Avermectina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Avermectins

Las avermectinas son una serie de 16 miembros derivados macrocíclicos de la lactona con propiedades insecticidas, acaricidas y antihelmínticas[1] [2] Estos compuestos naturales se generan como productos de la fermentación de Streptomyces avermitilis, un actinomiceto del suelo. Ocho avermectinas diferentes fueron aislados en cuatro pares de compuestos homólogos, con un componente en mayor proporción y otro en menor, generalmente en proporciones de 80:20 a 90:10.[2] . Los nombres de estas mezclas de avermectinas son la ivermectina, selamectina, doramectina, y abamectina.

Historia[editar]

En 1978, un actinomiceto fue aislado en el Instituto Kitasato a partir de una muestra de suelo recogida en Ito, Prefectura de Shizuoka en Japón. Aquel mismo año el actinomiceto aislado fue enviado a los laboratorios de investigación de la empresa Merck Sharp and Dohme para su investigación. Se obtuvieron varios fermentos del actinomiceto aislado. Las primeras pruebas indicaron que alguno de los líquidos obtenidos en las fermentaciones eran activos contra el parásito helmíntico del ratón Nematospiroides dubius sin toxicidad notable. Posteriormente, la actividad antihelmíntica se identificó como procedente de una familia de compuestos estrechamente relacionados. La familia de compuestos se caracterizaron por último y las nuevas especies producidas fueron descritas por un equipo de Merck en 1978.[3]

En 2002, Yoko Takahashi y otros investigadores del Instituto Kitasato y de la Universidad de Kitasato, propusieron que Streptomyces avermitilis fuese renombrada como Streptomyces avermectinius.[4]

Mecanismos de acción[editar]

Las avermectinas bloquean la transmisión eléctrica de las células de los nervios y músculos.[5] [6] Causando un flujo de iones de cloro hacia las células llegando a paralizar el sistema neuromuscular.[7]

Toxicidad y efectos colaterales[editar]

El uso de avermectina no está exenta de problemas. Se ha descrito la aparición de resistencias al uso de avermectina, lo cual sugiere que se use con moderación.[8] Las investigaciones con ivermectina, piperazina, y diclorvos en combinación también muestran un potencial tóxico.[9]

Los efectos adversos en las personas suelen ser pasajeros. Los efectos graves son raros y probablemente solo ocurren con una gran sobredosis, puede aparecer coma, hipotensión, y fallos respiratorios, que en ocasiones pueden producir la muerte. No existe terapia específica pero los tratamientos sintomáticos normalmelte dan buenos resultados.[10]

Otros usos[editar]

La abamectina es un ingrediente activo de numerosos fitosanitarios comerciales.

Referencias[editar]

  1. Omura, S.;. Shiomi, K. (2007). Descubrimiento, Química, y Biología Química de productos microbianos 79 (4 edición).  Parámetro desconocido |= ignorado (ayuda)
  2. a b Plantilla:Cita diario
  3. Burg, R.W.; Miller, B.M.; Baker, E.E.; Birnbaum, J.; Currie, S.A.; Hartman, R. ;Kong, Y.L.; Monaghan, R.L.; Olson, G.; Putter, I.; Tunac, J.B.; Wallick, H.; Stapley, E.O.; Oiwa, R.; Omura, S. (March 1979). «Avermectins, New Family of Potent Anthelmintic Agents: Producing Organism and Fermentation». Antimicrobial Agents and Chemotherapy 15 (3):  pp. 361–367. PMID 464561. 
  4. Takahashi, Y.; Matsumoto, A.; Seino, A.; Ueno, J.; Iwai, Y.; Omura, S. (2002). «Streptomyces avermectinius sp. nov., an avermectin-producing strain». International Journal of Systematic and Evolutionary Microbiology 52:  pp. 2163–2168. doi:10.1099/ijs.0.02237-0. 
  5. Bloomquist J.R. (1996). «Ion Channels as Targets for Insecticides». Annu. Rev. Entomol. 41:  pp. 163–190. 
  6. Bloomquist J.R. (2003). «Chloride Channels as Tools for Developing Selective Insecticides». Arch. of Insect Biochem. and Physiology 54:  pp. 145–146. [verifica la fuente]
  7. Bloomquist J.R.. «Toxicology, Mode of Action and Target Site-mediated Resistance to Insecticides Acting on Chloride Channels». Comp. Biochem. Physio. Ser. 106:  pp. 301–314. 
  8. Clark, J.M.; with Scott, J.G.; Campos, F.; Bloomquist, J.R. (1995). «Resistance to avermectins: extent, mechanisms, and management implications». Annu Rev Entomol 40:  pp. 1–30. 
  9. Toth L.A.; with Oberbeck, C; Straign, C.M.; Frazier, S.; Rehg, J.E. (March 2000). «Toxicity evaluation of prophylactic treatments for mites and pinworms in mice». Contemp Top Lab Anim Sci. 39 (2):  pp. 18–21. 
  10. PMID 22039794