Cumbia argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Bailanta»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Cumbia argentina
Orígenes musicales Cumbia colombiana, cumbia peruana
Orígenes culturales Comercialización de material de cumbia de empresas colombianas y mexicanas en el mercado argentino desde la década de 1960, asimilación por músicos del país de música tropical.
Instrumentos comunes guitarra, acordeón, acordeón a piano, teclados, bajo, batería, percusión latina.
Popularidad vigente desde los años sesenta
[editar datos en Wikidata ]

La cumbia argentina es un subgénero de la cumbia propio de Argentina. Junto al cuarteto cordobés conforman la "movida tropical" argentina.

Historia[editar]

Comienzos[editar]

En Argentina, al igual que en otros países del Continente Americano, a partir de mediados del siglo XX se escuchaban diversos géneros tropicales provenientes del norte de Sudamérica, Centroamérica y México. La influencia de estos ritmos hace que surjan en el país artistas de la «música tropical», género que incluía a las diferentes variantes de la cumbia y al cuarteto cordobés. Con la constante migración interna que se produjo desde la década de 1940 de habitantes de todo el país (principalmente del norte) hacia Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, la cumbia fue ganando popularidad en la capital argentina y sus alrededores. También fue importante la migración de población proveniente de Bolivia y Perú donde la cumbia desde hace tiempo estaba arraigada en amplios segmentos de la población. La cumbia argentina se distinguía de la original colombiana, ya que se fusionó con ritmos locales como el chamamé y el tango, entre otros. Otra característica particular es la inclusión del flamenco dentro de su musicalización. Así surgen grupos como Chico Novarro y Los Wawancó, los más representativos de esta fusión de géneros en los años 1960.

Chico Novarro combinaba la cumbia con algunos matices de música andaluz e incluso más tarde incursionaría en el tango y el bolero. Un ejemplo de ésta fusión argentina de flamenco y cumbia es el tema "Mira, mira" conocido en el resto del continente como "Cumbia de las castañuelas".

Los Wawancó fue formado en Argentina en 1955 por jóvenes universitarios de distintos países de América, entre ellos su líder Mario Castellón de Costa Rica. Es una de las agrupaciones argentinas más famosas de la música tropical, y continuan actualmente activos, habiendo grabado 87 discos con composiciones de gran popularidad en toda latino américa como "La burrita", "Santa Marta", "La cosecha de mujeres" y "Se va el caimán", entre otros. Su música se basa en la combinación de las composiciones de Loubet y Castellón con la inconfundible voz de Hernán Rojas.

Esto aunado a la llegada de los éxitos del grupo colombiano Cuarteto Imperial que utilizaba el acordeón, consolidó la expansión de la música tropical en el gusto popular. Cabe destacar que el acordeón también era utilizado en la música argentina, por lo que fue más fácilmente asimilado y adaptado en el mercado local.

Período 1970-1980[editar]

En la década de 1970 aparecen en el Gran Buenos Aires las primeras "bailantas", lugares donde la gente podía concurrir a bailar chamamé y ritmos tropicales. Recién en 1981 abre Tropitango, el primer lugar avocado integramente a la cumbia. Mientras tanto en Santa Fe, bajo la influencia de la música colombiana, comienza la movida que luego sería conocida como "cumbia santafesina". En el sur del área metropolitana de Buenos Aires la cumbia santafesina comenzó a tener popularidad desde los años 1970, debido a la migración.

En el norte argentino también comienza a formarse una nueva escena de la cumbia argentina con un sonido característico dado por el bombo y los teclados. A comienzos de los años 1980, el tecladista Juan Zapana forma en Jujuy el Grupo Sombras, uno de los más destacados de la movida.[1] En 1987 se suma el cantante Antonio Ríos, quien abandona la banda dos años después para formar Malagata.

Período 1990[editar]

A comienzos de los años 1990 el género adquiere una mayor relevancia en los medios de comunicación a través de artistas como Alcides (con su éxito "Violeta"), Ricky Maravilla ("¿Qué tendrá ese petiso?"), Gladys (La Bomba Tucumana) ("La pollera amarilla"), Pocho la Pantera ("El hijo de Cuca") y Lía Crucet ("La güera Salomé"). Todas estas canciones tuvieron una alta rotación en las radios y en la televisión, convirtiéndolas en clásicos de la cumbia argentina.

En 1993 Gilda abandona su carrera de maestra jardinera y edita Corazón herido, su primer álbum. Pero el éxito recién vendría dos años después con la canción "Corazón valiente", al que luego seguirían otros como "No me arrepiento de este amor", "Paisaje" y "Fuiste".[2] El 7 de septiembre de 1996 falleció en un accidente de tránsito en la provincia de Entre Ríos.[2]

Antonio Ríos alcanza una gran popularidad como solista con sus discos "La gata flora" (1995) y "El maestro" (1997), que incluye el éxito "Nunca me faltes". La gran cantidad de discos vendidos le permitió alcanzar la distinción de disco de oro y disco de platino, abriéndole además las puertas de otros países de la región. Mientras tanto el Grupo Sombras adquiría nuevamente popularidad con la inclusión de Daniel Agostini como cantante, con quien lanzan el éxito "La ventanita".[1] También cabe destacar el éxito del grupo Commanche, una banda de jóvenes formada por el sello Magenta, con su hit "Tonta".[1]

Período 2000-2010[editar]

El comienzo de los años 2000 tuvo como característica principal la aparición de la cumbia villera de la mano de la crisis económica y social que se desarrollaba en el país. Bandas como Flor de Piedra, Yerba Brava, Damas Gratis, Pibes Chorros y Mala Fama pusieron los cimientos de un género que tuvo un predominio absoluto durante la década, dejando de lado a la cumbia norteña y romántica que había imperado hasta el momento.

Con el comienzo de la década de 2010 se vio un descenso en la popularidad de la cumbia villera y la aparición de nuevos subgéneros como la cumbia turra, la cumbia canchera y diversas fusiones experimentales como la cumbia digital.

Subgéneros[editar]

Cumbia santafesina[editar]

En la década de 1970 aparece la cumbia santafesina de la mano de Los Palmeras y los Cumbiambas, quienes adaptaron la cumbia colombiana introducida al país por grupos como el Cuarteto Imperial. Pero el género se termino de definir con la incoporación de la guitarra como instrumento principal, algo que fue llevado a cabo por Juan Carlos Denis, guitarrista fundador de Los del Bohío.[3]

En los años 1980 aparecieron nuevas agrupaciones que popularizaron el género e incorporaron nuevas tendencias, como el grupo Alegría,[4] y el Grupo Trinidad. En 1993 toma el puesto de vocalista de Trinidad Leo Mattioli, quien luego desarrollaría una importante carrera solista hasta su fallecimiento en 2011.

Cumbia norteña[editar]

En este subgénero de la cumbia argentina predomina el uso del bandonéon sintetizado. Es ejecutado por agrupaciones de las provincias del norte de Argentina como Catamarca, La Rioja, Jujuy, Salta, Santiago del Estero y Tucumán. Los grupos norteños argentinos nacieron desde los años 1960, sin embargo, asimilaron influencias de grupos peruanos como Los Continentales y Mirlos de Perú hacia los años 1980. Los principales exponentes son Antonio Ríos, Grupo Sombras, Daniel Agostini y Adrián y los dados negros.

Cumbia villera[editar]

Originada a fines de la década de 1990 en los barrios marginales del Gran Buenos Aires, la cumbia villera se destaca por sus letras urbanas que abordan temas como el sexo, las drogas, el alcohol y la delincuencia con un lenguaje directo y soez.[5] Musicalmente es derivada del subgénero chicha y de la sonidera, con una importante presencia de teclados, bajo y güiro.

Aunque el género ya contaba con algunas bandas antes (como Flor de Piedra), el nombre de cumbia villera aparece en el año 2000 debido al nombre del primer disco de Yerba Brava.[6] En el año 2000 surgieron numerosas bandas de este estilo como Damas Gratis -banda insignia del movimiento de la cual Pablo Lescano es vocalista y tecladista-, Mala Fama y Meta Guacha, a las que luego se sumarían otras como Pibes Chorros, Altos Cumbieros y Supermerk2.

Cumbia canchera[editar]

La cumbia canchera o cumbia pop surgió en la década de 2010 de la mano del grupo Agapornis, a los que luego se le sumarían otras bandas como Los Totora y Los Bonnitos.[7] Se caracterizan por hacer versiones de temas reconocidos de rock y pop nacional e internacional con ritmo de cumbia. A su vez surgió una nueva corriente, denominada "Cumbia electrónica" o "Electrocumbia", principalmente liderada por Cumbia Drive [8] , quien se caracteriza por versionar temas de EDM - Electronic Dance Music.

Influencias[editar]

Sus raíces musicales son varias, pero más firmemente de la cumbia peruana de la cual toma el estilo de uso de la guitarra eléctrica (que no es único dentro de los diferentes subgéneros de cumbia) y de la cumbia colombiana tomando de allí el sonido del acordeón (aunque en la Argentina en lugar de utilizarse el acordeón diatónico, utilizado casi exclusivamente en el "Chamamé", se suele utilizar el acordeón a piano).

Durante mediados de los 80s, comienzan a llegar a Argentina éxitos de grupos que también poseían el uso de acordeón del norte, desde México llega el Conjunto Acapulco Tropical y Dulce Rosario y Los Sepultureros, agrupaciones formadas en los años 70s que usaban acordeón y guitarra eléctrica. También desde Perú llegan el Cuarteto Continental, Cuarteto Universal y Los Continentales, que también usaban acordeón y el estilo característico de guitarra eléctrica. De este último país también se comienzan comercializar de manera importante una derivación de la cumbia peruana llamada Cumbia Selvática o Amazónica, a través de los éxitos internacionales del grupo Los Mirlos que serían junto con los demás grupos, introducidos del norte parte de la futura "Movida Tropical" a través de disqueras como "CBS" y de "Industrias Eléctricas y Musicales Discos Odeón de Argentina" y algunas peruanas como Industria Fonográfica Peruana S.A. de C.V. mediante convenios con las extranjeras.

En años recientes la cumbia sonidera proveniente del centro de México se ha fusionado con el estilo de cumbia peruana para formar la actual cumbia villera. Aunque también hay grupos sonideros más "puros" como Jambao, y anteriormente Los del garrote.

Referencias[editar]

Véase también[editar]