Arma de electrochoque

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
M-26 TASER.

Un arma de electrochoque o pistola eléctrica es un arma diseñada para incapacitar a una persona o animal mediante descargas eléctricas que imitan las señales nerviosas y confunde a los músculos motores, principalmente brazos y piernas, inmovilizando al objetivo temporalmente.

Una de las más conocidas el taser, que dispara agujas que administran una descarga eléctrica a través de un cable. Otras armas de electrochoque administran las descargas mediante contacto directo, como la porra eléctrica.

Su uso está autorizado generalmente en niveles de amenaza muy inferiores al que requiere el uso de armas de fuego, apareciendo en ocasiones en el nivel inmediatamente superior a las órdenes verbales.[1] El taser ha recibido fuertes críticas por parte de organizaciones de derechos humanos[1] [2] así como por la Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura, que dictaminó que el uso de armas táser puede constituir una forma de tortura.[3] [4]

Características técnicas[editar]

El táser (acrónimo de Tom Swift, personaje favorito de ficción de su inventor, John H. Cover, y protagonista de una serie de obras infantiles escritas por Victor Appleton entre 1910-1941; en la narración de uno de esos libros, Tom Swift crea un rifle eléctrico) fue diseñado por John H. Cover, piloto de bombardero durante la segunda guerra mundial y más adelante fuera director científico del North American Aerospace's Apollo Moon Landing Program.[5] Es eficaz hasta 7,6 metros mediante el disparo de dos dardos unidos a sendos cables eléctricos, que transmiten los pulsos desde el arma hasta el agresor, si bien también funciona por contacto. Hasta julio de 2008 más de 1.400.000 personas probaron los efectos del táser, bien en intervenciones policiales o bien voluntariamente.

Las otras defensas eléctricas, las que no son táser, o sea las Stun-Gun generan ruido eléctrico a alta intensidad y voltaje y pueden quemar terminales nerviosos y ningún país occidental las utiliza porque pueden provocar lesiones irreversibles.

Táser creando un arco eléctrico entre los dos electrodos.

El táser moderno dispara dos dardos que contienen los electrodos que se conectan con el arma mediante unos alambres de metal. El arma envía las cargas eléctricas a los electrodos que al ser proyectados sobre una persona controlan los músculos motores incapacitándola. Al principio los efectos de los primeros modelos tenían una cierta dificultad para traspasar la ropa gruesa, pero los últimos diseños son capaces de traspasar un chaleco anti-balas.

Porra de descarga eléctrica[editar]

Este tipo de Stun-Gun es parecido al que se utiliza para controlar el ganado. Tiene un extremo de metal compuesto por dos electrodos conectados a una batería que incluye el artefacto. En el otro extremo del eje se compone por un mango y un interruptor. En algunos casos este dispositivo se camufla en paraguas, teléfonos móviles, linternas e incluso estilográficas. Tienen a veces una opción de arco voltaico visible y ruidoso que se utiliza para advertir al contrario. Suele utilizar baterías recargables.

Argumentos a favor[editar]

  • El táser genera en vacío 50.000 voltios, pero en contacto con la persona cae a 400 voltios con una corriente de 2,1 mA lo que presuntamente lo hace no-letal para el ser humano. Esta postura ha sido sostenida por un estudio del Instituto de Medicina Legal de Málaga en Cuadernos de Medicina nº 35 de 2004

    Tienen la consideración de arma no letal por la poca intensidad de la descarga producida, entre 3 a 5 mA. "El efecto letal de la corriente eléctrica depende de la intensidad, no del voltaje".

  • Debido a su presunta no letalidad, el arma ha sido utilizada en situaciones en las que no habría estado justificado el uso de armas de fuego.[1]

Argumentos en contra[editar]

  • Taser International, una de las principales firmas fabricantes, admitió en el año 2005 que el arma puede ser letal.[6]
  • 269 personas murieron entre 2001 y 2007 tras recibir descargas por armas táser por parte de la policía, en 39 de los cuales la autopsia determinó el táser como posible contribuyente.[1] En algunos casos, las muertes han sido atribuidas a la restricción física y estrés durante el arresto (con y sin táser) al fenómeno llamado "Sudden Death Following Restraint" (en Español: "muerte súbita por la retención") como fue el caso del pasajero Dziekanski en Canadá.[7]
  • Al margen de su letalidad, el uso del táser produce un fuerte dolor en la persona objetivo sin dejar grandes marcas, por lo que la policía puede emplearla como arma de tortura encubierta:

    El problema de las táser es que se prestan de forma inherente a cometer abusos, ya que son fáciles de llevar y fáciles de utilizar, y pueden infligir dolor físico equivalente a un calambre a nivel cuerpo con sólo pulsar un botón y sin dejar señales importantes. Hubo incluso personas a las que se les aplicaron descargas por no cumplir una orden policial tras haber quedado incapacitadas por una primera descarga.

  • Las armas táser han sido empleadas contra personas enfermas bajo los efectos de ataques, a causa de los cuales no podían responder a las órdenes de la policía, así como contra ancianos con demencia y niños.[1]
  • El 90% de las personas que sufren un ataque táser están desarmadas en el momento del ataque.[1]
  • Un estudio de la Canadian Broadcasting Corporation demostró que al menos un 10% de las armas táser entregaban más potencia de la que debían.[1]
  • El Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura ha sostenido que el uso de estas armas "causa severo dolor que constituye una forma de tortura"[8] y ha recomendado a los estados miembros que "consideren abandonar el uso de armas eléctricas táser"[9]
  • El Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial ha sostenido que las armas de tipo táser han sido "burdamente mal usadas", y empleadas "desproporcionadamente" contra población negra y latina.[10]
  • En el período de junio de 2001 a marzo 2007, solamente en los Estados Unidos, 150 personas murieron bajo custodia policial después de que se usaran "tásers" contra ellas.[11]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h «Amnistía Internacional denuncia el descontrol en el uso de armas tipo táser».
  2. «La seguridad de las taser, cuestionada, al ascender la cifra de muertes a 344».
  3. «Comité de la ONU: Pistolas táser pueden constituir una forma de tortura».
  4. «U.N.: Tasers Are A Form Of Torture».
  5. Página oficial de la compañía.
  6. http://www.theguardian.com/uk/2005/oct/03/ukcrime.jamessturcke
  7. «No charges to be laid against RCMP officers in airport Taser death».
  8. CBS News, "U.N.: Tasers Are A Form Of Torture", 25 de noviembre de 2007, cbsnews.com. Véase también Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura, 42ª sesión, 27 de abril a 15 de mayo de 2009, "Consideration of reports submitted by State parties under Article 19 of the Convention", C.16.
  9. Comité contra la Tortura, cit..
  10. Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial, In the shadows of the War on Terror: persistent police brutality and abuse of people of color in the United States, cap. 3 "The Gross Misuse of TASERS by Law Enforcement Officials", pp. 11-13, diciembre 2007
  11. Mark Sherman, Amnesty International: US Taser Deaths Up, Associated Press, 27 de marzo de 2006

Enlaces externos[editar]