Racionalismo arquitectónico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Arquitectura racionalista»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El racionalismo arquitectónico surge en Europa tras la I Guerra Mundial. El Art Nouveau, que rompió con la contradicción y señaló el primer paso hacia la plasticidad de las líneas constructivas, derivó en ornamentalismo vacuo, por lo que a principios del siglo XX se originó una corriente que rechazaba dicho ornamento, y aprovechaba los descubrimientos de la llamada Segunda Revolución Industrial, cuyo objetivo era encontrar un camino intermedio entre la renuncia a la imitación de lo antiguo y a un excesivo tecnicismo uniformador.

Historia[editar]

Conjugando todos los propósitos racionalizadores y funcionalistas de la arquitectura de la Revolución industrial, que habían encontrado su campo de experimentación entre 1890 y 1914, se formulan en la primera posguerra distintas opciones arquitectónicas de objetivos y métodos cercanos, con un repertorio formal con constantes relaciones hasta condicionar casi un estilo internacional que presenta similitudes con las vanguardias pictóricas, especialmente con el cubismo.

Principios[editar]

Representación gráfica del pabellón del Rincón de Goya (1926-1928), de Fernando García Mercadal, el primer edificio racionalista de España.[1] [2]
  • Organización estructuralista del edificio en lugar de simetría axial
  • Predilección por las formas geométricas simples, con criterios ortogonales
  • Empleo del color y del detalle constructivo en lugar de la decoración sobrepuesta
  • Concepción dinámica del espacio arquitectónico
  • Uso limitado de materiales como el acero, el hormigón o el vidrio (nuevos materiales)

Entre 1925 y 1940, la orientación racionalista se difunde en toda Europa, ya por obras aisladas o por penetración de métodos constructivos nuevos, originando la formación de diversas escuelas. Esta difusión está básicamente ligada a la labor de los grandes maestros, tanto los meramente racionalistas como los pioneros de principio de siglo, que reciben encargos de todo el mundo, y que, mediante asociación o colaboración con arquitectos locales, contribuyen a expandirlo a pesar de reticencias oficiales y académicas.

Así pues se puede decir que el racionalismo arquitectónico, es la depuración de lo ya sobresaturado, dejando solamente lo esencial, lo práctico y funcional para cada situación.

En la escuela francesa destaca la importante labor investigadora del arquitecto Le Corbusier, principal figura del racionalismo europeo y mundial.

Le Corbusier[editar]

Precozmente mostró un gran talento para el dibujo, de modo que a los 14 años ya era admitido en la Escuela de Arte de Chaux-de-Fonds, especialmente centrada en la formación de grabadores y operarios de la industria relojera. Entre sus profesores fue L´Eplattenier quien desempeñó un papel fundamental en la evolución de Le Corbusier, y en su interés por la arquitectura.

Con apenas 18 años le pidieron que construyera una quinta para uno de los miembros del comité de dirección de la Escuela de Arte. Con el dinero que ganó se fue a Italia, Budapest y Viena, donde conoció a Josef Hoffman.

España[editar]

En España introduce el racionalismo el arquitecto zaragozano Fernando García Mercadal, con un proyecto de monumento a Goya, el Rincón de Goya (1926-28), en Zaragoza.

De forma casi simultánea, se construyen en Madrid otras dos obras clave para el desarrollo del movimiento racionalista: la Gasolinera Porto Pi (1927) y la Casa del Marqués de Villora (1927-28), diseñadas por el arquitecto madrileño Casto Fernández Shaw y el malagueño Rafael Bergamín, respectivamente.

En octubre de 1930 se funda en la capital aragonesa el grupo GATEPAC (Grupo de Arquitectos y Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea), cuya sección catalana, el GATCPAC, fue la más activa.

El Club Náutico de San Sebastián (1929), obra de los arquitectos José Manuel Aizpurúa y Joaquín Labayen, fue una de la obras más características y representativas del grupo.

Otro gran exponente del racionalismo español fue el Pabellón de la República Española de la Exposición Internacional de París de 1937, de Josep Lluís Sert y Luis Lacasa.

Véase también[editar]

Referencias[editar]