Bandera del Reino de Nápoles

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Emblemas heráldicos de los reinos de Sicilia (izquierda), Nápoles (centro) y Aragón (derecha) en guiones y gualdrapas de los caballos en las exequias por la muerte en 1558 de Carlos I de España.[1]

A lo largo de la historia del Reino de Nápoles se adoptaron varias banderas, al variar de las dinastías reales o gobiernos que administraron su territorio.

Época normanda[editar]

Bajo el dominio normando de la Casa de Altavilla, Nápoles fue parte del Reino de Sicilia.[2]

Bandera angevina[editar]

La primera bandera del Reino de Nápoles fue la adoptada por Carlos I de Anjou. Es la evolución de su escudo de armas, de azur sembrado de flores de lis de oro al lambel recortado a tres pendientes de gules.[2] El lambel es a menudo representado de una forma típica, conocida como jefe de Anjou o jefe de Nápoles.

Bandera aragonesa[editar]

La bandera aragonesa fue llevada a Nápoles por el primer soberano ibérico de Italia, Alfonso V de Aragón o Alfonso I de Nápoles, que adoptó tanto el Señal Real de Aragón como una nueva bandera local, concebida con la unificación de la corona del rex Trinacriae, rey de Trinacria o de la Sicilia aragonesa (la Sicilia propiamente dicha) y del rex Siciliae, rey de la Sicilia angevina (o sea el Reino de Nápoles) en el título de rex Utriusque Siciliae, rey de las Dos Sicilias: de hecho, en época medieval, la isla de Sicilia era dicha Sicilia ultra Pharum, "Sicilia más allá del faro", y la Italia meridional Sicilia citra Pharum, "Sicilia de acá del faro", refiriéndose al Faro de Messina.

La bandera del rex Utriusquae Siciliae fue constituida por la unión de las barras de Aragón con los símbolos angevinos de la antigua bandera napolitana, a los que se habían añadidos los escudos del Reino de Jerusalén y del Reino de Hungría, heredados por Ladislao I de Nápoles.[2]

Virreinato francés, español y austríaco[editar]

Con la guerra de Nápoles (1501-1504) el Reino fue ocupado por Luis XII de Francia, hasta cuando, en enero de 1504, los franceses se retiraron hacia el norte, cediendo la totalidad del Reino de Nápoles a Aragón mediante el tratado de Lyon.

A la muerte de Fernando II, en 1516, el Reino se convirtió en virreinato español, en cuya condición quedaría hasta 1707, cuando fue conquistado por las tropas austríacas durante la Guerra de Sucesión Española.

Desde entonces (formalmente desde 1713, con el Tratado de Utrecht) hasta 1734, el Reino de Nápoles fue parte del Sacro Imperio Romano Germánico como virreinato habsbúrgico.

Las banderas adoptadas fueron las de los estados conquistadores (entre paréntesis, los años de utilización en Nápoles).

Bandera borbónica[editar]

En 1734 el reino fue conquistado por la armada española, durante la Guerra de Sucesión polaca. El Reino de Nápoles y el Reino de Sicilia fueron reconocidos como independientes bajo una rama menor de los Borbones de España, dando inicio a la Casa de Borbón de Nápoles, luego conocida como Casa de Borbón-Dos Sicilias. El primer soberano fue Carlos III, futuro rey de España. Después de la Restauración, en 1816, los Reinos de Nápoles y Sicilia fueron unificados en una única entidad política, el Reino de las dos Sicilias, que duró hasta la Unificación de Italia en 1861.

La bandera constaba del escudo de la familia real sobre fondo blanco, color de los Borbones. En 1848, con ocasión de la Primera Guerra de la Independencia Italiana, fue adoptada una bandera con un borde rojo y otro verde, formando con el blanco los colores italianos. En 1860 fue adoptado el tricolor italiano cargado del blasón borbónico, que fue utilizado hasta la caída del Reino de las dos Sicilias.[3]

Bandera republicana[editar]

En 1799 fue proclamada la República Napolitana, fruto de las campañas napoleónicas en Italia. La bandera fue inspirada en el tricolor francés, con el oro en lugar del blanco para formar con el rojo los colores de la ciudad de Nápoles.[3]

Banderas napoleónicas[editar]

Desde 1806 hasta 1808, José Bonaparte gobernó el Reino de Nápoles por nombramiento de su hermano Napoleón, después de la conquista del Mezzogiorno por parte de las tropas francesas. José había sido embajador en la República Romana (1798-1799), que tuvo una bandera inspirada en la francesa, con el negro, color del dragón capitolino, en lugar del azul. En la hora de elegir una bandera para Nápoles, el nuevo rey retomó los colores de la revolución romana, adoptando una bandera de tres franjas horizontales blanca, roja y negra.

Su sucesor, Joaquín Murat, confirmó estos colores en la primera bandera de su reinado, pero los dispuso de modo tal que formaran un rombo, según la costumbre de los revolucionarios italianos a los tiempos de Napoleón. Además colocó en el centro el nuevo escudo del Reino, con una corona, un águila de oro azorada en un campo de azur, símbolo del Imperio francés, un caballo negro sobre un fondo dorado para representar a Nápoles, y el trisquel siciliano.[3]

Este blasón también destacaba en la segunda bandera de Murat, de fondo azul rodeado por un marco rectangular ajedrezado de rojo y blanco, que retomaba los colores de la Casa de Altavilla.[3]

Referencias[editar]

  1. Alberto Montaner Frutos, El señal del rey de Aragón: Historia y significado, Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 1995, p. 185, LÁM. XVII. ISBN 84-7820-283-8.
  2. a b c Silvio Vitale, "Lo stemma delle Due Sicilie. Origini e Storia", en eleaml.org
  3. a b c d Napoli Due Sicilie, en rbvex.it