Atentado de Hipercor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Atentado de Hipercor
Avenida Meridiana4.jpg
La Avenida Meridiana de Barcelona, lugar donde se produjo el atentado.
Lugar Barcelona, Flag of Spain.svg España
Coordenadas 41°25′41″N 2°11′7.98″E / 41.42806, 2.1855500


Coordenadas: 41°25′41″N 2°11′7.98″E / 41.42806, 2.1855500
Blanco(s) Civiles
Fecha 19 de junio de 1987
16:08 (UTC+1)
Tipo de ataque Atentado terrorista con explosivos
Arma(s) Coche bomba
Muertos 21
Heridos 45
Perpetrador(es) ETA

El atentado de Hipercor fue una acción terrorista perpetrada por ETA el 19 de junio de 1987, que consistió en la colocación de un potente explosivo en un centro comercial de la empresa Hipercor ubicado en Barcelona, que causó la muerte de 21 personas e hirió a 45. La organización terrorista explicó en un comunicado posterior que había avisado previamente de la colocación de la bomba y que la policía no desalojó el local.[1]

Atentado[editar]

El atentado se realizó con un coche bomba cargado con 30 kilos de amonal, cien litros de gasolina, escamas de jabón y pegamento hasta sumar los 200 kilogramos de carga explosiva.[2] Los miembros del Comando "Barcelona", Josefa Ernaga, Domingo Troitiño y Rafael Caride Simón depositaron el explosivo en el maletero de un Ford Sierra robado que aparcaron en el párking del hipermercado Hipercor situado en la popular Avenida Meridiana de Barcelona.[3]

Según quedó probado en el juicio, Troitiño realizó tres llamadas de aviso desde una cabina telefónica, dirigidas a la Guardia Urbana de Barcelona, a la administración del propio establecimiento y al diario Avui.[3] La información era confusa porque no explicaba que el explosivo estaba en un coche y señalaba la hora de la explosión para las 15:30 horas (dando un margen de entre quince y cinco minutos desde las llamadas), 38 minutos antes de la hora real. La búsqueda fue realizada por el personal de la empresa de seguridad que custodiaba el edificio con ayuda de la Policía y la Guardia Urbana y, al no ser encontrado ningún paquete sospechoso y sobrepasarse la hora señalada para la explosión, la dirección de Hipercor y las fuerzas policiales no consideraron necesario el desalojo del local.[4] Al ser un viernes a primera hora de la tarde, el local se encontraba atestado de gente realizando sus compras.

A las 16:10 h. actuó el temporizador que activaba los explosivos, ocasionando una enorme explosión que voló por los aires la primera planta del garaje, y provocando un socavón de 5 m de diámetro en el suelo del establecimiento por el que penetró una bola de fuego que abrasó a todas las personas que encontró a su paso. La mezcla explosiva tuvo efectos similares a los del napalm, pegándose a los cuerpos y elevando la temperatura hasta los 3.000 grados centígrados. Además, los gases tóxicos producidos, provocaron la asfixia de otras personas no afectadas por el fuego.[5] Como consecuencia, perecieron 21 personas, y 45 resultaron heridas de diversa consideración.[3] La llegada inmediata de la Policía y los bomberos atenuó el alcance de la masacre, ya que de no haberse extinguido a tiempo, el incendio habría afectado a otras plantas del supermercado. Entre los fallecidos (la mayoría de los cuales fueron mujeres), algunos de los cuales quedaron completamente carbonizados, se encontraban también varios niños.[6]

La explosión provocó además la destrucción de unos 20 vehículos que se encontraban en el aparcamiento siniestrado, además de daños de diversa consideración en algunos immuebles vecinos, sobre todo balcones y cristales.[6]

Juicios[editar]

Condenas penales[editar]

Cuatro miembros de ETA fueron condenados por la Audiencia Nacional a penas de casi 800 años cada uno en dos juicios celebrados en 1989 y 2003. Estos fueron:[3]

Responsabilidad civil del Estado[editar]

Años después se dictaron nuevas sentencias que fueron las primeras en la historia judicial española en reconocer la responsabilidad patrimonial parcial[7] del Estado por un atentado terrorista.[8] El tribunal consideró que la Policía no actuó ni para desalojar el edificio ni para evitar que siguieran entrando personas en él.[9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. "hacia las tres de la tarde, uno de los miembros del grupo realizó desde cabinas telefónicas públicas tres llamadas, comunicando en nombre de ETA que tendría lugar una explosión en el establecimiento entre las 15,30 y las 15,40, a la Guardia Urbana, a “Hipercor” y al diario “Avui”, llamada que se participó a los “Mossos d’Esquadra”, quienes a su vez dieron cuenta, a las tres y media, a la Sala de Seguridad Ciudadana... Las fuerzas policiales que acudieron al lugar y el servicio de seguridad del establecimiento no consideraron conveniente la evacuación del edificio y, sobre las 15,55 horas, visto que no se había localizado la bomba y que había pasado ya con creces el tiempo del aviso, se adquirió por la dirección del centro comercial la convicción de que se trataba de una falsa alarma... (hechos probados de la sentencia dictada el 23 de julio de 2003 por la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y ratificados en apelación)"
  2. Servicio de documentación (19/06/2012). «Hipercor, el atentado más salvaje». La Vanguardia. Consultado el 19/08/2012. «La deflagración del Ford Sierra cargado con 200 kilos de amonal, gasolina, escamas de jabón y pegamento causó efectos similares al napalm y convirtió el aparcamiento en un horno de 3.000 grados de temperatura. La mezcla explosiva se pegaba a personas y coches quemándolos y consumió el oxigeno rápidamente.».
  3. a b c d ABC: Hoy se cumplen 22 años del atentado de Hipercor.
  4. «El desalojo no hubiera evitado la masacre». La Vanguardia (21/07/1987). Consultado el 19/08/2012. «La primera llamada se efectuó sobre las tres y cuarto de la tarde al propio centro comercial. El comunicante que se identificó como miembro de ETA, señaló que esta organización terrorista había colocado un artefacto en el hipermercado, que haría explosión en el plazo de quince minutos. A las 15.25, una voz masculina informaba al diario “Avui” que ETA había depositado una bomba en el centro comercial, que estallaría al cabo de cinco minutos. La revisión de las instalaciones del hipermercado la llevó a cabo el personal de la empresa de seguridad que custodia al edificio, con la ayuda de Policía y Guardia Urbana. Al no hallar ningún paquete explosivo y como quiera que se había sobrepasado la hora señalada para la deflagración, se dio por finalizada la inspección, según informaron fuentes oficiales.».
  5. Servicio de documentación (19/06/2012). «Hipercor, el atentado más salvaje». La Vanguardia. Consultado el 19/08/2012. «(...) causó efectos similares al napalm y convirtió el aparcamiento en un horno de 3.000 grados de temperatura. La mezcla explosiva se pegaba a personas y coches quemándolos y consumió el oxigeno rápidamente. Los bomberos informaron que “Cuando llegamos ya no se oían gritos de auxilio ni lamentos. Sólo había humo y silencio”.».
  6. a b La Vanguardia: ETA asesina a quince personas, entre ellas mujeres y niños, en el atentado más sangriento de su historia.
  7. EFE (19/06/2009). «Hoy se cumplen 22 años del atentado de Hipercor». ABC. Consultado el 19/08/2012. «Once años después de la matanza, en mayo de 1998, el Tribunal Supremo condenó al Estado, como responsable civil subsidiario, a pagar 106 millones de pesetas a doce de los afectados. El fallo condenaba al Estado a hacerse cargo del 50% de las indemnizaciones correspondientes a los terroristas.».
  8. El País: Las heridas, todavía abiertas, del atentado de Hipercor.
  9. Anna Argemi (21/05/1994). «El Estado, condenado por negligencia policial en el atentado de Hipercor». El País. Consultado el 19/08/2012. «según la sentencia, "entre la llegada de las dotaciones policiales y la explosión no se hizo absolutamente nada para intentar el desalojo e impedir que el público y los vehículos siguiesen entrando y saliendo". Si la policía hubiera actuado con diligencia habría habido "tiempo bastante para evitar las consecuencia [de la explosión del coche bomba] o al menos, para aminorarlas" añade».

Enlaces externos[editar]