Benahoarita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Auarita»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Benahoarita
Lapalma cantones prehispanica2.jpg
Antigua división de cantones en la Isla de La Palma en el periodo de los auaras
Población total En el momento de la conquista se calcula que había un mínimo de 6.000 aborígenes en La Palma.[cita requerida]
Idioma Guanche
Religión Animismo (Mitología guanche)
Etnias relacionadas Bereberes
Asentamientos importantes
1.º Bandera de España La Palma (España)
[editar datos en Wikidata ]

El término benahoarita o auarita se aplica a los antiguos habitantes aborígenes de la isla de La Palma, Benahoare en lengua bereber, antes de la Conquista de la isla en 1492 por parte de la Corona de Castilla.[1] La fecha más antigua para el poblamiento de La Palma es del 250 a.C.[cita requerida]

Los aborígenes[editar]

Los primitivos habitantes de La Palma eran los benahoaritas, auaritas o awaras. En el momento de la conquista, estaba dividida en 12 cantones. Los primeros textos sobre La Palma datan de la Baja Edad Media (siglos XIV y XV). Aunque faltan datos concretos al respecto, se calcula que la población en ese momento, podía oscilar en torno a los 4.000 habitantes. Los aborígenes vivían fundamentalmente del pastoreo de cabras, ovejas y cerdos y recolectaban frutos y raíces con los que elaboraban una especie de harina a la que llamaban "gofio", hecha con raíces de helecho y amagantes, que tostaban y molían.

Se cree que el origen de los primeros habitantes de la isla de la Palma proviene de algunas tribus bereberes con emplazamiento al noroeste del continente africano. Se desconoce si vinieron por propia voluntad o llegaron de otra forma a través de otras civilizaciones mediterráneas (como los romanos o fenicios, los cuales eran los únicos que poseían navíos de dimensiones suficientes como para llegar a la isla transportando mercancías de subsistencia). Respecto a sus características antropométricas, los restos hallados en los yacimientos muestran que la estatura media era de 1,70 metros para los hombres y de 1,65 metros para las mujeres. Muchos historiadores han hecho constatar el carácter belicoso de los aborígenes. Éstos tenían con mucha frecuencia guerras civiles y todo tipo de enfrentamientos, que no se restringían a un cantón sino que con frecuencia afectaban a toda la isla. Un ejemplo de fuerte confrontación se tuvo entre Atogamtoma (señor de Tijarafe) con Tanausú (señor de Aceró) o Mayantigo (Aridane). Una característica descrita por varios autores es tal que describe a las mujeres benahoaritas con una gran fuerza y agresividad.[2]

Los aborígenes palmeros también tenían un sistema de gobierno que, aunque primitivo, permitía discutir sin peleas muchos de los problemas existentes, esta institución era el Tagoror [cita requerida]. Si bien esta interpretación es un tanto romántica (y las peleas, de hecho, existían), el papel del Tagoror sería el de asamblea o reunión de las élites aborígenes palmeras para discutir diversos asuntos. Dentro de la comunidad se le daba mucha importancia a la familia y permitía unir a varios miembros en grupos por mismo linaje de sangre. Esta unión podría ser de primer orden o nuclear (padres e hijos) o también retrospectiva o extensiva (un antepasado común).

Se cree que el pueblo benahoarita tenía una historia de alrededor de unos 2.000 años, hasta que en 1493 Alonso Fernández de Lugo desembarcó en la isla con la firme intención de conquistarla.

Subsistencia[editar]

Los awara, tenían un método de subsistencia cambiante ya que al principio, con su llegada a la isla debían mantener su ganado y alimentarse de otros recursos que existían en la isla. El mar era su medio principal de conseguir alimento, la agricultura prácticamente no se practicó. Más tarde el ganado era suficiente para mantener un ritmo de consumo apropiado y el hambre disminuyó en los aborígenes que habitaban la isla, lo cual permitió aumentar a nuevas generaciones de awaritas. Desde entonces la ganadería era su principal recurso, los pastores se movían continuamente por la isla en busca de alimento para el ganado, normalmente cabras, pero también cerdos. El perro fue introducido para la realización de tareas de pastoreo, facilitándoles el trabajo a los pastores.

El agua la obtenían a partir de manantiales y pozos. Hacían rituales a las estrellas y dioses de la lluvia para invocarla y así mejorar sus pastos y ganados.

Creencias[editar]

Aunque se trata de un tema difícil de concretar, se saben ciertas cosas con relativa seguridad, los Awara, son idólatras, adoran al sol, la luna y las estrellas, en suma adoran al cielo. Cualquier inclemencia del tiempo, la lluvia o la sequía, era un signo divino. Todas las sociedades humanas prehistóricas achacaban el mal a dioses enfurecidos o demonios, no es exclusivo de los awaras, al igual que el uso de monumentos megalíticos -amontonamientos de piedras alineados en los solsticios-, era para ellos un modo de orientarse en el tiempo y el espacio.

Un ejemplo de adoración a un astro, era el culto rendido a la estrella Canopus, que aparece hacia el sur en invierno, entre los meses de octubre y abril aproximadamente, lo que hace que aparezca en época de lluvias y los awara pensaban que había una relación mágica.[3]

División territorial prehispánica[editar]

Aunque las fuentes no coinciden, pues aparecen subdivisiones internas o distintos topónimos para designar un mismo territorio, suele aceptarse que los doce cantones o segmentos en los que se dividía la isla y sus respectivos señores -señalados entre paréntesis- en el momento de la conquista eran:

  • 1 Aridane (Mayantigo). Que se extendía por gran parte del Valle de Aridane (los actuales municipios de El Paso, Los Llanos y Tazacorte).
  • 2 Tihuya (Chedey). Que se extendía desde el anterior hasta la montaña de Tamanca. Abarcaría las zonas actualmente conocidas como Tajuya, Todoque, Puerto Naos, La Laguna y parte de Las Manchas.
  • 3 Tamanca (Tamanca). Se extendía hasta el Charco. Abarcaría parte de lo que es hoy Las Manchas.
  • 4 Ahenguareme (Echentire y Azuquahe). Correspondería al actual Fuencaliente.
  • 5 Tigalate (Juguiro y Garehagua). Aparece en ocasiones denominado también como Mazo. Abarcaría el territorio del municipio de Mazo actual.
  • 6 Tedote (Tinisuaga, Agacensie y Ventacayce). Corresponde a Santa Cruz de la Palma y Las Breñas.
  • 7 Tenagua (Atabara). Corresponde a Puntallana.
  • 8 Adeyahamen (Bediesta). Corresponde al actual municipio de San Andrés y Sauces.
  • 9 Tagaragre (Tediaba y Autinmara). Correspondería a Barlovento
  • 10 Tegalgen (Bediesta). Abarcaría el actual Garafía
  • 11 Tijarafe (Atogmatoma). Abarcaría los actuales municipios de Tijarafe y Puntagorda.
  • 12 "Aceró" (Tanausú). Ubicado en el término de La Caldera. Aceró quiere decir "lugar fuerte e invulnerable".

A diferencia de Tenerife o Gran Canaria, en La Palma no existía ninguna superestructura por encima de estas unidades. De hecho este sistema de poder no era permanente y estas unidades o segmentos podían estar dividas en otras más pequeñas; en fuentes del siglo XVI se hace referencia a otras unidades como el "bando de Gazmira".

Museos[editar]

Museos con material arqueológico:

En la isla de La Palma:
En otras islas del archipiélago canario:

Véase también[editar]

Referencias[editar]