Bad trip

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Bad trip (literalmente «mal viaje»[1] en inglés) es un término que designa una crisis psicodélica, es decir, una experiencia inquietante por lo general asociada al uso de una droga psicodélica como LSD, Salvinorina, DXM, mescalina, psilocibina, cannabis, DMT e incluso a otras drogas como alcohol y MDMA. Sus manifestaciones pueden variar desde sentimientos de vaga ansiedad y alienación hasta profundos estados trastornados de terror descontrolado, de aprisionamiento o de aniquilación cósmica. Los especialistas en la comunidad de terapia psicodélica no consideran que las experiencias desagradables sean necesariamente amenazantes o negativas, sino que hacen hincapié en su potencial de ser altamente beneficiosas para el usuario al ser debidamente resueltas. El mal viaje puede ser exacerbado por la inexperiencia o irresponsabilidad del usuario o la falta de un ambiente debidamente propicio para el viaje, y son los reflejos de tensiones psicológicas no resueltas que se disparan durante el curso de la experiencia.[2]

Aspectos[editar]

Durante una crisis psicodélica pueden ocurrir diversas reacciones, desde un sentimiento de miedo hasta un ataque de pánico.[3] El mal viaje puede hacer que el sujeto se sienta abrumado por la desconexión causada por el alucinógeno, y hacerle temer que vira hacia la locura, o que no regresará nunca a la realidad. Esto también puede ocasionarle una depresión. Otras reacciones incluyen la amplificación de innombrables miedos, temores infundados y que no se encuentran con normalidad.

Un usuario afectado por una crisis puede exhibir tendencias a lastimarse a sí mismo o a otros a su alrededor,[4] puede tener ideas suicidas o infringirse daño con verdaderos parasuicidios. Debido a la magnificación de las emociones, muchos alucinógenos pueden originar ideas de muerte y reacciones adversas muy intensas; el sujeto puede llegar a creer que su muerte es inminente o que el universo en su totalidad colapsa;[4] un envejecimiento acelerado en otras personas puede formar parte de la experiencia, perpetuando los ya mencionados miedos y potenciándolos aún más.

Un bad trip puede afectar las nociones normales de tiempo, espacio y persona, alterándolas sustancialmente causando temor y desorientación. El sujeto puede empeorar su condición al tratar de combatir la experiencia psicodélica una vez comenzado el viaje; puede tener ilusiones de insectos que se arrastran hacia él, o de encontrarse en lugares muy sucios como por ejemplo desagües.

La imprevisibilidad de la experiencia[editar]

Los efectos de las drogas psicodélicas varían ampliamente de un individuo a otro, y de una ocasión a otra. A veces las personas bajo la influencia de estas drogas no entienden que han tomado una droga y creen que nunca volverán a su estado sobrio. En los casos en que el individuo no puede mantenerse a salvo, la hospitalización puede ser útil, aunque en el caso de las personas que no gozan de sus facultades mentales, esta práctica no es aceptada por los defensores del uso de compuestos psicoactivos con fines recreativos o de investigación. La psicosis se agrava en las personas que ya sufren de esta condición.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. El Diccionario de la lengua española admite el término «viaje» para designar una experiencia psicotrópica o alucinógena.
  2. Stanislav Grof, LSD Psychotherapy; passim.
  3. «Avoiding Bad Trips – Essential Info». The Good Drugs Guide (2006). Archivado desde el original el 14 de diciembre de 2006. Consultado el 12 de diciembre de 2006.
  4. a b Erowid (2006). «Erowid Psychoactive Vaults – Psychedelic Crisis FAQ» (shtml). Erowid Psychoactive Vaults. Erowid. Consultado el 12 de diciembre de 2006.

Enlaces externos[editar]