Bahira

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Bahira o Bouhayra, conocido en latín como Sergius, fue un monje bahreinita del gnosticismo maniqueo o, según otros, nasoreano del siglo VII.

Bahira en el islam[editar]

La historia de Mahoma y su encuentro con Bahira se encuentra en las obras de los primeros historiadores musulmanes al-Tabari, Ibn Ishaq, Ibn Hisham, cuyas versiones difieren en algunos detalles.

A la edad de 9 o 12 años Mahoma se reunió con Bahira en la ciudad de Busra en Siria durante su viaje con una caravana de La Meca, que acompaña a su tío Abu Talib. Cuando la caravana pasaba por su celda, el monje nestoriano invitó a la los comerciantes a una fiesta.

Ellos aceptaron la invitación, dejando el niño a la guardia de camellos. Bahira, sin embargo, insistió en que todos los miembros de la caravana participaran de la invitación. A continuación, una milagrosa aparición indicó al monje que Mahoma se convertiría en un profeta.

Según una versión, esta revelación fue patente según los estigmas que Bahira encontró en el joven Mahoma; otras variantes de la historia dicen que fue un milagroso movimiento de una nube o un comportamiento inusual del sol que mantiene sombreado a Mahoma independientemente de la hora del día.

El monje Bahira o Sergius reveló a Abu Talib su visión de Mahoma en el futuro, para que niño del tío (Abu Talib), lo preservara de los Judíos (en la versión de Ibn Ishaq ), o de los bizantinos (en la versión de al-Tabari ).

Ambos, Ibn Sa'd y al-Tabari escribieron que Bahira encontró el anuncio de la venida de Mahoma en los evangelios primitivos u originales.

Bahira en el cristianismo[editar]

El siglo VII en el que vive Bahira está caracterizado por enormas disputas cristológicas en torno a la naturaleza de Cristo. En este contexto surge el islam que reconoce a Jesus, Isa en el Corán, como profeta de Dios. El nasoreanismo que profesaba Bahira, se basaba en afirmar a Jesús sólo como Mesías, negando su divinidad.

El reconocimiento de Mahoma, en las tesis rechazadas del jesuita y teologo de la liberación Hans Küng en su libro El Islam, Historia, Presente, Futuro en las que anima a los cristianos catolicos a reconocer a Mahoma como profeta.

Según Hans Küng:

Como es bien sabido, hay muchas religiones que no conocen profetas en sentido estricto: los hindúes tienen sus gurúes y su saddhus, los chinos sus sabios, los budistas sus maestros; pero a diferencia de judíos, cristianos e incluso musulmanes, ninguno de ellos tiene sus profetas. Sin embargo, no cabe duda de que si alguien, en toda la historia de las religiones, es llamado sencillamente “el Profeta”- porque afirmaba ser tal y nada más que tal- ese no es otro que Muhámmad. También el cristiano (o el judío) ortodoxo debería tomar buena nota de determinados paralelismos: Al igual que los profetas de Israel, Muhámmad no ejercía su tarea profética en virtud de un cargo conferido por la comunidad (o sus autoridades), sino de una relación personal con Dios.

Fuente http://www.webislam.com/?idt=6719

Bibliografía[editar]

B. Roggema, The Legend of Sergius Bahira. Eastern Christian Apologetics and Apocalyptic in Response to Islam (The History of Christian-Muslim Relations. Texts and Studies 9; 2008)

[El Monje Bahira. Webislam] http://www.webislam.com/?idc=2504