Artesa (recipiente)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Artesa rural andorrana o masadera.

Una artesa es un recipiente cuadrilongo con forma de tronco de pirámide invertida, con rebordes opcionales -o incluso mango- en uno o dos de sus lados. El modelo de madera se ha utilizado durante siglos para amasar el pan y en otras labores culinarias.[1]

Según qué zonas geográficas, la artesa es sinónimo de pila o pileta, batea, cajón e incluso tina. Como gamella designa también los abrevaderos y comederos del ganado, cajones para fregar y lavar, y todo receptáculo rectangular que se va estrechando hacia el fondo. En albañilería se conoce como artesa, cuezo o gaveta, al pequeño recipiente cuadrado, antes de madera y luego de goma o plástico, en el que se prepara el mortero (masa de cemento) en pequeñas cantidades que no requieren hormigonera.[2] También, en las vinaterías, el barcal o madero barcal, era la artesa en que se colocaban las vasijas de medir el vino y que iba recogiendo el líquido derramado en el proceso de medida y envasado.[3]

Su incierto origen etimológico se ha relacionado con el término griego Άρτος (artos: pan).

La mecanización en los obradores, las nuevas tecnologías en los hornos de pan y la masificación del mercado han relegado a la artesa a un uso de reciclaje en mobiliario (las de madera para mesas y decoración) y en jardinería (grandes jardineras).

Según la zona de fabricación de la artesa, el material báse de la misma podría variar, siendo de abeto, pino, roble o castaño. A día de hoy se continúan fabricando por artesanos fundamentalmente para labores de decoración.

Otros contextos para artesa[editar]

  • También se denomina artesa al coladero labrado en piedra para el metal fundido (de forma circular con un ancho canal de salida).[4]
  • En heráldica, figura en el blasón del apellido catalán artessa.[5]
  • En poesía, Pablo Neruda en su soneto XXXVI de Cien sonetos de amor (1959), empieza así: "Corazón mío, reina del apio y de la artesa...".[6]
  • En música de percusión, se utiliza en algunos estados de México como base rítmica del son de artesa o son de tarima.[7]

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. En el mundo rural ha sido tradicional su uso para conservar y guardar el pan y la carne sazonada o adobar la carne de determinados embutidos tras la matanza.
  2. Juan de Cusa: Colocación de alicatados. Monografías de la construcción. CEAC. 1999. p.89 y 90. ISBN 978-84-329-2980-9.
  3. Definiciones de artesa, gamella y barcal en el DRAE.
  4. Así, por ejemplo, la hallada en Porrua (Concejo de Llanes, Asturias), referida en el fondo fotográfico del Museo Etnográficu del Oriente d'Asturies (MOA).
  5. Luis Valero de Bernabé y Martín de Eugenio: Análisis de las características generales de la heráldica gentilicia española. Madrid, 2007. p.641. ISBN 978-84-669-3028-4 Tesis sobre heráldica gentilicia española.
  6. Poesía en internet.
  7. Arturo Chamorro (1984). Los instrumentos de percusión en México. México: Colegio de Michoacán. ISBN 978-968-7230-02-3.