Arnaut Daniel

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arnaut Daniel.jpg

Arnaut Daniel fue un hombre gentil y trovador provenzal que vivió entre la segunda mitad del siglo XII y comienzos del siglo XIII, ejerciendo su actividad poética entre 1180 y 1210.

Arnaut Daniel
en un grabado
del siglo XIII.

Nació en Ribérac (Dordoña) en una fecha desconocida, pero que puede situarse en torno al 1150 o 1160. En uno de sus poemas menciona que asistió a la coronación del rey Felipe II Augusto (1180), y era ya un trovador conocido en torno al año 1195. Fue un estudioso de letras y servidor de la juglaría y contemporáneo de Bertrán de Born. Creó un "original mundo poético" repleto de conceptismo.[1]

Es el más insigne representante del estilo llamado trobar ric, con un especial interés por la novedad y la singularización de la métrica, las rimas, los conceptos y el uso de palabras no empleadas anteriormente por otros trovadores. En uno de sus poemas, manifiesta que el arte de componer versos equivalente al arte del joyero, que lima y pule su obra hasta aproximarla a la perfección. Se le considera el creador de la sextina como la que lleva por título “El alma enfadada, y harta de esta vida, suspira por la eterna estancia”, de evocaciones e imágenes místicas. El precedente es la canción Es resplan de Raimbaut d'Aurenga, cuyas dificultades son superadas por Arnaut Daniel. En sus sextinas, se encuentran versos de diferente medida (7, 10, 10, 10, 10 10) y tanto verbos como sustantivos en las palabras de cierra de verso (normalmente suelen ser sustantivos las dos palabras finales de cada verso).[2] Además, suelen ser extrañas palabras bisílabas y paroxítonas, que se repiten a lo largo de seis estrofas. Su disposición parece coincidir con la colocación de los puntos en los dados: 1-6, 2-5, 3-4. Se conservan 18 poesías escritas por él, entre 1169 y 1195, dos de ellas con música y todas salvo una de tema amoroso. Se considera que su primera obra fue "Lo ferm voler qu'el cor m'intra" ("El firme deseo que se aloja en mi corazón").

I

El firme deseo que en el corazón me entra

no me lo pueden arrancar pico ni uña

de adulador, que por hablar mal pierde su alma;

y como no me atrevo a pegarle con rama ni vara,

aunque sea a escondidas, allí donde no tenga tío,

gozaré del gozo, en el jardín o en la habitación.

II

Cuando me acuerdo de la habitación

en la que sé, para mi mal, que nadie entra

y que todos me vigilan más que hermano o tío,

entonces, todos los miembros me tiemblan, hasta la uña

tal como el niño ante la vara:

tanto miedo tengo de no ser suyo de toda alma.

III

¡Con el cuerpo lo sería, no con el alma,

si me acogiera en su habitación!

Más me hiere el corazón que golpe de vara

pues allí donde ella está, su servidor no entra;

siempre seré con ella como carne y uña

y no creeré consejo de amigo ni de tío.

IV

Nunca, a la hermana de mi tío

la amé tanto, ¡por mi alma!

Pues tan cerca como está el dedo de la uña,

si lo aceptara, querría estar yo de su habitación;

de mí puede hacer Amor, que en el corazón me entra,

más a su gusto que hombre fuerte con débil vara.

V

Desde que floreció la seca vara

y descendieron de Adán sobrinos y tíos,

tan fiel amor como el que en el corazón me entra

no creo que existiese nunca en cuerpo ni en alma;

dondequiera que esté, en plaza o en su habitación,

mi corazón no se separa de ella ni la distancia de una uña.

VI

Así une y se aúña

mi corazón a ella como la corteza en la vara;

pues ella me es torre de gozo y palacio y habitación

y no amo otro tanto a hermano, pariente ni tío:

en el paraíso tendrá doble gozo mi alma

si por amar hay quien allí entra.

VII

Arnaldo envía su canción de uña y de tío

con permiso de aquella que tiene de su vara el alma,

a su Deseado, cuyo mérito en la habitación entra.

Escribió canciones como “L´aura´amara fals bruels brancutz...” (“La brisa amarga hace que los bosquecillos frondosos...”) y “Doutz brais e crizt” (“Dulces gorjeos y gritos...”).[3] El gusto por el color y la luz son característicos de la literatura medieval, y su percepción, provoca el joi (gozo) del trovador hasta un nivel casi espiritual como se muestra en el siguiente fragmento de Arnaut Daniel, con una técnica puntillista. El cromatismo de la cançó (colores rethorici) refleja la grandiosidad del Amor.

"Er vei vermeills, vertz, blaus, blancs, gruocs,

vergiers, plais, plans, tertres e vaus;

e·il votz dels auzels son' e tint

ab douz acort maitin e tard:

so·m met en cor q'ieu colore mon chan

d'un'aital flor don lo fruitz si'amoros

e jois lo grans e l'olors d'enuo grandes".

Ahora veo rojos, verdes, azules, blancos y amarillos vergeles, matorrales,

llanuras, colinas y valles; y la voz de los pájaros suena y tintinea con dulce

acorde mañana y tarde. Esto me lleva a colorear mi canto con tal flor cuyo

fruto sea amor, su grano sea gozo y cuyo olor sea ahorro de enojo.[4]

La canción amorosa Ab gai so comienza con una comparación de la labor de la creación de la poesía con el trabajo artesano y concluye con una "jactanciosa tornada que imitaron, entre otros, Ezra Pound Ausias March en el poema 64 y Petrarca en el soneto 212 y en la sextina 239. Este último, en sus "Triunfos", le consideraba un "gran maestro d'amore" y "fra tutti il primo" ("el mejor entre todos"). Dante lo tuvo en gran estima; en la "Divina Comedia" lo encuentra en el Purgatorio (Canto XXVI), donde, por boca de Guido Guinizzelli, lo llama "il miglior fabro del parlar materno" ("el mejor forjador de hablar materno"). En De vulgari eloquentia'', Dante afirmó que Arnaut Daniel destacó cantando en el amor y lo ejemplifica con L'aur'amara. Esta composición constituye un "laberinto de rimas caras en breves unidades, lo que implica una expresión elíptica y hace posibles varias interpretaciones".[5]

Galería[editar]

Bibliografía[editar]

  • Alvar, Carlos (1981). Poesía de Trovadores, Trouvères y Minnesingers. Madrid: Alianza Tres
  • Alvar, Manuel. Ausias March, en castellano. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2007.
  • Cenizo, José. Teoría y práctica de la sextina en su inventor, Arnaut Daniel, y su repercusión en la literatura española. Encuentro Hispano - Francés de investigadores (APFUE - SHF) (1. 2005. Sevilla).
  • Cerdà, Jordi. Cuestiones preliminares. Introducción a la literatura europea, 2011. Universitat Oberta de Catalunya.
  • Riquer, Martin de. La poesía de los trovadores. Madrid: Espasa Calpe, 2002.

Referencias[editar]

  1. Alvar
  2. Cenizo
  3. Riquer
  4. Cerdá
  5. Riquer

Enlaces externos[editar]