Armenia medieval

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Miniatura del Libro de las maravillas (siglo XV) que muestra la derrota de los armenios de Cilicia frente a los mamelucos en 1266.

La historia medieval de Armenia (Armenio: Միջնադարյան Հայաստան) abarca la historia de Armenia, durante la Edad Media.

Antecedentes históricos[editar]

Uno de los primeros registros relacionados con el pueblo armenio es el de una inscripción que menciona una región llamada Armani, Արման (nombres armenios más comunes Arman, la anterior variante de Armen, Արմեն) que, junto con Ibla, era parte de los territorios conquistados por Naram-Sin (2300 a. C.), identificados con una colonia acadia en la región de Diarbekr. Hasta el día de hoy los asirios se refieren a los armenios con la forma de Armani. En otra mención, en este caso egipcia durante el reinado de Tutmosis III (1446 a. C.), se menciona el pueblo de Ermenen y dice que en su tierra "el cielo descansa sobre sus cuatro pilares".[1] Tutmosis fue el primer faraón en cruzar el Éufrates para llegar a las montañas de Armenia. Hasta el día de hoy los kurdos y los turcos se refieren a los armenios por Ermeni.

Históricamente, el nombre de Armenia ha llegado a designar a nivel internacional a un pueblo que comparte raíz etimológica: Arman, Արման, Armen, y Armin'e (nombre femenino). Hay armenios que se llaman a sí mismos (Հայ, pronunciada Hay; En plural: Հայեր, Hayer). La palabra ha sido tradicionalmente vinculada al nombre del legendario fundador de la nación armenia, Haik, que también es un nombre popular de Armenia.[2] [3]

Preludio[editar]

Ruinas de la ciudad romana de Sebaste, actualmente en Turquía.

Desde la caída de Roma, Armenia es el muro de contención entre el poderío persa y el bizantino. Durante el gobierno de Tirídates III (año 302) se establece el cristianismo como religión oficial del Estado, siendo el gran evangelizador de Armenia san Gregorio el Iluminador.

A la muerte de Tirídates III entra Armenia en una etapa de anarquía y luchas sangrientas acompañadas de una política versátil entre Persia y Bizancio. El establecimiento del alfabeto armenio (c. 405) fue de una importancia excepcional para el desarrollo de la cultura. Hasta este momento el griego era la lengua literaria y el persa la administrativa.

La Armenia occidental había estado bajo el control bizantino desde la partición del Reino de Armenia en el 387, mientras que la Armenia oriental había estado bajo la ocupación del Imperio sasánida desde 428. Independientemente de las controversias religiosas,[4] muchos armenios se integraron con éxito en el Imperio bizantino y ocuparon puestos clave. En la Armenia ocupada por los sasánidas, el pueblo luchó para preservar su religión cristiana. Esta lucha alcanzó su culminación en la batalla de Avarayr que, aunque fue una derrota militar, propició que el sucesor de Vartan Mamikonian, Vahan, lograse que los persas a concedieran la libertad religiosa para los cristianos armenios por el Tratado de Nvarsak de 484.[5]

Conquista árabe[editar]

El territorio del Califato, que incluye la región de Armenia, en el año 750.

Después de la muerte del profeta Mahoma en el 632, los árabes extendieron su religión frecuentemente mediante el uso de la fuerza en todo Oriente Medio.

En el año 639, con una fuerza de 18.000 guerreros, Abd-er-Rahman tomó Taron y saqueó toda Armenia, pese a los esfuerzos del emperador bizantino Constancio II por salvaguardar la Armenia bizantina. En 642, los musulmanes tomaron Dvin, ejecutando a 12000 de sus habitantes y llevándose a 35000 como esclavos.[6] El príncipe Theodoros Rshtuni organizó la resistencia y liberó a los esclavos armenios.[7] Sin embargo, finalmente aceptó el dominio árabe sobre Armenia. Así, en 645, la totalidad de Armenia cayó bajo mandato islámico.

Este período de 200 años fue interrumpido por unas pocas y restringidas revueltas, que nunca tuvieron un carácter general.

Armenia Bagrátida[editar]

Estandarte de la dinastía Bagratuni.

Con la progresiva debilidad del poderío islámico, Ashot I, de la familia Bagratuni, ganó una gran influencia en Armenia y se declara independiente en la ciudad fortificada de Ani. El califa, cansado de las veleidades de sus turbulentos protegidos, envía contra Armenia al general turco Baga alQáhir en el año 852, que saquea el país. Ani sigue manteniéndose inexpugnable, recibiendo Asot del califa el título de en príncipe de príncipes en 861. Tras la guerra contra los emires árabes vecinos en el 885, Asot II fue reconocido como rey de Armenia por el Califa de Bagdad y el emperador de Constantinopla en el año 885.

Después de más de 450 años de ocupación extranjera, los armenios finalmente reafirmaron su soberanía en las tierras de sus antepasados. A pesar de los esfuerzos bagrátidas por controlar a todas las familias nobles de Armenia, los Artsrunis y los Siunis finalmente rompieron con el poder central. Ashot III transladó la capital de Kars a Ani, que llegó a ser conocida como la "ciudad de 1001 iglesias". Ani se convirtió en un importante centro cultural y económico de toda la región. Cada vez más embellecida y fortificada por los príncipes Bagratíes, se convierte en una de las ciudades más prestigiosas y ricas de Oriente.

Alot III permitió la independencia de la provincia de Kars en el año 962. Durante el gobierno de Sembat III (1020-1042), surge una gran división interna, coincidiendo con la llegada a sus fronteras de las hordas turcas. Esto, unido al ataque bizantino provocan la caída de la dinastía y la destrucción de la ciudad.

En 1045, tras una traición, La Armenia bagrátida cayó en 1045 ante los bizantinos y después en 1064 ante los turcos selyúcidas. Solamente resiste a éstos el reino de Lori, protegido por su situación geográfica. Con la caída de Ani, el espíritu de independencia de Armenia se refugia en el reino de Cilicia.

Reino armenio de Cilicia[editar]

Moneda del rey Hethoum I de Cilicia.

El Reino de Cilicia fue fundado por dinastía rubénida, una filial de la gran familia bagrátida que ocupó en diversas ocasiones los tronos de Armenia y Georgia. Su capital fue Sis.

Cilicia fue un firme aliado de los cruzados de Europa, y se consideró a sí misma como un bastión de la cristiandad en Oriente. También sirvió como un foco para el nacionalismo y la cultura de Armenia, en un momento en el que la mayor parte de Armenia se encontraba bajo ocupación extranjera. A mediados de 1200, el rey Hethoum I de Armenia sometió voluntariamente el país a la supremacía mongola, y trató de alentar a otros países a hacer lo mismo, pero sólo fue capaz de persuadir a su yerno, Bohemundo VI de Antioquía, quien se sometió en 1259; sin embargo, Antioquía fue aniquilada en represalia por los musulmanes en 1268. Cilicia se mantuvo como un vasallo mongol hasta que también fue destruida a mediados de 1300 por los mamelucos de Egipto.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. International Standard Bible Encyclopedia, 1915[1]; Eric H. Cline and David O'Connor (eds.) Thutmose III, University of Michigan, 2006, ISBN 978-0-472-11467-2.
  2. «Haik and Hayastan».
  3. «Armenia Provinces».
  4. The Glory of Byzantium | Publications for Educators | Explore & Learn | The Metropolitan Museum of Art
  5. www.ANSC.org - Armenian Network of Student Clubs
  6. Kurkjian, Vahan M.A History of Armenia hosted by The University of Chicago. New York: Armenian General Benevolent Union of America, 1958 pp. 173-185
  7. (en armenio)Kurdoghlian, Mihran (1996). Hayots Badmoutioun (Armenian History), Volume II. Hradaragutiun Azkayin Ousoumnagan Khorhourti, Athens, Greece. pp. 3–7. 

Enlaces externos[editar]