Asesinato de Angélica Marroquín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El asesinato de Reyna Angélica Marroquín (en inglés: Murder of Angelica Marroquin) se produjo en 1969 en el Condado de Nassau, Nueva York. El crimen no fue descubierto durante al menos 30 años después de su aparición. Howard Elkins, un empresario local, fue identificado como el principal sospechoso, a pesar de que se suicidó antes de que él podría ser acusado o interrogado a fondo.

Contexto[editar]

En septiembre de 1999, se compró una casa del Condado de Nassau, Nueva York. Su nuevo dueño sacó un barril de 55 galones que había sido aparentemente abandonado en el sótano, y después de abrir el barril, descubrió restos humanos.

Investigación[editar]

Los investigadores examinaron cuidadosamente el barril, retirando con cuidado el cuerpo no identificado, que se determinó que era una mujer hispana de unos 20 años que estaba embarazada. En el barril había un montón de otros objetos, además del cuerpo que fueron útiles en la identificación de la víctima y el sospechoso. Estos fueron joyas, colorante verde, y una libreta de direcciones. Además, el barril tenía un poco de información pre-impreso en ella.

La víctima fue identificada a través de la libreta de direcciones. La libreta de direcciones estaba fuertemente empapado durante el tiempo que pasó en el tambor, pero después de que se secara y se examinara bajo luz espectral, se hizo posible leer algunos nombres. Ella fue identificada como Reyna Angélica Marroquín, una inmigrante de El Salvador, que había trabajado como niñera y para un fabricante de flores falsas.[1]

El barril fue identificado como utilizado para el transporte de tinte, del tipo utilizado en las flores falsas. Se puso en contacto con el fabricante del barril, y por los números en ella, se encontró que habían sido enviados a la empresa de flores. La empresa pertenecía a dos propietarios, uno de los cuales era Howard Elkins. Elkins fue una de las cinco personas de las que había sido propietario de la casa donde se encontró el barril, por lo que fue él principal sospechoso.

Al día siguiente de las entrevista con los detectives, Elkins fue hallado muerto por una herida de bala autoinfligida.[2]

La libreta de direcciones también llevó pistas de las que se podrían obtener una historia sobre el caso. Todos de los números de teléfono que aparecían ya no estaban disponibles menos uno. El que fue resultó ser una amiga de la víctima. Ella informó que Elkins, jefe de la víctima, había estado teniendo una relación extramarital con ella, y en un primer momento había estado considerando casarse con ella antes de la relación agrió. La víctima le dijo que tenía miedo de que su jefe le matara. Su amiga fue a su apartamente, pero para entonces, la víctima no fue vista, y ella nunca supo más de ella.[3]

Después del suicidio de Elkins, se extrajo sangre suya, a través del ADN, y se determinó que el feto realizado de la víctima era su hijo.[4]

Referencias[editar]

  1. Robert Gearty and Corky Siemazsko (30 de septiembre de 1999). «Woman In Barrel Id'd 30-year-old Murder Mystery». NY Daily News. Consultado el 3 de diciembre de 2012. 
  2. Robert McFadden (13 de septiembre de 1999). «Suicide Adds to Mystery Of Corpse Found in Barrel  ». New York Times. Consultado el 3 de diciembre de 2012. 
  3. Kevin Krause (30 de septiembre de 1999). «Body Is Identified, Linked To West Boca». Sun Sentinel. Consultado el 3 de diciembre de 2012. 
  4. Kevin Krause (22 de enero de 2000). «Dna Links Suicide To Killing». Sun Sentinel. Consultado el 3 de diciembre de 2012.