Arquitectura japonesa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Kinkaku-ji, Kyoto , construido originalmente en 1397 (período Muromachi)
"Daibutsuden" Tōdai-ji, Nara

La arquitectura japonesa (日本建築 Nihon kenchiku?) tiene una gran historia como cualquier otro aspecto de la cultura japonesa.

Aunque con fuerte influencia de la arquitectura china, también muestra un número importante de diferencias y aspectos que podemos denominar inequívocamente como japonesas. Para la mayoría, aquellos edificios que han sobrevivido hasta nuestros días y que muestran caracteristicas de la arquitectura japonesa tradicional son, castillos, templos budistas, y santuarios Shinto.

Empero, en general la arquitectura moderna japonesa refleja una influencia internacional y poca conexión con los metodos tradicionales japoneses.

Para más información de conceptos artísticos, ver también Arte japonés.

Prehistoria[editar]

El período prehistórico incluye la Jōmon, Yayoi y Kofun períodos que van desde aproximadamente 5000 a.C. hasta principios del siglo VIII e.c.

Durante las tres fases del período de Jōmon la población era principalmente cazadores-recolectores con algunos conocimientos de la agricultura primitiva y su comportamiento lo determinan cambios climáticos y otros estimulantes naturales. Los primeros viviendas eran casas de cielo raso consistentes en pozos poco profundos con pisos de tierra apisonada y techos de hierba diseñados para recoger el agua de lluvia con la ayuda de jarras de almacenamiento. Más adelante en el período, un clima más frío, con mayores precipitaciones condujo a una disminución de la población, lo que contribuyó a un interés en los rituales y de ahí que aparecieran por primera vez círculos concéntricos de piedra.

Durante el período de Yayoi Japón comenzó a relacionarse con China Dinastía Han, cuyo conocimiento y habilidades técnicas comenzaron a influir en éste. De ahí apareció la construcción de suelos falsos como graneros y almacenes que se construían con herramientas de metal como sierras y cinceles. Una reconstrucción en Toro, Shizuoka, es una caja de madera hecha de placas de espesor unidos en las esquinas en una cabaña de madera y apoyada sobre ocho pilares. El techo es de paja, pero a diferencia de la típica cubierta a cuatro aguas de las viviendas cuadradas, se trata de una sencilla forma de V a dos aguas.

El período de Kofun se distinguió por la aparición de tumbas en forma de montículos o túmulos (kofun literalmente significa "montículos antiguos") compuestas de muchas cámaras. Se cree que unos montículos similares en la península de Corea son influencia de Japón. Al principio del período de las tumbas, conocido como "ojo de cerradura kofun" o zenpō-Koen kofun 前方后円古坟 (lit. plaza que está enfrente, circular en de nuevo viejo tumba montículo?), a menudo se hizo uso de la topografía existente, dándole forma y añadiendo fosos artificiales hasta crear una forma distintiva de ojo de cerradura, es decir, la de un círculo con un triángulo interconectado. El acceso era a través de un eje vertical, que se cerraba una vez concluido el entierro. Había espacio en el interior de la cámara para un ataúd y un ajuar funerario. Los montículos estaban decoradas a menudo con barro figuras llamadas haniwa. Más adelante en el período, se comenzó a ubicar a los montículos en terreno llano y su escala aumentó considerablemente. Entre muchos ejemplos en Nara y Osaka, lo más destacada es la Daisen-kofun, designada como la tumba del emperador Nintoku, que cubre 32 hectáreas (79 acres) y se cree que han sido decoradas con 20.000 haniwas.

A finales del período de Kofun, desapareció la costumbre de inhumar a los difuntos porque el budistas introdujo la cremación que ganó popularidad.

Arquitectura Asuka y Nara[editar]

Hōryū-ji, Ikaruga, prefectura de Nara (El edificio del séptimo siglo).

Aunque existen vestigios de construcciones neolíticas a través de modelos de casas encontrados en túmulos, apenas son una introducción al budismo en el que ya podemos ver una tradición continua a partir del siglo VI d. C.

Las estructuras budistas y los edificios más antiguos de madera que sobreviven en el Extremo Oriente se encuentran en el Hōryū-ji al sudoeste de Nara y son ejemplos principales de arquitectura para este periodo. El primero se construyó a principios del siglo VII como el templo privado del príncipe heredero (el Príncipe Shotoku) consistía de 41 construcciones independientes; las más importantes eran el pasillo principal de la adoración, o Kondo (Pasillo de oro), y Goju-no-to (pagoda de cinco partes), situados en el centro de un área abierta rodeada por un claustro cubierto. El Kondo, de estilo parecido al de los pasillos chinos de la adoración, es una estructura en dos partes construida con postes y vigas, capsulada además por una azotea de baldosas cerámicas o irimoya.

En el siglo VIII la construcción de templos se enfocó en el Tōdai-ji de Nara. El Tōdai-ji, que se construyido como ejemplo para el resto de las provincias, es el complejo religioso más ambicioso erigido en los primeros siglos del budismo en Japón. Aproximadamente, los 16.2 m de un Buda (terminado en el 752) ubicado en el pasillo principal, o Daibutsuden, es un Buda Rushana, la figura que representa la esencia de las capillas dedicadas a Buda, así como el Tōdai-ji representó el centro para el budismo imperial y su difusión a través de Japón. Solamente algunos fragmentos de la estatua original sobreviven, y el actual pasillo y el Buda central son reconstrucciones a partir del período Edo.

Se arraciman alrededor del Daibutsuden, en una ladera suave que se inclina, un número de pasillos secundarios: el Hokkedo (Pasillo del Sutra loto), con su imagen principal, el Kannon Fukukenjaku (el bodhisattva más popular), hecho a mano con laca seca (paño sumergido en laca y formado sobre una armadura de madera); el Kaidanin (Pasillo de ordenación) con sus estatuas magníficas de arcilla de los Cuatro Reyes Celestiales; y el almacén, llamado el Shosoin. Esta última estructura es de gran importancia como escondrijo arte-histórico, porque en él se almacenan los utensilios que se utilizaron en la ceremonia del esmero del templo en el 752, el ritual de la ojo-abertura para la imagen de Rushana, así como los documentos del gobierno y muchos objetos seculares poseídos por la familia imperial.

Heian[editar]

El Tō-ji (東寺? templo del este) y su pagoda (1644 construcción), cerca de Kioto en dirección a Kūkai.

En reacción a la riqueza creciente y al poder del budismo organizado en Nara, el sacerdote Kukai (mejor conocido por su título póstumo Kobo Daishi, 774-835) viajó a China para estudiar Shingon, una forma de budismo Vajrayāna, que él introdujo en Japón en 806. En el corazón de adoración de Shingon están varios mandalas, diagramas del universo espiritual que influyeron en el diseño de templo. La arquitectura budista japonesa también adoptó el stupa en su forma china de pagoda.

Los templos erigidos para esta nueva secta fueron construidos en las montañas, a lo lejos de la corte y el laicado de la capital. La topografía irregular de estos sitios forzó a arquitectos japoneses a replantear los problemas de la construcción de templos, y así escoger los elementos más indígenas de diseño. Las azoteas de corteza de ciprés substituyeron a aquellas de azulejo de cerámica, tablones de madera fueron usadas en vez de pisos de tierra, y un área de adoración separada para el laicado fue añadida delante del santuario principal.

En el período Fujiwara, el budismo de "La Tierra Pura" (en inglés "Pure Land Buddhism"), que ofreció la salvación fácil por la creencia en Amida (Buda del Paraíso Occidental), se hizo popular. Simultáneamente, la nobleza de Kioto desarrolló una sociedad fiel a búsquedas elegantes estéticamente. Tan seguro y hermoso era su mundo que ellos no podían concebir que el Paraíso fuera muy diferente. El recibidor de Amida, mezclando lo secular con lo religioso, contiene unas o más imágenes de Buda dentro de una estructura que se asemeja a las mansiones de la nobleza.

El hōōdō de Byōdō-in en Uji cerca de Kioto (1053).

El Hōōdō (El Recibidor del Fénix, completado en 1053) en Byodoin, un templo de Uji en el sudeste de Kioto, es uno de los ejemplos más importantes de recibidores Fujiwara Amida que consisten en una estructura principal de forma rectangular flanqueada por dos pasillos en forma de "L" y un pasillo de cola, sistema del ala en el borde de una charca artificial grande. Dentro de, una sola imagen de oro de Amida (circa 1053) está instalada en una alta plataforma. La escultura de Amida fue ejecutada por Jocho, que utilizó un canon nuevo de las proporciones y de una nueva técnica (yosegi), en las cuales los pedazos múltiples de madera se tallan hacia fuera como cáscaras y se ensamblan en el interior. Se aplican a las paredes del pasillo las tallas pequeñas de la relevación de lo celestial, el anfitrión creía tener la compañía de Amida para cuando él descendiera al paraíso occidental para que se recolectaran sus almas de creyentes en el momento de la muerte y para transportarlos en flores del loto al paraíso. Las pinturas Raigo (provenientes del Buda Amida) en las puertas de madera del Ho-o-do son un ejemplo temprano de Yamato-e, pintura de estilo Japonés, porque contienen representaciones del paisaje alrededor de Kyoto.

El templo de Itsukushima (厳島神社 Itsukushima-Jinja?) en marea alta (1168).

Periodo Kamakura[editar]

Casas de té[editar]

Otro desarrollo principal del período era la ceremonia del té y la casa en la cual fue sostenido. El objetivo de la ceremonia es el de pasar el tiempo con los amigos quienes disfrutan de las artes, limpian la mente de las preocupaciones de vida diaria, y reciben un tazón de té servido de una manera graciosa y con buen gusto. El estilo rústico de la casita de campo rural fue adoptado para la casa del té, acentuando materiales naturales como los troncos cubiertos por corteza y la paja tejida.

Periodo Azuchi-Momoyama / Periodo Sengoku[editar]

El Castillo de Himeji (姫路城 Himeji-jō?).

Dos nuevas formas de arquitectura fueron desarrolladas en respuesta al cima militarista de la época: el castillo, una estructura defensiva construida como casa de un señor feudal y sus soldados en tiempos de problemas; y el shoin, un pasillo de recepción y área de estudio privado diseñada para reflejar las relaciones de señor y vasallo dentro de la sociedad feudal. El Castillo de Himeji (construido en su forma actual en 1609), corrientemente conocido como el "Castillo de Garza Blanco", con sus graciosas azoteas de encorvadura y su complejo de tres torres subsidiarias alrededor del tenshu principal, es una de las estructuras más hermosas del período Momoyama. El Ohiroma del Castillo Nijō (del siglo XVII) en Kioto es uno de los ejemplos clásicos del shoin, con su tokonoma (el nicho), la ventana shoin (pasando por alto un muy bien cuidado jardín donde relajarse), y áreas claramente diferenciadas para los señores Tokugawa y sus vasallos.

Periodo Edo[editar]

Jardín de la Villa Imperial de Katsura (1615)

El Palacio Separado Katsura, construido a imitación del palacio del Príncipe Genji, contiene bastante de los edificios shoin y combina los elementos de la arquitectura clásica japonesa con nuevas exposiciones innovadoras. El complejo entero es rodeado por un hermoso jardín con caminos para el paseo.

La ciudad de Edo era repetidamente golpeada por fuegos y esto condujo a una arquitectura simplificada para una reconstrucción fácil. Los trastos viejos eran juntados y almacenados en las ciudades cercanas para el invierno siguiente cuando el tiempo seco ayudaba a la extensión de fuego. Una vez que el fuego hubiera estallado y hubiera sido extinguido, éstos serían enviados a Edo y filas de casas serían rápidamente reconstruidas. Debido a la política del shōgun de sankin kōtai, el daimyō construyó casas grandes y construyó parques de paseo para su placer así como para el de sus invitados. Kōrakuen es un parque que todavía existe desde aquel período y está abierto al público hoy en día para pasear distendidamente.

Periodo Meiji[editar]

La fachada del Edificio de la Dieta (国会 kokkai?), 1920 - 1936)

En los años posteriores a 1867, cuando el Emperador Meiji ascendió al trono, Japón estaba siendo invadida otra vez por una nueva forma de cultura "alienígena". Antes del comienzo del siglo XX, formas de arte europeas eran bien introducidas y su matrimonio con el Japón dio lugar a la construcción de edificios importantes como la Estación de Tokio y el Edificio de la Dieta que todavía hoy existen.

Arquitectura moderna[editar]

Como en tantos otros aspectos de la cultura y sociedad japonesa, el salto que la tecnología moderna trajo se notó también, de forma notable, en la arquitectura. La necesidad de reconstruir Japón después de la Segunda Guerra Mundial supuso un gran estímulo para la arquitectura japonesa. Ello supuso que muchos edificios contemporáneos japoneses estén a un nivel altísimo en el mundo en términos de tecnología y en su concepción formal. Uno de los arquitectos japoneses más conocidos es Kenzō Tange, cuyos Gimnasios Nacionales (1964) para las Olimpiadas de Tokio que acentúan el contraste y la mezcla de pilares y paredes, con azoteas amplias y evocadoras de la tomo-e (un antiguo símbolo heráldico formado por una voluta) son declaraciones dramáticas de la forma y el movimiento.

Con la introducción de técnicas constructivas, materiales y estilos desde el Oeste en el Japón Meiji, nuevas estructuras de hormigón y acero fueron construidas en fuerte contraste con la arquitectura tradicional japonesa. Japón jugó algún papel en el diseño de los modernos rascacielos, debido a su larga familiaridad con el principio de cantilever para apoyar el peso de pesadas azoteas de templo embaldosadas. Frank Lloyd Wright fue fuertemente influido por las disposiciones espaciales japonesas y su concepto de interpenetrar el espacio exterior e interior, alcanzado mucho tiempo atrás en Japón con paredes que se abren hechas de puertas que se deslizan. A finales del siglo XX, sin embargo, sólo en la arquitectura doméstica y religiosa era el estilo tradicional japonés comúnmente empleado. Las ciudades se irguieron con rascacielos modernos reflejando una asimilación total y occidentalización de la arquitectura japonesa. Esto lo vemos claramente en el horizonte occidentalizado de la ciudad de Tokio.

"Fuji Television building en Odiba" de Kenzō Tange.

El planeamiento y la reconstrucción de ámbitos urbanos muy extensos fue necesaria por la gran devastación de la Segunda Guerra Mundial y dio a conocer a arquitectos muy importantes como es el caso de Maekawa Kunio y a Kenzō Tange. Maekawa, estudioso del famoso arquitecto Le Corbusier, hizo un trabajo funcional y con un fondo moderno e internacional. Tange, que trabajó al principio para Maekawa, apoyó este concepto. Ambos fueron importantes en la introducción de las ideas estéticas japonesas en los rígidos edificios contemporáneos, volviendo a los conceptos espaciales y a las proporciones modulares del tatami (esteras tejidas), usando texturas para enlucir el hormigón armado y el acero, e integrar así los jardines y la escultura en sus diseños. Tange utilizó el principio del voladizo en un sistema de pilares y vigas evocador de los antiguos palacios imperiales; el pilar -un elemento constructivo característico en la tradición japonesa de construcción de monumentos de madera- llegó a ser fundamental en sus diseños. Fumihiko Maki avanzó nuevas ideas para el planeamiento de ciudades basadas en el principio de acodar alrededor de un espacio interno (oku), un concepto espacial japonés que fue adaptado a las necesidades urbanas. Él también abogó a favor del uso de los espacios vacíos o abiertos, un principio estético japonés que reflejaba ideas espaciales budistas. Otro concepto estético quintaesencia de la estética japonesa era la base de los diseños de Maki, que se centraron en aberturas sobre opiniones íntimas sobre el jardín en el nivel del suelo mientras que cortaban horizontes a veces feos. Un concepto arquitectónico dominante en los años 70, el “metabolismo” de la convertibilidad, cuya misión era cambiar las funciones de parte de los edificios según el uso dado, y los restos de su influencia.

"Kyoto Concert Hall", Kioto, Japón de Arata Isozaki.

Uno de los arquitectos más importantes de los 70 y de los 80 fue Isozaki Arata, originalmente un estudiante asociado a Tange, que también basó su estilo en la tradición de Le Corbusier y posteriormente su atención viró hacia la exploración de formas geométricas y de siluetas cúbicas. Él sintetizó conceptos occidentales de alta tecnología del edificio con ideas espaciales, funcionales, y decorativas típicas de Japón creando así un estilo japonés moderno. La predilección de Isozaki por la rejilla cúbica y pérgola adintelada en arquitectura a gran escala, por las cámaras acorazadas semicirculares en la escala los edificios de los edificios domésticos, y por el acorazado de barril extendido en los edificios bajos, alargados conducidos a un número de variaciones llamativas. Sus diseños influenciaron a los arquitectos de la Nueva Onda de los años 80, empujándonlos a ampliar su estilo equilibrado, a menudo manierista, o reaccionando contra ellos.

"Hotel Westin Awaji Island" en la isla Awaji (Japón) de Tadao Ando (1991).

Un buen número de grupos vanguardistas experimentales llegaron a entrar en la Nueva Onda de los últimos años 70 y de los años 80. Reexaminaron y modificaron las ideas geométricas formales sobre la estructura del modernismo introduciendo conceptos metafísicos, produciendo así algunos efectos alarmantes de la fantasía en el diseño arquitectónico. En contraste con estos innovadores, el experimental minimalismo poético de Tadao Ando incorporó las preocupaciones del postmodernismo por un acercamiento más equilibrado, más humanístico que el de las formulaciones rígidas del modernismo estructural. Los edificios de Ando proporcionaron variedad de fuentes de luz, incluyendo el uso extenso de los ladrillos de cristal y espacios abiertos al aire exterior. Él adaptó los patios internos de las casas tradicionales de Osaka a la nueva arquitectura urbana, usando las escaleras y los puentes abiertos para disminuir la atmósfera sellada de la vivienda estándar de la ciudad. Sus ideas llegaron a ser ublicuas en los 80, cuando los edificios fueron planeados comúnmente alrededor de patios o plazas abiertas, a menudo con los espacios caminados y colgantes, las calzadas peatonales, o los puentes que conectaban complejos del edificio. En 1989 Ando se convirtió en el tercer japonés en recibir de Francia el prix de l'académie d'architecture, una indicación de la fuerza internacional de los principales arquitectos japoneses, todo ello produjo estructuras importantes del exterior durante los años 80. Los arquitectos japoneses eran no sólo médicos expertos en el idioma moderno pero diseños postmodernismo por todo el mundo enriquecidas con opiniones espaciales innovadoras, sutiles texturados superficiales, el uso inusual de materiales industriales, y un conocimiento desarrollado de problemas ecológicos y topográficos.

Arquitectos japoneses contemporáneos[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]