Artefacto explosivo improvisado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Diversos artefactos explosivos improvisados descubiertos por la policía iraquí en Bagdad en 2005.

Un artefacto explosivo improvisado es un dispositivo explosivo usado frecuentemente en la guerra no convencional o guerra asimétrica, por fuerzas comando, guerrillas y terroristas. Se le conoce también con el nombre IED (del inglés Improvised Explosive Device) o bomba caminera, nombre usado por los medios periodísticos para referirse a ellos.

Durante la Guerra de Iraq los artefactos explosivos improvisados se han convertido en una de las armas principales de la resistencia iraquí. Otro artefacto desarrollado recientemente (2007) es el llamado en inglés Explosively Formed Penetrator (EFP), el cual tiene propiedades de penetración de blindajes.

Características[editar]

Los artefactos explosivos improvisados suelen ser fabricados con distintos diseños, mecanismos detonantes y tipos de explosivos, lo que los hace aún más peligrosos si son detectados y deben ser desarmados. Para evitar ser detectados han sido hechos de bidones de plástico rellenos con explosivo y esquirlas. En otros casos son obuses o bombas aéreas a los cuales se les conecta un detonador.

Pueden tener un detonador activado por control remoto, rayos infrarrojos, mecanismo temporizador con conmutador de membrana (tipo horno de microondas) o resortes. En algunos casos varios artefactos suelen estar montados para obtener una explosión en cadena, por ejemplo en el ataque a un convoy o tren.

Historia[editar]

La utilización de trampas explosivas va ligada a la historia militar desde el comienzo del uso de la pólvora.

En el siglo XX existen antecedentes de su utilización en la llamada Guerra de Invierno entre Finlandia y la Unión Soviética (1939-1940).

Otro ejemplo de su uso coordinado a gran escala fue en la llamada guerra del ferrocarril en Bielorrusia durante la Segunda Guerra Mundial entre 1943 y 1944, en la cual fueron usados por los llamados partisanos para descarrilar los trenes alemanes.

Durante la Guerra de Vietnam fueron usados por el Frente Nacional de Liberación de Vietnam (Vietcong), utilizando material militar estadounidense abandonado o no explosionado.

En Irlanda del Norte, el IRA Provisional (IRA) los usó contra las tropas del Reino Unido durante la llamada Campaña del IRA Provisional 1969–1997.

En Afganistán, los llamados muyahidines los utilizaron entre 1978 y 1992 durante la guerra civil. Posteriormente, en la guerra en Afganistán de 2001 han sido utilizados por los talibán.

En Líbano fueron usados por Hezbolá contra las tropas del ejército de Israel entre 1982 y 2000.

También fueron utilizados contra el ejército de Israel en las llamadas Intifadas (1987-1991) y (2000-2005).

En Chechenia han sido utilizados por los militantes secesionistas contra Rusia en la Primera Guerra Chechena (1994-1996) y desde 1999.

Detección de Artefactos Explosivos[editar]

Detección por rayos X.

La tecnología clásica por excelencia es la detección de metales, orientada a la detección de elementos detonadores fundamentalmente. Es una tecnología muy madura cuya misión real es desviar todo objeto metálico hacia la monitorización por rayos X.Son usados para inspección de bultos, objetos de mano, maletas, contenedores, etc. Permite detectar la presencia de masa de explosivo. Proveen óptimos resultados a una distancia segura. Las fuerzas militares, alrededor del mundo, operan con robots para propósitos de inteligencia y para desactivar bombas en zonas de combate. La policía usa robots para desechar IED en áreas urbanas, modos de transporte y ubicaciones abarrotadas. En los últimos años, ha evolucionado considerablemente la tecnología y se han incorporado a los equipos convencionales diferentes versiones: tomografía computarizada (imágenes en 3D) para equipajes de bodega; energía dual, que permite diferenciar con mayor precisión la densidad efectiva de los materiales y, por tanto, la identificación de determinados materiales.

Referencias[editar]