Bailío

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En un principio, el bailío o baile era un agente de la administración real o señorial en un territorio determinado. El de categoría superior era "gran bailío de espada", que administraba justicia en nombre del rey o de un señor. Durante el Antiguo Régimen francés, era el representante de la autoridad del rey o del príncipe, encargado de hacer aplicar la justicia y controlar la administración en su nombre.

Las tierras bajo la jurisdicción de un bailío se llamaron bailiaje, bailiazgo o bailía.

Los bailiajes fueron establecidos en el s. XIII en el dominio real, principalmente, por Felipe Augusto. El cargo, al principio, era ostentado por comisarios reales que administraban justicia, recibían impuestos y admitían, en nombre de la corona, las quejas del pueblo contra sus señores. Su jurisdicción, regulada por los Capetos, fue muy amplia en sus comienzos, pero los abusos de poder que cometieron obligaron a los reyes a reducirla. Hacia el s. XVI, el papel del bailío llegó a ser simplemente honorífico, y el teniente general del bailiaje y otros funcionarios se repartieron su poder. Sin embargo, su cargo siguió considerándose noble y de espada. Carlos IX de Francia, en 1560, los declaró funcionarios de robe courte.

Otros significados[editar]

  • En Suiza, durante el Antiguo Régimen, el bailío era el gobernador de un prebostazgo (Landvogt).
  • La función de bailío todavía existe, especialmente en las Islas del Canal.
  • Se llamaba también bailíos, bailíos señoriales, a los simples oficiales de justicia señorial, llamados de ropa larga o pequeños bailíos, para distinguirlos de los bailíos reales.
  • También eran llamados bailío algunos guardianes de un castillo que sirviera de prisión.
  • En la Orden de Malta, se da el nombre de bailío a los dignatarios superiores, a los comandantes e inferiores a los grandes priores.