Epifanía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Bajada de Reyes»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Epifanía (hacia 1589), de Roland de Mois.

La Epifanía (por etimología, del griego: επιφάνεια que significa: "manifestación") es un acontecimiento religioso. Para muchas culturas las epifanías corresponden a revelaciones o apariciones en donde los profetas, chamanes, médicos, brujos u oráculos interpretaban visiones más allá de este mundo.

Es también una fiesta cristiana en la que Jesús toma una presencia humana en la tierra, es decir Jesús se "da a conocer".[1]

Introducción[editar]

El término Epifanía puede ser entendido[2] para traducir el concepto de "gloria de Dios" que indica las huellas de su paso o, más simplemente, su presencia. En el Nuevo Testamento, en las cartas paulinas tardías, se refiere a la entrada de Cristo en el mundo, presentada como la del emperador que viene a tomar posesión de su reino (latín: adventus, de ahí el tiempo de Adviento como preparación a la Navidad). A partir de este significado, el término se usó en Oriente para indicar la manifestación de Cristo en la carne y a continuación, a partir del siglo IX, para designar la fiesta de la revelación de Jesús al mundo pagano. Esta es la fiesta que se sigue celebrando el día 6 de enero.

En la narración de la Biblia Jesús se dio a conocer a diferentes personas y en diferentes momentos, pero el mundo cristiano celebra como epifanías tres eventos, a saber:

En realidad la fiesta de epifanía que más se celebra es la que corresponde al día 6 de enero de cada año en la que los tres magos, según la tradición (en las traducciones de Biblias protestantes, y ya actualmente en las últimas traducciones de las biblias católicas, elaboradas en colaboración ecuménica e interconfesional, se menciona el adjetivo sabios) denominados: Gaspar, Melchor y Baltasar que aparecen del oriente para adorar la primera manifestación de Jesús como niño ofreciendo tres regalos simbólicos: oro, incienso y mirra. En realidad, la Biblia no habla del número de los magos, o sabios, ni tampoco de sus nombres. Ha sido la tradición posterior la que ha identificado su número y nombres. Los restos de los magos descansan en la Catedral de Colonia en Alemania.

Orígenes[editar]

La Epifanía es una de las fiestas litúrgicas católicas más antiguas, más aún que la misma Navidad. En Egipto y Arabia se celebraba el solsticio de invierno en el año 361.

En el siglo XV existía en Florencia la Compagnia dei Magi o Compagnia della Stella, una de las congregaciones más importantes de la ciudad, protegida por los Médici, que tenían una particular devoción por los Magos (les dedicaron la Cappella dei Magi en su palacio -con frescos de Benozzo Gozzoli- y la Adoración de los Magos de Fra Angelico en la capilla de Cosme el Viejo en el convento de San Marcos). Esta hermandad imitaba cada tres años (desde 1447 cada cinco) el viaje de los Reyes Magos por las calles de Florencia, uno de los festejos más suntuosos de la ciudad toscana.[3]

Día de los Reyes Magos[editar]

En algunos países este día es tradicional hacer regalos a los niños conmemorando los presentes que los Magos llevaron al Niño Jesús, según cuenta el evangelio de San Mateo. Este evangelio menciona que unos Magos siguieron una brillante estrella para adorar y llevar regalos al Niño Jesús.

Según la tradición, Gaspar, Melchor y Baltasar (según ciertas creencias representan a Europa, Asia, y África respectivamente) llegaron en un caballo, en un camello y un elefante (o en tres camellos dependiendo del país) trayendo consigo oro, incienso y mirra.

Costumbres por región[editar]

España[editar]

Alegoría de la llegada de los Reyes (1885) por Juan Comba García

En España, la tradición es que los niños escriban una carta a los Magos y que se envía días antes del día de Epifanía. En este día, popularmente conocido como Noche de Reyes (de la noche del 5 de enero al día 6 de enero) se consume el deseado roscón de reyes que contiene un haba, desde antiguo (esta tradición puede remontarse a la época romana) el que la encontraba era el rey de la reunión (lease Caro Baroja "El Carnaval"), en la actualidad el imperio de las casas comerciales han impuesto que una sorpresa en forma de figurilla corresponda al coronado, castigando al que recibe el haba a pagar el roscón.

En muchos lugares es también tradición dejarles algo de comer y beber (normalmente algún licor o vino, y dulces) a los Reyes Magos y a sus camellos. Los platos al día siguiente aparecen vacíos, y en su lugar aparecen los regalos.

El día anterior se realiza una cabalgata de Reyes Magos en diferentes lugares y ciudades de España donde aparecen los magos con los regalos que durante esa noche ofrecerán a los niños.

Antes de irse a dormir, se coloca un zapato de cada persona de la casa en fila, y los reyes ponen los regalos de cada uno junto al zapato correspondiente.

América[editar]

Se dice que el fundador de Lima (Perú), Francisco Pizarro impuso a la naciente capital el mágico nombre de Ciudad de los Reyes porque coincidió con la fecha en que los Reyes Magos se encaminaron a Belén, al igual que el gobernador y sus compañeros andaban buscando en los arenales entre Lima y Pachacámac el lugar más adecuado para establecer la nueva capital. Sea esta historia cierta o no lo real es que cada 4 de enero tres policías montados y vestidos como los magos de Oriente cabalgan por el centro de la ciudad llevando tres ofrendas que depositarán en el Nacimiento (Belén) que hace la Municipalidad al lado de su local Institucional. La costumbre en Perú, no obstante de la celebración de los reyes Magos ha caído en desuso, cambiándose por otra: En el interior de dicho país y en algunas zonas de Lima, se acostumbra celebrar la Bajada de Reyes el mismo día; que consiste en una pequeña celebración mientras el Nacimiento es desmontado y guardado para la próxima Navidad. Algunas personas festejan con vecinos y familiares e incluso algunas instituciones privadas han adoptado esta celebración.

En casi toda la región, en la noche del 3 de enero los pequeños ponen una carta para los Tres Reyes Magos dentro de sus zapatos debajo del árbol de Navidad antes de irse a dormir, y de esta forma hacen saber a los Reyes Magos cuantos niños viven en esa casa. En Puerto Rico, República Dominicana, Paraguay, Argentina y Uruguay en la Víspera de Reyes los niños cortan grama fresca y la ponen en una caja de zapatos junto con agua para que los camellos de los Tres Reyes Magos tengan alimento a lo largo de su travesía.

Aunque muchas familias dan regalos a sus hijos en Navidad, el día de Reyes sigue siendo una de las más importantes tradiciones.

El ritual empieza en la tarde o a la hora de cenar. La familia comparte una deliciosa rosca, el pan está hecho con Flor de Naranja y mantequilla, decorado con frutas cristalizadas (rosca de reyes en México, Argentina y Uruguay).

En México, dentro de la rosca se encuentra una o varias figuras pequeñas en forma de niño que representa al niño Jesús. Quien encuentre el niño Jesus en su corte de la rosca debe preparar una fiesta el 2 de febrero, día de la Candelaria, ofreciendo tamales y atole (una bebida que se espesa con harina de maíz que se sirve caliente). En ese día se presenta al niño Dios del nacimiento al templo en una canasta adornada con velas.

Iconografía[editar]

La Epifanía ha sido representada multitud de veces en el arte, habitualmente bajo la denominación Adoración de los Magos.

Referencias[editar]

  1. «Epifanía: La manifestación del Señor». Consultado el 3 de abril de 2014.
  2. según Giacomo Cannobio, en los Setenta
  3. The Compagnia dei Magi known as the Compagnia della Stella (15th century) en Mediateca Medici-Riccardi.

Enlaces externos[editar]