Arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Arte rupertre arco mediterraneo.png
Localización de los principales yacimientos de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica.
Coordenadas 39°47′24″N 1°02′00″O / 39.79, -1.0333333333333Coordenadas: 39°47′24″N 1°02′00″O / 39.79, -1.0333333333333
País Bandera de España España
Tipo Cultural
Criterios iii
N.° identificación 874
Región Europa y
América del Norte
Año de inscripción 1998 (XXII sesión)
[editar datos en Wikidata ]

El conjunto del arte rupestre del arco mediterráneo en la Península Ibérica es un bien cultural perteneciente al Patrimonio de la Humanidad, según declaración de la Unesco en el año 1998.[1] Se trata de un conjunto de yacimientos de arte rupestre en la mitad oriental de España, que destaca por el elevado número de lugares que presentan este tipo de arte, la mayor concentración de Europa. Su denominación alude a la Cuenca del Mar Mediterráneo: Mientras que unos yacimientos están situados próximos al mar, muchos de ellos están en el interior, en comunidades como Aragón o Castilla-La Mancha.

El final de este arte fue más o menos contemporáneo con el arte neolítico esquemático, estándo situado cronológicamente entre más o menos el 10 000 a. C. hasta la aparición de lo primeros objetos de cobre (Calcolítico) en torno al 4500 a. C. La expresión también creencial de los pueblos agricultores y ganaderos es radicalmente distinta a la de los grupos predadores autores del arte del arco mediterráneo, con fundamentos en la abstracción, como se puede verificar en las coincidencias espaciales que se producen en algunos territorios de ambos.

Se descubrió por primera vez en Teruel en 1903. Juan Cabré fue el primero que estudio este arte, definiéndolo como un arte paleolítico regional. Luego se consideró que sería un arte paralelo a las pinturas de grupos paleolíticos encontradas dentro de cuevas. En ese caso sería llevado a cabo por un supuesto grupo capsiense proveniente del norte de África. Beltrán fue el primero en situar el inicio de este arte en grupos epipaleolíticos o mesolíticos, situando su apogeo en época neolítica. Aceptada su edad postpaleolítica, Ripio realizó en la década de los sesenta un nuevo esquema cronológico, dividiendo el arte en cuatro etapas: naturalista, estilizada estática, estilizada dinámica y una última fase de transición al esquematismo.

Características[editar]

Se considera que el arte levantino se expresa fundamentalmente en pinturas, su foco es la vida espiritual (?) del ser humano cuya figura está representada de forma más simplificada. No hay jerarquía en las escenas. Se ve el intento del pintor de colocar los elementos de su pintura en el espacio. Un ejemplo claro de este arte es "Los danzantes de Cogul" en el que puede verse cómo se representa el movimiento.

La figura humana (antropomorfismo) que es escasa en el Arte Paleolítico adquiere en el Arte Levantino una gran importancia. De esta forma se puede ver con cierta frecuencia que es el tema principal, y cuando aparece en la misma escena que los animales se ve claramente que es la figura humana la que los corre. Existen escenas de personas ejecutando labores comunes de ese periodo como son: la caza, las danzas, luchas, ejecutando tareas agrícolas, de domesticación de animales, de recolección de miel, etc. En la representación del cuerpo humano existen dibujos de cabezas con ciertas características: las piriformes y las semiesféricas y ovoides. Se representan desnudos por lo menos del tórax y algunas veces con una especie de pantalones. En algunas ocasiones se suele ver el sexo y hay representaciones fálicas.

Los instrumentos representados en las ilustraciones suelen ser flechas, palos, carcajas y bolsas. Estos objetos aparecen siempre asociados a la figura humana. La vegetación es muy poco tratada en el arte levantino.

Suele ser protagonista la naturaleza y sobre todo la fauna (zoomorfismo) que es objeto de representación, se puede averiguar de algunas pinturas cómo existe una corresponencia con algunas de las especies actuales: cérvidos, cápridos (es el animal más representado en las ilustraciones), bóvidos (son muy dudosos y casi son una interpretación), que bien aparecen solos o agrupados en manadas. Rara vez se han representado cánidos y éstos aparecen ayudando en una escena de caza (Barranc de la Palla). La representación de los animales es muy curiosa en la que los animales se suelen trazar de perfil pero con los astas y las pezuñas de frente.

Localización[editar]

El conjunto del arte rupestre del arco mediterráneo abarca yacimientos desde los Pirineos hasta la provincia de Granada, en territorio de las comunidades autónomas de Cataluña, Aragón, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía. Había sido declarado Bien de Interés Cultural en 1985. Una de las poblaciones donde las pinturas rupestres se encuentran en mejor estado es en Ulldecona, provincia de Tarragona. En Ulldecona se encuentran también el conjunto más grande de pinturas rupestres de toda Cataluña. Esta pequeña población de gran historia ubica un centro de Interpretación de Arte Rupestre de última tecnología.

Se suele encontrar en abrigos rocosos (protegidos por una cornisa natural) y no en cuevas de escasa profundidad en los que la luz del sol puede llegar a penetrar sin dificultad. No existe una preferencia clara sobre el lugar donde se representa: puede ser en la parte media o alta de de cualquiera de los abrigos. Por su situación en general estos yacimientos tiene una mala conservación.

Lista de yacimientos protegidos[editar]

Se trata de un conjunto de 758 abrigos rocosos, cuevas, covachas o barrancos[2] (según listado de la Unesco) en los que se ha encontrado alguna representación figurativa que van desde trazos geométricos a escenas de caza, recolección, danza o guerra incluyendo figuras humanas y de animales.

Los yacimientos se distribuyen geográficamente de la siguiente manera entre 16 provincias en las 6 comunidades autónomas ya mencionadas:

  • Comunidad Valenciana: 301 lugares; artículo principal: Arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica en la Comunidad Valenciana.
    • Provincia de Alicante: 130 lugares.
    • Provincia de Castellón: 102 lugares.
    • Provincia de Valencia: 69 lugares.
  • Aragón: 163 lugares.
    • Provincia de Teruel: 67 lugares.
    • Provincia de Huesca: 78 lugares.
    • Provincia de Zaragoza: 18 lugares.
  • Castilla-La Mancha: 93 lugares.
    • Provincia de Albacete: 79 lugares.
    • Provincia de Cuenca: 12 lugares.
    • Provincia de Guadalajara: 2 lugares.
  • Región de Murcia: 72 lugares.[3]
  • Andalucía: 69 lugares.
  • Cataluña: 60 lugares.
    • Provincia de Tarragona: 39 lugares.
    • Provincia de Lérida: 16 lugares.
    • Provincia de Barcelona: 5 lugares.

La Comisión de Cultura del Parlamento de Andalucía aprobó el 25 de mayo de 2006 solicitar la inclusión del arte rupestre de las provincias de Málaga y de Cádiz como parte del arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica.

Véase también[editar]

Notas[editar]

Bibliografía[editar]

  • Anna Alonso Tejada y Alexandre Grimal: Las pinturas rupestres de la Cueva de la Vieja, Ayuntamiento de Alpera, 1990 (ISBN 84-86919-20-7).
  • Anna Alonso Tejada y Alexandre Grimal: Introducción al Arte levantino a través de una estación singular: la Cueva de la Vieja (Alpera, Albacete), Asociación Cultural Malecón, Alpera, 1999 (ISBN 84-605-9066-6).
  • Anna Alonso Tejada i Alexandre Grimal: L´Art Rupestre del Cogul. Primeres Imatges Humanes a Catalunya, Pagès Editors, LLeida, 2007 (ISBN 978-84-9779-593-7)
  • Manuel Bendala Galán: La Antigüedad: De la prehistoria a los visigodos, Silex, 1997 (ISBN 84-7737-021-4)
  • Alexandre GRIMAL NAVARRO y Anna ALONSO TEJADA (2010): “Centenario de la Cueva de la Vieja (Alpera) y el primer descubrimiento en Ayora del arte prehistórico de la Comunidad Valenciana”, Real Academia de Cultura Valenciana, Serie Arqueológica, 23, Valencia, pp. 17-45.
  • Alexandre GRIMAL NAVARRO y Anna ALONSO TEJADA (2010): La Cueva de la Vieja. 100 Años de Arte Prehistórico en Albacete’’, Conmemoración del I Centenario del descubrimiento de la “Cueva de la Vieja”, Ayuntamiento de Alpera, 182 pp. 328 fotos color. ISBN 978-84-693-9862-3

Enlaces externos[editar]