Atlas Lingüístico de la Península Ibérica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Atlas Lingüístico de la Península Ibérica (ALPI) es un proyecto de Atlas lingüístico concebido en 1914 por Ramón Menéndez Pidal y encargado a su discípulo Tomás Navarro Tomás. El proyecto se basó en unos cuadernos de encuesta elaborados en 1930-31, y 3 equipos de encuestadores se encargaron de recoger los datos correspondientes a esos cuadernos en 527 puntos de encuesta, generalmente pueblos pequeños, previamente seleccionados para cubrir de la manera más completa posible todas las variantes lingüísticas de la Península Ibérica, Rosellón y Baleares, salvo el área de lengua vasca. No se incluyeron las Islas Canarias, como tampoco Azores ni Madeira. La mayor parte del trabajo de encuesta se realizó entre 1931 y 1935, y el resto se completó entre 1947 y 1954.

Siguiendo la metodología habitual de los primeros atlas lingüísticos, en cada punto de encuesta (pueblo o aldea) se elegía un informador, prefiriéndose que fuera natural del lugar, que hubiese salido poco de él, que tuviera poca instrucción y que fuera de edad madura. De esta manera se confiaba en recoger las características más genuinas del habla de cada lugar. A continuación se pedía al informador que diese la expresión habitual en el lugar para una serie de palabras y frases (definidos en la encuesta) y su respuesta era copiada por medio de transcripción fonética. Esta transcripción, adaptación del Alfabeto fonético de la RFE, es sumamente detallista, con niveles de diferenciación fonética muy superiores, por ejemplo, a los del Alfabeto Fonético Internacional.

Los encuestadores fueron los siguientes:

A partir de los resultados de las encuestas, estaba previsto realizar el Atlas propiamente dicho, en 10 tomos, pero finalmente sólo el primer tomo vio la luz.

Desventuras del ALPI[editar]

Los trabajos de encuesta tuvieron que ser interrumpidos a consecuencia de la Guerra Civil Española de 1936-39. Tomás Navarro Tomás tuvo que exiliarse, y se llevó consigo los materiales del ALPI.

Uno de los encuestadores, Aníbal Otero, fue acusado de espionaje, aparentemente por el hecho de usar signos de transcripción fonética en sus cuadernos de encuesta, y condenado a muerte. Más tarde le fue conmutada la pena, y permaneció en prisión hasta 1941.

En 1951 los materiales fueron devueltos a España, por mediación de CSIC, tras pactarse que se acabarían las encuestas pendientes y se publicaría el Atlas.

En 1962 se publicó el primer volumen de los 10 previstos, pero inmediatamente se suspendieron los trabajos, y ya no se han publicado más volúmenes. Los cuadernos de encuesta quedaron guardados dispersos en diversos lugares públicos y privados. A partir de 1999, el profesor David Heap, de la Universidad Western Ontario (en Canadá), ha estado fotocopiando los cuadernos y publicando los facsímiles en Internet (ver Enlaces Externos).

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]