Oratoria militar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Arenga (oratoria)»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Oratoria militar es un género de la oratoria que consiste en arengar, dirigir una arenga a un auditorio (del provenzal arenga, y este del gótico *harihrĭng -reunión del ejército-, de harjis -ejército- y *hrĭng -círculo, corro de gente-).[1] Tal arenga es un discurso intencionado, normalmente en tono elevado para enardecer los ánimos; específicamente el discurso militar, aunque también el político o el religioso que se pronuncia con la finalidad de enardecer a los oyentes. Figuradamente se denomina así a un razonamiento largo (cuando es enojoso se denomina perorata -perorar-).[2] En la historiografía es característico el empleo de un determinado tipo de discurso militar como complemento de la narración de hechos.

Pertenece al género deliberativo de la oratoria, siendo su naturaleza en apariencia más simple y repetitiva que los discursos de la oratoria sagrada, la oratoria parlamentaria o la oratoria popular. En teoría las palabras de un general a sus tropas parecen no tener la misma trascendencia que acompaña a un discurso político. Sin embargo, su empleo sistemático a lo largo de muy diversas épocas ha de obedecer a utilidades concretas y bien definidas que le han permitido no sólo mantenerse sino aumentar su importancia hasta el punto de haber influido en el amplio uso de este tipo de discurso en otros géneros literarios.

Entre las arengas históricas se pueden encontrar las de: Siddhārtha Gautama, Asoka, Agamenón, Demóstenes, Protágoras, Marco Aurelio, Marco Tulio Cicerón, Julio César, Octavio Augusto, Heraclio, Gengis Khan, Carlomagno, Pedro el ermitaño, Francisco de Asís, Hernán Cortes, Francisco Pizarro, Ignacio de Loyola, Robespierre, Napoleón, Emilio Castelar, Joaquín Costa, Winston Churchill , Franklin D. Roosevelt, Adolf Hitler, Stalin, Perón, Manuel Azaña, Francisco Franco.

Descripción[editar]

Es un discurso por lo general solemne y de elevado tono. También un razonamiento largo, impertinente y enfadoso o una disputa y pendencia de palabras. Se dice especialmente del que se pronuncia con el fin de enardecer los ánimos, y de los que solían poner los historiadores en boca de algunos personajes.

Algunas arengas se plantean como monólogos que no presentan un argumento estudiado ni medido (rant en inglés). Típicamente son un ataque a una idea, una persona o una institución y con frecuencia le faltan argumentos probativos.

Otras arengas no atacan nada, sino que defienden a un individuo, una idea o una organización. Las arengas, de replica en este contexto, aparecen después de un ataque por otro individuo o grupo.

Las arengas se incluyen a veces en situaciones que requieren un monólogo. Comediantes como Lewis Black o Rick Mercer, o Dennis Miller en la satira política usan o incluyen arengas como un medio para transmitir su mensaje a la audiencia.

La arenga militar es un tipo de discurso presente en la muchas obras historiográficas; empleada en periodos críticos y a lo largo de las diversas épocas, convirtiéndose en un auténtico nexo entre autores y obras de muy diversa procedencia.

Lenin arengando al pueblo.

La siguiente es un ejemplo de arenga creada, para el Concurso anual de Oratoria Infantil entre estudiantes de educación básica. Cumple con algunas características de éste género arriba mencionadas.

   Arenga de Juárez
          I

San Pablo Guelatao , Oaxaca De ese lugar es el nombre Donde la gran sierra zapoteca Parió para el mundo este hombre

          II

Emergió de la humildad El pastor de rebaños Y con su honor y humanidad Atizó sus sueños por años

          III

El hambre de crecer lo llevó a la ciudad Estudiando y leyendo un libro tras otro pillado Defensor de toda justicia y verdad Se hizo un enorme y buen abogado

           IV

Presidente de la corte suprema de justicia Conoció y dominó a la norma Con tanto esmero y brillante pericia Dictó sus leyes de reforma

            V

¡Pártanse los poderes del estado y la Iglesia! Libérese el indio de toda opresión Oculte el conservador su mano necia ¡Que recoja tu lucha la nueva Constitución ¡

            VI

Impedir el extranjero imperio pudo Haciendo un ejemplo de Maximiliano y Carlota Que no cupo evitar ni el noble Víctor Hugo Pues el honor ante el mundo jamás se derrota

            VII

Ganaste la República restaurada Insigne Juárez, señor Presidente Nos has heredado la lucha ganada Victoria que no te arrebata la muerte

           VIII

Imitar quiero tu dignidad ¡Feroces gestos y manos! Frente al tirano ¡libertad! ¡Es ahora o nunca, mexicanos!

Referencias[editar]