Arminio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Hermannsdenkmal, monumento dedicado a Arminio junto al bosque de Teutoburgo.

Arminio o Hermann[1] (16 o 17 a. C. a 21 d. C.) fue un caudillo querusco, germano de nacimiento pero ciudadano romano.[2] En septiembre del año 9 d. C. aniquiló al ejército romano de Publio Quintilio Varo en la batalla del bosque de Teutoburgo.[3] [4] Después de su victoria, Arminio trató durante varios años de unir permanentemente a las tribus germanas para resistir más efectivamente los embates de las legiones romanas. Pero no tuvo éxito debido a las rivalidades entre los jefes tribales.

También se enfrentó a los romanos en otras batallas, ya que éstos buscaban vengarse de la masacre de Teutoburgo.

Arminio (Arminius) es una variante latinizada del nombre germano Armin (Armen). Muy posteriormente, el nombre Hermann (‘hombre de guerra’ o guerrero) fue considerado una traducción del latín Arminius, probablemente por el reformador religioso Martín Lutero, quien quería usarlo como un símbolo de la lucha de los germanos contra Roma.

Biografía[editar]

Arminio nació en el año 16 o 17 a. C. Era hijo de un jefe querusco llamado Segimer (en latín Segimerus). Fue entrenado como un comandante militar romano y obtuvo la ciudadanía y nobleza romana. Desde el año 4 (con apenas 20 años) comandó un destacamento de queruscos como fuerza auxiliar romana y luchó en las guerras panonianas en la península balcánica.[2]

Arminio volvió al norte de Germania el 7 u 8 d. C., al lado de Publio Quintilio Varo, que fue designado gobernador en Germania. La razón por la cual Augusto envió con él a Arminio se debió a que este conocía a los germanos y su modo de luchar. Al principio entabló una gran amistad con Varo, hasta llegaron a ser como padre e hijo, pero al ver que los suyos eran privados de los privilegios y la libertad de la que gozaban se volvió contra Roma. Inmediatamente empezó a formar un complot con los líderes de otras tribus de la zona en contra de los romanos.

Ya en el año 9 a. C., el emperador Augusto casi había conseguido ampliar el imperio hasta el Elba. Sin embargo, la asimilación no fue completa, pues los germanos seguían aspirando a la libertad y a las proezas guerreras.

Los germanos eran primordialmente pastores nómadas de carácter belicoso e indomable. Tácito, en su obra Germania, hace una brillante descripción de sus fieros ojos azules, cabellera rubia y corpulencia. Los romanos odiaban esa tierra "sombría por los bosques y fea y manchada por los pantanos", pero la influencia romana se fue infiltrando y las excavaciones muestran que hubo bastante comercio.

La batalla del bosque de Teutoburgo[editar]

La batalla del bosque de Teutoburgo, también llamada batalla de la selva de Teutoburgo o Desastre de Varo, fue un enfrentamiento armado que tuvo lugar en esta zona montañosa cerca de la ciudad alemana de Osnabrück, en Baja Sajonia, en el otoño del año 9, entre una alianza de pueblos germanos encabezada por los queruscos y su caudillo Arminio, y un ejército romano mandado por Publio Quintilio Varo, gobernador de la provincia de Germania Magna, que entonces se extendía hasta el Elba.

Ante las intenciones de Varo de romanizar a los germanos, Arminio reunió un ejército cuyos efectivos se desconocen, y mediante añagazas hizo dirigirse a los romanos al bosque de Teutoburgo, situado en una zona de complicada orografía, ideal para una emboscada y en el cual permanecían apostados los queruscos. Varo, que dirigía unas fuerzas compuestas por tres legiones romanas (la Legión XVII, la XVIII y la XIX), seis cohortes auxiliares y tres alas de caballería, cayó en el engaño y la emboscada se saldó así con una catastrófica derrota de los romanos y con el suicidio del propio Varo. Tras esta batalla ninguna legión del Imperio romano volvió a llevar los números XVII, XVIII y XIX.

Tras esta derrota, la frontera del Imperio romano se fijó definitivamente en el Rin y los emperadores renunciaron a conquistar lo que luego se dio en denominar Germania Magna o Germania Libera, a pesar de que posteriormente al desastre se produjeron acciones bélicas en esos territorios.

Ataques del general romano Germánico[editar]

Arminio se despide de Thusnelda, pintura de Johannes Gehrts, 1884.

En el año 13, Julio César Germánico invadió la misma área con 50.000 hombres, enterró a los muertos de las legiones de Varo y llevó a cabo escaramuzas en toda la zona circundante.

Arminio resistió con éxito una serie de batallas y estuvo a punto de aniquilar otro ejército romano mandado por Cecina en la batalla de los puentes largos; pero la firme resistencia de las legiones, sumada a la indisciplina de su tío Inviomerus, quien atacó el campamento romano demasiado pronto, salvó a Cecina de sufrir el destino de Varo. Cecina retrocedió con sus tropas algunos kilómetros, mientras los guerreros de Inviomerus saqueaban el campamento.

En el año 15, Germánico atacó otra vez los asentamientos germanos y capturó a Thusnelda, la esposa de Arminio, que fue entregada a los romanos por su propio padre Segestes como un acto de venganza contra Arminio. Segestes la había prometido como esposa a otro hombre, pero Thusnelda se había escapado con Arminio y se había casado con él después de la victoria del bosque de Teutoburgo. Segestes y su clan eran clientes de los romanos y se oponían a la política libertadora de Arminio (lo mismo que hizo Flavo, el hermano de Arminio).

Arminio fue instado por Flavo a que colaborara con los invasores latinos, pero él se negó. Y se entabló una gran batalla entre Arminio y los romanos en Idistaviso, probablemente cerca de Minden. Pero no pudo recuperar a su esposa.

Thusnelda fue llevada a Roma, exhibida en el desfile de la victoria de Germánico en 18,[2] nunca volvió a ver su tierra ni a la familia y desapareció de la historia. Tumélico, el hijo de Arminio que ella tuvo en cautiverio, fue entrenado como gladiador en Rávena y murió antes de los 30 años de edad en un encuentro de gladiadores.

La última batalla[editar]

La última batalla importante entre Germánico y Arminio se saldó con victoria romana (al terminar la batalla los romanos habían perdido 1.000 soldados mientras que los germanos dejaron sobre el campo 15.000 cadáveres) y tuvo lugar en el año 16 en Idistaviso (Angrivarierwall) cerca del río Weser. Arminio logró escapar, al ver que su plan no había funcionado y que la caballería huía, se embadurnó el rostro con sangre de un soldado muerto para que los romanos no lo conocieran y huyó. Inviomerus fue incapaz otra vez de atenerse al plan de batalla. Pero de todos modos, esta batalla marcó el fin de los onerosos intentos romanos de subyugar el norte de Alemania.

Germánico se alzó con la victoria y se mantuvo un tiempo en la región hasta que el emperador decidió evacuar un territorio considerado inhóspito y poco productivo. Entonces, los germanos vieron su tierra libre de invasores. Tácito tenía razón al llamar a Arminio “el hombre que libertó Germania”. Sus tácticas traicioneras debilitaron el poder romano en la región y lo forzaron a replegarse hasta el Rin y el Danubio, fronteras que lograrían atravesar (los germanos) cuando se produjo la decadencia y debilitamiento del imperio.

Una vez que Roma se retiró detrás del Rin, una guerra rompió la alianza entre Arminio y Marbod, el rey de los marcomanos (marcomanni) en la moderna Bohemia (en la República Checa), el otro líder importante de la época. Arminio había tratado repetidamente de formar una alianza sólida contra los romanos (incluso le envió la cabeza de Varo después de la victoria de Teutoburgo), pero Marbod no quería actuar como un soporte de Arminio.

La guerra terminó con la retirada de Marbod, aunque Arminio no le persiguió, ya que estaba enfrentando serias dificultades con la familia de su esposa y otros líderes prorromanos. En el año 21 d. C., a la edad de 37 años, fue asesinado a traición por miembros de su familia política.[2]

Legado[editar]

Arminio no quedó solo en la historia de la lucha contra los romanos. El siglo XIX fue testigo de la resurrección de muchos antiguos líderes guerreros que fueron usados como símbolos por los nacionalistas: los franceses explotaron a Vercingétorix, los belgas a Ambiórix, los holandeses a Julio Civilis y los británicos a la reina Boudica.

Mención aparte merecería el caudillo lusitano Viriato; también venció a los romanos, pero nunca fue vencido, al contrario que el germano, pero a pesar de eso, ni él ni ninguno de los anteriores pudo evitar que sus naciones fueran conquistadas por Roma, a excepción del propio Arminio.

Literatura[editar]

El poeta alemán F. G. Klopstock escribió una trilogía de obras acerca de Arminio.

Tácito, quien fue la fuente más exacta acerca de Arminio, lo glorificó como un noble bárbaro.

Jörg Kastner dedicó varias novelas a las generaciones de queruscos, empezando por Arminio.

Enrico Marini ha recogido las andanzas de Arminio en una serie de cómics de título "Las Águilas de Roma", que actualmente va por la cuarta entrega.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Hilando fino: Bielefeld». Deutsche Welle. Consultado el 19 de septiembre de 2010.
  2. a b c d Juan Antonio Cebrián. «Arminio, el líder bárbaro que doblegó a las legiones de Roma». El Mundo. Consultado el 19 de septiembre de 2010.
  3. «Un aficionado descubre el escenario de la última batalla entre romanos y germanos». 20 minutos. Consultado el 19 de septiembre de 2010.
  4. «Hallazgo de campo de batalla de romanos en la Baja Sajonia es sensacional». Centro Alemán de Información. Consultado el 19 de septiembre de 2010.

Enlaces externos[editar]