Balanitis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Balanitis
Inflammation of the glans penis and the preputial mucosa.jpg
Inflamación de la mucosa del glande y prepucio
Clasificación y recursos externos
CIE-10 N48.1
CIE-9 607.1
DiseasesDB 1229
MedlinePlus 000862
eMedicine emerg/51
MeSH D001446
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

La balanitis (del griego βάλανος, «bellota», en relación a la forma del glande; e -itis, inflamación) es la inflamación del glande del pene. Cuando también se afecta el prepucio, se denomina balanopostitis.

Etiopatogenia[editar]

Los signos típicos de la balanitis.

La inflamación se puede deber a una infección (de tipo bacteriano, micótico o viral), pero también podría deberse al uso de jabones inadecuados (irritantes). Por otra parte, la balanitis puede ser un síntoma de otras enfermedades inflamatorias o dermatológicas, como el artritis reactiva y el liquen escleroatrófico. La falta de aireación e higiene pueden hacer que el esmegma produzca inflamación y edema. La multitud de causas hace que se requiera un tratamiento específico para cada una.[1]

Circuncisión[editar]

Algunos estudios indican que la balanitis es más frecuente en varones sin circuncidar.[2] [3] [4] [5] [6] Sin embargo, Van Howe encontró casos de balanitis sólo en varones circuncidados.[7] El estudio de Van Howe fue criticado por la poca cantidad de varones circuncidados incluidos en el mismo.[6]

Higiene genital[editar]

Muchos estudios sobre la balanitis no estudian la influencia de los habitos higiénicos genitales del paciente. Sin embargo, O'Farrel describió que la falta de lavado completo del pene, incluyendo la retracción del prepucio en varones sin circuncidar es más común en pacientes con balanitis.[8] No obstante, Birley encontró que el «excesivo» lavado genital con jabón podría ser un factor contribuyente de balanitis.[9]

Epidemiología[editar]

Escala y Rickwood examinaron cien casos de balanitis infantil en 1989, y concluyeron que el riesgo en sujetos sin circuncidar no excedía el 4%.[10] Øster describió la ausencia de balanitis en la observación de 9545 varones daneses sin circuncidar.[11] En niños que aún utilizan pañales, es necesario distinguir la posible balanitis del eritema normal causado por la dermatitis.[12]

Mientras que cualquiera puede desarrollar balanitis, es más probable que ocurra en varones que tienen un prepucio más estrecho, en los que es difícil retraerlo y mantener una higiene correcta. La diabetes, especialmente si la glucemia está mal controlada, es un factor de riesgo de balanitis.

Diagnóstico[editar]

El diagnóstico incluye una buena anamnesis y una exploración cuidadosa, conociendo los hábitos higiénicos, sexuales y culturales del paciente. Una posibilidad más avanzada es la biopsia.[1]

Complicaciones[editar]

La balanitis puede causar edema,[13] originando fimosis o imposibilidad para retraer el prepucio hacia atrás. La causa es la adherencia del prepucio al glande inflamado.[1] [5] [13]

Balanitis especiales[editar]

Balanitis plasmocítica[editar]

La balanitis plasmocítica, también llamada balanitis circumscripta plasmacellularis o balanitis de Zoon, es una infrecuente dermatosis benigna del pene, de origen idiopático.[14] La circuncisión es el tratamiento de elección.[14] [15] [16] Este tipo de balanitis causa inflamación de la dermis del pene donde el plasma asciende a la superficie causando en los casos más agudos, el sangramiento indoloro por los poros de la dermis y picor. Es usualmente confundido con el síndrome de Keyrath asociado al arsenisismo. También se han utilizado con eficacia tratamientos como el láser de dióxido de carbono,[17] y más recientemente, el láser YAG con erbio se ha demostrado como una buena opción para evitar la ciruncisión.[18] Otro estudio describió la recurrencia del 40% de los pacientes tratados con CO2.[19] El tratamiento ambulatorio con cremas dermatológicos a base de corticoides (acetato de dexametazona al 0.04%) y una buena higiene y la precaución de secar la zona de aplicación ha demostrado tener buenos resultados.

Liquen escleroso o Balanitis Xerotica Obliterans[editar]

El Liquen escleroso conocido también como Balanitis Xerotica Obliterans es una enfermedad cutanea de carácter inflamatorio crónico. No se conoce la causa.

Es similar a otras enfermedades dermatológicas como la psoriasis o la esclerodermia que tienen patogénesis autoinmunitaria.

Durante muchos años se pensó que fuese la consecuencia de infecciones transmitidas por vía sexual: el descubrimiento del Liquen escleroso también en los niños excluye esta opción.

La Balanitis Xerotica Obliterans(BXO) puede afectar cualquier zona cutánea pero sobre todo se concentra en la zona genital. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres. El número de casos de esta enfermedad está creciendo en los últimos años.

Es poco conocida y poco tenida en cuenta porque los pacientes son visitados por diversos especialistas (dermatólogos, ginecólogos, urólogos, pediatras) y, en consecuencia, la terminología (leucoplachia, liquen, balanite xerotica obliterans, etc), los métodos de diagnosis y las terapias pueden ser diferentes. Los dermatólogos no suelen hacer exploraciones precisas de los genitales y los urólogos o ginecólogos no hacen exámenes cutáneos. Sobre todo en los hombres la patología no se trata adecuadamente con consecuencias graves.

La enfermedad está caracterizada por un progresivo endurecimiento y cicatrización blancastro de los tejidos.

En casos más avanzados se aconseja eliminar la piel atrófica y retraída mediante cirugía. Si existe fimosis debe realizarse la circuncisión y si se ha producido una estrechez del meato urinario debe realizarse una meatotomía. Pero se puede curar sin cirugía, simplemente con un aparato de tracción que estimule la renovación celular.

Balanitis circinada[editar]

La balantitis circinada o circinata es una dermatitis anular serpiginosa asociada con el artritis reactiva.

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Edwards S. Balanitis y balanopostitis: una revisión. Genitourin Med 1996;72(3):155-9. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés
  2. Fergusson DM, Lawton JM, Shannon FT. Circunsión neonatal y problemas de pene: un estudio longitudinal de 8 años. Pediatrics 1988;81(4):537-41. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  3. Herzog LW, Alvarez SR. Frecuencia de problemas de prepucio en niños sin circuncidar. Am J Dis Child 1986; 140: 254-6. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  4. Fakjian N, Hunter S, Cole GW, Miller J. Un argumento a favor de la circuncisión. Prevención de la balanitis en el adulto. Arch Dermatol 1990 Aug;126(8):1046-7. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  5. a b Leber M. Balanitis. eMedicine.com. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  6. a b Waskett JH. Balanitis y el varón sin circuncidar. Pediatrics. P3R Response (12 Jun 2005). Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  7. Van Howe RS. Variaciones en la apariencia del pene y hallazgos en el pene: un estudio prospectivo. Brit J Urol 1997;80:776-82. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  8. O'Farrell N, Quigley M, Fox P. Asociación entre el prepucio intacto y habitos insuficientes de higiene genital en varones: un estudio cruzado. Int J STD AIDS 2005 Aug;16(8):556-9. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  9. Birley HDL, Luzzi GA, Bell R. Características clínicas y manejo de la balanitis recurrente: asociación con la atopia y la higiene genital. Genitourin Med 1993;69(5):400-3. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  10. Escala JM, Rickwood AMK. Balanitis. Brit J Urol 1989;63:196-7. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  11. Øster J. Características clínicas y manejo de la balanitis recurrente: asociación con la atopia y la higiene genital. Arch Dis Child 1968;43:200-3. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  12. Simpson ET, Barraclough P. Manejo del prepucio pediátrico. Aust Fam Physician 1998;27(5):381-3. Último acceso el 17 de enero de 2008. En inglés.
  13. a b Chow KW. Balanitis y otras patologías genitales. Social Hygiene Handbook. Hong Kong.
  14. a b Keogh G. Balanitis circumscripta plasmacellularis. eMedicine.com. Último acceso el 18 de enero de 2008. En inglés.
  15. Pellice i Vilalta C, Casalots i Casado J, Cosme i Jimenez MA. Balanopostitis de Zoon. Nota preliminar. Arch Esp Urol 1999 Jan-Feb;52(1):69-72. Último acceso el 18 de enero de 2008.En inglés.
  16. Buechner SA. Patologías dermatológicas frecuentes del pene. BJU Int 2002 Sep;90(5):498-506. Último acceso el 18 de enero de 2008. En inglés.
  17. Baldwin HE, Geronemus RG. Tratamiento de la balanitis de Zoon con láser de dióxido de carbono. J Dermatol Surg Oncol 1989 May;15(5):491-4. Último acceso el 18 de enero de 2008. En inglés.
  18. Albertini JG, Holck DE, Farley MF. Tratamiento de la balanitis de Zoon con ablación con láser yag:erbio. Lasers Surg Med 2002; 30(2):123-6. Último acceso el 18 de enero de 2008. En inglés.
  19. Retamar RA, Kien MC, Chouela EN. Balanitis de Zoon: presentación de 15 pacientes, cinco tratados con láser de dióxido de carbono. Int J Dermatol 2003 Apr;42(4):305-7. Último acceso el 18 de enero de 2008. En inglés.