Arqueta de Santa Úrsula

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hans Memling 072.jpg
Vistas de ambos lados de la arqueta.

La Arqueta de Santa Úrsula es un relicario de 87x33x91 cm, de madera tallada y dorada, con paneles pintados al óleo con escenas de la historia de Santa Úrsula, cuyo autor es Hans Memling. Está datada hacia 1489. Se conserva en el Museo Hans Memling de Brujas.

La obra fue encargada por el Hospital de San Juan, institución localizada en el mismo edificio que hoy alberga el museo. A diferencia de otras obras de Memling, no está firmada ni fechada.

La arqueta sólo se abría una vez al año, el día de la festividad de Santa Úrsula, para exhibir sus reliquias, que habían sido depositadas solemnemente en su interior el 21 de noviembre de 1489.

Descripción[editar]

La arqueta presenta la forma de una capilla de estilo gótico flamígero, siguiendo un modelo habitual en orfebrería.

La cubierta, que simula un tejado muy inclinado, como los típicos del norte de Europa, incluye tres tondos pintados a cada lado. Están atribuidos no a Memling directamente, sino a su taller. Sus temas son, a un lado Las primeras once vírgenes con el Papa, un cardenal, un obispo y Etherius; al otro lado, La coronación de la Virgen con la Santísima Trinidad.

Las dos fachadas contienen las representaciones de Virgen con Niño y comitentes (con hábitos de monjas, una de ellas, la abadesa) y Santa Úrsula cobijando a las santas vírgenes. Ambas escenas están incluidas en un nicho pintado al trampantojo, que simula una perspectiva sobre el interior de la arqueta.

En los laterales, bajo pequeñas arquerías, hay seis escenas del viaje y martirio de Santa Úrsula, que recuerdan el estilo de las vidrieras de la época. Los temas son:

  • Llegada a Colonia
  • Llegada a Basilea
  • Llegada a Roma
  • Partida de Basilea
  • Martirio de los peregrinos
  • Martirio de Santa Úrsula

Todas las escenas comparten el mismo fondo pictórico: un paisaje urbano en el que se puede apreciar la catedral inacabada de Colonia, y detalles de la vida cotidiana.

La decoración se completa con relieves propios del estilo gótico internacional que incluyen pináculos, frisos calados y, en los contrafuertes de las esquinas, las figuras de los santos Santiago, Juan Evangelista, Inés e Isabel de Hungría.

Los cuatro santos tallados.

Fuentes[editar]