Artritis séptica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Artritis séptica
Clasificación y recursos externos
CIE-10 M00 M03
CIE-9 711.0
MedlinePlus 000430
MeSH D001170
Sinónimos
Artritis infecciosa
Artitis piógena
Artritis bacteriana
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]
Esquema de una articulación, donde puede observarse la cavidad articular que esta llena de líquido sinovial y es el lugar donde proliferan los microorganismos en caso de artritis séptica

La artritis séptica, también llamada artritis infecciosa o artritis bacteriana, consiste en la invasión del espacio articular por una bacteria u otro agente infeccioso, lo cual provoca la inflamación de la articulación (artritis) que se manifiesta por dolor, enrojecimiento, hinchazón y aumento de temperatura local. Puede provocar graves consecuencias, como la destrucción parcial de la articulación con secuelas irreversibles.

Fisiopatología[editar]

Los gérmenes pueden llegar a la articulación mediante varios mecanismos, lo más habitual es la diseminación hematógena, en la cual los microorganismo son transportados por la sangre desde otro lugar del cuerpo, por ejemplo un foco infeccioso dental, renal o una endocarditis. En otras ocasiones la infección llega a la articulación por continuidad, debido a la infección en un hueso (osteomielitis) o de otras zonas próximas, como la piel o partes blandas. Más raramente se produce inoculación directa por una punción o traumatismo accidental. Son especialmente propensos los niños, también los adultos afectados por diabetes, déficit de inmunidad, alcohólicos, drogodependientes o portadores de prótesis articulares. Salvo en la artritis gonocócica, en el 90% de los casos se afecta solamente una articulación (monoartritis), sobre todo rodilla, cadera, codo y muñeca.

Microorganismos causales[editar]

Casi siempre está provocada por bacterias, rara vez por virus u hongos. Los gérmenes más frecuentes son el estafilococo y el estreptococo. Más raramente el gonococo, E. coli, klebsiella, pseudomona, haemophilus influenzae, mycobacterium tuberculosis u hongos, por ejemplo cándidas.

Diagnóstico[editar]

El diagnóstico se sospecha por los síntomas y las características del paciente, es muy importante realizar una punción para estudiar el líquido sinovial, comprobar si existen gérmenes en el mismo y realizar un cultivo y antibiograma para averiguar cual es la bacteria responsable y el tratamiento más adecuado. [1]

Diagnóstico diferencial[editar]

Debe realizarse con otros tipos de artritis que pueden dar síntomas parecidos, como la artritis reumatoide, artritis gotosa, artritis psoriásica, la artritis del síndrome de Reiter, la artritis traumática y la hemorragia aguda en el interior de una articulación.[2]

Tratamiento[editar]

El tratamiento se basa en la administración de antibióticos una vez que se han obtenido muestras para realizar el cultivo del germen. El antibiótico que se debe utilizar depende de la edad del paciente, la articulación afectada, el resultado del cultivo y multitud de factores. En ocasiones es necesario realizar el drenaje de la articulación para evacuar el contenido purulento que se encuentra en su interior.

Referencias[editar]

  1. Prevención Diagnóstico y Tratamiento de la Artritis Séptica Aguda en Niños y Adultos. Guía de Práctica Clínica, Estados Unidos Mexicanos, consultado el 7 de junio de 2013
  2. Tratamiento antibiótico de las artritis bacterianas agudas del adulto. Infecto, consultado el 7 de junio de 2013