde las filas republicanas, este bando fue denominado peyorativamente «bando faccioso» o «bando fascista».[3] [7] [8]

Estas diversas denominaciones vienen sustituyendo a «bando nacional»,[9] que es la denominación que utilizaron para sí mismos los sublevados durante y tras el conflicto,[10] [11] y que es considerado un término excluyente,[6] ya que sus oponentes republicanos también eran, en su mayoría, nacionales.[3] [12] [13] Asimismo, «bando nacional» es también considerado por diversos autores un término propagandístico.[14]

Dicho bando estaba apoyado por una variedad de grupos políticos que se oponían a la Segunda República española, como Falange Española de las JONS, los monárquicos carlistas de la Comunión Tradicionalista, los monárquicos alfonsinos de Renovación Española, la mayor parte de la CEDA, la Lliga Regionalista o el Partido Nacionalista Español. En 1937, los dos primeros fueron obligados a fusionarse en Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista, el partido único del nuevo régimen. Los demás partidos fueron suprimidos y sus afiliados debieron pedir el ingreso individualmente en FET y de las JONS.

Estructura militar[editar]

Ejército sublevado[editar]

En beige, áreas controladas por los sublevados al inicio de la guerra. En rosa aparecen las zonas donde no triunfó la rebelión.

El recibimiento a la Segunda República Española fue negativo desde su advenimiento por parte de un sector del Ejército español. Las tramas y pronunciamientos se sucedieron desde su instauración, y algunas decisiones del gobierno republicano, especialmente la Ley Azaña, crearon un gran descontento en la jerarquía militar. Aunque los militares las aceptaron de forma disciplinada, incluso los llamados "africanistas" que eran a quien más afectaba, la posibilidad de una revuelta armada fue tomando cuerpo a lo largo del período republicano. El cuerpo más preparado de las fuerzas armadas era el Ejército Español de África, que fue el primero en rebelarse contra la república el 18 de julio de 1936. Generales de gran peso específico en el ejército como Emilio Mola, Francisco Franco, José Sanjurjo, Gonzalo Queipo de Llano y Manuel Goded participaron en la conspiración que provocó la guerra civil.[15]

Además de las Divisiones Militares donde triunfó la rebelión, los cuerpos de élite del Ejército de África, La Legión y Regulares participaron activamente en la guerra junto al bando franquista. Se estima que éste llegó a aglutinar a unos 800 000 soldados.[16]

Entre las fuerzas de la Guardia Civil existió una gran división tras la rebelión militar que se inició en el norte de África. Algunos autores sostienen que el 50% de los guardias era partidario de la república, aunque debe tenerse en cuenta que a partir de 1937, el cuerpo dejó de existir en la zona republicana, al pasar sus miembros a formar la Guardia Nacional Republicana.

En la época, estaba organizada en 24 Tercios y 30 Comandancias, e integrada por 34 391 hombres.[17] En los primeros meses de la contienda, los guardias civiles leales al gobierno republicano portaban un brazalete rojo que les distinguía de los que se unieron al golpe militar.

Falangistas[editar]

Falange Española fue una de las fuerzas políticas más activas contra la república, practicando el asesinato y el terrorismo. Durante el conflicto, paramilitares falangistas participaron activamente en la represión ejercida por los sublevados.[18] Numerosas unidades quedaron en la retaguardia encargadas de esta labor y, aunque en gran medida operaron como mero brazo ejecutor de los mandos militares, también ejercieron acciones de forma autónoma, principalmente durante los años 1936 y 1937.[19]

Falange tenía autorización para detener personas, trasladar presos, interrogar en sus propios cuarteles e incautar armas y todo tipo de bienes,[20] y a esta organización se atribuye gran parte de los desaparecidos del franquismo que reposan en fosas comunes[21] y que se encarga de localizar la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Requetés[editar]

Los Requetés eran las fuerzas paramilitares carlistas y, estructurados por José Enrique Varela y dirigidos por Ricardo Rada, tomaron parte activa en favor de los rebeldes. En la noche del día 18 al 19 de julio se concentraron en Pamplona 6.000 Requetés, lo que le garantizó el éxito de la sublevación en Navarra.[22] Se calcula que alrededor de 60 000 participaron en la Guerra Civil Española, organizados en 41 tercios.[23] Tuvieron una notable actuación en las primeras semanas de la guerra en Navarra, Álava y La Rioja,[24] Se distinguieron también como una de las facciones más violentas del conflicto.[25]

Apoyo extranjero[editar]

Las dos potencias que se distinguieron por su apoyo a la causa franquista fueron la Alemania nazi y la Italia fascista. La participación militar de estos dos países resultó decisiva para decantar la victoria del lado rebelde, sobre todo gracias al dominio del espacio aéreo logrado.[26]

Alemania[editar]

Adolf Hitler apoyó a los sublevados mediante el envío a España de la Legión Cóndor, y miles de técnicos y asesores militares. Esta participación alemana constituyó una prueba para sus nuevos modelos de armas y tácticas. Se probaron los cazas Messerschmitt Bf 109 y Junkers Ju 87 A/B y los bombarderos Junkers Ju 52 y Heinkel He 111. Estas unidades pusieron en práctica sus tácticas de bombardeo sobre ciudades, que tuvieron como culmen el bombardeo de Guernica.[27]

La Legión hizo su último desfile oficial en España el 22 de mayo de 1939; cuatro días después 5.136 oficiales y soldados alemanes salieron en barco hacia Alemania, llevándose con ellos unas 700 toneladas de equipo y la mayor parte de los aviones que quedaban.

Técnicos y militares alemanes junto a un bombardero Heinkel He 111 de la Legión Cóndor en 1938. La superioridad aérea otorgada a los sublevados por la llegada de la Luftwaffe sólo pudo ser contrarrestada por la República con la llegada de la aviación soviética.

Italia[editar]

Benito Mussolini envió a España al Corpo Truppe Volontarie y la Aviación Legionaria. Aportó cuatro «submarinos legionarios» a la flota de Franco y le vendió cuatro destructores y dos submarinos. Italia tenía en España tres divisiones completas y , mientras la Alemania nazi cobraba inmediatamente la ayuda material, Italia ofrecía la ayuda prácticamente gratuita. Además, Mussolini colaboró con cerca de 300 aviones a la causa rebelde.[28] La aviación legionaria italiana realizó 782 ataques aéreos en la costa mediterránea española controlada por los republicanos, lanzando 16.558 bombas.[29] En cuanto a fuerzas de tierra, casi 45 000 soldados italianos participaron en la guerra española.

Otros[editar]

Además del importante apoyo alemán e italiano, otros dos contingentes participaron en la guerra apoyando al bando sublevado, procedentes de Portugal e Irlanda:

  • El Estado Nuevo portugués del dictador António de Oliveira Salazar simpatizó con la rebelión desde el primer momento. Dado que una intervención directa en la guerra del lado sublevado podría acarrear problemas internos a Salazar,[30] se llevó a cabo el reclutamiento de voluntarios, que bajo el apodo de Os Viriatos participaron integrados en unidades nacionales. El número de portugueses que participaron en el conflicto oscila entre los 8 000 y los 12 000, según versiones.
  • Desde el Estado Libre Irlandés llegó la Irish Brigade, reclutada por el militar profascista Eoin O'Duffy, general del Ejército Republicano Irlandés. Esta brigada, que llegó a España en diciembre de 1936, llegó a reunir unos 700 voluntarios, que tuvieron un papel meramente simbólico en la guerra. Debido a su indisciplina, quedaron relegados a operaciones irrelevantes, y en abril de 1937 retornaron a Irlanda.[31]

Estructura política[editar]

José Antonio Primo de Rivera fue el fundador y líder de Falange Española. El protagonismo de esta formación en los disturbios sociales acontecidos durante la II República Española, mediante actos de intimidación, asesinatos y terrorismo, y su apoyo manifiesto al golpe de Estado del 18 de julio fueron las razones esgrimidas por el gobierno republicano para su fusilamiento.

Las organizaciones políticas que apoyaban a los sublevados tenían varios nexos comunes, como las ideologías nacionalistas, conservadoras y anticomunistas y un fuerte arraigo católico. Tras el conflicto militar, Franco consiguió unificar todas estas formaciones en un único partido, la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista, concebido como la rama política del denominado Movimiento Nacional.[32]

CEDA[editar]

La Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) era una alianza de partidos políticos católicos de derechas, gestada durante el bienio progresista de la II República.[32] Liderada por José María Gil-Robles, era el gran partido de masas de la derecha española durante la República, presentada desde su fundación como una alternativa no sólo al Frente Popular, sino a la República en general.[33]

Ya beligerante con la República desde su fundación, el fusilamiento en los primeros días de la guerra, de destacados miembros del partido, como Federico Salmón, Dimas de Madariaga, Ricardo Cortés Villasana, Juan Bautista Guerra García, Antonio Bermúdez Cañete y Romualdo Alvargonzález, provocó la definitiva adhesión del partido al bando sublevado.

Falange Española[editar]

Falange Española, partido político de ideología fascista, fue fundado por José Antonio Primo de Rivera en 1933. Nació apoyada por las fuerzas reaccionarias y partidos de la derecha que la utilizaron como fuerza de choque. No consiguió un apoyo popular significativo, pero sus frecuentes razias y enfrentamientos con los grupos más radicales de la izquierda, sus actos violentos y asesinatos contribuyeron a crear un clima de inseguridad y violencia propicio para las intentonas militares.[34]

Tanto Primo de Rivera como Onésimo Redondo, líder de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista, fueron asesinados en los primeros meses de la guerra. Los falangistas tuvieron un papel decisivo en la brutal represión llevada a cabo por los sublevados durante el conflicto.

Monárquicos[editar]

Pese a formar dos facciones antagónicas y enfrentadas desde su misma formación, dos movimientos monárquicos se alinearon contra la República desde su proclamación: los Carlistas y los Alfonsinos. Estos dos grupos se integraron en el bando rebelde y tuvieron desigual protagonismo en la Guerra Civil Española.

Carlistas[editar]

La Cruz de Borgoña, enseña tradicional de los ejércitos españoles, fue adoptada por los Carlistas como enseña propia, y utilizada por los Tercios de Requetés que combatieron en la Guerra Civil Española.

El Carlismo, movimiento político tradicionalista y legitimista de carácter antiliberal y contrarrevolucionario, surgió en España en el siglo XIX, con el objetivo principal del establecimiento de una rama alternativa de la dinastía de los Borbones en el trono español. Desde la proclamación de la Segunda República Española, los carlistas comenzaron a organizarse militarmente.[35] En las elecciones generales de España de 1936, el Partido Carlista consiguió 10 escaños en las candidaturas de la derecha.

En abril de 1936, los carlistas planificaron su propio levantamiento armado contra la República, bajo la dirección de Manuel Fal Conde y José Luis Zamanillo, que habían formado la Junta Suprema Militar Carlista. El plan fue descubierto y detenido por las autoridades de la república.[36] No obstante, la facción paramilitar carlista, los Requetés, tuvieron un importante papel en la guerra, distinguiéndose por su extrema violencia.[24]

Alfonsinos[editar]

Billete emitido por el bando sublevado en octubre de 1937 con el escudo de la monarquía de Alfonso XIII.

Los monárquicos alfonsinos eran la facción política que, durante la II República, propugnaba la vuelta a la monarquía como sistema político, y la restauración de la rama isabelina de la dinastía. Su pretendiente era Alfonso XIII de España, que debió abdicar como monarca tras las Elecciones municipales del 12 de abril de 1931, cuyos resultados fueron interpretados como un rechazo del pueblo hacia su reinado. Sus partidarios se integraron en Renovación Española, un partido político monárquico fundado por los destacados alfonsinos Antonio Goicoechea y el Conde de Vallellano.

Los alfonsinos no se distinguieron por una importante actividad en este período, pero apoyaban a los diversos movimientos desestabilizadores que surgieron.[cita requerida] Juan de Borbón, hijo del rey exiliado Alfonso XIII, pretendió unirse a las filas sublevadas en agosto de 1936, pero los generales al mando de la rebelión rechazaron su participación,[n. 1] ante el temor de una división entre los dos grupos monárquicos.[37]

Notas al pie[editar]

  1. Algunos autores sostienen que la decisión de impedir a don Juan de Borbón participar en la guerra partió de Mola, mientras que otros apuntan directamente a Franco.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Notas[editar]

  1. El País«El País, 17/10/2008, Garzón atribuye a Franco un plan de exterminio sistemático de los "rojos"» Consultado el 27 de enero de 2012
  2. BBC World «BBC, 16/10/2008, La Historia detrás de la decisión» Consultado el 27 de enero de 2012
  3. a b c Alonso Plaza, José Manuel. «EL BOMBARDEO DE CHIVA DEL 3 DE DICIEMBRE DE 1938. UN MODELO DE ANÁLISIS.» Consultado el 23 de enero de 2012
  4. El Mundo «Los apestados de la Guerra Civil» Consultado el 23 de enero de 2012
  5. «Germany and Italy recognise rebel government». The Guardian. 19 de noviembre de 1936. Consultado el 4 de febrero de 2014. 
  6. a b El País «Rebeldes, sublevados o franquistas; no nacionales.» Consultado el 24 de enero de 2012
  7. a b La Esfera de los Libros «Militares italianos en la Guerra Civil ESspañola» Consultado el 23 de enero de 2012
  8. Revista Internacional «España 1936, Franco y la República masacran al proletariado» Consultado el 23 de enero de 2012
  9. Moreno Gómez, Francisco. 1936: el genocidio franquista en Córdoba. Editorial Crítica, 2008. ISBN 84-7423-686-X, p. 532:

    «Por cierto, nos sorprende la denominación de "nacional", propia de otros tiempos. Para el autor, los franquistas ni son rebeldes ni golpistas ni sublevados ni antidemócratas, sino simplemente "nacionales"».

  10. Herr, Richard. España contemporánea, Marcial Pons Historia, 2004, ISBN 849537975, p. 281
  11. Revista Andaluza de Comunicación «Los civiles, como víctimas de la guerra y de la propaganda. El ejemplo de la guerra civil española (1936-1939)» Consultado el 23 de enero de 2012
  12. CIERE «TERGIVERSACIONES DE NUESTRO PASADO: UNA VISIÓN REPUBLICANA DE NUESTRA HISTORIA.» Consultado el 23 de enero de 2012
  13. Instituto Cervantes «Eufemismos y disfemismos en los periódicos españoles» Consultado el 23 de enero de 2012
  14. Nerín, Gustau. La guerra que vino de África. Editorial Crítica, 2005. ISBN 84-8432-618-7, p. 195
  15. Preston 1994, págs. 196, 199.
  16. Hugh Thomas. Historia de la Guerra Civil Española. Capítulo 42, pág. 817.
  17. Guerra Civil Española 1936 «Unidades: La Guardia Civil» Consultado el 23 de enero de 2012
  18. "No hay un aspecto aislado en la historia de la Falange que oscurezca tanto su reputación y su papel –ciertos o supuestos- como la represión en la zona nacional, particularmente durante los años 1936 y 1937". Payne 1997. Pg. 387
  19. Payne 1997. Cap. Los falangistas en la represión
  20. Vega Sombría, Santiago; Aróstegui, Julio. De la esperanza a la persecución: la represión franquista en la provincia de Segovia. Editorial Crítica, 2005. ISBN 84-8432-612-8, p. 89
  21. Thomàs, Joan Maria. La Falange de Franco: fascismo y fascistización en el régimen franquista, 1937-1945. Plaza & Janés, 2001. ISBN 84-01-53052-0. p. 98, 101, 102
  22. Canal, p. 326
  23. Canal, p. 329
  24. a b Canal, p. 328
  25. Canal, p. 328-329
  26. Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores «El desarrollo aeronáutico de los años treinta y su influencia en la Guerra Civil Española.» Consultado el 23 de enero de 2012
  27. El Mundo «Las verdaderas causas de Guernica» Consultado el 23 de enero de 2012
  28. UCM «El Mediterráneo, campo de batalla de la Guerra Civil española: la intervención naval italiana. Una primera aproximación documental», por José Miguel Campo Rizo (Departamento de Historia Contemporánea. UNED. de Madrid).
  29. Heiberg, Morte (2004). Emperadores del Mediterráneo: Franco, Mussolini y la guerra civil española. Barcelona: Crítica. ISBN 84-8432-470-2, p. 133
  30. Othen, Christopher. Franco's International Brigades (Reportage Press 2008), p. 78
  31. Público «Irlandeses del lado de Franco» Consultado el 24 de enero de 2012
  32. a b Navarro García, Clotilde. La educación y el nacional-catolicismo. Univ de Castilla La Mancha, 1993. ISBN 84-88255-21-7, pp. 36-37
  33. Thomas, p. 131
  34. Río Cisneros, Agustín del. Los procesos de José Antonio. Ediciones del Movimiento, 1969. ISBN 84-225-0542-8, p. 112-113
  35. Caro Baroja, Julio. Historia general del pais Vasco, Volumen 12. Haranburu, 1982. ISBN 84-7407-130-5, p. 62
  36. Canal, p. 301-312
  37. Bolinaga, Íñigo. Breve historia de la guerra civil española. Ediciones Nowtilus S.L., 2009. ISBN 84-9763-579-5, p. 119

Enlaces externos[editar]