Asesinato en el Orient Express

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Asesinato en el Orient Express
Autor Agatha Christie
Género Novela policíaca
Idioma Inglés
Título original Murder on the Orient Express
Editorial Flag of the United Kingdom.svg Collins Crime Club
País Reino Unido
Fecha de publicación 4 de enero de 1934
Formato tapa dura, tapa blanda y de bolsillo
Páginas 256
Serie
El podenco de la muerte y otras historias Asesinato en el Orient Express Retrato inacabado

Asesinato en el Orient Express es un libro de misterio de la escritora británica Agatha Christie, publicado por el Collins Crimaz Club el 1 de enero de 1934[1] y en EE.UU. por Dodd, Mead and Company más tarde en el mismo año, con el título Murder in the Calais Coach.[2] [3] La edición británica fue lanzada a la venta con un precio de siete chelines y seis peniques (7/6)[4] y la versión estadounidense en dos dólares.[3] En el libro aparece el famoso detective belga Hércules Poirot.

El título de la novela[editar]

El título que se le dio a la novela en Estados Unidos, Murder in the Calais Coach, fue utilizado para evitar una confusión con la novela de 1932 de Graham Greene Stamboul Train, la cual fue publicada en EE.UU. como Orient Express.[5]

Argumento[editar]

Tras resolver un importante caso en Siria, Hércules Poirot se dispone a volver a Inglaterra en el Orient Express desde Estambul, que en esa época del año, en pleno invierno, suele ir casi vacío, pero en esa ocasión va inusualmente lleno y Poirot sólo consigue una litera gracias a su amigo monsieur Bouc, que es director de la Compagnie Internationale des Wagons-Lits. Cuando un tal Sr. Harris no se presenta, Poirot ocupa su lugar, junto a un joven norteamericano llamado Héctor MacQueen. La segunda noche, Poirot consigue un compartimento para él sólo, que le cede monsieur Bouc.

Esa noche, cerca de Belgrado, unos veintitrés minutos antes de la 1:00 am, Poirot se despierta al oír un fuerte ruido, que parece proceder del compartimento de al lado, ocupado por un millonario norteamericano, llamado Samuel Ratchett. Cuando Poirot se asoma para ver que ocurre, ve al encargado del vagón, Pierre Michel, llamar a la puerta de Ratchett. Un hombre contesta en francés Ce n'est rien. Je me suis trompé, que significa No es nada. Me he equivocado., y el conductor va a responder otra llamada. Poirot decide volver a la cama, pero no consigue dormirse porque el tren parece haber dejado de moverse y además tiene sed.

Al levantarse, oye a una dama norteamericana, Mrs. Hubbard, tocar el timbre insistentemente. Poirot llama a Michel y le pide una botella de agua mineral, y se entera de que Mrs. Hubbard cree que alguien ha entrado en su compartimento. También se entera de que el tren ha quedado bloqueado debido a una tormenta de nieve. Poirot se despide de Michel y trata de volver a dormir, pero un golpe en su puerta le vuelve a despertar. Esta vez, cuando se asoma, todo está en silencio, y sólo ve a una mujer de espaldas, con un quimono escarlata.

A la mañana siguiente se entera de que Ratchett ha sido asesinado de doce puñaladas mientras dormía. Sin embargo, las pistas y los hechos son muy misteriosos, ya que algunas puñaladas son muy profundas y otras son sólo simples cortes, y algunas parecen hechas por una persona zurda y otras por una persona diestra.

Poirot encuentra numerosas pistas en el compartimento de la víctima y en el tren, como un pañuelo de lino con la inicial "H" bordada, un limpiapipas y un botón de un uniforme de conductor. Estas pistas sugieren que el asesino o asesinos han sido algo descuidados, pero cada pista parece apuntar a un sospechoso distinto, lo que hace pensar que algunas han sido simuladas.

Al reconstruir un fragmento de una carta quemada, Poirot descubre que Ratchett era un fugitivo de los Estados Unidos llamado Cassetti. Cinco años antes, Cassetti secuestró a una niña de tres años llamada Daisy Armstrong. Aunque la familia Armstrong pago un cuantioso rescate, Cassetti asesinó a la niña y escapó del país con el dinero. La madre de Daisy, Sonia Armstrong, estaba embarazada cuando se enteró de la muerte de Daisy. El choque le hizo dar a luz prematuramente, y el niño y ella murieron. Su marido, el coronel Armstrong, se pegó un tiro enloquecido por el dolor. La niñera, Susanne, fue considerada sospechosa por la policía, y se suicidó tirándose por una ventana, tras lo cual se demostró que era inocente.

Las pruebas aumentan y lo hacen en direcciones totalmente distintas, pareciendo que Poirot está siendo desafiado por un verdadero genio. Una prueba crucial, el kimono escarlata que una mujer desconocida llevaba puesto la noche del asesinato, aparece en la maleta de Poirot.

Poirot descubre que algunos de los pasajeros tienen relación con la víctima y otros la tienen con la familia Armstrong.

  • Edward Masterman era el ordenanza del coronel Armstrong durante la guerra.
  • El coronel Arbuthnot era compañero y mejor amigo del coronel Armstrong.
  • Mrs. Hubbard es en realidad una actriz llamada Linda Arden (su verdadero nombre es Linda Goldenberg), la madre de Sonia Armstrong y abuela de Daisy.
  • La condesa Andrenyi (apellido de soltera Goldenberg) es la hermana de Sonia Armstrong y tía de Daisy.
  • La princesa Dragomiroff era la madrina de Sonia Armstrong.
  • Miss Debenham era secretaria de Sonia Armstrong e institutriz de Daisy.
  • Héctor MacQueen era hijo del fiscal encargado del caso.
  • Hildegarde Schmidt era la cocinera de la familia Armstrong.
  • Antonio Foscarelli era el chófer de la familia Armstrong.
  • Greta Ohlsson era la niñera de Daisy.
  • Pierre Michel es el padre de Susanne, la doncella de la familia Armstrong, que se suicidó al ser acusada falsamente de cómplice de los secuestradores.
  • Cyrus Hardman era un policía que estaba enamorado de Susanne.

Después de analizar los testimonios de los viajeros y las pruebas, Poirot convoca a los doce sospechosos, monsieur Bouc y al doctor Constantine, sus compañeros de investigación, en el vagón-restaurante, y da dos posibles explicaciones del asesinato de Ratchett.

Resolución del caso[editar]

La primera explicación es que un extraño– un gángster enemigo de Ratchett– subió al tren en Vinkovci, la última parada, asesinó a Ratchett por razones desconocidas y escapó sin ser visto. El crimen ocurrió una hora antes de lo que todo el mundo pensó, ya que Ratchett y algunas personas más no se dieron cuenta de que el tren había entrado en otro huso horario. Los otros ruidos oídos por Poirot, esa noche no tienen relación con el asesinato. Sin embargo, el doctor Constantine dice que Poirot debe ser consciente de que eso no explica todas las circunstancias del caso.

La segunda explicación es más compleja e impactante: todos los sospechosos son culpables. Las primeras sospechas de Poirot se deben a que en el tren hay pasajeros de diversas nacionalidades europeas, lo que, según Poirot, sólo puede ocurrir en Estados Unidos, donde pueden reunirse personas procedentes de distintas nacionalidades y clases sociales. El crimen no puede haber ocurrido de otra forma, dadas las pistas. Poirot revela que todos los pasajeros eran familiares, sirvientes o amigos de la familia Armstrong, o tuvieron relación con el caso. Todos quedaron profundamente afectados por la muerte de Daisy y sus consecuencias. Decidieron ser ellos mismos los verdugos de Cassetti para vengar un crimen que la ley no pudo castigar.

Cada sospechoso dio una puñalada a Ratchett, por lo que no se sabe quién dio la puñalada que le mató. Doce de los conspiradores participaron como un jurado de doce personas, con el conde Andrenyi actuando en lugar de su esposa, ya que ella, al ser la tía de Daisy, hubiera sido la principal sospechosa. Una litera fue reservada con un nombre ficticio – Harris – por lo que sólo la víctima y los conspiradores estarían a bordo, pero el compartimento de al lado del de Ratchett estaba reservado para un director de la Compañía.

El inesperado bloqueo del tren debido a la nieve y la inesperada presencia de Poirot causaron complicaciones a los conspiradores, que hicieron que algunas pistas importantes fuesen descuidadas. Mientras Poirot revela los detalles de la elaborada trama, algunos sospechosos comienzan a llorar. Mrs. Hubbard confiesa que la segunda explicación es la correcta.

Poirot entonces pide a monsieur Bouc que escoja una de las dos explicaciones, y él decide que la primera explicación es la que deben dar a la policía. Por compasión hacia la familia Armstrong, Poirot y el doctor Constantine aceptan. Con su labor concluida, Poirot anuncia que tiene "el honor de retirarse del caso".

Plano del vagón[editar]

    PASILLO  
Coche Atenas-París Pierre Michel 16. Cyrus Hardman 15. Coronel Arbuthnot 14. Princesa Dragomiroff 13. Conde R. Andrenyi 12. Condesa E. Andrenyi 3. Mrs. Hubbard 2. Samuel Ratchett 1. Hércules Poirot 10. Greta Ohlsson
11. Mary Debenham
8. Hildegarde Schmidt
9.
6. Héctor MacQueen
7.
4. Edward Masterman
5. Antonio Foscarelli
Vagón restaurante

     Compartimentos de primera clase (una persona)      Compartimentos de segunda clase (dos personas)      Compartimento donde ocurrió el asesinato (primera clase)

Personajes[editar]

La víctima:

  • Samuel Edward Ratchett, un hombre que aparenta ser poco interesante pero que posee un oscuro secreto (verdadero nombre: Cassetti, un mafioso, secuestrador de niños y asesino de la niña Daisy Armstrong).

Los sospechosos:

  • Hector Willard MacQueen, un joven estadounidense, alto y apuesto, intérprete y secretario de la víctima.
  • Edward Henry Masterman, el criado británico de la víctima.
  • Pierre Michel, un encargado del tren, francés, educado y honesto.
  • Mary Hermione Debenham, una joven mujer británica, alta y de pelo oscuro, que era institutriz en Bagdad.
  • Coronel Arbuthnot, un oficial del ejército británico que regresa desde la India.
  • Princesa Natalia Dragomiroff, una dama rusa, anciana, majestuosa y poco atractiva.
  • Hildegarde Schmidt, una mujer alemana de mediana edad, doncella de la princesa.
  • Conde Rudolph Andrenyi, un diplomático húngaro con modales y vestimenta ingleses, que viaja a Francia.
  • Condesa Helena Andrenyi, la joven y delicada esposa del conde Andrenyi.
  • Greta Ohlsson, una enfermera solterona sueca rubia de mediana edad, misionera, quien regresa a su casa de unas vacaciones.
  • Sra. Caroline Martha Hubbard, una mujer estadounidense madura y locuaz, que regresa de una visita a su hija, una profesora en Bagdad.
  • Antonio Foscarelli, un hombre de negocios italiano, dice ser representante de Ford.
  • Cyrus Bethman Hardman, dice ser un mecanógrafo de Texas sociable, que en realidad es un detective privado.

Los investigadores:

  • Hércules Poirot: famoso detective belga, que regresa a Inglaterra tras resolver un caso en Palestina.
  • Monsieur Bouc: director de la Compagnie Internationale des Wagons-Lits, viejo amigo de Poirot.
  • Dr. Constantine: médico griego, viaja en el vagón de monsieur Bouc.

Importancia literaria y recepción[editar]

El Times Literary Supplement del 11 de enero de 1934 resumió el argumento y concluyó que "Las pequeñas células grises resolvieron una vez más lo que aparentemente era irresoluble. La Sra. Christie hace un cuento improbable muy real, y mantiene a sus lectores intrigados hasta el final".[6]

En The New York Times Book Review del 4 de marzo de 1934, Isaac Anderson terminó su crítica diciendo que "Los aciertos del gran detective belga son más que astutos; son positivamente milagrosos. Aunque si bien el argumento del asesinato y su resolución parecen imposibles, Agatha Christie ha contribuido para hacerlos convincentes para su tiempo; ¿puede un adicto a las novelas de misterio pedir más que eso?"[7]

La crítica en The Guardian del 12 de enero de 1934 declaró que el asesinato podría haber sido "perfecto" si Poirot no hubiese estado en el tren o si no hubiese oído una conversación entre Miss Debenham y el coronel Arbuthnot antes de subir al tren, pero que, sin embargo, "'Las pequeñas células grises' habían trabajado admirablemente, y la solución había sorprendido a su dueño tanto como al lector, ya que el secreto estaba bien guardado y había sido revelado formidablemente por la Sra. Christie".[8]

Robert Barnard dijo que la novela fue "la mejor de las historias de trenes. El Orient Express, cubierto de nieve en Yugoslavia, proporciona el decorado ideal para una novela de misterio, y la excusa perfecta para un grupo de pasajeros internacionales. Contiene mi línea favorita de todo el trabajo de Christie: 'Pobre criatura, es sueca'. La solución se oculta impecablemente, y usa inteligentemente el alfabeto cirílico. La solución hizo entrar en ira a Raymond Chandler, pero no molestaría a nadie que no insistiese en hacer las historias de detectives exactamente iguales a las reales".[9]

Referencias culturales[editar]

Referencias en la Historia[editar]

El caso de secuestro de Armstrong está basado en el secuestro real del hijo de Charles Lindbergh en 1932, poco antes de que el libro fuera escrito. Una doncella empleada por los padres de la Sra. Lindbergh fue sospechosa de estar involucrada en el crimen, y, luego de ser duramente interrogada por la policía, se quitó la vida.

Otro evento real que ayudó a inspirar la novela, menos recordado, fue cuando Agatha Christie viajó por primera vez en el Orient Express en el otoño de 1928. Pocos meses después, en febrero de 1929, un Orient Express quedó atrapado por una ventisca cerca de Çerkezköy, Turquía, quedando estancado seis días.[10]

Referencias en otras áreas[editar]

En paleontología, la teoría de que múltiples factores llevaron a la extinción de las especies en el Triásico, la mayor extinción en masa de la historia de la Tierra es denominada "Modelo de Asesinato en el Expreso Oriente". El término fue utilizado por primera vez por Douglas Erwin en 1993.

Adaptaciones en cine y televisión[editar]

Asesinato en el Orient Express (1974)[editar]

En 1974 fue estrenada una película basada en la novela con Albert Finney interpretando a Poirot, la cual es considerada una de las adaptaciones en cine más exitosas de los libros de Agatha Christie. Sólo se hicieron cambios menores para la película, como el cambio del nombre de Masterman a Beddoes, la doncella muerta llamada Paulette en lugar de Susanne y monsieur Bouc convertido en monsieur Bianchi.

Asesinato en el Orient Express (2001)[editar]

Es una adaptación de la novela en una película hecha para televisión, la cual fue estrenada en 2001, con Alfred Molina personificando a Poirot.

Agatha Christie's Poirot[editar]

David Suchet volvió a interpretar a Poirot en una serie, adaptación del libro, titulada Agatha Christie's Poirot. Su estreno estaba programado para 2010.

Juego de PC[editar]

El 21 de noviembre de 2006, The Adventure Company lanzó una adaptación para computadoras del libro, desarrollada por AWE Games y diseñada por Lee Sheldon. Se trata de una aventura gráfica que incluye a David Suchet como la voz de Hércules Poirot. Sin embargo, el final ha sido alterado para crear una adaptación nueva para la gente que ya ha leído el libro. Además, el detective belga sufre un accidente al poco de empezar la historia y cede el protagonismo a una francesa rubia (angloparlante) llamada Antoinette Marceau, empleada de la compañía del ferrocarril, que será el personaje que maneje el jugador, aunque la presencia de Poirot se hará patente en la investigación como consejero.

Referencias[editar]

  1. The Observer 31 de diciembre de 1933 (Página 4)
  2. John Cooper y B.A. Pyke. Detective Fiction - the collector's guide: Segunda Edición (Páginas 82 y 86) Scholar Press. 1994. ISBN 0-85967-991-8
  3. a b Tributo estadounidense a Agatha Christie
  4. Chris Peers, Ralph Spurrier y Jamie Sturgeon. Collins Crime Club – A checklist of First Editions. Dragonby Press (Segunda Edición) marzo de 1999 (Página 14)
  5. Vanessa Wagstaff y Stephen Poole, Agatha Christie: A Readers Companion (Página 88). Aurum Press Ltd, 2004. ISBN 1-84513-015-4
  6. The Times Literary Supplement 11 de enero de 1934 (Página 29)
  7. The New York Times Book Review March 4, 1934 (Page 11)
  8. The Guardian 12 de enero de 1934 (Página 5)
  9. Barnard, Robert. A Talent to Deceive – an appreciation of Agatha Christie - Revised edition (Páginas 199-200). Fontana Books, 1990. ISBN 0-00-637474-3
  10. Dennis Sanders y Len Lovallo The Agatha Christie Companion (Páginas 105-108) Delacorte Press, 1984

Enlaces externos[editar]