Bandera de los Países Bajos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera de los Países Bajos

Bandera de los Países Bajos

Datos generales
Uso FIAV 111111.svgFIAV normal.svg
Proporción 2:3
Adopción 19 de febrero de 1937
Colores      Rojo bandera     Blanco     Azul
Diseño Tres franjas horizontales, la superior de color rojo, la intermedia de color blanco y la inferior de color azul.

La bandera de los Países Bajos se divide en tres franjas horizontales del mismo grosor. Los colores de la bandera son el rojo, el blanco y el azul. Está regulada actualmente por un Real Decreto de febrero de 1937. Se trata de una de las tricolores más antiguas que existen en vigor.

Ducado de Borgoña y dominio de la Casa de Austria[editar]

FIAV historical.svgBandera de las 17 provincias

La actual bandera tricolor no es la primera bandera de los Países Bajos.

Cuando a finales del siglo XV, la mayor parte de las provincias estaban unidas bajo una sola autoridad, en los combates solían utilizar una sola bandera: la del Duque de Borgoña, que llevaba la Cruz de Borgoña y que estaba compuesta por dos ramas de laurel rojo en forma de aspa sobre campo blanco, con unas llamas que salían de las intersecciones. Siguió siendo la bandera de las provincias holandesas bajo el dominio de la Casa de Austria.

Provincias Unidas[editar]

La versión tribarrada de la Prinsenvlag fue el primitivo pabellón nacional de los Países Bajos.

Prinsenvlag[editar]

La Prinsenvlag es una bandera de origen neerlandés consistente en tres franjas horizontales naranja, blanco y azul celeste, todas ellas de igual anchura.

Cuando los Países Bajos se sublevaron contra el rey Felipe II de España, los rebeldes combatían con los colores naranja, blanco y azul, los colores del Príncipe de Orange. La bandera tricolor se convertiría en el símbolo del Príncipe de Orange y recibió el nombre de Prinsenvlag (“la bandera del Príncipe”).

En su día fue la enseña nacional de las Provincias Unidas de los Países Bajos y de la República de Sudáfrica. En la actualidad conserva aún en dichos países una fuerte carga identitaria. No se sabe cuándo se desplegó por primera vez, pero aparece en ilustraciones que datan del comienzo de la Guerra de la Independencia.

Los orígenes de la bandera se encuentran en la revuelta contra los españoles que tuvo lugar en los Países Bajos tras la imposición del duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo, como gobernador. Los rebeldes se agruparon en torno a Guillermo el Taciturno, príncipe de Orange y duque de Nassau, que fue nombrado estatúder de Holanda y Zelanda tras la declaración de independencia de las Provincias Unidas en 1581.

Naranja, blanco y azul celeste[editar]

Los colores de las armas de Guillermo el Taciturno, naranja, blanco y azul celeste, fueron adoptados como enseña por los mendigos del mar, corsarios holandeses que progresivamente se fueron haciendo con los puertos costeros de las zonas septentrionales de los Países Bajos Españoles.

Aparecieron múltiples modelos con estos colores, en las que figuraban motivos de todas clases: franjas horizontales, ajedrezados y combinaciones de los emblemas heráldicos de las provincias de Holanda (león) y de Zelanda (olas marinas).

Una de las versiones primitivas de la Prinsenvlag, que constaba de siete barras.

Sin embargo, pronto se popularizaron banderas diferentes, denominadas popularmente con la expresión Prinsenvlag ("la bandera del Príncipe"):

La primera de ellas constaba de tres franjas alternativas naranja, blanco y azul, mientras que en la segunda el número total de franjas ascendía a siete, representando a las siete repúblicas que componían las Provincias Unidas. A veces hubo seis o incluso nueve franjas horizontales, así como la forma de rayos que radiaban de un centro.

Los colores no tenían un orden fijo y no fue hasta finales del siglo XVI que se alcanzó cierta uniformidad.

Rojo, blanco y azul[editar]

Después de 1630, la franja naranja fue sustituida poco a poco por una roja, como así se puede apreciar en cuadros de la época.

Teniendo en cuenta que no había ninguna razón política para quitar el naranja, la explicación puede residir en el hecho de que el naranja y el azul celeste son dos colores apagados y mucho más difíciles de distinguir en el mar que el rojo y el azul marino.

Cualquiera que sea la razón, lo que sí es seguro es que desde 1630 aproximadamente la bandera nacional siempre ha sido de color rojo, blanco y azul y que siempre se le ha llamado la bandera del Príncipe.

Sin embargo, se siguió utilizando la bandera naranja, blanca y azul, aunque apareció una tercera bandera oficial, la bandera de los Estados Generales.

En un principio, llevaba el león “de gules” (rojo) del escudo de armas de la provincia de Holanda sobre un campo dorado, y más tarde, un león dorado sobre un campo rojo.

Aunque se utilizaba menos la bandera de los Estados Generales, ésta no era incompatible con la bandera del Príncipe, como así lo testimonian algunos cuadros de barcos y de batallas navales.

Estas dos banderas ondeaban fraternalmente una junto a la otra, ilustrando así lo compleja que era la estructura de poder de aquella época, teniendo por un lado al Estatúder, que era siempre un miembro de la Casa de los Orange, y por otro lado, a los Estados Generales.

Revolución Francesa[editar]

En los Países Bajos, la revolución (a finales del siglo XVIII) y la ocupación francesa también resultaron en otra bandera. Se prohibió el nombre de Prinsenvlag.

Se mantuvo el rojo, blanco y azul (con el visto bueno de Francia), pero en 1796 se embelleció la franja roja con una imagen alegórica del país.

La figura, femenina, con un león a sus pies, llevaba en una mano un escudo con las fasces romanas y en la otra un gorro frigio enastado en una lanza como símbolo de la libertad.

Esta bandera tuvo una vida tan corta como la de la República Bátava, para la que fue creada.

Luis Bonaparte, que fue nombrado rey de Holanda por su hermano, el emperador Napoleón, quería llevar una política puramente holandesa respetando en la medida de lo posible los sentimientos patrióticos de la población.

Mandó quitar la alegoría holandesa de la bandera restableciendo así la bandera tricolor. Sin embargo, su política proneerlandesa provocó un conflicto con el emperador, y así se produjo la anexión de los Países Bajos por el Imperio francés.

La bandera francesa fue sustituida por los emblemas del Imperio.

Reino de los Países Bajos[editar]

Estado libre de Orange

En 1813, los Países Bajos recuperaron su independencia y el Príncipe de Orange, exiliado en el Reino Unido, regresó al país.

Volvió a aparecer la bandera tricolor que había estado escondida en los desvanes durante años, a la espera de tiempos mejores.

Como muestra de apoyo a la Casa de los Orange, la población enarbolaba tanto la bandera naranja, blanca y azul como la roja, blanca y azul, ya que no se había establecido cuál de las dos banderas era el emblema nacional.

Hasta hace poco tiempo, ambas banderas eran igual de oficiales, aunque la bandera roja, blanca y azul era la que más se enarbolaba, especialmente en los edificios públicos.

Antiguo estandarte real de los Países Bajos (1815-1908) formado por la bandera y el escudo del país

Por otro lado, los colonos holandeses en Sudáfrica pidieron al monarca un diseño de bandera, y en 1854, éste les envió la primera bandera del Estado Libre de Orange.

La bandera roja, blanca y azul también fue elegida por el rey Guillermo I como estandarte real con el escudo de armas de los Países Bajos sobre la franja blanca.

Fue en esa misma época cuando surgió asimismo la costumbre de que la bandera nacional ondeara junto con un pendón naranja, como símbolo de fidelidad a la Casa de los Orange.

Véase también[editar]

Enlace externo[editar]