Auxiliar de vuelo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Azafata»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Azafata a bordo de un Embraer ERJ 145 LR (PBair).

Un auxiliar de vuelo o azafato o aeromozo (también TCP o Tripulante de Cabina de Pasajeros) es un miembro de la tripulación que tiene como misión principal la vigilancia de la seguridad y la comodidad de los pasajeros de las aerolíneas. Ciertamente, este carácter de asistente en el viaje tiene un rol similar en los demás sistemas de transporte, tales como en los barcos, en el que puede ser la azafata de crucero o como el asistente de coche de pasajeros en ciertos trenes de largo recorrido y que se encargan de atender los coches cama, por ejemplo. A los asistentes de vuelo en los aviones se les denomina tripulantes de cabina de pasajeros (TCP). El término sobrecargo hace referencia al TCP que se halla al frente de la tripulación auxiliar de un avión y es el responsable del servicio a bordo.

Historia de la profesión[editar]

Como curiosidad, cabe decir que la segunda persona que ejerció la profesión de asistente de vuelo fue un hombre en los primeros vuelos del Zeppelin alemán "LZ10 Schwaben" en el año 1911.

Etimología[editar]

Auxiliar de vuelo de Aeroflot.

La palabra azafata tiene, en castellano, una etimología curiosa. Las mujeres musulmanas del Al-Ándalus que pertenecían a las clases adineradas poseían esclavas a su servicio que denominaban "azafatas", debido a que ellas eran las que custodiaban y ponían a servicio de su señora una especie de bandeja que contenía joyas. A dicha bandeja se le denominaba "Safats". Las mujeres al servicio de las reinas de España eran denominadas azafatas y camaristas. En los años 50, cuando se iniciaba la industria aeronáutica para el transporte de personas, se estuvo pensando en elegir un nombre adecuado para esta profesión y finalmente se decidió revitalizar este arabismo: azafata, que de ‘camarera de la reina’ se retomó en España para referirse a lo que en otros países llaman ‘aeromoza’. Antes, la palabra azafata sólo se usaba para los TCP femeninos, pero a lo largo de los años los hispanohablantes empezaron a utilizar la forma masculina análoga, cambiando la -a del femenino por la -o del masculino: azafato. La Real Academia Española ha recogido esta innovación gramatical en su versión enmendada del Diccionario de la RAE.

Las nuevas asistentes de vuelo, pronto se convertirían en parte integral de la industria aeronáutica. Las demás compañías aéreas empezaron a contratar enfermeras para sus vuelos; así lo hizo United Airlines en 1930. El requerimiento de tener un título de enfermería se relajó al comienzo de la segunda guerra mundial, cuando la escasez de enfermeras debido a las necesidades del conflicto bélico internacional hizo que se fueran contratando a otro tipo de titulaciones.

La primera responsabilidad de las azafatas y auxiliares de vuelo en el desarrollo de su trabajo es supervisar, en todo momento, la seguridad de los pasajeros, pero la parte más visible es la de trabajar atendiendo a sus clientes: sirviendo comidas y bebidas y acomodando en la medida de lo posible las necesidades de los pasajeros. Estos roles a menudo entran en conflicto, como cuando se deniega a un pasajero la ingesta de bebidas alcohólicas cuando ha bebido mucho, o cuando inquiere a los pasajeros para que se abrochen los cinturones, se sienten, o cualquier otro procedimiento que garantice la seguridad en la cabina del avión.

Los años de posguerra[editar]

Auxiliares de vuelo de ambos sexos en Transaero Airlines.

El 22 de septiembre de 1946, la compañía Iberia cruzó por primera vez el Atlántico en un vuelo de 36 horas con varias escalas, la primera de ellas en Villa Cisneros, en el Sahara Occidental, donde se construyó un Parador para que los clientes de la compañía pudiesen pernoctar. Las azafatas estrenaron esa denominación en este primer vuelo transoceánico ya que hasta 1946 no existía la figura tal y como se la conoce hoy en día. Se barajaron varias posibilidades, aeroviarias, aeromozas, provisadoras, mayordomas y azafatas. Es posible que se optara por el término de azafata para designar la nueva actividad como la cuarta acepción que aparece hoy en el diccionario de la Real Academia Española: "criada de la reina, a quien servía los vestidos y alhajas que se había de poner y los recogía cuando se los quitaba". Los años 60 y los 70 ayudaron a confundir este rol primordial de la azafata mediante anuncios en los que atractivas azafatas con sugerentes voces indicaban por ejemplo: "I'm Kristin. Fly with me." (Soy Cristina, vuela conmigo). Algunas aerolíneas como Braniff Airways hacían cambiar de ropa a sus azafatas durante el vuelo, haciendo que sus vestimentas las convirtieran en más atractivas durante el servicio de comidas. En algunos anuncios a esta práctica se la denominó "air strip" con una música sugerente de fondo. Por otra parte alguna línea aérea requirió que sólo mujeres solteras podían trabajar en sus flotas. El libro de las autoras Trudy Baker y Rachel Jones titulado: "Coffee, Tea, or Me?: The Uninhibited Memoirs of Two Airline Stewardesses" publicado en 1967 enfatiza este aspecto del rol.

Otras variantes[editar]

También auxiliar de servicios a bordo se puede referir a una persona que proporciona información. Las salidas profesionales de los auxiliares de vuelo, aparte de congresos y convenciones, ferias y todo tipo de eventos existen los transfers en aeropuertos, actos sociales e institucionales, promociones publicitarias, acciones de marketing promocional, presentaciones de producto, eventos deportivos, degustaciones, etc. La azafata debe ser la imagen de un producto o un servicio siendo su cara mas amable. La presencia y, sobre todo, su saber estar se identifican con el producto o servicio para el que trabaja. Los requisitos son muy importantes siendo la imagen una referencia, ya que es un trabajo de cara al público. Normalmente se requiere una altura mínima de 1,67 m, pero sobre todo es básico tener buena presencia, don de gentes, conocer idiomas y ser resolutivo ante los problemas que se puedan plantear.

Azafatas en los medios[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Coffee, Tea, or Me?: The Uninhibited Memoirs of Two Airline Stewardesses, Trudy Baker and Rachel Jones, 1967

Enlaces externos[editar]