Autoconstrucción

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Con la palabra auto-construcción en el campo de la ingenieria se indican las estrategias dirigidas a sustituir con operadores aficionados las empresas artesanales o industriales que, en una estructura productiva desarrollada, se ocupan normalmente de realizar los edificios para futuros usuarios.gustavo salazar

Las motivaciones en la adopción de sistemas que se pueden auto-construir dependen a veces de la mayor o menor pobreza, que no deja alternativas, y otras veces de la curiosidad que pone en discusión los lugares comunes.

Hasta pocos años atrás con autoconstrucción se entendía un proceso constructivo mediante el cual, una familia y aunque ya sea sola o en coordinación con sus vecinos se abocan a construir su propia vivienda, avanzando en la medida en que van progresivamente disponiendo de recursos. Ahora se prefiere hacer una distinción. Cuando son los futuros usuarios los que realizan su propia casa, la motivación más frecuente es la falta de dinero; y cuando son los proyectistas, los investigadores o los estudiantes los que materializan sus propias ideas, participando directamente en la construcción, la inquietud central es generalmente la experimentación de métodos e instrumentos innovadores.

Tradicional[editar]

Hormigón re-interpretado.

Desde tiempos remotos, los habitantes de los pueblos o barrios de la periferia metropolitana trabajan en la construcción de sus propias viviendas. Otras veces, son las colectividades marginadas las que se ocupan de construir edificios para intereses comunes. El trabajo no retribuido está claramente motivado por la escasez de recursos financieros, y corresponde a un limitado nivel de especialización y organización en la estructura productiva local. En este primer caso la tecnología es en general derivada, sin mucha atención, del contexto histórico y geográfico donde se construye.

Puesto que las tradiciones están muy radicadas en los lugares, el uso de las tecnologías tradicionales está considerada como una forma de defensa de los caracteres distintivos de una cultura. Pero las mayorías de las veces los constructores diletantes reproducen una mala copia de las tecnologías pensadas y funcionales al mercado de los ricos. Es suficiente pensar en las ilimitadas periferias metropolitanas de los países en vías de desarrollo, donde barracas auto-construidas se amontonan en barrios con graves carencias estructurales. En el mismo tiempo, este tipo de auto-construcción popular y espontánea genera rápidas respuestas a las necesidades de personas indigentes. La análisis puntual de estas viviendas pone en evidencia las contradicciones económicas y ambientales que las caracterizan: láminas metálicas ardientes bajo el sol tropical, estructuras portantes construidas después de las paredes, etc.

Innovadora[editar]

Una manera simétrica de entender la auto-construcción concierne la implicación de los proyectistas en la realización efectiva de la propuesta o del prototipo. Para los investigadores, el objeto de estudio e innovación es la tecnología misma, usada tanto en el proyecto como en la construcción; tecnología que es extrapolada (o mejor librada) de la consolidada relación entre disciplinas y especializaciones, para ofrecer soluciones más apropiadas en términos ambientales y antropológicos.

La referencia de quien opera para integrar investigación y experimentación, proyecto y construcción, es Richard B. Fuller, adoptado como maestro de los movimientos juveniles de los años ’60 y ’70, que construyeron y habitaron sus geodésicas. En tiempos más recientes el referente es Shigeru Ban, que realiza viviendas temporales con tubos de papel reciclado en zonas afectadas por calamidades naturales, o invita los estudiantes a construir cáscaras sutiles con listones de bambú.

Michael Weinstock en la Architectural Association School o los Nox, con sus obras-manifiesto construidas en primera persona, ofrece nuevas perspectivas sobre las relaciones entre geometría y material, modelo físico y modelo virtual, proyecto y construcción. Además, junto a la intención de los proyectistas están evolucionando también los instrumentos del pensamiento y de la acción tecnológica. Una máquina a control numérico, capaz de ejecutar un diseño digital, ¿es un instrumento del proyecto o de la producción? No es ni la propiedad ni la localización de la máquina lo que define el significado. Seguramente el confín del proyecto se está desplazando desde el campo destinado a la tradición hacia la producción.

Autopista[editar]

Entre las dos polaridades (la primera anclada a la tradición y la secunda extendida hacia la innovación) algunas experiencias emblemáticas conjugaron y fundieron las muchas caras de la auto-construcción. El Rural Studio, por medio de una presencia continua en el tiempo, ofreció una respuesta calificada al proceso de abandono y deterioro al cual parecía condenada una comunidad afro-americana en Alabama. Así como la Ciudad Abierta de Valparaíso (Amereida) persiguió durante muchos años, la realización de una utopía proyectual y constructiva, ofreciendo a proyectistas-constructores la oportunidad de un ideal de renacimiento.

En estos últimos dos ejemplos predominan los significados simbólicos de la auto-construcción, evocando la liberación de los vínculos del capitalismo, la construcción de una mayor solidaridad entre los hombres, una condición de vida en armonía con la naturaleza, y el sentimiento de ser artífices de un nuevo inicio. Economistas como Amartia Sen, Jeremy Rifkin y Muhamad Yunus, arquitectos como Peter Eisenman o James Wine, narradores como Gabriel García Márquez o George Lucas, expresan la urgencia de una nueva relación con el mundo y la vida, el deseo de recomenzar desde el principio, la tensión hacia el encuentro entre el pasado remoto y el futuro próximo. La Ciudad Abierta y el Rural Studio son dos ejemplos de cómo es posible volver al inicio.

Didáctica[editar]

¿La experiencia del construir ofrece al estudiante nuevos instrumentos para elaborar las propias propuestas proyectuales? ¿La transformación de los recursos en un producto permite percibir mejor el impacto del hombre sobre la naturaleza? En las escuelas de arquitectura (y anteriormente en las bodegas artesanas del Medioevo y del Renacimiento) el estudio centrado en el “conocer haciendo” tiene precedentes ilustres a comienzos de la Bauhaus de Walter Gropius y Ludwig Mies van der Rohe. Pero la tecnología en que se hacia referencia al inicio del novecientos estaba intrínsecamente relacionada a la industria, a la concentración, a la eficiencia y luego a la contaminación.

Si una viga se mide por el peso que se levantará para su puesta en obra, y el molde de una cáscara sutil con el largo del brazo, es difícil superar la tolerancia del ecosistema. Una hoja de papel o una tela de yute, aun sean flexibles, se vuelven estables y resistentes cuando son tensados. Generar una superficie a doble curvatura, estirando a lo largo los bordes de una membrana bastante elástica, significa minimizar el consumo de los recursos necesarios para cubrir un espacio habitable. Principios que se entienden mejor en la práctica que con explicaciones teóricas.

Un elemento de gran atractivo para participar en un taller de auto-construcción es la oportunidad de realizar una pieza de un edificio en sus dimensiones reales, sobre todo para los estudiantes de arquitectura, desde siempre obligados a mesurarse con las escalas de representación gráficas. El modelo o el prototipo en dimensiones reducidas es siempre una abstracción convencional que se interpone entre el proyecto y la arquitectura.

Repertorio[editar]

Experimentos de auto-construcción organizados en colaboración entre Universidades de Argentina, Paraguay e Italia.

Véase también[editar]