Aulo Atilio Calatino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Aulo Atilio Calatino (en latín, Aulus Atilius Calatinus) (muerto aproximadamente en 216 a. C.) fue un político y militar romano. Fue el primer dictador romano que dirigió a un ejército fuera de Italia (entonces entendida como la Italia continental), dirigiendo a su ejército en la isla de Sicilia.

Fue cónsul en 258 a. C. y en 254 a. C. Ocupó el cargo de pretor en 257 a. C. y, por aquel entonces, recibió un triunfo. Ocupó también la censura en 247 a. C.

Aulo Atilio Calatino debió morir aproximadamente en 216 a. C., puesto que Marco Fabio Buteo (censor en 241 a. C.) es conocido por ser el ex-censor de más edad en su momento. Calatino habría sido más mayor que él tanto partiendo de la fecha de su censorado como de sus edades respectivas.

Carrera[editar]

Su primer consulado fue en el año 258 a. C., cuando obtuvo Sicilia como su provincia, según Polibio,[1] junto con su colega Cayo Sulpicio Patérculo; pero de acuerdo a otros autores a solas, para llevar a cabo la guerra contra los cartagineses. Primeramente tomó la ciudad de Hippana, y después la fortificada Mytistratum, que la hizo cenizas.[2]

Inmediatamente después él atacó Camarina, pero durante el asedio, cayó en una emboscada, y habría perecido con todo su ejército, de no haber sido por los esfuerzos generosos de un tribuno llamado Calpurnio Flamma, aunque su nombre no es el mismo en todas los cronistas.[3] Después de escapar de este peligro, conquistó Camarina, Enna, Drepanum, y otros lugares, que hasta entonces habían estado en posesión de los cartagineses. Hacia el final del año hizo un ataque a Lipara, donde las operaciones fueron continuadas por su sucesor. A su regreso a Roma, fue honrado con un triunfo.

Fue elegido o nombrado pretor en 257 a. C., en el año de su triunfo.

Calatino fue reelegido cónsul en el año 254 a. C., siendo su colega consular Cneo Cornelio Escipión Asina. Los cónsules se dedicaron a la reconstrucción de la flota con 220 nuevas naves, después de que la flota anterior se perdiese en una tormenta en el cabo Pachynum. Navegaron hasta Sicilia y capturaron Panormus ese mismo año. Sin embargo, sólo Asina recibió un triunfo por los éxitos militares conseguidos (posiblemente debido al hecho de que Calatino ya había conseguido un triunfo tres años antes).[4]

A raíz de las desastrosas pérdidas navales de Publio Claudio Pulcro y Junio Pulo sucedidas en 249 a. C., el Senado decidió multar con 120.000 ases al primero, y habría hecho lo mismo con el segundo si éste no se hubiera suicidado. El dictador Marco Claudio Glicia, que había sido nombrado por Claudio Pulcro, fue despedido de su puesto con el argumento de que era el liberto de éste, y que no merecía siquiera el rango de senador. Por todo ello, se decidió nombrar como sucesor de Glicia a Calatino y se le encargó inmediatamente que liderara los ejércitos hacia Sicilia, convirtiéndose así en el primer dictador romano en encabezar un ejército fuera de Italia. A Calatino se le encargó todo esto sin que se tenga evidencia de que por esta época hubiera cosechado algún éxito militar.[5]

Fue elegido censor en 247 a. C.[6] Varios años más tarde, en 241 a. C., Calatino fue elegido para que actuara como mediador entre el procónsul Cayo Lutacio Cátulo y el pretor Quinto Valerio y decidiera quién debía celebrar un triunfo. Tras deliberar largamente, Calatino optó a favor de Catulo.[7]

Según Smith, Calatino erigió un templo en honor a Spes (personificación de la esperanza y felicidad para el joven) en el Forum Holitorium y a Fides (personificación del buen hacer, representado por un par de manos que se estrechan en un apretón) en el Capitolio.[8]

Familia[editar]

Calatino era hijo de Aulo Atilio Calatino, que había sido acusado de traicionar a la ciudad de Sora durante las Guerras Samnitas. Cuando la condena del viejo Calatino parecía inminente, el pretor y tres veces cónsul Fabio Máximo Ruliano, su suegro, intercedió a su favor en el juicio logrando salvarle del exilio. La influencia y las palabras de Ruliano expresando su creencia de que Calatino no era capaz de llevar a cabo los hechos que se imputaban fueron determinantes a la hora del veredicto. Esto muestra que los Atilii eran clientes de los aristócratas Fabii y que estaban emparentados con ellos a través del matrimonio del viejo Calatino. Aulo Atilio Calatino era por tanto nieto de Fabio Ruliano a través de su madre.

Los Atilii Calatinii eran primos de otro famoso Atilii, Atilio Regulo. El cognomen Calatino es muy probable que se refiriera a Calatia, situada seis millas al sudoeste de Capua. Dicha región había sido conquistada durante el consulado de Marco Atilio Regulo Caleno (335 a. C.). No obstante, fue el patricio Valerio el que realmente conquistó Cales, por lo que Atilio es probable que procediera de allí. Lo más probable es que los Atilii fueran la primera familia de Campania que obtuviera la ciudadanía romana y que el sobrenombre de Regulo procediera precisamente de el regalo que suponía la ciudadanía para los Atilii.[9]

Notas[editar]

  1. I, 24
  2. Zonar. viii. 11, donde le llama erróneamente Latino en vez de Calatino
  3. Liv. Epit. 17, XXII. 60; Plin. HN XXII. 6; Oros. IV. 8; Floro, II. 2. § 13, que erróneamente llama a Atilio Calatino dictador; Aurel. Vict. De Vir. Illustr. 39. ; Gell. III. 7; Frontin. Stratag. IV. 5. § 10.
  4. Dictionary of Greek and Roman Biography and Mythology, v. 1, page 560
  5. Liv. Epit. 19; Suet. Tiber. 2; Zonar. viii. 15; Dion Cass. XXXVI. 17.
  6. Este censorado no es mencionado por el lexicógrafo William Smith.
  7. Valerio Máximo, ii. 8. § 2., citado por Smith)
  8. Smith escribe esto al decír

    Aparte de que dedicó un templo a Spes, no se sabe nada más acerca de su vida tras su retirada de la vida pública. (Cic. Ue Ley. ii. 11, De Nat. Deor, ii. 23; Tacit. Anls.)

  9. Munzer

Referencias[editar]

Precedido por:
Lucio Cornelio Escipión y Cayo Aquilio Floro
Cónsul de la República de Roma junto con

Cayo Sulpicio Patérculo
258 a. C.

Sucedido por:
Cayo Atilio Regulo y Cneo Cornelio Blasio
Precedido por:
Servio Fulvio Petino Nobilior y Marco Emilio Paulo
Cónsul de la República de Roma junto con

Cneo Cornelio Escipión Asina
254 a. C.

Sucedido por:
Cneo Servilio Cepión y Cayo Sempronio Bleso