Avá guaraní

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Avá Guaraní»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Chiriguanáe
Tejido Izozog.jpg
Tejido de Izozog
Otros nombres Chiriguano, Chiriguaná, Ava Guaraní, Ava Izoceño Guaraní.
Ubicación Flag of Bolivia.svg Bolivia, Flag of Paraguay.svg Paraguay y Flag of Argentina.svg Argentina
Idioma Guaraní Avá Izoceño
Religión Religión autóctona
Etnias relacionadas Guarayo, Yuqui, Tapieté, Sirionó y Mbyá

Avá guaraní es la denominación adoptada por una cultura nativa guaraní asentada principalmente en el sur de Bolivia, oeste de Paraguay y noroeste de Argentina.

Los incas los denominaron con el mote despectivo de chiriguano (antiguamente chiriguanáe), forma despectiva castellanizada con la que los pueblos de habla quechua se referían a los guaraníes del Chaco occidental. El nombre «chiriguano» en idioma quechua derivaría de chiri (‘frío’) wañu (‘excremento’) aunque esta etimología es discutida, pues sería deformación de chiri (‘frío’) y wañuq (‘los que mueren’).

Esta etnia amerindia de lengua guaraní habita en el sur de Bolivia en las provincias de Cordillera, Luis Calvo, Hernando Siles, O'Connor, Gran Chaco pertenecientes a los departamentos de Santa Cruz, de la región chaqueña de Chuquisaca y del área chaqueña del Departamento de Tarija. En Argentina, habitan el extremo noreste de la provincia de Salta y parte de la provincia de Formosa. También se los encuentra en zonas del oeste paraguayo limítrofes con Salta y Tarija.[1]

Para autodenominarse utilizan el nombre avá–guaraní, también se los suele conocer en la Argentina como chaguancos o chavancos, otra denominación despectiva, de origen quechua.

A partir del siglo XIII, grupos de pueblos amazónicos de linaje tupí-guaraní avanzaron desde la Amazonia hacia el sur y el oeste en un movimiento migratorio en busca de la Tierra sin Mal. Las migraciones de los chiriguanos hacia las estribaciones andinas se iniciaron en el siglo XV. Estos se dieron en el periodo prehispánico y fueron narrados en los Comentarios Reales de los Incas del Inca Garcilaso de la Vega. Se supone que otros grupos llegaron a la zona con la entrada del conquistador hispano-portugués Alejo García a mediados de 1500. Entre los siglos XIV y XVI, se produjo la mixogénesis y la etnogénesis de los «chiriguanos» al someter los pueblos guaraníes a la etnia de linaje arawak de los chané establecida anteriormente en el Chaco Boreal y norte del Chaco Central. De este modo, la población chané fue esclavizada por guerreros guaraníes que se emparejaron muchas veces forzadamente con mujeres chanés.

La población mixogénica sintetizó razgos culturales: de los chané, derivó en un modo de vida sedentario en grandes casas comunales de palmas, leños y paja llamadas maloka, en las cuales residían hasta 300 personas (una aldea podía constar de una sola casa comunal). También de los chané derivó gran parte de la cestería y la cerámica chiriguana; mientras que los guaraníes impusieron su idioma (o, en todo caso la mayor parte del vocabulario chiriguano), sistema de creencias y sistema de organización social, así como las prácticas de caza, pesca y guerra.

De este modo, su forma tradicional de subsistencia ha sido basada en una combinación de horticultura (maíz, frijoles, yuca) y caza-recolección-pesca; tal horticultura aunque principalmente de origen chané tiene como influencia guaraní la alternativa de poder ser itinerante.

Al momento de la llegada de los españoles en el siglo XVI, los chiriguanos ocupaban las cabeceras de los ríos Pilcomayo y Guapay y se encontraban principalmente en guerra contra los aimaras y quechuas.

Los chiriguanos fueron casi irreductibles militarmente por los españoles aunque sí tuvieron bastante éxito las misiones católicas, principalmente en el valle del río Parapetí (por influjo del substrato chané el idioma guaraní de esta etnia pocas veces acentúa agudamente las palabras, esto se observa inmediatamente en los topónimos).

Guerreros (keremba) chiriguanos participaron en la guerra de la independencia alistándose en el Ejército del Norte al mando del general Manuel Belgrano y también con los grupos guerrilleros de la Republiqueta de La Laguna al mando de Manuel Ascensio Padilla y de Juana Azurduy. Destacóse el cacique Cumbay, quien sostuvo combates con los ejércitos realistas.

En la segunda mitad del siglo XIX, la expansión de la colonización acentuó el proceso de reducción en misiones ―y ahora también en haciendas― de los llamados chiriguanos, aunque algunos plantearon una tenaz resistencia al estado boliviano, resistencia que se mantuvo hasta el asesinato del jefe Apiaguaiki Tumpa a fines del siglo XIX.

Durante el siglo XX, la desesperante situación económica y la Guerra del Chaco los obligó a desplazarse de modo que muchos hallaron refugio en el Chaco salteño, por ejemplo, la parcialidad de los Izozog logró establecer un circuito migratorio (a veces estacional, a veces permanente) hacia Ayorenda (nombre que suelen dar a la Argentina), en donde han salido y suelen trabajar como «zafreros» de la caña de azúcar y ―en menor medida― del algodón.

En la actualidad, los «chiriguanos» aún mantienen una situación de preeminencia sobre las pequeñas comunidades de chanés, aunque la hegemonía «chiriguana» se ha ablandado bastante de modo que los chané llegan a ser «socios minoritarios» en una sociedad mixta chiriguano-chané conocida como tupí-guaraní.

Tradicionalmente, existe, entre los «chiriguanos», una notoria división sexual y etaria del trabajo: los varones cazan, pescan, o se dedican a confeccionar elementos textiles (bolsas de caraguatá) o de cestería (con sao, caranday ―palma negra― o tankvaransi ―caña hueca―). Las niñas y muchachas también realizan cestas, mientras que trabajo típicamente femenino es entre los chiriguano el de la cerámica.

Población[editar]

Los chiriguanos habían inmigrado desde el este producto de la presión demográfica de los demás pueblos guaraníes, entre fines del siglo XV e inicios del siguiente se asentaron en el oeste del Gran Chaco en la frontera con el Imperio inca contra el que frecuentemente lanzaron ataques, llegando hasta Potosí, eran guerreros feroces, cerca de 50 de sus hombres podían vencer a 1000 y hasta 3000 chanés, según los conquistadores españoles.[2] Gracias a esto, los chané terminaron por ser esclavizados y relegados a servidores domésticos de los chiriguanos.[3] Durante la segunda mitad del siglo XV, con 1000 a 4000 guerreros lograron someter a los chanés, que eran unos 30 000 a 60 000 personas. De estos últimos algunos huyeron al borde de la región chaqueña, quedando sometidos a los constantes asaltos de sus enemigos a sus aldeas, otros fueron esclavizados por sus conquistadores y otros fueron víctimas de canibalismo,[4] según Agustín de Lizarraga (1909) unos 60 000 chanés fueron devorados durante el siglo siguiente, cifra sin dudas exagerada, aunque lo cierto es que la carne humana, en especial de niños, era una cena frecuente para los chiriguanos.[5] Una estimación de 1618 dice que tras una sangrienta guerra entre los chiriguanos y los chanés, en la que vencieron los primeros, habla de que existían cerca de 1500 chiriguanos sometieron a diez mil chanés, en la región del Gran Chaco. La proporción de chiriguanos frente a chanés, 400 contra 5000 en Machareti, 350 contra 4000 en Charagua y 200 contra 1000 en Guapay.[6] En 1735 se estiman en 15 000 a 20 000 guerreros pero otras fuentes dicen que esas cifras representan en realidad el total de la etnia.[7]

En torno al año 1800 una estimación del gobierno colonial habla de que los chiriguanos serían unas 41 000 personas.[8] Hacia 1874 participaron de una rebelión armada en contra el ejército boliviano en el Chaco junto a los chanés, tobas, tapietés y chorotes, sumando un total de 15 000[9] a 20 000[10] lanzas pero fueron derrotados un año después. En 1891 los chiriguanos y otros pueblos se rebelaron en armas, juntando 5000 a 6000 querembas (guerreros) al mando del Tumba Apiaguaiqui (o Chapiaguasu) dedicándose a asaltar fuertes avanzados y misiones pero el 28 de enero de 1891 fueron derrotados por el general Ramón González y su columna de 1830 soldados y 1500 nativos neófitos en un ataque por sorpresa en Curuyuqui, en el valle de Ivo, muriendo 1900 guaraníes. El Tumba fue capturado y ejecutado el 29 de marzo en Monteagudo.[10] [11]

Hacia el año 2000 se estimaban en más 51 000 chiriguanos en Argentina, Bolivia y Paraguay.[12]

Se cree que existen (inicios de 2007) unos 21 000 chiriguanos y 1400 chanés en territorio argentino. En Bolivia, hacia el año 2000, había 36 900, de los cuales 33 600 hablan su propio idioma. En Paraguay, serían unos 1000, de los cuales 300 hablan el idioma.[13]

La Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas (ECPI) 2004-2005, complementaria del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001, dio como resultado que se reconocen y/o descienden en primera generación del pueblo avá guaraní 17 592 personas en las provincias de Salta y Jujuy (otros 6758 dijeron ser guaraníes). De los cuales 10 760 residen en comunidades (además de 1215 que se autodenominaron guaraníes). Para las provincias de Corrientes, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe, el resultado fue de 418 personas.[14]

Comunidades[editar]

Durante la Guerra del Chaco ocurrida entre Bolivia y Paraguay, gran parte de los territorios ancestrales «chiriguanos» fue campo de batalla entre el estado boliviano y el estado paraguayo, y muchos «chiriguanos» fueron reclutados a la fuerza para servir a los ejércitos enfrentados de ambos países sudamericanos. Esto provocó que gran parte de los «chiriguanos» buscara refugio en la neutral Argentina.

Así, en Argentina existen algunas comunidades de pocos individuos en:

El este de la provincia de Salta
En el este de la provincia de Jujuy
Y posteriormente en algunas zonas del Gran Buenos Aires
  • Dentro de la provincia de Buenos Aires:
    • Algunos en la localidad de Glew (tupi guaraní).
    • Algunos en la localidad de Monte Grande (tupi guaraní).
    • Algunos en la localidad de José C. Paz (tupi guaraní).
    • Algunos en la localidad de Moreno (tupi guaraní); en casi toda Argentina y especialmente en el Gran Buenos Aires los «chiriguanos» se han mestizado profundamente con «blancos» y con otros linajes indígenas.

Ha de hacerse notar que muchos de los oriundos de esta etnia, en Argentina, se autodenominan «chiriguanos» porque desconocen el significado peyorativo que les dieron los quechuas y aimaras al calificarlos de «chiriguano».

Referencias[editar]

  1. Pueblos Indígenas de Bolivia
  2. Memoria americana - Chiriguanos la construcción de un estereotipo en la política colonizadora del sur andino
  3. Rubén Pérez Bugallo (2001). «Chiriguano-chané: una relación paradigmática de desigualdad». En Scripta Ethnológica, tomo XXIII. Buenos Aires: CONICET, y Centro Argentino de Etnología Americana, págs. 173-178.
  4. Frank Moya Pons (1999). Historia general de América Latina: El primer contacto y la formación de nuevas sociedades. Tomo II. París: Unesco, pág. 296. ISBN 92-3-303151-9.
  5. Julian Haynes Steward (1948). Handbook of South American Indians. The Tropical Forest Tribes. Tomo III. Washington D. C.: U. S. Govt. Print. Off., pág. 481.
  6. Thierry Saignes (1985). «La guerra “salvaje” en los confines de los Andes y del Chaco: la resistencia chiriguana a la colonización europea». Madrid: Quinto Centenario (QUCE), Universidad Complutense de Madrid, pág. 11. Véase también en scribd.
  7. Lorenzo Hervás (1800). Catálogo de las lenguas de las naciones conocidas: y numeración, división, y clases de estas según la diversidad de sus idiomas y dialectos, tomo V. Madrid: Imprenta de la Administración del Real Arbitrio de Beneficencia, pág. 143-144.
  8. Hervás, Lorenzo (1800). Catálogo de las lenguas de las naciones conocidas: y numeración, división, y clases de estas según la diversidad de sus idiomas y dialectos, tomo V. Madrid: Imprenta de la Administración del Real Arbitrio de Beneficencia, pág. 146
  9. Eddy Arce Birbueth (2003). Estrategias de sobrevivencia entre los tapietes del Gran Chaco. La Paz: Investigaciones Regionales de Tarija, Fundación PIEB, pág. 161. ISBN 99905-68-33-2.
  10. a b Asamblea del Pueblo Guaraní (28 de diciembre de 2007). «En conmemoración a los CXVI años de la masacre de Kuruyuki». Artículo en el sitio web Indymedia Bolivia. Consultado el 10 de agosto de 2012.
  11. Carlos Dabdoub Arrien (4 de julio de 2009). «La masacre de Curuyuqui». En Eju (julio de 2009). Consultado el 10 de agosto de 2012.
  12. Ethnologue report for language code - Guaraní, Eastern Bolivian
  13. Glosario de lenguas indígenas sudamericanas, Edgardo Civallero, Universidad Nacional de Córdoba
  14. INDEC. Censo 2001 - Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas