Asesinato de Hans Pozo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El asesinato de Hans Pozo fue un caso policial chileno que se dio a conocer el 27 de marzo de 2006, cuando un niño de la comuna de Puente Alto, en la zona sur de Santiago, notó que un perro callejero jugaba con un pie humano que había encontrado, aparentemente, en un basural cercano.[1] [2]

Hallazgo[editar]

Un día después del descubrimiento del pie, la Policía de Investigaciones encontró en el mismo sector la cabeza de la víctima que presentaba dos impactos de bala de 9 mm,[1] cortes en el rostro y la nariz removida.[3] El 29 de marzo, se encontraron sus brazos, a los que les habían cortado las manos y arrancado cuatro tatuajes.[1] Al día siguiente se descubrió su pie izquierdo.[3]

El 2 de abril, dos mujeres recolectoras de plástico denunciaron a la policía el hallazgo de dos manos con las huellas digitales arrancadas dentro de una bolsa al final de la avenida Santa Rosa, en Puente Alto.[4] Al día siguiente, en la colindante comuna de San Bernardo, una mujer encontró el torso de la víctima con sus vísceras y glúteos removidos dentro de un contenedor de basura.[1]

Investigación[editar]

A todas las partes encontradas se les realizaron pruebas de ADN, las cuales confirmaron que correspondían a la misma persona,[1] pero aún la policía no sabía con certeza su identidad. Para dar con su nombre, los peritos forenses reconstruyeron sus diez huellas digitales a partir de los bordes que quedaron en sus yemas y de pequeños colgajos de piel que el asesino no arrancó en tres de sus dedos.[5] Durante este proceso, también se utilizó el tatuaje de un Cupido que el homicida no quitó de un brazo de su víctima,[1] el cual fue fotografiado para ser mostrado en diversas cárceles del país con la esperanza de que algún presidiario lo reconociera. Esta táctica dio resultados, pues uno de los reos aseguró haber confeccionado ese tatuaje a uno de sus excompañeros,[6] [7] confirmándose así que la víctima estaba registrada en los archivos de Gendarmería.[1]

Una vez obtenidos los dibujos de sus huellas digitales, se cotejaron con tres registros: los del Registro Civil, los de la Policía Civil y los de Gendarmería.[5] A esas alturas, el nombre de Hans Pozo ya había sido divulgado por la prensa como posible identidad del hasta entonces llamado «Descuartizado de Puente Alto» debido a que el expediente se filtró por Internet.[8] Su retrato robot, confeccionado por el Servicio Médico Legal, también era de público conocimiento por orden de la Fiscalía Metropolitana Sur.[9] A pesar de que a trece presuntos parientes se le realizaron pruebas de ADN, ninguno dio positivo, pues la verdadera familia de Pozo, hasta ese momento, no había reclamado el cuerpo ni presentado una denuncia por presunta desgracia.[5]

Identificación[editar]

El 6 de abril de 2006, diez días después del hallazgo de la primera pista, la Policía de Investigaciones confirmó que el nombre de la víctima era Hans Hernán Pozo Vergara, nacido en la comuna de Independencia el 2 de julio de 1985.[10] Conocido en su entorno como «El Rucio» o «El Julipi»,[11] [12] su último domicilio registrado se ubicaba en la comuna de San Ramón.[5] Después de la identificación, su familia se comunicó con la policía.[5] A partir de entonces la prensa informó, entre otras cosas, que Pozo tenía una hija de tres años,[13] presentaba antecedentes policiales por hurto y robo,[3] era drogadicto y manifestaba conductas homosexuales.[12] [14] Según un reporte del diario La Cuarta basado en declaraciones de trabajadores sexuales gay que conocían a Pozo, este habría ejercido la prostitución cerca de la Plaza de Armas de Santiago en el año 2006.[15] En el mismo artículo, el presidente de Sidacción confirmó que Pozo acudió a esa organización en el 2004 para informarse sobre la prevención del VIH,[15] aunque nunca se practicó el test de ELISA.[15]

Pozo había sido abandonado por su madre a temprana edad, de hecho, en el 2005 acudió a Carabineros de Chile para conseguir su dirección, pero al ir a conocerla fue ahuyentado con un cuchillo por su hermanastro Miguel.[11] Desde niño pasó por varios hogares de acogida, hasta que uno de sus tíos, Francisco Pozo, se hizo cargo de él.[11] A los dieciséis años, Pozo conoció las drogas y terminó en la calle cuando su familia no soportó más los continuos robos que cometía para financiar su adicción a la pasta base.[11]

El principal sospechoso[editar]

Días antes de ser asesinado, Hans Pozo pernoctó junto a cuatro hombres en una garita del Paradero 30 de avenida Santa Rosa. Cuando la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones los entrevistó por separado, todos mencionaron el apellido «Martínez».[16]

Las autoridades concluyeron que el homicida había refrigerado los restos de Pozo antes de abandonarlos en diferentes sectores de la ciudad gracias al trabajo de entomología forense realizado por el Laboratorio de Criminalística de Carabineros.[17] De acuerdo a los especialistas, las larvas de las moscas necrófagas presentes en los restos de Pozo tenían el mismo nivel de desarrollo.[17] Además, por el tamaño del cuerpo de la víctima, se dedujo que no pudo ser conservado en un refrigerador doméstico, sino en uno industrial.[17] Fue así como los investigadores dieron con Jorge Iván Martínez Arévalo, de cuarenta y un años, funcionario de la Municipalidad de La Pintana y dueño de una heladería ubicada junto a su domicilio, también en el Paradero 30 de Santa Rosa.[18] Cuando las autoridades acudieron a Martínez para interrogarlo, este no se encontraba, por lo que quedó citado para declarar.[16] Al mismo tiempo, el fiscal a cargo del caso, Pablo Sabaj, dio la orden de investigar al grupo O.S. 9 de Carabineros.[16]

La tarde del 8 de abril de 2006, el grupo O.S. 9 se presentó en la heladería de Martínez para realizarle una entrevista rutinaria. Según Carabineros, al escucharlos ingresar, el sospechoso corrió hacia su dormitorio, gritó un par segundos y se suicidó de un disparo en la cabeza.[19] Esta versión fue refutada por los familiares de Martínez, en especial por su hermano y colega, Robinson, quien aseguró que fueron los funcionarios de Carabineros quienes ingresaron a la casa y le dispararon dos veces a Jorge.[19]

Tras la muerte de Martínez, su esposa encontró en su domicilio una carta de veinte páginas en la que él explicaba el tipo de relación que tenía con Hans Pozo.[20] En la nota, Martínez aseguraba que Pozo lo estaba extorsionando porque era su hijo biológico y constantemente lo amenazaba con revelar este secreto a su familia. Según Martínez, para evitar esa situación, contactó a dos funcionarios de la policía —que nunca fueron identificados—, quienes, a cambio de dinero, amedrentarían a Hans enviándolo a prisión por un tiempo.[16] Sin embargo, cuando vio las noticias del «Descuartizado de Puente Alto» supo que se trataba de Pozo, viéndose involucrado en un problema mayor. Reconoció, además, su cobardía y sus intenciones de «desaparecer».[21] Lo que gatilló la redacción de la carta fue la extorsión de la que comenzó a ser víctima por parte de los sicarios, quienes le estaban exigiendo más dinero por su trabajo.[16]

Martínez le daba dinero constantemente a Pozo ante sus amenazas. Creía que era su hijo porque en 1984 había tenido una breve relación con una mujer rubia, sin embargo, después de su suicidio se le practicaron pruebas de ADN que descartaron lazos sanguíneos entre ambos.[16]

El 3 de mayo de 2006, el grupo O.S. 9 de Carabineros recolectó muestras biológicas en la heladería de Martínez. Allí, con la técnica del luminol, se detectó una mancha de sangre que había sido lavada.[22] Esta correspondía a Pozo y por su forma se dedujo que el cadáver había estado en ese lugar después de recibir los impactos de bala.[22] Más tarde, los hermanos de Martínez, tras ser interrogados por el fiscal Sabaj, aseguraron a la prensa que ellos mismos se habían herido una vez y que esa sangre era de ellos.[22] También denunciaron que Carabineros estaban intentando involucrarlos con la muerte de Pozo, algo que negaron tajantemente.[22] Otras muestras de sangre se hallaron en el furgón de Martínez, específicamente en el asiento del copiloto y en el asiento trasero,[16] las cuales también pertenecían a Pozo.[23]

Funeral[editar]

El viernes 14 de abril de 2006, el Servicio Médico Legal entregó los restos de Hans Pozo a su familia adoptiva, la cual le organizó un velorio en la sede social «La Casona» de La Pintana.[24] Al día siguiente, unas trescientas personas lo acompañaron en su funeral, que concluyó en el cementerio Jardín Sacramental de San Bernardo.[25]

El 5 de mayo de 2006, la ex pareja y madre de la hija de Pozo presentó una querella en el Juzgado de Garantía de Puente Alto contra quienes resultaran responsables de la filtración del expediente del caso,[26] incluyendo doce imágenes del cuerpo descuartizado de Pozo que circularon por Internet en cadenas de correos electrónicos.[8]

Desenlace[editar]

En 2007, la Fiscalía Sur concluyó que Jorge Martínez Arévalo era el culpable del homicidio y descuartizamiento de Hans Pozo.[27] Su familia, amparada por el psicólogo forense Cristián Araos, insistió con la tesis de que Martínez no se suicidó, sino que fue abatido por Carabineros, logrando llevar el caso a la justicia militar.[28] En marzo del mismo año, la ex pareja de Pozo, Linda Baeza, interpuso una querella contra Miguel Martínez Arévalo, hermano de Jorge, por considerar que también estuvo involucrado en el crimen.[29]

El 18 de abril de 2013, el fiscal a cargo del caso, Pablo Sabaj, solicitó el sobreseimiento de la causa, lo que fue decretado por el Juzgado de Garantía de Puente Alto.[30] Esta decisión se tomó porque durante los siete años de investigación nunca se pudo comprobar que Jorge Martínez Arévalo actuó con la ayuda de terceras personas.[31]

Legado[editar]

La historia de Hans Pozo inspiró algunas obras literarias, como El pecado de El Rucio: Las claves del crimen de Hans Pozo (2007) y Pozo (2007).[32] [33] También se produjo una obra teatral basada en el caso, H.P. Hans Pozo, la cual recibió el premio de la Municipalidad de Santiago y el Consejo Nacional del Libro y la Lectura como «Mejor obra literaria del 2007» en el área de teatro.[34] En el 2009, el artista visual Felipe Santander presentó en el Centro Cultural Recoleta su obra Greatest Hits, que incluyó una serie de bastidores confeccionados con cuero sintético y otros materiales que representaban diferentes escenas de la historia de Hans Pozo.[35]

En la comuna de Puente Alto, cerca de la población Marta Brunet, lugar donde se encontraron algunos de los restos de Hans Pozo, personas conmovidas por su historia erigieron una animita para venerarlo.[36] Con el tiempo, algunos seguidores de Hans Pozo comenzaron a atribuirle milagros, por lo que en su animita se concentran diversos obsequios y ofrendas en agradecimiento.[37] [38]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g Gallegos, Carla (9 de abril de 2006). «Los errores tras la muerte de Hans Pozo». La Nación. Consultado el 31 de mayo de 2012.
  2. Godoy, Carlos (7 de abril de 2006). «¡Hans Hernán Pozo Vergara era el descuartizado de Puente Alto!». La Cuarta. Consultado el 31 de mayo de 2012.
  3. a b c «Hans Pozo es el nombre del descuartizado de Puente Alto». El Mercurio (6 de abril de 2006). Consultado el 31 de mayo de 2012.
  4. «Descuartizado: Testigo habría visto a hombre dejando bolsa donde hallaron las manos». Terra Chile (4 de abril de 2006). Consultado el 31 de mayo de 2012.
  5. a b c d e «Hans Pozo Vergara es el descuartizado de Puente Alto». La Nación (7 de abril de 2006). Consultado el 18 de junio de 2012.
  6. Garrido, Alejandra (Octubre de 2007). «Luis Barrales: "La preocupación por la marginalidad es una cuestión de responsabilidad humana"». Revista Teína. Consultado el 18 de junio de 2012.
  7. «"El libro da cuenta de las diversas teorías del crimen"». El Austral de Temuco (9 de marzo de 2008). Consultado el 18 de junio de 2012.
  8. a b Godoy, C.: Garay, M. (14 de abril de 2006). «¡Caso Hans Pozo tiene más filtraciones que casa de pobre!». La Cuarta. Consultado el 18 de junio de 2012.
  9. «Fiscalía muestra retrato digital del descuartizado de Puente Alto». Terra Chile (30 de marzo de 2006). Consultado el 18 de junio de 2012.
  10. «Certificado de Defunción». Servicio de Registro Civil e Identificación de Chile (28 de septiembre de 2012). Consultado el 28 de septiembre de 2012.
  11. a b c d Vergara, Rodrigo (8 de abril de 2006). «Hans Pozo fue agredido al querer conocer a su madre». El Mercurio. Consultado el 18 de junio de 2012.
  12. a b «La adicción a las drogas marcó la vida de Hans Pozo». Radio Cooperativa (7 de abril de 2006). Consultado el 18 de junio de 2012.
  13. «Lluvia de acciones legales por brutal homicidio de Hans Pozo». La Cuarta (19 de abril de 2006). Consultado el 18 de junio de 2012.
  14. «Sospechoso de la muerte de Hans Pozo se disparó tras allanamiento a su casa». El Mercurio (8 de abril de 2006). Consultado el 18 de junio de 2012.
  15. a b c Vega, Manuel (21 de abril de 2006). «"Taxi boys" reconstruyen historia oculta entre el heladero y Hans». La Cuarta. Consultado el 4 de agosto de 2012.
  16. a b c d e f g «Suicida vincularía en carta a pareja de polis». La Cuarta (13 de abril de 2006). Consultado el 23 de junio de 2012.
  17. a b c Leiva, Claudio (5 de septiembre de 2011). «Habla perito que ayudó a resolver caso Hans Pozo con larvas de moscas». La Nación. Consultado el 8 de enero de 2013.
  18. «Cadáver de Hans Pozo estuvo en la heladería del sospechoso del crimen». Radio Cooperativa (4 de mayo de 2006). Consultado el 23 de junio de 2012.
  19. a b «Se suicida sospechoso del descuartizamiento». El Mercurio (9 de abril de 2006). Consultado el 23 de junio de 2012.
  20. Godoy, C.; Vega, M. (10 de abril de 2006). «Hans extorsionaba con plata a heladero suicida». La Cuarta. Consultado el 30 de junio de 2012.
  21. «Restos de Hans Pozo fueron entregados a su familia». Terra Chile (14 de abril de 2006). Consultado el 30 de junio de 2012.
  22. a b c d «Cadáver de Hans Pozo estuvo en la heladería del sospechoso del crimen». Radio Cooperativa (4 de mayo de 2006). Consultado el 28 de septiembre de 2012.
  23. «Fiscal del "caso descuartizado" niega que muerte de Hans Pozo esté resuelto». Caracol Radio (11 de abril de 2006). Consultado el 11 de octubre de 2012.
  24. «Entregan restos de Hans Pozo y continúan pericias». La Nación (15 de abril de 2006). Consultado el 30 de junio de 2012.
  25. «Multitudinaria despedida tuvo Hans Pozo en su funeral». Terra Chile (15 de abril de 2006). Consultado el 30 de junio de 2012.
  26. «Ex pareja de Hans Pozo presentó querella por filtraciones en el caso». Radio Cooperativa (5 de mayo de 2006). Consultado el 30 de junio de 2012.
  27. «General Bernales compromete colaboración en caso Hans Pozo». La Cuarta (19 de abril de 2007). Consultado el 11 de octubre de 2012.
  28. Godoy, C.; Romero, M. (9 de septiembre de 2006). «Jaime Silva: "Martínez no está preso sólo porque murió"». La Cuarta. Consultado el 11 de octubre de 2012.
  29. «Querella contra brother del asesino de Hans Pozo». La Cuarta (28 de marzo de 2007). Consultado el 18 de febrero de 2013.
  30. Miranda, Jorge (18 de abril de 2013). «Justicia decreta cierre definitivo del caso Hans Pozo». 24 horas. Consultado el 27 de abril de 2013.
  31. Miranda, Jorge (22 de marzo de 2013). «Fiscalía oficializará sobreseimiento de la causa de Hans Pozo». Radio Cooperativa. Consultado el 27 de abril de 2013.
  32. Alam, Marcela (19 de abril de 2008). «Autores de un libro sobre Hans Pozo abordaron junto a fiscales los desafíos de la investigación periodística». Noticias UC. Consultado el 30 de junio de 2012.
  33. «Pozo». Lanzallamas Libros. Consultado el 30 de junio de 2012.
  34. «La trágica historia de Hans Pozo vuelve a las tablas». La Tercera (30 de octubre de 2008). Consultado el 30 de junio de 2012.
  35. Espinoza, Denisse (4 de mayo de 2011). «Las costuras pop de Felipe Santander se exhiben en Recoleta». La Tercera. Consultado el 4 de agosto de 2012.
  36. «Vecinos de Puente aseguran que Hans Pozo hace milagros». La Cuarta (1 de junio de 2012). Consultado el 28 de julio de 2014.
  37. «¿Hans Pozo es milagroso? Vecinos peregrinan a sus animitas». Publimetro (30 de mayo de 2012). Consultado el 28 de julio de 2014.
  38. «El poder de las animitas ¿Son efectivamente milagrosas?». Bienvenidos (26 de mayo de 2012). Consultado el 28 de julio de 2014.