Asamblea Legislativa (Francia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Asamblea Legislativa (1 de octubre de 1791 - 21 de setiembre de 1792) fue creada por la Constitución de 1791, y sucedió a la Asamblea Nacional Constituyente. Al decidir ésta que ninguno de sus miembros podría ser elegido, quedó formada por hombres nuevos y representaba mayoritariamente a la burguesía rica, al ser el sufragio censitario.

Dentro de la Asamblea Legislativa había tres grandes grupos.

  • Los más moderados formaron la derecha, alrededor de unos 260 monárquicos constitucionales inscritos en el Club des Feuillants que defendía a la realeza frente a la agitación popular. No contaban con ninguna personalidad eminente, al estar sus auténticos jefes, Joseph Gilbert Motier marqués de La Fayette y Antoine Barnave, fuera de la Asamblea Legislativa. Su jefe era Jacques Pierre Brissot (de ahí su nombre de Brissotinos, que luego pasó a ser Girondinos) y estaba rodeado de filósofos como Jean Antoine Nicolas de Caritat, marqués de Condorcet y varios abogados de Burdeos, especialmente el brillante orador Pierre Victurnien Vergniaud.
  • La izquierda, menos numerosa. 136 diputados que formaban parte del Club de los Jacobinos o del de los Cordeleros. La mayor parte de ellos provenía de la burguesía culta, y eran seguidores de las ideas de las Luces. Desconfiados ante Luis XVI, también eran partidarios de entablar guerra contra los soberanos europeos para probar a Luis XVI y para extender la idea de la libertad en Europa.
  • El resto, 345 diputados, formaba el centro. Decididos a defender la obra de la Revolución votaron generalmente con la izquierda.

La Asamblea Legislativa tuvo que enfrentarse a las dificultades económicas y financieras y a la agitación religiosa y contrarrevolucionaria azuzada por el clero refractario. Sus principales actividades fueron:

  • 8 de noviembre de 1791: Se declara a los emigrados culpables de conspiración, se ordena que sean perseguidos como tales y condenados a muerte si no regresaban antes del 1 de enero de 1792.
  • 20 de abril de 1792: Declaración de guerra al emperador Francisco II. La corte apoyó esta medida, ya que esperaba que los fracasos militares permitieran al rey recuperar el mando. Esta declaración de guerra fue votada por casi unanimidad. Sólo tuvo siete votos en contra (entre ellos el de Maximilien Robespierre) e inició un conflicto que con diversas pausas duró 23 años, hasta la batalla de Waterloo (18 de junio de 1815).
  • 26 de mayo: deportación de los clesiásticos que rechazan someterse a la constitución civil del clero
  • 11 de julio: Se declara peligro para la Patria. A partir de ese momento, las sesiones de la Asamblea deben ser permanentes, todos los ayuntamientos y todos los consejos de distrito y de departamento deben reunirse sin interrupción, todos los guardias nacionales deben movilizarse.
  • 10 de agosto: el rey es suspendido en sus funciones, y se convoca una nueva asamblea, elegida por sufragio universal, que recibirá el nombre de Convención Nacional. Esta resolución se votó tras las jornadas revolucionarias de 20 de junio y sobre todo de 10 de agosto de 1792

Véase también[editar]