Atakapan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ishak
Attakapasindian-1735-deBatz.jpg
An Attakapas, de Alexandre De Batz, 1735
Otros nombres Atakapan
Ubicación Louisiana y Texas
Población total 450
Idioma Atakapan en la antiguedad, inglés actualmente
Religión Cristianismo, en la antiguedad su religión tradicional.
Etnias relacionadas Caddo, Koasati
La distribución del pre-contacto de Atakapa.

Los atakapa[1] son un pueblo indígena de los bosques del sudeste, que hablaban el idioma atákapa e históricamente vivían a lo largo del golfo de México. Se autodenominaban ishak,[2] que se traduce como "El Pueblo", sin embargo a si mismos, dentro de la tribu se dicen Pueblo del amanecer o gente del sol.[3] [4] Aunque los atakapa fueron diezmados por las enfermedades infecciosas tras el contacto con los europeos, sus descendientes aún viven en Louisiana y Texas. Los descendientes atakapa-ishak tuvieron una reunión en 2006.

Su nombre atakkapa viene del Idioma choctaw y significa «devoradora de hombres», este fue el nombre con el que los conocieron los españoles. Sus pueblos estaban en los valles fluviales, a lo largo de lagos, costas y de la bahía de Galveston (Texas) a Vermilion Bay (Louisiana).[5] [6] Después de 1762, cuando la Louisiana fue comprada por España, poco se escribió de los atakapan. Las enfermedades infecciosas y las epidemias de finales del siglo XVIII causaron muchas muertes entre ese pueblo. Los sobrevivientes se unieron a los caddo, koasati, y otras tribus vecinas, aunque hay pruebas de algunas personas atakapan que sobrevivieron culturalmente hasta el siglo XX.[7]

Tribus[editar]

Tribus atakapan occidentales[editar]

  • Akokisa, vivieron a lo largo del curso inferior de los ríos Trinidad y San Jacinto y en las costas al este de la bahía de Galveston.[1]
  • Atakapa, esta tribu fue la que dio nombre a la etnia, se ubicaban en el lago Calcasieu, actual lago Charles.[1]
  • Bidai, vivieron a los alrededores del arroyo Bedias, tributario del río Neches, Texas.[1]
  • Deadose, tribu muy relacionada con los bidai.[1]
  • Orcoquiza, vivían al norte de la bahía Galveston, a lo largo de los ríos Trinidad y Colorado.[8]
  • Patiri, merodeaban al norte del valle del rio San Jacinto, Texas.[1]
  • Tlacopsel, se encontraban al sureste de texas, colindando con el territorio de varias tribus coahuiltecas y karankawas.[9]

Tribus atakapan orientales[editar]

Se tiene conocimiento de una tribu atakapan asentada en lo que ahora es Acadia, Luisiana.[10]

Historia[editar]

La historia oral de los atakapas dice que vinieron del mar. Que un profeta ancestral hizo sus normas de conducta y su filosofia de vida.[11]

El primer contacto europeo con el pueblo atakapa puede haber sido en 1528 por los sobrevivientes de la expedición del español Pánfilo de Narváez. Dos barcos encallaron en la costa. Uno llegó a la nación karankawa, mientras que el otro probablemente llegó a la isla de Galveston. Este último dijo haber conocido un grupo que se llamaban a sí mismos los han, que pudieron haber sido los akokisa.[1]

En 1703, Jean-Baptiste Le Moyne, el gobernador francés de La Luisiana, envió a tres hombres a explorar la costa oeste del río Mississippi. La séptima nación que encontraron fueron los atakapa, los cuales capturaron y canibalizaron a uno de los miembros de la expedición.[1] En 1714, esta tribu hostigó a Jean-Michel de Lepinay, quien fue gobernador interino de Luisiana francesa entre 1717 y 1718,[12] mientras estaba fortificando Dauphin Island, Alabama.[13]

Los choctaw dijeron a los franceses colonizadores que los "Pueblos del Oeste" (Coahuiltecos, Atakapas, Tonkawas, Karankawas) eran tribus salvajes y nomadas. De hecho, el nombre atakapa es un nombre choctaw que significa "comedor de gente" ( hattak "persona", apa 'a comer'), una referencia a la práctica antropofagica ritual.[11] Varios de los pueblos del golfo practicaban esto con los prisioneros de guerra.

Un explorador francés, Francois Simars de Bellisle, vivió entre los atakapa en 1719-1721.[1] Describió entre los atakapa prácticas de caníbalismo, que observó de primera mano.[14] Esa práctica probablemente era un ritual religioso o bien, para intimidar a sus enemigos.

El historiador francés Antoine-Simon Le Page du Pratz vivió en Louisiana entre 1718 y 1734, tenía en ese entonces 16 años. Escribió:

A lo largo de la costa oeste, no lejos del mar, habitan en el país llamado Atacapas [sic], es decir, 'comedores de hombres', siendo así llamados por el resto de las naciones por causa de su detestable costumbre de comerse a sus enemigos, o que ellos creen que son sus enemigos. En el vasto país no hay otros caníbales que deben cumplir, además de con los Atacapas, y puesto que los franceses han salido de ellos, que han planteado en ellos tan gran horror de esa abominable práctica de devorar criaturas de su misma especie, que tienen se comprometió a dejar fuera, y, en consecuencia, por un largo tiempo pasado hemos oído hablar de ningún semejante barbaridad entre ellos.

Antoine-Simon Le Page du Pratz[15]

Louis Leclerc Milfort, un viajero francés que pasó 20 años viviendo en Muscogee Creek, estuvo con los atakapa en 1781, durante uno de sus viajes y escribió:[16]

El bosque que entonces estaba era lo suficientemente espeso como para que ninguno de mis hombres se viera. Los formé en tres destacamentos, de tal manera que radié esos salvajes, y para salir de entre ellos hay manera de retiro, excepto por el estanque.

Entonces todos ellos se movieron hacia adelante, entonces envié adelante un jefe subordinado a determinar a qué nación pertenecían estos salvajes, y cuáles serían sus intenciones hacia nosotros. Pronto se nos aseguró que eran Atakapas, los cuales, en cuanto nos vieron, lejos de tratar de defenderse, nos mostraron signos de paz y amistad. Había ciento ochenta [180] de ellos, de ambos sexos, ocultando, como sospechábamos, la carne de secado con humo. Tan pronto como mis tres destacamentos habían salido del bosque, vi a uno de estos salvajes venir directamente hacia mí: a primera vista, me di cuenta de que él no pertenecía a la nación Atakapa, se dirigió a mí con educación y de manera fácil, inusual entre estos salvajes.

Le ofreció comida y bebida a mis guerreros, que acepté, al tiempo que expresó su gratitud. La carne se sirve con toda mi desprendimiento, y durante el tiempo de cerca de seis horas que me quedé con este hombre, me enteré de que él era un europeo, que había sido un jesuita, y que después de haber ido a México, estas personas le habían elegido como su jefe. Él hablaba francés bastante bien. Me dijo que su nombre era José, pero no se enteró de que parte de europa llegó. Me informó que el nombre Atakapa significaba comedor de hombres, se había dado a esta nación por los españoles porque cada vez que capturaban a uno de ellos, lo asaban con vida, pero que no se los comian; que actuaban así con esta nación para vengar a sus antepasados ​​por la tortura que hicieron cuando llegaron a tomar posesión de Mexico; que si algunos ingleses o franceses pasaban a ser perdidos en esta región de la bahía, la Atakapas les daban la bienvenida con amabilidad, les daban hospitalidad, y si no quieren quedarse con ellos, los llevaban con los Akancas, desde donde podrían fácilmente ir a Nueva Orleans.

Él me dijo: "Desde aquí se puede apreciar alrededor de la mitad de la Nación de los Atakapas, la otra mitad está más lejos, tenemos el habito de dividirnos en dos o tres grupos en primavera para cazar mejor el bisonte, lo cazamos con flechas.

Nuestros jóvenes cazadores son muy hábiles en esta caza, Usted comprende, por otra parte, que estos animales están en muy gran número, y tan mansos como si fueron criados en una granja, en consecuencia, tenemos mucho cuidado de no asustarlos cuando se quedan en una pradera o en un bosque, acampamos cerca de ellos para hacerlo, se acostumbran a vernos, y los seguimos por todas sus andanzas por lo que no pueden alejarse de nosotros; usamos su carne para alimentarnos y sus pieles para hacer ropa, yo he estado viviendo con esta gente por mas de once años...

Estoy feliz y satisfecho aquí, y no tengo el menor deseo de volver a Europa. Tengo seis hijos que amo mucho, y con los que quiero terminar mis días. Cuando mis guerreros estaban descanzando y frescos, me despedí de José y de la Atakapas, mientras asegurándoles mi deseo de ser capaz de hacer algunas vueltas por su cálida bienvenida, y me volví a mi viaje.

Louis Leclerc Milfort

En 1760, el francés Gabriel Fuselier de la Claire, llegando al territorio de los attakapa, compró toda la tierra entre el río Vermilion y el bayou Teche, territorio del éste del territorio del jefe Kinemo. Fue poco después de que una tribu rival, los appalousa (New Iberia), procedente de la zona comprendida entre los ríos Atchalafaya y Sabine, exterminaron a los atakapas del Este.

William Powell Byrd (1799-1867), médico y fisiólogo, estudió a las víctimas del canivalismo atakapa. Señaló que tradicionalmente los atakapa aplastaban los craneos frontalmente y no occipitalmente como las tribus vecinas.[17]

Los atakapa operaron con la tribu chitimacha en tiempos históricos.[18] En el siglo XVIII, algunos Atakapa se casaron en la tribu Houma de Louisiana.[19] Los miembros de la tribu tunica-biloxi se unieron a los atakapa en el siglo XVIII.[20]

Cultura[editar]

Los atakapas comían rizomas y semillas del loto americano, mariscos y pescados. Las mujeres recolectaban huevos de aves, loto americano por sus raíces y semillas, así como otras plantas silvestres. Los hombres cazaban venados, osos y bisontes, que les proporcionaba carne, grasa y pieles. Las mujeres cultivan maíz. Se procesaban carnes, huesos y pieles para preparar comida para su almacenamiento, así como para la confección de ropa, puertas de tienda de campo, herramientas, materiales de costura, flecha, bridas y aparejos para caballos y otros elementos necesarios para su supervivencia.[11] [21]

Los hombres hicieron sus herramientas para la caza y pesca: arcos y flechas, lanzas con puntas de hueso y lanzas con puntas de pedernal. Utilizaron veneno para capturar peces, incluso utilizaban antorchas para encandilar a los caimanes mientras los cazaban lanceandolos en los ojos. Las personas ponían aceite de cocodrilo en su piel expuesta para repeler a los mosquitos. En 1719, los Atakapan obtenieron caballos y cazaban bisontes a caballo. Ellos usaban canoas para navegar por los pantanos y cerca de la costa, pero no se aventuraban lejos en el océano.[21]

En el verano, las familias se trasladaban a la costa. En invierno, se trasladaban hacia el interior y vivían en aldeas de casas hechas de caña y paja. La tribu Bidai vivía en tiendas de piel de oso. Las casas de los jefes y curanderos las edificaban sobre los montículos dejados por culturas anteriores.[11]

Actualidad[editar]

Se cree que las tribus o subdivisiones atakapa más occidentales fueron diezmados en la década de 1850, principalmente por enfermedades infecciosas pobreza. Armojean Reon, de Lake Charles, Louisiana, que vivió a principios del siglo XX, se señaló como un hablante fluido del Atakapa.[22]

Existen descendientes y han comenzado a organizarse para ser reconocidos como una tribu. Numerosos descendientes actuales comparten un linaje mixto de Atakapas-Ishak y otra ascendencia étnica, pero han mantenido su sentido de comunidad de cultura.[23]

Los nombres de las ciudades de hoy en día en la zona se remontan al periodo de los Ishak, que se derivan tanto de su lengua y de las versiones francesas de las personas y los lugares. La ciudad de Mermentau por ejemplo, es una forma corrupta del jefe local Nementou. Plaquemine, como en Bayou Plaquemine Brûlée y Plaquemines Parish, se derivan de la palabra atakapa pikamin, que significa "caqui". Bayou Nezpiqué fue nombrado por un atakapan que se había tatuado la nariz. Queue de Bayou Tortue se creía que había sido nombrado Jefe de Celestine La Tortu, nación atakapa.[24] El nombre Calcasieu es una transliteración francesa de un nombre atakapa: katkosh (LLorar).

El 28 de octubre de 2006, la nación atakapa-ishak se reunió por primera vez en más de 100 años como "una nación". Un total de 450 personas prosedentes de Louisiana y Texas. Rachel Mouton, la maestra de ceremonias y recién nombrada Directora de Publicaciones y Comunicaciones, presentó Billy LaChapelle, quien abrió la tarde con una oración tradicional en inglés y en atakapa.[25]

En la ciudad de Lafayette, Louisiana están planificandos una serie de senderos, financiados por la Administración Federal de Carreteras, que se llamarán el "Trail Atakapa-Ishak". Constará de un sendero para bicicletas conectando centros de la ciudad a lo largo de los pantanos Vermilion y Teche, que actualmente sólo son accesibles a pie o en barco.[26] [27]

Idioma atakapa[editar]

El idioma atakapa es una lengua aislada, que una vez se habló a lo largo de la costa este de Texas y de Luisiana.[28] John R. Swanton propuso una familia de lenguas tunica que incluiría atakapa, tunica y Cchitimacha, que María Haas luego sexpandió a la familia de las lenguas del Golfo con la adición del Muskogui. Estas familias propuestas no han sido probadas.[29]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i Sturtevant, 659.
  2. Times of Acadiana.com
  3. Southwest Louisiana:A Treasure Revealed By Jeanne Owens - HPN Books - p.13 [1]
  4. Atkapa-Ishak Nation
  5. «Linguistic Position of the Tribes of Southern Texas and Northeastern Mexico». American Anthropologist (Blackwell Publishing) 17 (1):  pp. 17–40. January–March 1915. doi:10.1525/aa.1915.17.1.02a00030. 
  6. «The Atakapas Indians: Cannibals of Louisiana». Louisiana History (Louisiana Historical Association) 11 (2):  pp. 167–176. Spring 1970. 
  7. Sturtevant, 660.
  8. TSHA Online – Orcoquiza Indians.
  9. Campbell, Thomas N. "Tlacopsel Indians". Handbook of Texas History Online (retrieved 14 March 2010).
  10. Bradshaw, Jim. "Iberia Parish was once part of Attakapas District." Daily Advertiser. 25 November 1997 (retrieved 8 June 2009).
  11. a b c d Sturtevant, 662.
  12. enlou.com
  13. lutheransonline.com
  14. Newcomb, 327.
  15. "Attakapas", The Cajuns.com.
  16. Milfort, Louis Leclerc. Memoirs or A Quick Glance at my various travels and my sojourn in the Creek Nation, Chapter 15, Rootsweb Homepages.
  17. Powell, William Byrd. Letter to Samuel G. Morton. 12 August 1839. American Philosophical Society, L.S. 2p. 127.
  18. Pritzker, 374.
  19. Pritzker, 382.
  20. Pritzker, 393.
  21. a b Sturtevant, 661.
  22. Sturtevant, 660-61.
  23. timesofacadiana.com "This isn't Cajun Country", Times of Acadiana, 25 July 2007.
  24. thecajuns.com "Arrow points and place names are reminders of Attakapas", The Cajuns.
  25. Atakapa Ishak Nation SE Texas and SW Louisiana, Issue No. 1, November 2006, at Lutherans Online.
  26. "Blazing a T.R.A.I.L." http://www.theind.com/
  27. "Atakapa-Ishak Trail" http://mpo.lafayettela.gov/
  28. Gatschet, Albert S.; Swanton, John Reed; Smithsonian Institution (1932). «A dictionary of the Atakapa language». Bureau of American Ethnology. Consultado el March 14, 2010. 
  29. Mithun, Marianne (2001). The Languages of Native North America (First paperback edición). Cambridge, United Kingdom: Cambridge University Press. pp. 302, 344. ISBN 0-521-23228-7. 

Bibliografía[editar]

  • Newcomb, William Wilmon, Jr. The Indians of Texas: From Prehistoric to Modern Times. Austin: University of Texas Press, 1972. ISBN 978-0-292-78425-3.
  • Sturtevant, William C., general editor and Raymond D. Fogelson, volume editor. Handbook of North American Indians: Southeast. Volume 14. Washington DC: Smithsonian Institution, 2004. ISBN 0-16-072300-0.
  • Nezat, Jack Claude. The Nezat and Allied Families 1630–2007. 2007. ISBN 978-0-615-15001-7.
  • Pritzer, Barry M. A Native American Encyclopedia: History, Culture, and Peoples. Oxford: Oxford University Press, 2000: 286-7. ISBN 978-0-19-513877-1.