Astérix y el caldero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Astérix y el caldero
Astérix et le chaudron
Publicación
Primera edición En álbum: 1969
Editorial Hachette Livre
N.º páginas 48, a color
ISBN 978-2-01210-145-6
Contenido
Tradición Franco-belga
Género Cómico
Dirección artística
Guionista(s) René Goscinny
Dibujante(s) Albert Uderzo
Serie
Colección Astérix el Galo
Número 13
Numeración 33
Volumen anterior Astérix y los juegos olímpicos
Volumen siguiente Astérix en Hispania
Sitio web

Astérix y el caldero es una historieta de Astérix el Galo, publicada por primera vez en Francia en la revista Pilote, el 31 de octubre de 1968. En forma de libro, la aventura fue publicada en Francia en 1969, con una tirada original de 1.100.000 ejemplares. Es el libro número trece.


Resumen de la trama[editar]

El jefe galo Moralelástix encomienda a Astérix el cuidado de un caldero lleno de sestercios, para que el dinero no caiga en manos del recaudador de impuestos del imperio romano. Bajo la custodia de Astérix, el dinero es robado, quedando solamente el caldero vacío con aroma de sopa de cebolla. Como la situación compromete el honor de la aldea frente a otro jefe galo, Astérix es desterrado, a menos que devuelva el dinero desaparecido. Obélix se autodestierra y acompaña a su amigo para llenar el caldero de dinero nuevamente y reparar su falta.

Astérix y Obélix intentan recuperar el dinero sin éxito y de diversas formas. Entre ellas, machacar a los piratas, que por una vez estaban intentando establecer un negocio honrado, al convertir su barco en un restaurante. El dúo recurre también a la venta de jabalíes, a la lucha, la actuación, el juego e incluso intentan atracar un banco, que se ha quedado sin fondos a causa de la subida de impuestos de los romanos.

Al final, se encuentran con un recaudador de impuestos romano, al que roban, pero cuando se disponen a llevar el dinero a Moralelástix, Astérix percibe un olor sospechoso en las monedas. El caldero se había utilizado previamente para preparar sopa de cebolla, y las monedas que el recaudador acababa de cobrar emitían ese olor.

Astérix y Obélix se dirigen a la aldea de Moralelástix, que se encuentra junto a un acantilado en la costa. Astérix se enfrenta a Moralelástix, ya que ha descubierto que Moralelástix había robado su propio dinero, pagado los impuestos a los romanos para seguir teniendo buenas relaciones con ellos y les ha utilizado para recuperarlo. Prosigue una pelea entre Obélix y los aldeanos y entre Astérix y su jefe, que termina con el caldero del dinero cayendo por el acantilado, con lo que concluye la escena.

Sin embargo, el dinero cae en el barco de los piratas, que por una vez acaban la aventura con un final feliz. Astérix y Obélix vuelven a su aldea triunfantes.


Caricaturas de famosos[editar]

  • Cameo de los propios Goscinny y Uderzo como parte del público que asiste a la obra de teatro.
  • El cobrador de impuestos es una caricatura de Valéry Giscard d'Estaing, quien era en ese entonces el ministro de finanzas de Francia, y más tarde fue Presidente de ese país.