Arte esquemático ibérico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ciervo esquemático del abrigo gaditano conocido como Cueva de Bacinete. La representación del animal se caracteriza por el uso de trazos simplificados y convencionales que no pretenden ser realistas, omitiendo todos los detalles irrelevantes para la información que interesa resaltar, llegando a rozar la abstracción. A pesar de ello, la figura es fácilmente comprensible y cualquiera que conozca esta especie animal, la reconocerá inmediatamente.

Se denomina Arte Esquemático a una serie de representaciones prehistóricas (sobre todo pintadas y casi siempre rupestres) que aparecen en la península Ibérica asociadas a las primeras culturas metalúrgicas (Calcolítico, Edad del Bronce, e incluso, con pervivencias marginales en el inicio de la Edad del Hierro). La cronología es, aún, tema de debate, pero podría abarcar desde el cuarto al primer milenio antes de Cristo, solapándose, en sus inicios, con el Arte Levantino y perviviendo marginalmente en algunas zonas aisladas durante etapas muy tardías.

Su principal característica, y la que le da nombre, es el esquematismo, es decir, un estilo figurativo en el que sólo se representan los fragmentos básicos de cada figura (eliminando todos los demás); además, la representación es tan básica que los elementos gráficos se convierten en meros esbozos, pero sin perder los rasgos mínimos de identificación. De hecho, el fenómeno esquemático se considera algo muy poco preciso y problemático, y se integra en un amplio movimiento que afecta a casi toda Europa y el Mediterráneo[1]

Podría decirse que el fenómeno esquemático tiene dimensiones globales, aunque cada región, incluida la hispana, tenga aspectos propios y diferenciadores.

Fenómeno esquemático en la península Ibérica[editar]

El Esquematismo en el arte es un concepto hermano de otros como el Realismo (una representación figurativa más o menos fiel a la naturaleza, con detalles concretos que permiten identificar fácilmente lo figurado[2] ), la Estilización (también figurativo, pero acentuando ciertos detalles considerados arbitrariamente importantes, repitiéndolos y deformándolos hasta perder sus rasgos realistas),[3] y la Abstracción (representaciones completamente ajenas a la realidad, por tanto no figurativas, asociadas a una simbología filosófica y que, aunque pueda recordar inconscientemente ciertos elementos reales, no es posible comprobar tal relación).[4]

Incluso, si sólo se tiene en cuenta el ámbito peninsular, el arte esquemático carece de uniformidad: abarca una cronología considerablemente amplia y su geografía es demasiado extensa, lo que dificulta enormemente su estudio y hace casi imposible establecer fases o regiones culturales. En todo caso, y de un modo general, suele distinguirse una tendencia más geométrica y de temática restringida, frente a otra más naturalista y variada en las que incluso se aprecia cierta intención narrativa. A pesar de los intentos y de los debates, no ha sido posible atribuir un contenido cronológico a esta separación en dos tendencias que, por otro lado, casi todos consideran que, en el fondo es muy subjetiva y por tanto poco fiable.[5] De cualquier modo, las figuras carecen de orden compositivo, parecen repartidas aleatoriamente: simplemente yuxtapuestas. Tampoco hay sensación de movimiento o, en todo caso, éste es sustituido por convencionalismos.

Toda la península Ibérica posee yacimientos de arte rupestre esquemático. Aunque, para ser más concretos, éste predomine en zonas montañosas donde hay disponibilidad de abrigos rocosos, los vacíos se pueden llenar gracias al arte mueble esquemático (ya que éste también aparece en yacimientos situados en valles, campiñas y llanuras), a lo que hay que añadir la decoración de muchos megalitos. Aparte de eso, las mayores concentraciones de estaciones esquemáticas están en las montañas de la costa levantina, en Sierra Morena y las serranías circundantes,[6] en la cuenca baja del Guadiana y del Guadalquivir (hasta llegar a la provincia de Cádiz[7] ), en el estuario del Tajo, en las sierras centrales de la Meseta Central, donde sobresale la región de Las Batuecas (en la Sierra de Gata, entre Salamanca y Cáceres), con ramificaciones en Ávila, en la cornisa cantábrica, con extensiones hacia León y un particular núcleo en Galicia, que, debido a su fuerte personalidad atlántica, suele estudiarse aparte.

Distribución del arte esquemático en la Península ibérica.

La realidad que va desvelando la investigación es que este estilo artístico ciertamente tiene una base común, basada en el esquematismo, pero, sería un error considerarlo un fenómeno único. Ni siquiera un horizonte que abarcase varias culturas. Más bien, debe hablarse de varios horizontes y de muchas culturas, facies y fases de cada una. Incluso, dentro de una misma área geográfica y en un mismo periodo pueden convivir diversas tradiciones de fondo esquemático, aunque independientes.

Por ejemplo, en el Levante hispano nos encontramos con decoraciones esquemáticas lineales (consideradas, como mínimo, precedentes epipaleolíticos del arte esquemático) ya desde el horizonte cardial de la cueva de la Cocina (Valencia), pero también en estratos no cardiales de la cueva de Nerja (Málaga), ambas de fines de quinto milenio. Otro ejemplo es el señalado en Galicia, donde la decoración de los enterramientos en cista tiene motivos esquemáticos geométricos angulosos de tradición megalítica, mientras que los petroglifos exteriores tienen motivos radicalmente distintos (espirales, círculos, cérvidos). Los dos son coetáneos, rondando el 3 000 a. C., pero expresan tradiciones de base esquemática similar que se han separado al progresar.[8]

En vista de ello, la mayoría de los investigadores coinciden en aceptar la existencia de regiones estilísticas que coincidirían con tradiciones culturales diferentes. Sin embargo, en el estado actual de la investigación no es posible diferenciarlas con precisión.[5] A lo sumo se habla de tres focos (el galaico-portugués, el sureño y el arco levantino), pero debe haber más y quedan amplias lagunas por cubrir. De hecho se ha detectado que existe cierta permeabilidad estilística entre las diferentes regiones, lo que, sin dejar de ser un acicate a la investigación, al mismo tiempo pone las cosas más difíciles.

A pesar de lo dicho, y sin dejar de tenerlo en cuenta, es posible indicar una serie de patrones que suelen repetirse en todo el arte esquemático, entre ellos el papel que ocupa la elección de lugares estratégicos en relación al paisaje circundante, pudiendo revelar cómo cada grupo cultural organizaba su entorno ambiental (aunque ese aspecto está aún muy virgen, caben destacar algunos trabajos[9] ). Entre estos, las teorías de Ramón Grande del Brío, para quien las estaciones rupestres esquemáticas son centros cultuales con una estructura que suele repetirse: hay un núcleo principal y una serie de santuarios secundarios. El lugar principal suele ser una o varias covachas que marcan el dominio vital, y los centros secundarios lo rodean configurando el territorio sacralizado. Para más exactitud, las estaciones esquemáticas no sólo eran un signo de sacralización, sino también de dominio sobre una zona y el paisaje que se domina desde ellos.[10] En cualquier caso, es posible desarrollar los siguientes epígrafes.

El contenido[editar]

El arte esquemático carece de la capacidad narrativa o temporal aplicable al arte levantino español y de otros tipos de arte esquemático europeo, aunque contiene numerosas escenas de tipo descriptivo y ha sido definido como una arte esencialmente conceptual.[11] Por otro lado, las representaciones reflejan una sociedad perfectamente urbanizada y jerarquizada, propia de pueblos con un importante desarrollo cultural y tecnológico. Han existido diversos intentos de sistematizar la temática del arte levantino, pero todos ellos se han encontrado con importantes dificultades, destacando en especial, los trabajos de Pilar Acosta, de Gómez Barrera, de Eduardo Ripoll o de Julian Bécares.[12]

Por otro lado ha podido determinarse que dentro del arte esquemático hay varias tendencias. Una de ellas posee un esquematismo más exacerbado, otra algo más naturalista y una tercera denominada «macroesquemática» (que podría ser la más antigua y merecería ser deslindada, pues enlazaría con las últimas etapas del Neolítico). Su temática puede clasificarse en antropomorfa, zoomorfa y la relativa a símbolos y objetos.

Antropomorfos[editar]

La figura humana es uno de los motivos más abundantes, no por ello dejan de ser muy simples, fundamentalmente basados en un trazo vertical (el tronco) con brazos de diversas tipologías, ya sea en forma de cruz (); de doble cruz (bien †† o bien la letra griega ); con forma de Te, bien con los brazos rectos, bien con los brazos curvados hacia abajo (golondrinas y ancoriformes), o hacia arriba (con forma de Y), e incluso con los brazos en jarra (como la letra Φ griega); también hay figuras esquemáticas en X. Un caso especial, por su importante papel simbólico, lo constituye el Indalo del abrigo de Maimón Chico, en Los Vélez (Almería); representa a una figura humana esquemática con los brazos extendidos y un arco sobre sus manos. Por último señalar que numerosos casos de figuras masculinas tienen el sexo señalado explíciamente (normalmente se alarga hacia abajo el trazo que representa el tronco).

Figuras masculinas
Arte esquematico-Cruciforme.png
Arte esquematico-Brazos curvos.png
Arte esquematico-golondrina.png
Arte esquematico-ancoriforme.png
Antropomorfo cruciforme
Antropomorfo de brazos curvos
Antropomorfo tipo golondrina
Antropomorfo ancoriforme
Arte esquematico-antropomorfo en Y.png
Arte esquematico-antropomorfo en Phi.png
Arte esquematico-antropomorfo en X.png
Arte esquematico-antropomorfo sexuado.png
Antropomorfo en Y
Antropomorfo en Phi (Φ)
Antropomorfo en X
Antropomorfo sexuado

Posibles ídolos[editar]

Aquí se incluyen figuras antropomorfas ambiguas, de las que es difícil asegurar que se trate de seres humanos o divinidades. A veces, se trata, simplemente de figuras humanas en las que se incorpora la vestimenta, lo que enmascara su verdadera apariencia. Por ejemplo, en el «Abrigo de Los Órganos», en Despeñaperros, hay posibles representaciones de una danza de figuras femeninas cuyo cuerpo son dos triángulos opuestos, invertidos, cuyos vértices se tocan (sería el tórax y una falda acampanada) junto con una gran cabeza que parece llevar un complicado tocado con rodetes, plumas y cuernos.

Figuras femeninas (¿ídolos?)
Arte esquematico-Idolo bitr.png
Arte esquematico-Idolo bitriangular con brazos.png
Arte esquematico-Idolo bitriangular con rodetes.png
Arte esquematico-Idolo de Despeñaperros.png
Bitriangular,
¿ídolo femenino?
Bitriangular con
brazos
Bitriangular oculado
o con Rodetes
Figura engalanada,
Despeñaperros

Las representaciones bitriangulares aparecen en más cuevas y, no sin controversia, se interpretan como femeninas (por comparación con el arte mueble recuperado en algunos megalitos, grabados y restos de poblados del bronce temprano).[13] Como femeninas se interpretan también los llamados halteriformes, es decir figuras formadas por un trazo vertical y dos óvalos en los extremos[14] (a veces a esta figura se le añaden rasgos a modo de extremidades, con lo que los halteriformes parecen hormigas). A veces, incluso se pintan estas posibles mujeres junto a figuras claramente masculinas, lo que podría simbolizar una relación familiar de las que pueden inferirse ceremonias o rituales hierogámicos (por ejemplo, el de Peñaescrita de Fuencaliente, Ciudad Real).

Ídolos y hierogamias
Arte esquematico-Halteriformes.png
Arte esquematico-Halteriformes con extremidades.png
Arte esquematico-Hierogamia 1.png
Arte esquematico-Hierogamia 2.png
Ídolos halteriformes simples
Ídolos halteriformes
con extremidades
Pareja de
Peñaescrita de Fuencaliente
Pareja de la
Virgen del Castillo

Hay, no obstante, representaciones claramente relacionadas con ídolos, pues tienen fuertes paralelismos con temas idénticos aparecidos en cerámica o en ídolos-placa exhumados en excavaciones de poblados, necrópolis y dólmenes. Su antigüedad puede remontarse, pues, al Neolítico. En primer lugar podríamos citar los Oculados, así llamados porque los ojos son muy grandes y están rodeados por líneas que los realzan o que los encierran. También hay Ídolos-placa, de forma más o menos rectangular, o bitriangular, con brazos esquemáticos, casi idénticos a los que aparecen en los dólmenes de la zona atlántica de la Península.

Ídolos y estelas
Arte-esquematico-Idolo oculado 1.png
Arte-esquematico-Idolo oculado 2.png
Arte-esquematico-Soliforme.png
Arte-esquematico-Esteliforme.png
Ídolo oculado
Ídolo oculado
Soliforme
Esteliforme

Los soliformes o esteliformes parecen constituir un segmento aparte, no tienen forma humana (aunque al ser considerados ídolos los incluimos aquí) y son tan variados que es difícil sistematizarlos.

Escenas[editar]

Zoormorfos y antropomorfos en el Tajo de las Figuras.

No son muy abundantes. De hecho se consideran casos puntuales, entre las que se han constatado, algunas, de las que ya hemos hablado, parecen representar hierogamias; otras son danzas rituales («Valonsadero», Soria) o escenas funerarias. Igualmente hay actividades agropecuarias (como el caballo cogido de las riendas en «Peñapascuala», Cuenca) y de caza (Cueva del Tajo de las Figuras, Cádiz; «Canchal de las Cabras Pintadas', Cáceres), incluso combates.

Escenas narrativas
Arte esquemático-Danza ritual.png
Arte esquemático-Escena funeraria.png
Arte esquematico-Peñapascuala.png
Danza ritual (¿itifálica?)
Posible escena funeraria
Escena de domesticación

Zoomorfos[editar]

Las representaciones de animales son mucho más escasas y, dentro de esa escasez, predominan los cuadrúpedos y aves, raramente naturalistas, sólo identificables por detalles específicos. Los más abundantes son los cuadrúpedos o «pectiniformes» (es decir, que tienen una silueta tan sencilla que recuerda a un peine), que consisten en una simple línea horizontal con trazos verticales hacia abajo que representan las piernas, y toscas grafías de la cabeza. Sobre esta base se añaden. Como hemos dicho, rasgos que permitirían discriminar diferentes especies: los cuernos en forma de C para los bóvidos, o en forma de dos arcos paralelos para los cápridos, o en forma de candelabro para los cérvidos.[15] Más difíciles de identificar son los équidos y los cánidos, de hecho, no se identifican los animales de tiro (excepto los bóvidos), por más que, como veremos, más adelante, algunas representaciones abstractas podrían ser, en realidad, carros.

Zoomorfos
Arte esquemático-Pectinifor.png
Arte esquemático-Bóvido.png
Arte esquemático-Cáprido.png
Arte esquemático-Cérvido.png
Arte esquemático-Cigüeña.png
Arte esquemático-Ramiforme.png
Pectiniforme
Bóvido
Cáprido
Cérvido
Cigüeña
Ramiforme

Las aves son escasas, pero muy llamativas, especialmente abundantes en el «Tajo de las Figuras» (Cádiz). Son reconocibles por sus alas, por tener sólo dos patas y una cabeza muy característica en la que se distingue el pico, pero es complicado determinar la especie concreta, siendo abundantes los patos y los ciconiiformes y los buitres. Un caso aparte son los ramiformes u hombres-abeto, de los que no ha podido deducirse si se trata de zoomorfos, antropomorfos, o ídolos (quizá tengan un poco de todo).

Símbolos y objetos[editar]

Aparte de seres animados, en el arte esquemático abundan los signos de difícil interpretación. Hay una serie de geométricos llamados petroglifoides en razón a su parecido a los Petroglifos gallegos (círculos pintados o cazoletas grabadas, herraduras, meandros, formas serpenteantes o en zig zag, series de puntos o de trazos formando diversos contornos…). Éstos casi siempre aparecen junto a representaciones antropomorfas.

Petroglifoides
Arte esquemático-Petroglifoide círculos.png
Arte esquemático-Petroglifoide herradura.png
Arte esquemático-Petroglifoide doble espiral.png
Arte esquemático-Petroglifoide Zig-Zag.png
Círculos
Meandros
Espirales
Zig-zag

Hay, asimismo, estructuras rectangulares, que algunos investigadores consideran símbolos abstractos y otros consideran la representación de objetos concretos, tal vez casas, campos de labor.

Estructuras
Arte esquemático-Estructura tectiforme.png
Arte esquemático-Estructura trineo.png
Arte esquemático-Estructura carro.png
Arte esquemático-Estructura embarcación.png
Tectiforme
Trineo
Carro
Barca
Embarcación pintada en la cueva de la Laja Alta.

En otros casos, a esas estructuras se les añaden círculos laterales (ruedas), adquiriendo una inequívoca apariencia de carros. Esto indica que, cuando menos, estas representaciones son posteriores a su verificación arqueológica, es decir, el 800 a. C. Por el momento sólo se han atestiguado en la provincia de Badajoz. Algo más frecuentes son los trineos, seguramente anteriores cronológicamente. En ninguno de los casos aparecen animales de tracción.

Otros signos confusos y contradictorios son las posibles embarcaciones, que sólo han podido ser observados sin sombra de dudas en el arte rupestre del extremo sur de la Península Ibérica, concretamente en la Cueva de la Laja Alta (Cádiz). Hay otro posible caso en el Risco de la Mantequera a orillas del Tajo (Extremadura), pero podría tratarse de un trineo.

Por su parte, las armas son relativamente frecuentes, pero tan esquemáticas que es muy difícil identificarlas, en todo caso hay arcos y flechas, hachas o alabardas, bumeranes y espadas (éstas, sólo aparecen en insculturas de la edad de Bronce o posteriores, por ejemplo el Ídolo de Peña Tú, en Vidiago, Asturias).

Armas y herramientas
Arte esquemático-Armas azada.png
Arte esquemático-Armas hacha.png
Arte esquemático-Armas lanza.png
Arte esquemático-Armas arco.png
Azada
Hacha
Palo o lanza
Arco

Técnica[editar]

Ídolo de Pena Tú de Vidiago, Asturias.

Aunque la mayor parte del arte esquemático español consiste en pinturas rupestres, algunos casos son grabados o insculturas.

En el caso de las pinturas, se trata de tintas planas o simples trazos gruesos, pero irregulares. Más raramente aparece el punteado o tamponado, que se usa para delimitar contornos internos o externos, así como para rellenar algunas figuras. El color predominante es el ocre rojizo, siendo más raro el negro o, incluso, el blanco. Todas las figuras son monocromas (cuando se han detectados figuras bícromas, las investigaciones han demostrado que son repintes)

Ídolo-estela salmantino de la Edad del Bronce.

En el caso de los grabados o insculturas, es habitual que éstas se asocien también a pinturas. En cualquier caso, la técnica más usada es el piqueteado ancho. El ejemplo más conocido es el llamado ídolo de Peña Tú de Vidiago (Asturias), en el que desgraciadamente, el deterioro de la roca ha borrado gran parte de los pigmentos e incluso está desconchando el grabado.[16]

Estela de Granja de Toniñuelo (Badajoz).

Aunque el Arte Esquemático es en esencia rupestre, los horizontes cacolíticos asociados a Los Millares y sus similares del resto de la Península deparan una serie de objetos cuya decoración tiene motivos equiparables (oculados, zoomorfos, soliformes, motivos geométricos, etc.), por lo que también podría hablarse de Arte mueble esquemático; que, por otra parte ayudaría a datar el arte rupestre. En concreto, en casi toda la Península, incluido el hinterland de Los Millares (en España) y de Vila Nova de São Pedro (en Portugal). A esto hay que añadir la decoración de los ortostatos de los megalitos penisulares, que se conserva en raras ocasiones pero que se hacía con temas y técnicas prácticamente idénticas a las del arte rupestre (pintura e inscultura).[17]

Durante la Edad del Bronce el panorama cambia, el arte mueble es diferente al esquemático, porque éste está en regresión, pero hay expresiones que pueden asociarse a los petroglifos galaico-portugueses, sobre todo en la franja atlántica de la Península (Galicia, Portugal y todo el oeste español), donde menudean ciertas esculturas toscas y de tamaño considerable, aunque de diversas tipologías, llamadas ídolos-estela o estatuas-menhir en lo que se representan antropomorfos esquematizados, con diversos convencionalismos y armas de bronce (lanzas, escudos, puñales, espadas...).

Origen y cronología[editar]

El esquematismo no puede ser considerado, por sí mismo, un indicador cronológico, pues ya aparece en el Paleolítico superior y se percibe en ciertas escenas del arte Levantino español. En cuanto a su datación, aunque todo parece indicar que es propio de pueblos peninsulares entre el Neolítico y la edad de Hierro, es muy difícil, por no decir, imposible, dar más detalles.

Eduardo Ripoll[18] considera que entre el arte Levantino y el Esquemático hay una fuerte relación, de hecho, piensa que éste deriva de aquel (por degeneración evolutiva), proponiendo una fase de transición. Ripoll además, indica, que el arte Esquemático tienen una extensión geográfica mucho mayor, ya que se va extendiendo, poco a poco, desde la franja mediterránea, hacia el interior, alcanzando la Meseta y las costas atlánticas. Para sostener estas ideas se apoya en las comparaciones que hace con los hallazgos de culturas como Los Millares (donde aparecen triángulos punteados, ídolos oculados, cérvidos), el yacimiento de Palmela, el de Las Carolinas y el de Vélez Blanco: cerámica decorada, arte mueble, plaquetas, idolillos rectangulares, baculiformes, medias lunas, ancoriformes, etc. A los objetos artísticos añade otros como los carros o las armas.

Otro investigador, el profesor Antonio Beltrán,[11] niega la relación filética entre el arte Levantino y el Esquemático, aunque admite que pudieron ser contemporáneos algún tiempo: hay abrigos rocosos en los que el Esquemático se superpone al Levantino y otros en los que ocurre lo contrario. Este especialista, piensa, más en una ruptura que en una evolución cultural, en la aparición de nuevas gentes, exploradores extranjeros, con nuevas creencias y diferentes tendencias artísticas. Concretamente, piensa que la llegada del metal a la Península afectó profundamente a los pueblos indígenas (aunque no está claro si hubo colonización o sólo aculturación). Propone como núcleos originarios, los del sur y sureste, zonas en las que se atestiguan las primeras presencias de forasteros en busca de oro y cobre hispanos. Desde allí, este nuevo horizonte se extendería por todas partes, creando culturas variadas e independientes, como la de Galicia, con sus inconfundibles petroglifos. Este conglomerado de horizontes culturales, asociado al arte esquemático, predominaría toda la edad de Bronce, e incluso durante el principio de la edad de Hierro. Con la consolidación de las culturas de la edad de Hierro, el arte esquemático va desapareciendo. Francisco Jordá Cerdá[5] no coincide en absoluto con Beltrán, ya que rechaza las influencias foráneas, defendiendo una evolución nativa cuyo núcleo estaría en el Sistema Bético y Sierra Morena. Pero en lo que más destacan las tesis de Jordá es en que considera que el arte Esquemático no es posterior ni derivado del Levantino, que en realidad podría responder a una estilización por aculturación de éste. Se basa en hallazgos antiquísimos (epipaleolíticos) que hemos citado, de decoraciones esquemáticas lineales en la cueva de la Cocina y en la de Nerja (finales del V milenio a. C.).

Ídolo oculado llamado "de Extremadura" (Calcolítico, M.A.N., Madrid).

Sin embargo, todas estas explicaciones fallan en considerar el fenómeno esquemático como una unidad en toda la Península. Igualmente la tendencia actual es compaginar la influencia orientalizante calcolítica, con la evolución local neolítica, aceptando, incluso, varios focos emisores originarios para el esquematismo peninsular. Por ejemplo, parece haber acuerdo en que la aparición de los ídolos oculados calcolíticos (que aparecen en el arte mueble, en la cerámica, los dólmenes y las pinturas rupestres) revela la influencia de pueblos mediterráneos extrapeninsulares; pero, al mismo tiempo, su evolución posterior y su difusión geográfica van acompañadas de transformaciones propias de dinámicas evolutivas regionales. Por ejemplo, Pilar Acosta ve la transformación de los «ojos» en figuras soliformes como una prueba del aporte indígena de raíz neolítica a las innovaciones calcolíticas extranjeras.[8] Por otra parte, las influencias externas no sólo debieron venir del Mediterráneo, habida cuenta de las peculiaridades de la zona galaica que se podrían explicar por los contactos con otras culturas atlánticas. De hecho, se observa, por los motivos representados, que la idiosincrasia galaica ya estaba plenamente formada en el III milenio a. C., lo que indica que el origen de sus petroglifos debe ser muy anterior, contemporáneo incluso con la aculturación orientalizante del Mediterráneo.

Durante la edad de Bronce, la fragmentación del fenómeno esquemático peninsular parece aumentar, su constatación cronológica se hace a través de las armas representadas (ausentes hasta entonces): en el noroeste los petroglifos siguen su propio camino, muy relacionado con otros pueblos atlánticos norteños, pero manteniendo tradiciones megalíticas. De hecho, la edad de Bronce parece el momento de mayor auge de los petroglifos al aire libre. Paralelamente, toda la franja occidental de la Península se ve influida. De hecho, en el segundo milenio el arte esquemático se manifiesta en forma de grabados y de estatuas-menhir, es decir, estelas funerarias de considerable tamaño.

Embarcaciones pintadas en la cueva de la Laja Alta (Cádiz).

En cambio, en el sur y en el Levante, coincidiendo con el surgimiento de la cultura de El Argar, el arte esquemático parece sufrir un fuerte retroceso, quedando relegado a algunos objetos cerámicos y de arte mueble (y, marginalmente, en escasos yacimientos rupestres, como es el caso de la cueva de la Laja Alta, en Jimena de la Frontera, Cádiz. Ésta, por la temática de su representaciones: embarcaciones, es considerada la manifestación más moderna del esquematismo en la zona, datada en el primer milenio, y deslindada de la tradición esquemática general).[8]

[editar]

A modo de conclusión, se constata que las raíces del arte esquemático están en el neolítico indígena del arco mediterráneo y del sur, que este nació con el fin del Neolítico y el principio del Calcolítico en el sureste de la Península.

  • Que el fenómeno esquemático no es exclusivo de la península Ibérica, de hecho se da en toda Europa y podría decirse que, aunque con fechas y culturas muy diferentes, en todo el Mundo. La universalidad del fenómeno esquemático es síntoma de leyes universales, a saber, la homogeneidad en la concepción de los pictogramas por el ser humano.[10]
  • Que en su nacimiento jugaron un papel incierto las influencias mediterráneas orientalizantes, al mezclarse con las tradiciones indígenas, sin que se sepa cuantificar el peso de cada una de las tendencias.
  • Que el arte esquemático no responde a una cultura unitaria, sino que parece un rasgo común de numerosas culturas regionales diferentes, manifestándose en cada una de ellas por diversos medios: cerámica decorada, arte mueble, pintura rupestre, grabados rupestres, decoración de megalitos, etc.
  • Que en la mayor parte de la Península el auge del fenómeno esquemático corresponde al tercer milenio adC, sobre todo al Calcolítico, comenzando su declive en la edad de Bronce, aunque existen numerosas pervivencias mucho más tardías. La zona Galaico-portuguesa, marca una pauta distinta, pues su apogeo se da precisamente en el segundo milenio adC, es decir, la edad de Bronce, gracias, tal vez, a contactos con otros pueblos atlánticos. La zona galaica extendió su influencia a toda la franja occidental de la Península, donde el arte esquemático sobrevivió en forma de grabados, insculturas y estelas funerarias llamadas estatuas-menhir.
  • Que hay muchas lagunas sobre el arte esquemático y que todo lo anterior puede ser objeto de revisión según avancen los estudios científicos.

Véase también[editar]


Referencias[editar]

  1. Por ejemplo los roquedos de Provenza y de la Liguria italiana.
  2. El realismo afecta a las representaciones paleolíticas más conocidas y espectaculares, aunque ésa no es la única característica.
  3. Como referencia de estilos prehistóricos estilizados, se pueden citar el Arte Levantino español o el arte sahariano de Tassili n'Ajjer
  4. El arte abstracto está presente desde periodos paleolíticos en lo que se denomina ideomorfos, pero no deja de aparecer en ninguna fase del arte prehistórico, incluido el arte Esquemático: tectiformes, espirales, círculos, chevrones, líneas quebradas, polígonos, trazos…)
  5. a b c Jordá Cerdá, Francisco (1978). «El arte de la Edad de Piedra». Historia del Arte Hispánico, Tomo I: La Antigüedad, 1ª parte. Editorial Alhambra, Madrid. ISBN 84-205-0607-9 (páginas 124-132). 
  6. García del Toro, Javier R. (1989). «La pintura rupestre en Murcia». Revista de Arqueología Año X (Número 98). ISSN 0212-0062. 
  7. Mas Cornella, Martí y Torra Colell, Guadalupe (1990). «Arte rupestre en Cádiz. Documentación e investigación». Revista de Arqueología Año XI (Número 113). ISSN 0212-0062. 
  8. a b c Acosta Martínez, Pilar (1984). «El Arte Aupestre Asquemárico ibérico: problemas de cronología preliminares». Scripta Præhistorica. Francisco Jordá Oblata Número 156 (páginas 40-53). ISBN 84-7481-305-0. 
  9. Bradley, Richard y Fábregas Valcare, Ramón (1996). «Petroglifos Gallegos y Arte Esquemático, una propuesta de trabajo». Complutum Volumen Extra, nº 6 (Número 2). (páginas 103-106). 
  10. a b Grande del Brío, Ramón (1987). «Nuevos descubrimientos de pinturas rupestres esquemáticas en extremadura: las Corchuelas, Los Ojeros y Alpotreque». Studia Zamorensia Histórica (Número VIII). ISSN 0211-1837 (páginas 223-231). 
  11. a b Beltrán Martínez, Antonio (1982). El arte esquemático en la península Ibérica: Orígenes e interpretación. Bases para un debate. Coloquio internacional sobre Arte Esquemático en la península Ibérica (ponencia IV). Salamanca, 24 al 29 de mayo de 1982. 
  12. Bécares Pérez, Julian (1983). «Hacia nuevas técnicas de trabajo en el estudio de la pitura rupestre esquemática». Zephyrus XXXVI (páginas 137-148). ISSN 0514-7336. 
  13. Sanchidrián Tortí, José Luis (1982). ««Ídolos» femeninos esquemáticos de la Cueva de Nerja». Zephyrus XXXIV-XXXV (páginas 103-107). ISSN 0514-7336. 
  14. El nombre viene de su parecido a las pesas levantadas por atletas de halterofilia
  15. Los cérvidos manifiestan la importancia persistente de la caza, por más que el arte esquemático sea propio de pueblos de economías agropecuarias que conocían el metal y que ya tenían importantes núcleos urbanos. Igualmente las representaciones de cápridos parecen salvajes.
  16. Suárez, Juan R. (1990). «¿Verán nuestros nietos el ídolo de Peña Tú?». Revista de Arqueología Año XI (Número 105). ISSN 0212-0062 (páginas 5 y 6). 
  17. Monteiro Rodrigues, Maria da Conceição (1989). «O imaginário na ordem cósmica. Paradigma das pinturas do Dólmen de Antelas». Actas do I Colóquio Arqueológico de Viseu Coleção Ser e Estar (Número 2). Depósito Legal nº 28.627/89.  (páginas 71-82)
  18. Eduardo Ripoll. (1996). Historia del arte de España. Lunwerg, S.L., Barcelona. ISBN 84-7782-393-6. 

Enlaces externos[editar]