Asesinato de Alejandro I de Serbia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ilustración del diario francés Le Petit Parisien sobre el asesinato de Alejandro de Serbia.

El asesinato de Alejandro I de Serbia tuvo lugar el 29 de mayojul./ 11 de junio de 1903greg. en el palacio real en Belgrado. En el ataque fueron asesinados tanto el rey Alejandro como su esposa la reina Draga Mašin y el acontecimiento fue crucial en la historia del país, produciendo un cambio de dinastía, de modelo político y de orientación en política internacional.

Antecedentes[editar]

Alejandro I de Serbia y su esposa, la reina Draga Mašin.

El régimen del rey Alejandro era cada vez más impopular en todas las clases sociales.[1] En 1901 se organizó una conspiración contra el soberano, fundamentalmente de miembros del cuerpo de oficiales.[1] Los políticos, por el contrario, trataron en vano de llegar a un acuerdo con el monarca.[1] A comienzos de 1903, la situación era de gran tensión y el aplastamiento de las protestas de marzo y los planes del monarca de purgar el Ejército de elementos desafectos aceleraron el plan para eliminarlo.[1]

Además de los oficiales del Ejército, la conspiración contra Alejandro contó con la participación de políticos del Partido Liberal y del Progresista, aunque no del Radical, a pesar de ser este el principal partido del país y de oponerse al rey.[2] Los oficiales confabulados no contaban con política o filosofía de gobierno más allá de la oposición al monarca, unos por razones personales y otros por convicciones nacionalistas.[2] Los civiles tampoco tenían un programa completamente definido; algunos de ellos eran antiguos colaboradores del rey.[2] Aunque genéricamente defendían un gobierno parlamentario y constitucional y una política exterior favorable a Rusia, no existía unanimidad.[2]

Dragutin Dimitrijević «Apis», uno de los principales oficiales confabulados contra Alejandro.

Mientras los oficiales preparaban el plan para eliminar a la pareja real, los civiles se preocuparon de buscar un sustituto al rey.[3] Tras descartar la posibilidad de candidatos rusos o alemanes por la oposición de las potencias rivales, se acordó ofrecer el trono al pretendiente de la familia rival a los Obrenović, Pedro Karadorđevic, exiliado en Ginebra.[3]

Pedro mostró reticencias a asociarse a los conspiradores y las negociaciones se llevaron a cabo principalmente a través de sus representantes, más dispuestos que él mismo a respaldar la intentona.[3] El año de 1902, los conspiradores se emplearon en averiguar la postura de Rusia y Austria-Hungría al golpe y a negociar con Pedro.[3] También en extender la red conspirativa a las provincias y a las distintas guarniciones del país.[4]

En varias ocasiones, los confabulados pensaron estar a punto de ser descubiertos y detenidos por la policía, especialmente tras las protestas de marzo de 1903, cuando varios de ellos fueron detenidos.[5]

La dureza del gobierno de Cincar-Marković, la supresión de las protestas de marzo de 1903, y el golpe de Estado real del 24 de marzojul./ 6 de abril de 1903greg. acentuaron la oposición a Alejandro y aumentaron el número de apoyos al golpe.[4] A comienzos de año, varios planes para asesinar a los reyes en las provincias se habían abandonado por la dificultad de neutralizar al Gobierno desde fuera de la capital.[4]

Desarrollo[editar]

El Palacio Real de Belgrado, donde tuvieron lugar los principales episodios del golpe de Estado contra el rey y fueron asesinados los monarcas.

Los últimos días de mayo, los rumores sobre la conspiración contra el matrimonio real eran tan intensos que este sólo se sentía seguro en palacio.[6] El propio soberano había recibido un aviso sobre la confabulación el 25 de mayojul./ 7 de junio de 1903greg. de un agente ruso llegado de Bulgaria.[6]

Nerviosos tras los disturbios de marzo que habían producido el encarcelamiento de algunos de los conspiradores y temiendo un golpe de mano del rey contra ellos, el mismo día que el monarca recibía la confidencia del agente ruso los confabulados decidieron atacar el palacio real dos días más tarde, la noche del 27 de mayojul./ 9 de junio de 1903greg..[6]

El plan consistía en enviar al palacio veintiocho oficiales, todos de provincias y sin mando en tropa en la capital, para mandar tres batallones del 6.º Regimiento, el 7.º al completo, una batería de artillería y un escuadrón de caballería, que debían rodear el edificio e impedir el socorro al rey.[6] El ataque se realizaría a las 2 a.m. del día elegido, tras reunir a los oficiales, que pasarían la tarde anterior en grupos separados.[6] El teniente de la guardia Petar Živković se ofreció a abrirles las puertas del palacio.[6] El capitán de la guardia fue drogado.[7] [8]

Al principio el golpe se desarrolló de acuerdo al plan previsto. Mientras el palacio quedaba sitiado alrededor de las doce y media,[9] [10] los conspiradores rodearon las residencias del primer ministro, del ministro de Interior y del de Guerra, y la del presidente del Senado.[7] Tomaron también las oficinas de correos y telégrafos y el ayuntamiento de la capital.[7] No se había informado a los soldados de porqué se les ordenaba marchar hacia el palacio real.[11]

Esa noche se había celebrado una cena y concierto en palacio y el ministro de la Guerra había recibido una carta sobre el inminente ataque, que no llegó a leer.[7] Los soberanos se habían retirado a sus habitaciones hacia medianoche.[8]

A las 2 de la mañana, en calma total, el palacio fue rodeado de acuerdo al plan.[7] Tras franquear las puertas gracias a la ayuda de Živković, los atacantes se abalanzaron sobre la guardia y se incendió el palacio.[7] Tras un intento de la guardia de oponerse a los oficiales que habían penetrado en el palacio, Živković les ordenó no interponerse por orden del soberano.[12]

Al no encontrarse las llaves de la puerta de la cámara principal donde se esperaba encontrar a los reyes, se dinamitó.[13] Uno de los edecanes del rey, que debía de haber franqueado el paso al palacio y no lo hizo, fue asesinado por Dragutin Dimitrijević «Apis».[14] La explosión hizo temblar al edificio y alarmó a la vecindad.[12] La detonación y los disparos alertaron a los gendarmes cercanos, que comenzaron a disparar contra los asaltantes.[15] Los gendarmes de una comisaría cercana fueron derrotados por los soldados que rodeaban el palacio y los del interior fueron convencidos de que los soldados estaban allí por orden del rey, que pensaba exiliar a la reina aquella noche.[14]

Los atacantes vencieron a los guardias del interior del palacio; procedieron además a emplear la artillería y la dinamita para asegurarse de la muerte de los monarcas, a los que no lograban encontrar.[13] El palacio se encontraba en total oscuridad, habiéndose perdido la iluminación eléctrica, lo que forzaba a los asaltantes a buscar a los monarcas en la penumbra de las velas.[14]

Temiendo en cualquier momento la llegada de tropas de auxilio al rey y desconfiando de sus propias fuerzas, que desconocían el propósito para el que se las había movilizado, los oficiales redoblaron sus esfuerzos para tratar de encontrar a los soberanos.[13]

Los oficiales forzaron al ayudante del rey, Lazar Petrović, a llamarlo para hacerle creer que el golpe había fracasado y podía abandonar su escondite.[16] Uno de los oficiales encontró la cámara secreta y entonces Petrović, tras intentar convencerles de que el rey no se encontraba en ella, se ofreció a hacerle salir a cambio de su seguridad.[16] [17] Antes de salir, el rey preguntó si podía contar con la lealtad de sus oficiales, que estos confirmaron para, a continuación, coserlo a balazos nada más abandonar su escondrijo.[16] Petrović, que había ocultado un arma y trató de defender al monarca, cayó muerto también.[16] La reina, que se abalanzó sobre Alejandro para tratar de protegerlo, recibió dieciocho balazos; el rey treinta.[16] A continuación, los cadáveres de los monarcas fueron mutilados con sables.[16] Los soberanos fallecieron a las 3:50 a.m. del 25 de mayojul./ 7 de junio de 1903greg..[16]

Sólo entonces los oficiales comunicaron a las tropas que ocupaban el palacio la muerte del rey, que fue celebrada.[16] Los cuerpos de los soberanos fueron lanzados por una ventana del palacio al jardín.[16] [18] Los cadáveres fueron retirados cerca de las cuatro de la mañana, a petición del embajador ruso, que se había acercado al palacio desde su residencia, a unos metros del mismo.[18]

Además de los monarcas, durante el golpe murieron el primer ministro,[19] el ministro de la Guerra[20] y los hermanos de la reina, Nikola y Nikodije.[16] El ministro de Interior, dado por muerto, logró sobrevivir al ataque.[16] El comandante de la División del Danubio, que trató de oponerse al golpe y movilizar tropas en su contra, también murió.[21]

La iglesia de San Marcos en Belgrado, donde los golpistas enterraron a los monarcas asesinados.

Inmediatamente tras la muerte de los soberanos los confabulados nombraron un nuevo Gobierno provisional.[22] Lo formaron cuatro miembros de la conspiración contra Alejandro junto con seis representantes de los principales partidos, aunque ninguno de sus dirigentes principales, que en aquel momento no se hallaban en la capital.[22] Encabezó el nuevo gabinete Jovan Avakumović.[22]

Los cadáveres de los monarcas, junto con los de otras víctimas del golpe, se trasladaron a la iglesia de San Marcos en lujosos ataúdes en la madrugada del 30 de mayojul./ 12 de junio de 1903greg..[23] Tras un servicio religioso al que asistieron como testigos algunos de los confabulados y que vigiló la gendarmería, se enterró a los soberanos alrededor de las 3 de la mañana.[23]

Consecuencias[editar]

La misma mañana del día 12, el nuevo Gobierno restauró la Constitución de 1901 y convocó la Asamblea de Diputados (en serbio: Skupština) y el Senado al día siguiente, según estaban constituidos antes de las elecciones de 1903.[23] Los conspiradores, sin embargo, carecían de un programa político más allá de sus oposición a los monarcas asesinados.[1] La mayoría defendía una vuelta a la dinastía Karađorđević, aunque una minoría defendía la creación de una república, algo inaceptable para Austria-Hungría y Rusia, por lo que se optó finalmente por llamar a Pedro I de Serbia.[1]

El golpe de Estado y el asesinato de los soberanos no fue una revolución ya que no cambió el poder político ni el orden social, sino un cambio de dinastía y de gobierno,[1] así como de política internacional: el nuevo régimen se acercó a Rusia y creció la hostilidad hacia Austria-Hungría, de la que hasta el momento Serbia había dependido política y económicamente.[24] La nueva etapa que comenzó con el asesinato de Alejandro, Draga y parte de su Gobierno llevó a una creciente independencia económica del Imperio austrohúngaro, una mayor libertad política,[24] y una vuelta a la política nacionalista y expansionista, que aumentó los conflictos con los países vecinos.[25]

Notas y referencias[editar]

  1. a b c d e f g Vucinich (2006), p. 232
  2. a b c d Vucinich (2006), p. 48
  3. a b c d Vucinich (2006), p. 49
  4. a b c Vucinich (2006), p. 52
  5. Vucinich (2006), p. 51
  6. a b c d e f Vucinich (2006), p. 55
  7. a b c d e f Vucinich (2006), p. 56
  8. a b Mijatović (1907), p. 191
  9. Mijatović (1907), p. 194
  10. Mijatović (1907), p. 195
  11. Mijatović (1907), p. 196
  12. a b Mijatović (1907), p. 197
  13. a b c Vucinich (2006), p. 57
  14. a b c Mijatović (1907), p. 199
  15. Mijatović (1907), p. 198
  16. a b c d e f g h i j k Vucinich (2006), p. 58
  17. Mijatović (1907), p. 204
  18. a b Mijatović (1907), p. 207
  19. Mijatović (1907), p. 210
  20. Mijatović (1907), p. 211
  21. Vucinich (2006), p. 59
  22. a b c Vucinich (2006), p. 60
  23. a b c Vucinich (2006), p. 61
  24. a b Vucinich (2006), p. 233
  25. Vucinich (2006), p. 234

Bibliografía[editar]