Armadura de placas de acero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Armadura medieval al completo.

Una armadura de placas, también llamada armadura completa, arnés o armadura blanca es una armadura completa, que comenzó a utilizarse en la Baja Edad Media ante los avances en materia de proyectiles. La armadura de placas estaba construida de varias piezas de acero o hierro ligadas con correas y remaches, y en ocasiones se usaba en conjunto con una cota de mallas, colocándose encima de ella.

Uso[editar]

Si bien la armadura de placas es de aparición usual en los films épicos medievales, y es casi el parangón de la vestimenta del caballero medieval, tiene una aparición relativamente tardía, pues recién a fines de la Baja Edad Media e inicios del Renacimiento comenzó a popularizarse entre la nobleza, siendo antes utilizada sobre todo la loriga o Cota de mallas.

Esta prenda, que consta de variadas piezas móviles, si bien resulta muy pesada, no restringe demasiado el movimiento, pues el peso está muy bien repartido en todo el cuerpo, y la cantidad de piezas móviles y articulaciones permitía una gran cantidad de movimientos. El arnés completo podía llevarse por encima de una cota de mallas o bien de un gambesón, para protección adicional, y al ser rígida protegía mejor que las armaduras flexibles contra los golpes contundentes, pues la energía cinética del golpe se repartía por toda la placa, en lugar de concentrarse en un punto.

Asimismo, la forma combada de las piezas ayudaba a desviar los golpes, pudiendo hacer rebotar flechas, virotes de ballesta o incluso balas de arcabuz. De hecho, se popularizó como una armadura antibalas antes del perfeccionamiento de las mismas. Su uso estaba especialmente restringido por sus costos, puesto que debían hacerse a medida, y con la cantidad de piezas que constaba tomaba mucho tiempo y esfuerzo confeccionarlas. Solo los caballeros y señores feudales tenían el dinero suficiente para conseguir una armadura de placas completa.

Partes de la armadura[editar]

Una armadura completa consta de numerosas piezas articuladas, habiendo llegado a reunirse hasta el número de 250 en un solo combatiente con el peso de unos 25 a 30 kg, pero las más comunes e importantes se reducen a unas 25, distribuidas en los cuatro grupos de cabeza, tronco y extremidades superiores e inferiores.

Para resguardo de la cabeza servían:

  • el yelmo y sus similares protegiendo la parte superior y formado por morrión, visera y barbera
  • el morrión: era la parte alta del casco, donde solía haber la cimera
  • la visera que cubría el rostro
  • la barbera, o 'barbote', para la boca y la barbilla
  • la gola que defendía el cuello por delante
  • la cubrenuca que defendía el cuello por detrás.

Para defensa del cuerpo se aplicaban:

  • el gorjal o gorguera en la parte alta del pecho y espalda, llegando a sustituir a la gola
  • el peto, en el resto del pecho
  • las escarcelas que llegaban algo más abajo que el anterior
  • los escarcelones, especie de escarcelas que se prolongaban con articulaciones hasta las rodillas
  • el guardarrenes, para los lomos
  • la pancera para el vientre, hecha de malla
  • la culera, para los glúteos, también fabricada de malla

Las extremidades superiores se cubrían con:

Las extremidades inferiores se protegían por:

  • los quijotes o musleras para defensa de los muslos
  • las rodilleras para las rodillas
  • las grebas para las piernas
  • los escarpes y zapatos herrados para el pie [1]
  • la tarja o tarjeta, que se añadía a dichas piezas en las justas y consistía en un escudito que se fijaba en la parte superior e izquierda del peto y que llevaba pintado el emblema y la divisa del caballero noble.
Armadura de caballo.

Hubo también armadura para los caballos por lo menos desde el siglo XII, la cual lleva el nombre de barda. Se completó en el siglo XVI y comprende las siguientes piezas:[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b De Cadenas y Vicent, Vicente (2002). Diccionario heráldico: términos, piezas y figuras usadas en la ciencia del blasón (6ª edición). Hidalguía. p. 36. ISBN 978-84-8985-140-5. Consultado el 13 de diciembre de 2013.