Archaea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Archaeabacteria»)
Saltar a: navegación, búsqueda
 
Archaea
 
   Rango temporal: Arcaico - Holoceno
Halobacteria sp. cepa NRC-1, cada célula mide aproximadamente 5 μm de longitud.
Clasificación científica
 Imperio: Prokaryota (Mayr 1998)

 Dominio: Archaea (Woese et al 1990)

Filos

Filos candidatos:

  • Aigarchaeota
  • Nanohaloarchaeota
  • Aenigmarchaeota
  • Parvarchaeota

Las arqueas o arqueobacterias, (Et: del griego ἀρχαῖα arkhaía: las antiguas, singular: arqueon, arqueonte o arqueota) son un grupo de microorganismos unicelulares procariotas pertenecientes al dominio Archaea. También son sinónimos Archaebacteria, Mendosicutes y Metabacteria,[1] el término arquibacteria es una denominación desestimada. Las arqueas, como las bacterias, son procariontes que carecen de núcleo celular o cualquier otro orgánulo dentro de las células. En el pasado, se las consideró un grupo inusual de bacterias, pero como tienen una historia evolutiva independiente y presentan muchas diferencias en su bioquímica y genética respecto al resto de formas de vida, actualmente se las clasifica como un dominio distinto en el sistema de tres dominios.[2] En este sistema, presentado por Woese, Kandler & Wheelis (1990), las tres ramas evolutivas principales son las arqueas, las bacterias y los eucariontes. Las arqueas están subdivididas en seis filos, de los cuales dos, Crenarchaeota y Euryarchaeota, son estudiados más intensivamente.

Por lo general, las arqueas y bacterias son bastante similares en forma y en tamaño, aunque algunas arqueas tienen formas muy inusuales, como las células planas y cuadradas de Haloquadra walsbyi. A pesar de esta semejanza visual con las bacterias, las arqueobacterias poseen genes y varias rutas metabólicas que son más cercanas a las de los eucariotas, en especial en las enzimas implicadas en la transcripción y la traducción. Otros aspectos de la bioquímica de las arqueobacterias son únicos, como los éteres lipídicos de sus membranas celulares. Las arqueas explotan una variedad de recursos mucho mayores que los eucariotas, desde compuestos orgánicos comunes como los azúcares, hasta el uso de amoníaco,[3] iones de metales o incluso hidrógeno como nutrientes. Las arqueas tolerantes a la sal (las halobacterias) utilizan la luz solar como fuente de energía, y otras especies de arqueas fijan carbono,[4] sin embargo, a diferencia de las plantas y las cianobacterias, no se conoce ninguna especie de arquea que sea capaz de ambas cosas. Las arqueas se reproducen asexualmente y se dividen por fisión binaria,[5] fragmentación o gemación; a diferencia de las bacterias y los eucariotas, no se conoce ninguna especie de arquea que forme esporas.[6]

Originalmente, las arqueas se consideraban metanógenos, pero posteriormente se les ha observado en una gran variedad de hábitats, como los extremófilos de ambientes severos (aguas termales y lagos salados), y otras arqueas en suelos, océanos y humedales. Las arqueas son especialmente numerosas en los océanos, y las que se encuentran en el plancton podrían ser uno de los grupos de organismos más abundantes del planeta. Actualmente se consideran una parte importante de la vida en la Tierra y podrían jugar un papel importante tanto en el ciclo del carbono como en el ciclo del nitrógeno. No se conocen ejemplos claros de arqueas patógenas o parásitas, pero suelen ser mutualistas o comensales. Son ejemplos las arqueas metanógenas que viven en el intestino de los humanos y los rumiantes, donde están presentes en grandes cantidades y contribuyen a digerir el alimento. Las arqueas tienen su importancia en la tecnología, hay metanógenos que son utilizados para producir biogás y como parte del proceso de depuración de aguas, y las enzimas de arqueas extremófilas son capaces de resistir temperaturas elevadas y solventes orgánicos, siendo por ello utilizadas en biotecnología.

Historia[editar]

Las arqueas extremófilas fueron inicialmente detectadas en ambientes extremos, tales como fuentes hidrotermales. (En la fotografía se muestra una vista aérea de la Gran Fuente Prismática, un lago en el Parque Nacional de Yellowstone (EE. UU.). La laguna mide aproximadamente 75 × 91 m.

El grupo de arqueas más antiguamente estudiadas es el de las metanógenas. La metanogénesis fue descubierta en el lago Mayor de Italia en 1776, al observar en él el burbujeo de "aire combustible". En 1882 se observó que la producción de metano en el intestino de animales se debía a la presencia de miroorganismos (Popoff, Tappeiner, y Hoppe-Seyler).[7]

En 1936, año que marcó el principio de la era moderna en el estudio de la metanogénesis, H.A Barker brindó las bases científicas para el estudio de su fisiología y logró desarrollar un medio de cultivo apropiado para el crecimiento de los metanógenos. Para ese año (1936) se identificaron los géneros Methanococcus y Methanosarcina.[8]

Las primeras arqueas extremófilas se encontraron en ambientes calientes. En 1970, Thomas D. Brock de la Universidad de Wisconsin descubrió a Thermoplasma, un arquea termoacidófila y en 1972 a Sulfolobus, una hipertermófila.[9] Brock se inició en 1969 en el campo de la biología de los hipertermófilos con el descubrimento de la bacteria Thermus.

En 1977 se identifica a las arqueas como el grupo procariota más distante al descubrir que los metanógenos presentan una profunda divergencia con todas las bacterias estudiadas. Ese mismo año se propone la categoría de superreino para este grupo con el nombre de Archaebacteria. En 1978, el manual de Bergey le da la categoría de Phylum con el nombre de Mendosicutes y en 1984 divide al reino Procaryotae o Monera en 4 divisiones, agrupándolas en la división Mendosicutes.[10]

Las arqueas hipertermófilas fueron agrupadas en 1984 con el nombre de Eocyta, identificándolas como un grupo independiente de las entonces llamadas arqueobacterias (referencia a los metanógenos) y las eubacterias, descubriéndose además que Eocyta era el grupo más cercano a los eucariontes.[11] La relación filogenética entre metanógenos e hipertermófilos hace que en 1990 se renombre a Eocyta como Crenarchaeota y a las metanógenas como Euryarchaeota, formando el nuevo grupo Archaea como parte del sistema de tres dominios.[12]

Clasificación[editar]

A principios del siglo XX, los procariotas eran considerados un único grupo de organismos y clasificados según su bioquímica, morfología y metabolismo. Por ejemplo, los microbiólogos intentaban clasificar los microorganismos según la estructura de su pared celular, su forma, y las sustancias que consumían.[13] Sin embargo, en 1965 se propuso un nuevo sistema,[14] utilizando las secuencias genéticas de estos organismos para averiguar qué procariotas están realmente relacionadas entre sí. Este método, conocido como filogenia molecular, es el principal método utilizado actualmente.

Un nuevo dominio[editar]

Las arqueas fueron clasificados por primera vez como un superreino separado de las bacterias en 1977 por Carl Woese y George E. Fox en árboles filogenéticos basados en las secuencias de genes de ARN ribosómico (ARNr).[15] Estos dos grupos fueron originalmente denominados Eubacteria y Archaebacteria, lo que Woese y Fox denominaron "reinos originales". Woese argumentó que este grupo de procariotas es un tipo de vida fundamentalmente distinto. Para enfatizar esta diferencia, usaron el término dominio en 1990 y los rebautizaron Bacteria y Archaea.[12] El nombre científico Archaea proviene del griego antiguo ἀρχαῖα, que significa "los antiguos".[16] El término "arqueobacteria" proviene de la combinación de esta raíz y del término griego baktērion, que significa "pequeño bastón".

Originalmente, sólo se clasificaron los metanógenos en este nuevo dominio, luego los considerados extremófilos que sólo vivían en hábitats como aguas termales y lagos salados. A finales del siglo XX, los microbiólogos se dieron cuenta de que Archaea son un grupo grande y diverso de organismos ampliamente distribuidos en la naturaleza, y que son comunes en hábitats mucho menos extremos, como suelos y océanos.[17] Esta nueva toma de conciencia de la importancia y la omnipresencia de estos organismos vino del uso de la reacción en cadena de la polimerasa para detectar procariotas en muestras de agua o suelo a partir de, únicamente, sus ácidos nucleicos. Esto permite detectar e identificar organismos que no pueden ser cultivados en el laboratorio, debido a su complejidad.[18] [19]

Clasificación actual[editar]

Sulfolobus infectado con el virus STSV1. La barra mide 1 μm.

La clasificación de las arqueas, y los procariotas en general, es un tema controvertido y en constante fluctuación. Los sistemas actuales de clasificación intentan organizar las arqueas en grupos que comparten rasgos estructurales y antepasados comunes.[20] Estas clasificaciones se basan especialmente en el uso de secuencias de genes de ARN ribosómico para revelar las relaciones entre los organismos (análisis moleculares de ADN).[21] La mayoría de especies de arqueas cultivables y bien investigadas son miembros de dos filos principales, los Euryarchaeota y Crenarchaeota. Se han propuesto tentativamente otros grupos. Por ejemplo, la peculiar especie Nanoarchaeum equitans, que fue descubierta en 2003, se le ha atribuido su propio filo, el de las Nanoarchaeota.[22] También se ha propuesto el nuevo filo Korarchaeota, que contiene un número reducido de inusuales especies termófilas que comparten rasgos de los dos filos principales, pero que son más cercanas a los Crenarchaeota.[23] [24] Otras especies de arqueas recientemente descubiertas sólo tienen una relación distante con cualquiera de estos grupos, como los Nanoorganismos arqueobacterianos acidófilos de Richmond Mine (ARMAN), que fueron descubiertos en 2006.[25]

La clasificación de las arqueas en especies también es controvertida. En biología, una especie es un grupo de organismos relacionados. Una definición de especie muy extendida entre los animales es un conjunto de organismos que pueden reproducirse entre ellos y que están reproductivamente aislados de otros grupos de organismos (es decir, no pueden reproducirse con otras especies).[26] Sin embargo, los esfuerzos por clasificar los procariotas, como las arqueas, en especies se complican debido a que son asexuales y que presentan un alto nivel de transferencia horizontal de genes entre linajes. Este tema es controvertido; por ejemplo, algunos datos sugieren que en arqueas como Ferroplasma, se pueden agrupar células individuales en poblaciones de genoma muy similar y que raramente transfieren genes a grupos más divergentes de células.[27] Algunos argumentan que estos grupos de células son análogos a especies. Por otra parte, estudios de Halorubrum descubrieron un intercambio genético significativo entre estas poblaciones.[28] Estos resultados han llevado a pensar que clasificar estos grupos de organismos como especies tendría poco sentido práctico.[29]

El conocimiento actual sobre la diversidad de las arqueas es fragmentario, y no se puede estimar con ningún tipo de precisión el número total de especies existentes.[21] Incluso las estimaciones del número total de filos arqueobacterianos varían entre 18 y 23, de los cuales sólo ocho tienen representantes que se han cultivado y estudiado directamente. Muchos de estos grupos hipotéticos son conocidos únicamente a partir de una sola secuencia de ARNr, lo que indica que la diversidad de estos organismos permanece completamente desconocida.[30] El problema de cómo estudiar y clasificar microbios no cultivados también se da en las bacterias.[31] Recientemente, y aunque el proyecto plantea las dificultades mencionadas anteriormente, el consoricio público GEBA (acrónimo en inglés de Genomic Enciclopedy of Bacteria and Archaea, Enciclopedia genómica de Bacteria y Archaea) está llevando a cabo la tarea de completar y anotar la mayor cantidad de genomas de estos dos dominios con el fin, entre otros, de llevar a cabo una clasificación basada en el genoma.[32]

Taxonomía[editar]

El dominio Archaea se clasifica en unos seis filos o divisiones. Este número aumentará conforme se codifiquen más genomas de muchas especies parcialmente identificadas:

  • Crenarchaeota o Eocyta: Tienen varias características comunes y generalmente son hipertermófilos, acidófilos, reductores y/u oxidantes del azufre y quimiolitoheterótrofos.
  • Euryarchaeota: Es el grupo más variado, cuatro clases son metanógenas, tres son termoacidófilas y dos hiperhalófilas. También abundan en ambientes marinos.
  • Korarchaeota: Son escasas y se encuentran en fuentes termales.
  • Nanoarchaeota: Hipertermófilos o acidófilos muy pequeños. Se considera que las nanoarqueas ARMAN con 300 nm de diámetro, son los procariontes más pequeños.
  • Thaumarchaeota: Son quimiolitoautótrofos nitrificantes de ambientes marinos y terrestres.
  • Aigarchaeota: Recientemente propuesto, de características intermedias entre mesófilos e hipertermófilos.[33]

Filogenia[editar]

Un estudio reciente (2013) basado en 38 genes marcadores, organiza la filogenia arqueana en supergrupos, incluyendo nuevos filos candidatos y del siguiente modo:[34]

Archaea 
 

Euryarchaeota


 TACK 

Korarchaeota




Crenarchaeota




Aigarchaeota



Thaumarchaeota






 DPANN 


Diapherotrites



Parvarchaeota





Nanoarchaeota




Aenigmarchaeota



Nanohaloarchaeota






Origen y evolución[editar]

Situación de las arqueas en el árbol filogenético de Carl Woese et al. basado en datos de secuencias genéticas de ARNr 16S.

Las arqueas son una forma de vida muy antigua. Se han datado fósiles probables de estas células hace casi 3.500 millones de años,[35] y se han detectado restos de lípidos que podrían ser arqueobacterias o eucariotas en esquistos de hace 2.700 millones de años.[36] Como la mayoría de procariotas no tienen una morfología característica, la forma de los fósiles no sirve para identificarlos como arqueas. En cambio, los "fósiles químicos", como los lípidos exclusivos de las arqueobacterias, ofrecen más información sobre la presencia en el pasado de las arqueas.[37] Estos lípidos han sido detectados en rocas que datan del Precámbrico. Los restos más antiguos conocidos de lípidos de isopreno datan del cinturón de Isua, al oeste de Groenlandia, que incluyen sedimentos formados hace 3.800 millones de años, siendo estos los más antiguos encontrados hasta la fecha.[38] El origen de las arqueas parece extremadamente remoto en el tiempo, y el linaje arqueobacteriano podría ser el más antiguo de la Tierra.[39]

Es posible que el último antepasado común de las bacterias y arqueas fuera un termófilo, lo que presenta la posibilidad de que las temperaturas bajas sean "ambientes extremos" por las arqueas, y que los organismos que viven en ambientes más fríos aparecieran más tarde en la historia de la vida en la Tierra.[40]

Un estudio genético de 120 arqueas deduce que su último ancestro común era un organismo de mayor complejidad que la mayoría de las arqueas existentes, por lo que la evolución posterior de casi todos los linajes estuvo dominada aparentemente por la pérdida de genes. Se estima que esta pérdida de genes supera en número a las ganancias de genes en una proporción de por lo menos 4 a 1, y sin mayor evidencia de transferencia horizontal de genes.[41]

Relación con los eucariontes[editar]

A la izquierda el árbol de los tres dominios. A la derecha el árbol eocito, basado en la cercanía entre Eukaryota y los clados Crenarchaeota[42] y Thaumarchaeota.[43]

La relación entre arqueas y eucariotas es un problema importante. Aparte de las similitudes en la estructura y las funciones celulares que se discuten más abajo, muchos árboles filogenéticos agrupan los dos clados. Algunos de los primeros análisis incluso sugerían que la relación entre los eucariotas y el filo arqueano Crenarchaeota es más cercana que la relación entre los eucariotas y Euryarchaeota.[44] Otros consideran que los eucariontes están más cercanos a Euryarchaeota[45] y otros encuentran en Eukaryota genes de origen bacteriano pero especialmente arqueano, tanto de Crenarchaeota como de Euryarchaeota.[46] También se ha encontrado cercanía entre los eucariontes y el filo Korarchaeota,[47] Thaumarchaeota[48] y Aigarchaeota.[49] Los descubrimientos de genes similares a las de arqueas en algunos grupos de bacterias, como Thermotogae maritima, hace que estas relaciones sean difíciles de determinar, pues ha tenido lugar una transferencia horizontal de genes.[50] Muchos científicos han sugerido que los eucariotas surgieron de la fusión de una arquea y una bacteria, lo que explica varias semejanzas genéticas, pero presenta dificultades a la hora de explicar la estructura celular.[44] Finalmente se ha establecido que Eukaryota se relaciona con Archaea por su cercanía con el superfilo TACK (acrónimo de cuatro filos arqueanos).[51]

Animalia Fungi Firmicutes Chlamydiae Chlorobi Bacteroidetes Actinobacteria Planctomycetes Spirochaetes Fusobacteria Aquificae Thermotogae Cyanobacteria Chloroflexi Deinococcus-Thermus Acidobacteria Proteobacteria Euryarchaeota Nanoarchaeota Crenarchaeota Protozoo Rhodophyta Viridiplantae Myxomycota
Árbol filogenético mostrando la divergencia de las especies modernas de su ancestro común en el centro.[52] Los tres dominios están coloreados de la siguiente forma; las bacterias en azul, las archaeas en verde, y las eucariotas de color rojo.


En hipótesis anteriores como la de Woese, se argumentó que las bacterias, arqueas y eucariotas representan cada uno un linaje evolutivo distinto que divergieron hace muchos millones de años de un grupo ancestral de organismos.[53] [54] Otros han argumentado que las arqueas y eucariotas surgieron de un grupo de bacterias.[55] Cavalier-Smith propuso el clado Neomura para representar esta teoría, Neomura significa "paredes nuevas" y se refiere a la teoría de que las arqueas y eucariotas habrían derivado de bacterias que (entre otras adaptaciones) habían sustituido las paredes de peptidoglicano por otra de glicoproteína. Según Woese, como arqueas y bacterias no estarían relacionadas más estrechamente unas con otras que con los eucariontes, se propuso que el término "procariota" no tendría sentido evolutivo auténtico y que habría que descartarlo por completo.[56] Sin embargo muchos biólogos evolutivos consideran que en el sistema de tres dominios se ha exagerado la diferencia entre arqueas y bacterias, sosteniendo que la transición más drástica se produjo entre Prokaryota y Eukaryota (sistema de dos imperios), este último de origen más reciente por eucariogénesis y como resultado de la fusión endosimbiótica de por lo menos dos procariontes: una arquea y una bacteria.

La filogenia de Archaea estaría relacionada con Eukaryota de diversos modos dependiendo de los diferentes árboles filogenéticos genómicos. Cruzando estos datos se obtiene un resultado que descarta el árbol de los tres dominios, dando respaldo tanto a la hipótesis del eocito como a la simbiogénesis pre-eucariota y se deduce la presencia del superfilo que agrupa a los varios filos con Eukaryota bajo el acrónimo TACK,[57] lo que se puede resumir del siguiente modo:

 Prokaryota 

 Bacteria 


 Archaea 
 

 EuryarchaeotaNanoarchaeota


 TACK 

 Thaumarchaeota 



 Aigarchaeota 



 Crenarchaeota 



 Korarchaeota 


 + α─proteobacteria 

 Eukaryota 





Morfología[editar]

Rango de tamaños que presentan las células procariotas en relación a otros organismos y biomoléculas.

Las arqueas tienen medidas comprendidas entre 0,1 μm y más de 15 μm y se presentan en diversas formas, siendo comunes esferas, barras, espirales y placas.[5] El grupo Crenarchaeota incluye otras morfologías, como células lobuladas irregularmente en Sulfolobus, finos filamentos de menos de 0,5 μm de diámetro en Thermofilum y barras casi perfectamente rectangulares en Thermoproteus y Pyrobaculum.[58] Recientemente, se ha descubierto en piscinas hipersalinas una especie de forma cuadrada y plana (como un sello de correos) denominada Haloquadra walsbyi.[59] Estas formas inusuales probablemente se mantienen tanto por la pared celular como por un citoesqueleto procariótico, pero estas estructuras celulares, al contrario que en el caso de las bacterias, son poco conocidas.[60] En las células de las arqueas se han identificado proteínas relacionadas con los componentes del citoesqueleto,[61] así como filamentos.[62]

Algunas especies forman agregados o filamentos celulares de hasta 200 μm de longitud y pueden ser miembros importantes de las comunidades de microbios que conforman biopelículas.[5] [63] Un ejemplo particularmente elaborado de colonias multicelulares lo constituyen las arqueas del género Pyrodictium. En este caso, las células se ordenan formando tubos largos, delgados y huecos, denominados cánulas, que se conectan y dan lugar a densas colonias ramificadas.[64] La función de estas cánulas se desconoce, pero pueden permitir que las células se comuniquen o intercambien nutrientes con sus vecinas.[65] También se pueden formar colonias por asociación entre especies diferentes. Por ejemplo, en una comunidad que fue descubierta en 2001 en un humedal alemán, había colonias blancas y redondas de una nueva especie de arquea del filo Euryarchaeota esparcidas a lo largo de filamentos delgados que pueden medir hasta 15 cm de largo; estos filamentos se componen de una especie particular de bacterias.[66]

Estructura celular[editar]

Las arqueas son similares a las bacterias en su estructura celular general, pero la composición y organización de algunas de estas estructuras son muy diferentes. Como las bacterias, las arqueas carecen de membranas internas, de modo que sus células no contienen orgánulos.[56] También se parecen a las bacterias en que su membrana celular está habitualmente delimitada por una pared celular y en que nadan por medio de uno o más flagelos.[67] En su estructura general, las arqueas se parecen especialmente a las bacterias Gram positivas, pues la mayoría tienen una única membrana plasmática y pared celular, y carecen de espacio periplasmático; la excepción de esta regla general es la arquea Ignicoccus, que tiene un espacio periplasmático particularmente grande que contiene vesículas limitadas por membranas, y que queda cerrado por una membrana exterior.[68]

Membrana celular[editar]

Las membranas arqueanas se componen de moléculas que difieren mucho de las que se encuentran en otras formas de vida, lo que es una prueba de que las arqueas sólo tienen una relación distante con las bacterias y eucariotas.[69] En todos los organismos, las membranas celulares se componen de moléculas conocidas como fosfolípidos. Estas moléculas tienen una parte polar que se disuelve en el agua (la "cabeza" polar), y una parte "grasa" no polar que no se disuelve en el agua (la "cola" apolar). Estas partes diferentes quedan conectadas por glicerol. En el agua, los fosfolípidos se aglomeran, con las cabezas polares hacia el agua y las colas lipídicas no polares lejos de ella. Esto hace que se estructuren en capas. La estructura principal de la membrana celular es una doble capa de estos fosfolípidos, que recibe el nombre de bicapa lipídica.

Los fosfolípidos de las membranas arqueanas son inusuales en cuatro cosas. Primeramente, las bacterias tienen membranas compuestas principalmente de lípidos unidos con glicerol mediante enlaces éster, mientras que en las arqueas los lípidos se unen al glicerol mediante enlaces éter.[70] La diferencia entre estos dos tipos de fosfolípidos es el tipo de enlace que los une al glicerol. Los enlaces éter tienen una resistencia química superior a la de los enlaces éster, lo que podría contribuir a la capacidad de algunas arqueas de sobrevivir a temperaturas extremas o en ambientes muy ácidos o alcalinos.[71] Las bacterias y eucariotas también contienen algunos lípidos con enlaces éter, pero a diferencia de las arqueobacterias, estos lípidos no forman una parte importante de sus membranas.

En segundo lugar, los lípidos arqueanos son únicos porque la estereoquímica del grupo glicerol es la inversa de la que se observa en otros organismos. El grupo glicerol puede existir en dos formas que son la imagen especular la una de la otra, y que se pueden denominar formas "diestra" y "siniestra"; en lenguaje químico se les denomina enantiómeros. Del mismo modo que una mano derecha no entra fácilmente en un guante para la mano izquierda, una molécula de glicerol distra generalmente no puede ser utilizada o creada por enzimas adaptados por la forma siniestra. Esto sugiere que las arqueas utilizan enzimas completamente diferentes para sintetizar sus fosfolípidos de los que utilizan las bacterias y eucariotas; como estas enzimas se desarrollaron muy al principio de la historia de la vida, esto sugiere a su vez que las arqueas se separaron muy pronto de los otros dos dominios.[69]

En tercer lugar, las colas lipídicas de los fosfolípidos de las arqueanos tienen una composición química diferente a las de otros organismos. Los lípidos arqueanos se basan en una cadena isoprenoide y son largas cadenas con múltiples ramas laterales y, a veces, incluso anillos de ciclopropano o ciclohexano.[72] Esto contrasta con los ácidos grasos que hay en las membranas de otros organismos, que tienen cadenas rectas sin ramificaciones ni anillos. Aunque los isoprenoides desempeñan un papel importante en la bioquímica de muchos organismos, sólo las arqueas los utilizan para producir fosfolípidos. Estas cadenas ramificadas podrían ayudar a evitar que las membranas arqueobacterianas tengan fugas a altas temperaturas.[73]

Finalmente, en algunas arqueas la bicapa lipídica es sustituida por una única monocapa. De hecho, las arqueas fusionan las colas de dos moléculas fosfolipídicas independientes en una única molécula con dos cabezas polares, esta fusión podría hacer su membrana más rígida y más apta para resistir ambientes severos.[74] Por ejemplo, todos los lípidos de Ferroplasma son de este tipo, lo que se cree que ayuda a este organismo a sobrevivir en los medios extraordinariamente ácidos en que habita.

Pared celular y flagelos[editar]

La mayoría de las arqueas tienen una pared celular, las excepciones son Thermoplasma y Ferroplasma.[75] En la mayoría de arqueas, la pared se compone de proteínas de superficie, que forman una capa S.[76] Una capa S es una agrupación rígida de moléculas proteínicas que cubren el exterior de la célula como una cota de malla.[77] Esta capa ofrece una protección química y física, y puede servir de barrera, impidiendo que entren en contacto macromoléculas con la membrana celular.[78] A diferencia de las bacterias, la mayoría de arqueas carecen de peptidoglicano en la pared celular.[79] La excepción es el pseudopeptidoglicano, que se encuentra en las archaeas metanógenas, pero este polímero es diferente del peptidoglicano bacteriano ya que carece de aminoácidos y ácido N-acetilmurámico.[78]

Las arqueas también tienen flagelos, que funcionan de una manera parecida a los flagelos bacterianos —son largas colas que se mueven por motores rotatorios situados en la base de los flagelos. Estos motores son impulsados por el gradiente de protones de la membrana. Sin embargo, los flagelos arquobacterianos son notablemente diferentes en su composición y su desarrollo.[67] Cada tipo de flagelo evolucionó de un antepasado diferente, el flagelo bacteriano evolucionó de un sistema de secreción de tipo III, mientras que los flagelos arqueanos parecen haber evolucionado de los pili bacterianos de tipo IV.[80] A diferencia del flagelo bacteriano, que es un tubo vacío y que está formado por subunidades que se mueven por la cavidad central y luego se añaden a la punta del flagelo, los flagelos arqueanos se sintetizan mediante la adición de subunidades en la su base.[81]

Metabolismo[editar]

Las arqueas presentan una gran variedad de reacciones químicas en su metabolismo; siendo idénticas a las de los otros dominios, y utilizan muchas fuentes de energía diferentes. Estas formas de metabolismo se clasifican en grupos nutricionales, según la fuente de la energía y del carbono. Algunas arqueas obtienen la energía de compuestos inorgánicos como el azufre o el amoníaco (son litótrofas). Estas arqueas incluyen nitrificantes, metanógenos y oxidantes anaeróbicos de metano.[82] En estas reacciones, un compuesto pasa electrones al otro (en una reacción redox), liberando energía que es utilizada para alimentar las actividades de las células. Un compuesto actúa como donante de electrones y el otro como aceptor. Una característica común de todas estas reacciones es que la energía liberada es utilizada para generar adenosín trifosfato (ATP) mediante la quimiosmosis, que es el mismo proceso básico que tiene lugar en las mitocondrias de las células animales.[83]

Otros grupos de arqueas utilizan la luz solar como fuente de energía (son fotótrofas), como las algas, protistas y bacterias. Sin embargo, ninguno de estos organismos presenta una fotosíntesis generadora de oxígeno (fotosíntesis oxigénica), como las cianobacterias.[83] Muchas de las rutas metabólicas básicas son compartidas por todas las formas de vida, por ejemplo, las arqueas utilizan una forma modificada de la glucólisis (la ruta de Entner-Doudoroff), y un ciclo de Krebs completo o parcial.[84] Estas semejanzas con el resto de organismos probablemente reflejan tanto la evolución temprana de estas partes del metabolismo en la historia de la vida, como su alto nivel de eficiencia.[85]

Tipos nutricionales del metabolismo de las arqueobacterias.
Tipo nutricional Fuente de energía Fuente del carbono Ejemplos
 Fotótrofos   Luz solar   Compuestos orgánicos   Halobacteria 
 Litótrofos  Compuestos inorgánicos  Compuestos inorgánicos o fijación del carbono  Ferroglobus, Methanobacteria o Pyrolobus 
 Organótrofos  Compuestos orgánicos   Compuestos orgánicos o fijación del carbono   Pyrococcus, Sulfolobus o Methanosarcinales 

Algunas Euryarchaeota son metanógenas y producen gas metano en ambientes anaeróbicos como pantanos. Este tipo de metabolismo evolucionó pronto, e incluso es posible que el primer organismo de vida libre fuera un metanógeno.[86] Una reacción típica de estos organismos implica el uso de dióxido de carbono como receptor de electrones para oxidar hidrógeno. La metanogénesis implica una variedad de coenzimas que son únicos de estas arqueas, como la coenzima M o el metanofurano.[87] Otros compuestos orgánicos como alcoholes, ácido acético o ácido fórmico son utilizados como receptores de electrones por los metanógenos. Estas reacciones son habituales en las arqueas intestinales. El ácido acético también es descompuesto en metano y dióxido de carbono directamente, por arqueas acetótrofas. Estas acetótrofas pertenecen al orden Metanosarcinales, y son una parte importante de las comunidades de microorganismos productoras de biogás.[88]

Otras arqueas utilizan el CO2 de la atmósfera como fuente de carbono, en un proceso llamado fijación del carbono (son autótrofas). En las arqueas, este proceso implica o bien una forma muy modificada del ciclo de Calvin,[89] o una ruta metabólica recientemente descubierta conocida como ciclo del 3-hidroxipropionato/4-hidroxibutirato.[90] Las Crenarchaeota también utilizan el ciclo de Krebs inverso y las Euryarchaeota también utilizan la ruta reductora acetil-CoA.[90] En estos organismos, la fijación del carbono es alimentada por fuentes inorgánicas de energía, en lugar de por la luz solar como en el caso en las plantas y cianobacterias. No se conocen arqueas que puedan llevar a cabo la fotosíntesis, que es cuando la luz es utilizada por los fotoautótrofos como fuente de energía, además de fuente de alimento para la fijación del dióxido de carbono.[91] Las fuentes de energía utilizadas por las arqueas para fijar el carbono son extremadamente diversas, y de la oxidación del amoníaco por parte de los Nitrosopumilales[92] [93] hasta la oxidación de ácido sulfhídrico o azufre elemental por parte de Sulfolobus, utilizando oxígeno o iones metálicos como aceptor de electrones.[83]

Las arqueas fotótrofas utilizan luz para producir energía química en forma de ATP. En las halobacterias hay bombas de iones que se activan por la luz, como la bacteriorodopsina y la halorodopsina, que generan gradientes de iones a través del bombeo de iones hacia el exterior de la célula a través de la membrana plasmática. La energía almacenada en estos gradientes electroquímicos es posteriormente convertida en ATP por la ATP sintasa.[5] Este proceso es una forma de fotofosforilación. La estructura y el funcionamiento de estas bombas activadas por la luz han sido estudiadas en gran detalle, lo que ha revelado que su capacidad de mover iones a través de las membranas depende en unos cambios producidos por la luz en la estructura de un cofactor de retinol en el centro de la proteína.[94]

Genética[editar]

Sulfolobus infectado con el virus STSV1. La barra mide 1 μm.[95]

Las arqueas, por lo general, tienen un único cromosoma circular al igual que las bacterias,[96] que varía en tamaño desde 5.751.492 pares de bases en Methanosarcina acetivorans,[97] el mayor genoma secuenciado hasta la fecha, hasta 490.885 pares de bases en Nanoarchaeum equitans, el genoma más pequeño conocido que puede contener sólo 537 genes codificadores de proteínas. Las arqueas también pueden presentar plásmidos que se pueden propagar por contacto físico entre células, en un proceso que puede ser similar a la conjugación bacteriana.[98] [99] [100] Los plásmidos son cada vez más importantes como herramientas genéticas pues permiten la realización de estudios genéticos en Archaea.[101]

Al igual que los bacteriófagos que infectan bacterias, existen virus que se replican en las arqueas. Son virus ADN bicatenarios que parecen no estar relacionados con otros virus y que pueden tener una gran variedad de formas inusuales, como botellas o ganchos.[102] Estos virus han sido estudiados en más detalle en los termófilos, en particular en los órdenes Sulfolobales y Thermoproteales.[103] La defensa contra estos virus pueden implicar la interferencia de ARN por secuencias de ADN repetitivas en el genoma de las arqueas.[104] [105]

Las arqueas son genéticamente distintas a otros organismos, con hasta un 15% de proteínas exclusivas codificadas por el genoma de cualquiera arquea.[106] Los genes que son compartidos entre Archaea, Bacteria y Eukarya forman un núcleo de funciones de la célula, relacionados principalmente con la transcripción, traducción y metabolismo de nucleótidos.[107] La mayoría de los genes exclusivos de las arqueas no tienen una función conocida, pero de los que tienen una función identificada, la mayoría participan en la metanogénesis. Otros elementos característicos de los genomas de las arqueas son la organización de genes de función relacionada, tales como las enzimas que catalizan las etapas de la misma ruta metabólica, nuevos operones y grandes diferencias en genes ARNt y sus aminoacil ARNt sintetasas.[107]

La transcripción y traducción en Archaea son más similares a Eukarya que a Bacteria; por ejemplo, en las subunidades y secuencias de la ARN polimerasa II y en los ribosomas.[96] Las funciones e interacciones de la ARN polimerasa en la transcripción en Archaea también parece estar relacionada con la de Eukarya, con un similar ensamblado de proteínas (factores de transcripción genéricos) dirigiendo la unión de la ARN polimerasa a un promotor de gen. Sin embargo, muchos otros factores de transcripción en las arqueas son similares a los de bacterias.[108]

Ecología[editar]

Hábitats[editar]

Las arqueas existen en una gran variedad de hábitats, son una parte importante de los ecosistemas globales,[17] y podrían representar hasta un 20% del total de biomasa de la Tierra.[109] Gran cantidad de arqueas son extremófilas, y este tipo de hábitat fue visto históricamente como su nicho ecológico.[82] De hecho, algunas arqueas sobreviven a altas temperaturas, como la cepa 121, a menudo por encima de 100 °C, como las que hay en los géiseres, chimeneas mineralizadas, y pozos de petróleo. Otros viven en hábitats muy fríos, y otros en aguas altamente salinas, ácidas o alcalinas. Sin embargo, otras arqueas son mesófilas ya que viven en condiciones mucho más suaves y húmedas como las alcantarillas, los océanos y el suelo.[17]

Las arqueas extremófilas son miembros de cuatro grupos fisiológicos principales. Son los halófilos, termófilos, alcalófilos y acidófilos.[110] Estos grupos no son incluyentes ni tienen una relación con el filo al que pertenece una determinada arquea, ni son mutuamente exclusivos, ya que algunas arqueas pertenecen a varios de estos grupos. Sin embargo, son útiles como punto de partida para la clasificación de estos organismos.

Los halófilos, incluyendo el género Halobacterium, viven en ambientes extremadamente salinos, como lagos salados, y empiezan a superar a sus homólogos bacterianos a salinidades superiores al 20-25%.[82] Los termófilos prosperan a temperaturas por encima de 45 °C, en lugares como aguas termales; las arqueas hipertermófilas son los que prosperan en temperaturas superiores a 80 °C.[111] La cepa 116 de Methanopyrus kandleri crece a 122 °C, que es la temperatura más alta registrada en la que puede vivir un organismo.[112] Otras arqueas existen en condiciones muy ácidas o alcalinas.[110] Por ejemplo, uno de los acidófilos arquobacterianos más extremos es Picrophilus torridus, que crece a un pH 0, lo que equivale a prosperar en ácido sulfúrico con una concentración molar de 1,2.[113]

Esta resistencia a ambientes extremos ha convertido a las arqueas en el centro de especulación sobre las posibles propiedades de la vida extraterrestre.[114] Ésta hipótesis eleva las probabilidades de que exista vida microbial en Marte,[115] e incluso se ha llegado a sugerir que microbios viables podrían viajar entre planetas en meteoritos.[116] Recientemente, varios estudios han demostrado que las arqueas no existen únicamente en medios mesófilos y termófilos, sino que también están presentes, a veces en altas cantidades, a temperaturas bajas. Por ejemplo, las arqueas son comunes en ambientes oceánicos fríos como los mares polares.[117] Aún son más significativas las grandes cantidades de arqueobacterias que viven en todo el mundo en la comunidad planctónica (como parte del picoplancton).[118] Aunque estas arqueas pueden estar presentes en cantidades extremadamente grandes (hasta un 40% de la biomasa microbial), casi ninguna de estas especies ha sido aislada y estudiada en un cultivo puro.[119] Por consiguiente, la comprensión actual del papel de las arqueas en la ecología de los océanos es rudimentaria, por lo que su influencia completa sobre los ciclos biogeoquímicos globales continúa siendo desconocida.[120] Asimismo, un estudio reciente ha demostrado que un grupo de Crenarchaeota marinos son capaces de llevar a cabo la nitrificación, sugiriendo que estos organismos podrían ser importantes en el ciclo del nitrógeno oceánico.[121] También se encuentran grandes cantidades de arqueas en los sedimentos que cubren el fondo marino, y estos organismos forman la mayoría de células vivientes a profundidades de más de un metro dentro de este sedimento.[122] [123]

Papel en los ciclos químicos[editar]

Las arqueas forman parte de los sistemas de la Tierra que reciclan elementos como carbono, nitrógeno y azufre de los diversos hábitats de cada ecosistema. Aunque estas actividades son vitales para el funcionamiento normal de los ecosistemas, las arqueas también pueden contribuir a los cambios que los humanos causan al ambiente, e incluso provocar contaminación.

Las arqueas llevan a cabo múltiples pasos del ciclo del nitrógeno, lo que incluye tanto reacciones disimilatorias que eliminan nitrógeno de los ecosistemas (como la respiración basada en nitratos y desnitrificación), como procesos asimilatorios que introducen nitrógeno, como la asimilación de nitrógeno y la fijación de nitrógeno.[124] El papel de las arqueas en las reacciones de oxidación de amoníaco fue descubierto recientemente, es particularmente importante en los océanos.[92] [125] Parece que las arqueas también tienen una especial importancia en la oxidación de amoníaco en el suelo; producen nitritos, que son posteriormente oxidados en nitratos por otros microbios, y luego absorbidos por plantas y otros organismos.[126]

En el ciclo del azufre, las arqueas que crecen y que oxidan compuestos de azufre son importantes ya que liberan este elemento de las rocas, haciéndolo disponible para otros organismos. Sin embargo, las arqueas que hacen esto, como Sulfolobus, pueden causar daños ambientales, pues producen ácido sulfúrico como producto residual, y el crecimiento de estos organismos en minas abandonadas puede causar un drenaje minero ácido.[3]

En el ciclo del carbono, las arqueas metanógenas son relevantes como productoras de metano. La capacidad de estas arqueas de eliminar hidrógeno es importante en la degradación de materia orgánica por parte de las poblaciones de microorganismos que actúan como desintegradores en ecosistemas anaeróbicos, como sedimento, humedales o instalaciones de tratamiento de residuos.[127] Sin embargo, el metano es uno de los gases de efecto invernadero más abundantes de la atmósfera terrestre, representando el 18% del total.[128] Es un gas de efecto invernadero 25 veces más potente que el dióxido de carbono.[129] Los metanógenos son la fuente principal de metano atmosférico, y son los responsables de gran parte de las emisiones anuales de metano del mundo.[130] Por tanto, estas arqueas contribuyen a las emisiones globales de gases de efecto invernadero y al calentamiento global.

Interacciones con otros organismos[editar]

Las interacciones bien definidas entre arqueas y otros organismos son o bien mutualistas o comensalistas. En 2007, todavía no se conocía ningún ejemplo claro de patógeno o parásito arqueobacteriano.[131] [132] Sin embargo, se ha sugerido una relación entre la presencia de algunas especies de metanógenos y las infecciones en la boca,[133] y Nanoarchaeum equitans podría ser parásito, pues sólo sobrevive y se reproduce dentro de las células del Crenarchaeota Ignicoccus hospitalis,[134] y parece no ofrecer ningún beneficio a su huésped.[135]

Un ejemplo bien comprendido de mutualismo es la interacción entre los protozoos y arqueas metanógenas del sistema digestivo de animales que digieren celulosa, como los rumiantes y las termitas.[136] En estos ambientes anaeróbicos, los protozoos descomponen la celulosa del material vegetal para obtener energía. Este proceso libera hidrógeno como producto residual, pero los niveles altos de hidrógeno reducen la energía generada por esta reacción. Cuando los metanógenos convierten el hidrógeno en metano, los protozoos se benefician ya que podrán obtener más energía de la descomposición de la celulosa.[137]

Estas asociaciones entre metanógenos y protozoos van un paso más allá en diversas especies de protozoos anaeróbicos, como Plagiopyla frontata, en cuyo caso, las arqueas viven en el protozoo y consumen el hidrógeno producido en sus hidrogenosomas.[138] [139] Se están descubriendo asociaciones similares con organismos más grandes, con el descubrimiento de que la arquea marina Cenarchaeum symbiosum que vive dentro de la esponja Axinella mexicana.[140]

Las arqueas también pueden ser comensales, beneficiándose de una asociación sin ayudar o dañar al otro organismo. Por ejemplo, el metanógeno 'Methanobrevibacter smithii es de largo la arquea más común de la flora humana, representando aproximadamente un 10% de todos los procariotas del intestino humano.[141] Como en el caso de las termitas, es posible que estos metanógenos sean en realidad mutualistas en los humanos, interactuando con otros microbios del intestino para facilitar la digestión de los alimentos.[142] También hay comunidades arqueobacterianas asociadas con una variedad de otros organismos, como en la superficie de corales,[143] y en la parte del suelo que rodea las raíces de las plantas (la rizosfera).[144] [145]

Reproducción[editar]

Las arqueas se reproducen asexualmente por fisión binaria o múltiple, fragmentación o gemación. No se produce meiosis, de manera que si una especie de arquea existe en más de una forma, todas tienen el mismo número de cromosomas (tienen el mismo cariotipo).[5] La división celular está controlada como parte de un complejo ciclo celular, donde el cromosoma se replica, las copias se separan y luego la célula se divide.[146] Los detalles del ciclo celular sólo han sido investigados en el género Sulfolobus, siendo similares a los de bacterias y eucariontes: los cromosomas se replican desde múltiples puntos de partida (origen de replicación) usando ADN polimerasas que son similares a las enzimas equivalentes eucarióticas.[147] Sin embargo, las proteínas que dirigen la división celular, como la proteína FtsZ que forma un anillo contráctil alrededor de la célula, parecen estar más relacionadas con sus equivalentes bacterianos.[146]

No se forman endosporas en ninguna especie de arquea,[148] aunque algunas especies de Halobacteria pueden alternar entre fenotipos y crecer como diferentes tipos de células, incluidas estructuras de paredes gruesas que son resistentes al choque osmótico y que les permiten sobrevivir a bajas concentraciones de sal.[149] No se trata de estructuras reproductivas, pero es posible que ayuden a estas especies a dispersarse en nuevos hábitats.

Uso de Archaea en tecnología e industria[editar]

Las arqueas extremófilas, en particular las resistentes a las altas temperaturas o a los extremos de acidez y alcalinidad, son una importante fuente de enzimas que puede funcionar bajo estas duras condiciones.[150] [151] Estas enzimas tienen una amplia gama de usos. Por ejemplo, las ADN polimerasas termoestables, como la ADN polimerasa Pfu de Pyrococcus furiosus, han revolucionado la biología molecular, al permitir el uso de la reacción en cadena de la polimerasa como método simple y rápido para la clonación del ADN. En la industria, las amilasas, galactosidasas y pululanasas de otras especies de Pyrococcus realizan su función a más de 100 °C, lo que permite la elaboración de alimentos a altas temperaturas, tales como leche baja en lactosa y suero de leche.[152] Las enzimas de estas arqueas termófilas también tienden a ser muy estables en solventes orgánicos, por lo que pueden utilizarse en una amplia gama de procesos respetuosos con el medio ambiente para la síntesis de compuestos orgánicos.[151]

En contraste con la amplia gama de aplicaciones de las enzimas, la utilización en biotecnología de los organismos en sí mismos es más reducida. Sin embargo, las arqueas metanógeneas son una parte vital del tratamiento de aguas residuales, realizando la digestión anaeróbica de los residuos y produciendo biogás.[153] Las arqueas acidófilas son también prometedores en minería para la extracción de metales como oro, cobalto y cobre.[154]

Una nueva clase de antibióticos potencialmente útiles se derivan de este grupo de organismos. Ocho de esas sustancias ya han sido caracterizadas, pero podría haber muchas más, especialmente en Halobacteria. Estos compuestos son importantes porque tienen una estructura diferente a la de los antibióticos bacterianos, de manera que pueden tener un modo de acción diferente. Además, podrían permitir la creación de nuevos marcadores seleccionables para utilizarlos en la biología molecular arqueobacteriana. El descubrimiento de nuevas sustancias depende de la recuperación de estos organismos del medio ambiente y de su cultivo.[155]

Referencias[editar]

  1. Archaea Taxonomy Browser
  2. Pace NR (May 2006). «Time for a change». Nature 441 (7091):  pp. 289. doi:10.1038/441289a. PMID 16710401. 
  3. a b «Microbial communities in acid mine drainage». FEMS Microbiology Ecology 44 (2):  pp. 139–152. 2003. doi:10.1016/S0168-6496(03)00028-X. PMID 19719632. http://www.blackwell-synergy.com/doi/abs/10.1016/S0168-6496(03)00028-X. 
  4. Schimel J (August 2004). «Playing scales in the methane cycle: from microbial ecology to the globe». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 101 (34):  pp. 12400–1. doi:10.1073/pnas.0405075101. PMID 15314221. PMC 515073. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=15314221. 
  5. a b c d e Krieg, Noel (2005). Bergey’s Manual of Systematic Bacteriology. USA: Springer. pp. 21–6. ISBN 978-0-387-24143-2. 
  6. Onyenwoke RU, Brill JA, Farahi K, Wiegel J (2004). «Sporulation genes in members of the low G+C Gram-type-positive phylogenetic branch ( Firmicutes)». Arch. Microbiol. 182 (2–3):  pp. 182–92. doi:10.1007/s00203-004-0696-y. PMID 15340788. 
  7. By James G. Ferry 1993, Methanogenesis: Ecology, Physiology, Biochemistry & Genetics
  8. Kluyver and van Niel 1936
  9. Brock TD, Brock KM, Belly RT, Weiss RL (1972). "Sulfolobus: a new genus of sulfur-oxidizing bacteria living at low pH and high temperature". Arch. Mikrobiol. 84 (1): 54–68. doi:10.1007/BF00408082. PMID 4559703.
  10. Bergey's Manual of Systematic Bacteriology. 1st edition. 4 vols. (1984)
  11. Lake, James A. et al (1984). Eocytes: A new ribosome structure indicates a kingdom with a close relationship to eukaryotes. PNAS 81: 3786–3790.
  12. a b Woese CR, Kandler O, Wheelis ML (1990). «Towards a natural system of organisms: proposal for the domains Archaea, Bacteria, and Eucarya». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 87 (12):  pp. 4576–9. doi:10.1073/pnas.87.12.4576. PMID 2112744. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=2112744. 
  13. Staley JT (2006). «The bacterial species dilemma and the genomic-phylogenetic species concept». Philos. Trans. R. Soc. Lond., B, Biol. Sci. 361 (1475):  pp. 1899–909. doi:10.1098/rstb.2006.1914. PMID 17062409. http://journals.royalsociety.org/openurl.asp?genre=article&doi=10.1098/rstb.2006.1914. 
  14. Zuckerkandl E, Pauling L (1965). «Molecules as documents of evolutionary history». J. Theor. Biol. 8 (2):  pp. 357–66. doi:10.1016/0022-5193(65)90083-4. PMID 5876245. 
  15. Woese C, Fox G (1977). «Phylogenetic structure of the prokaryotic domain: the primary kingdoms». Proc Natl Acad Sci USA 74 (11):  pp. 5088–90. doi:10.1073/pnas.74.11.5088. PMID 270744. http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?tool=pubmed&pubmedid=270744. 
  16. Archaea. (2008). Al Merriam-Webster Online Dictionary. Consultado el 1 de julio del 2008, de [1]
  17. a b c DeLong EF (1998). «Everything in moderation: archaea as 'non-extremophiles'». Curr. Opin. Genet. Dev. 8 (6):  pp. 649–54. doi:10.1016/S0959-437X(98)80032-4. PMID 9914204. 
  18. Theron J, Cloete TE (2000). «Molecular techniques for determining microbial diversity and community structure in natural environments». Crit. Rev. Microbiol. 26 (1):  pp. 37–57. doi:10.1080/10408410091154174. PMID 10782339. 
  19. Schmidt TM (2006). «The maturing of microbial ecology». Int. Microbiol. 9 (3):  pp. 217–23. PMID 17061212. http://www.im.microbios.org/0903/0903217.pdf. 
  20. Gevers D, Dawyndt P, Vandamme P, et al. (2006). «Stepping stones towards a new prokaryotic taxonomy». Philos. Trans. R. Soc. Lond., B, Biol. Sci. 361 (1475):  pp. 1911–6. doi:10.1098/rstb.2006.1915. PMID 17062410. http://journals.royalsociety.org/openurl.asp?genre=article&doi=10.1098/rstb.2006.1915. 
  21. a b Robertson CE, Harris JK, Spear JR, Pace NR (2005). «Phylogenetic diversity and ecology of environmental Archaea». Curr. Opin. Microbiol. 8 (6):  pp. 638–42. PMID 16236543. 
  22. Huber H, Hohn MJ, Rachel R, Fuchs T, Wimmer VC, Stetter KO. (2002). «A new phylum of Archaea represented by a nanosized hyperthermophilic symbiont». Nature 417 (6884):  pp. 27–8. doi:10.1038/417063a. PMID 11986665. 
  23. Barns SM, Delwiche CF, Palmer JD, Pace NR (1996). «Perspectives on archaeal diversity, thermophily and monophyly from environmental rRNA sequences». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 93 (17):  pp. 9188–93. doi:10.1073/pnas.93.17.9188. PMID 8799176. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=8799176. 
  24. Elkins JG, Podar M, Graham DE, et al. (Juny 2008). «A korarchaeal genome reveals insights into the evolution of the Archaea». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 105 (23):  pp. 8102–7. doi:10.1073/pnas.0801980105. PMID 18535141. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=18535141. 
  25. Baker, B.J., Tyson, G.W., Webb, R.I., Flanagan, J., Hugenholtz, P. and Banfield, J.F. (2006). «Lineages of acidophilic Archaea revealed by community genomic analysis. Science». Science 314 (6884):  pp. 1933 – 1935. doi:10.1126/science.1132690. PMID 17185602. 
  26. de Queiroz K (2005). «Ernst Mayr and the modern concept of species». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 102 Suppl 1:  pp. 6600–7. doi:10.1073/pnas.0502030102. PMID 15851674. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=15851674. 
  27. Eppley JM, Tyson GW, Getz WM, Banfield JF (2007). «Genetic exchange across a species boundary in the archaeal genus ferroplasma». Genetics 177 (1):  pp. 407–16. doi:10.1534/genetics.107.072892. PMID 17603112. http://www.genetics.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=17603112. 
  28. Papke RT, Zhaxybayeva O, Feil EJ, Sommerfeld K, Muise D, Doolittle WF (2007). «Searching for species in haloarchaea». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 104 (35):  pp. 14092–7. doi:10.1073/pnas.0706358104. PMID 17715057. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=17715057. 
  29. Kunin V, Goldovsky L, Darzentas N, Ouzounis CA (2005). «The net of life: reconstructing the microbial phylogenetic network». Genome Res. 15 (7):  pp. 954–9. doi:10.1101/gr.3666505. PMID 15965028. http://www.genome.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=15965028. 
  30. Hugenholtz P (2002). «Exploring prokaryotic diversity in the genomic era». Genome Biol. 3 (2):  pp. REVIEWS0003. doi:10.1186/gb-2002-3-2-reviews0003. PMID 11864374. http://genomebiology.com/1465-6906/3/REVIEWS0003. 
  31. Rappé MS, Giovannoni SJ (2003). «The uncultured microbial majority». Annu. Rev. Microbiol. 57:  pp. 369–94. doi:10.1146/annurev.micro.57.030502.090759. PMID 14527284. 
  32. «En route to a genome-based classification of Archaea and Bacteria?». Syst Appl Microbiol. 33 (4):  pp. 175-82. junio de 2010. PMID 20409658. 
  33. Takuro Nunoura et al 2011. Insights into the evolution of Archaea and eukaryotic protein modifier systems revealed by the genome of a novel archaeal group Nucleic Acids Res. 2011 April; 39(8): 3204–3223.
  34. Christian Rinke et al 2013. Figure 2: Maximum-likelihood phylogenetic inference of Archaea and Bacteria. Nature 499, 431–437 (25 July 2013) doi:10.1038/nature12352
  35. Schopf J (2006). «Fossil evidence of Archaean life». Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci 361 (1470):  pp. 869–85. doi:10.1098/rstb.2006.1834. PMID 16754604. http://www.journals.royalsoc.ac.uk/content/g38537726r273422/fulltext.pdf. 
  36. Brocks JJ, Logan GA, Buick R, Summons RE (1999). «Archean molecular fossils and the early rise of eukaryotes». Science 285 (5430):  pp. 1033–6. doi:10.1126/science.285.5430.1033. PMID 10446042. 
  37. Chappe B, Albrecht P, Michaelis W (Juliol 1982). «Polar Lipids of Archaebacteria in Sediments and Petroleums». Science 217 (4554):  pp. 65–66. doi:10.1126/science.217.4554.65. PMID 17739984. 
  38. Hahn, Jürgen; Pat Haug (1986). «Traces of Archaebacteria in ancient sediments». System Applied Microbiology 7 (Archaebacteria '85 Proceedings):  pp. 178–83. 
  39. Wang M, Yafremava LS, Caetano-Anollés D, Mittenthal JE, Caetano-Anollés G (2007). «Reductive evolution of architectural repertoires in proteomes and the birth of the tripartite world». Genome Res. 17 (11):  pp. 1572–85. doi:10.1101/gr.6454307. PMID 17908824. 
  40. Gribaldo S, Brochier-Armanet C (2006). «The origin and evolution of Archaea: a state of the art». Philos. Trans. R. Soc. Lond., B, Biol. Sci. 361 (1470):  pp. 1007–22. doi:10.1098/rstb.2006.1841. PMID 16754611. http://www.journals.royalsoc.ac.uk/content/q74671t476444mq5/. 
  41. Yuri I Wolf et al 2012, Updated clusters of orthologous genes for Archaea: a complex ancestor of the Archaea and the byways of horizontal gene transfer Biology Direct 2012, 7:46 doi:10.1186/1745-6150-7-46
  42. Cox, C. J., Foster, P. G., Hirt, R. P., Harris, S. R., Embley, T. M. (2008). «The archaebacterial origin of eukaryotes». Proc Natl Acad Sci USA 105 (51):  pp. 20356–61. doi:10.1073/pnas.0810647105. PMID 19073919. Bibcode2008PNAS..10520356C. 
  43. Fabian Blombach et al 2010. Identification of an ortholog of the eukaryotic RNA polymerase III subunit RPC34 in Crenarchaeota and Thaumarchaeota suggests specialization of RNA polymerases for coding and non-coding RNAs in Archaea. Biol Direct. 2009; 4: 39.
  44. a b Lake JA. (1988). «Origin of the eukaryotic nucleus determined by rate-invariant analysis of rRNA sequences». Nature 331 (6152):  pp. 184–6. doi:10.1038/331184a0. PMID 3340165. 
  45. Gouy M, Li WH (Maig 1989). «Phylogenetic analysis based on rRNA sequences supports the archaebacterial rather than the eocyte tree». Nature 339 (6220):  pp. 145–7. doi:10.1038/339145a0. PMID 2497353. 
  46. Yutin N, Makarova KS, Mekhedov SL, Wolf YI, Koonin EV (Maig 2008). «The deep archaeal roots of eukaryotes». Mol. Biol. Evol. 25:  pp. 1619. doi:10.1093/molbev/msn108. PMID 18463089. http://mbe.oxfordjournals.org/cgi/reprint/msn108v1. 
  47. Eugene V Koonin 2007. Orthologs of the small RPB8 subunit of the eukaryotic RNA polymerases are conserved in hyperthermophilic Crenarchaeota and "Korarchaeota" Biology Direct 2007, 2:38
  48. Céline Brochier-Armanet et al 2008. A DNA topoisomerase IB in Thaumarchaeota testifies for the presence of this enzyme in the last common ancestor of Archaea and Eucarya Biol Direct. 2008; 3: 54.
  49. Takuro Nunoura et al 2011. Insights into the evolution of Archaea and eukaryotic protein modifier systems revealed by the genome of a novel archaeal group Nucleic Acids Res. 2011 April; 39(8): 3204–3223.
  50. Nelson KE, Clayton RA, Gill SR, et al. (1999). «Evidence for lateral gene transfer between Archaea and bacteria from genome sequence of Thermotoga maritima». Nature 399 (6734):  pp. 323–9. doi:10.1038/20601. PMID 10360571. 
  51. Tom A. Williams et al 2012. A congruent phylogenomic signal places eukaryotes within the Archaea Proc. R. Soc. B rspb20121795
  52. Ciccarelli FD, Doerks T, von Mering C, Creevey CJ, Snel B, Bork P (2006). «Toward automatic reconstruction of a highly resolved tree of life». Science 311 (5765):  pp. 1283-7. PMID 165139821. 
  53. Woese CR, Gupta R (1981). «Are archaebacteria merely derived 'prokaryotes'?». Nature 289 (5793):  pp. 95–6. doi:10.1038/289095a0. PMID 6161309. 
  54. Woese C (1998). «The universal ancestor». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 95 (12):  pp. 6854–9. doi:10.1073/pnas.95.12.6854. PMID 9618502. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=9618502. 
  55. Gupta RS (2000). «The natural evolutionary relationships among prokaryotes». Crit. Rev. Microbiol. 26 (2):  pp. 111–31. doi:10.1080/10408410091154219. PMID 10890353. 
  56. a b Woese CR (Març 1994). «There must be a prokaryote somewhere: microbiology's search for itself». Microbiol. Rev. 58 (1):  pp. 1–9. PMID 8177167. PMC 372949. http://mmbr.asm.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=8177167. 
  57. L. Guy & T. Ettema 2011, The archaeal ‘TACK’ superphylum and the origin of eukaryotes Sciencedirect Volume 19, Issue 12, December 2011, Pages 580–587
  58. Barns, Sue and Burggraf, Siegfried. (1997) Crenarchaeota. Version 01 January 1997. in The Tree of Life Web Project
  59. Walsby AE (2005). «Archaea with square cells». Trends Microbiol. 13 (5):  pp. 193–5. PMID 15866034. 
  60. Hixon WG, Searcy DG (1993). «Cytoskeleton in the archaebacterium Thermoplasma acidophilum? Viscosity increase in soluble extracts». BioSystems 29 (2-3):  pp. 151–60. PMID 8374067. 
  61. Hara F, Yamashiro K, Nemoto N, et al (2007). «An actin homolog of the archaeon Thermoplasma acidophilum that retains the ancient characteristics of eukaryotic actin». J. Bacteriol. 189 (5):  pp. 2039–45. doi:10.1128/JB.01454-06. PMID 17189356. http://jb.asm.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=17189356. 
  62. Trent JD, Kagawa HK, Yaoi T, Olle E, Zaluzec NJ (1997). «Chaperonin filaments: the archaeal cytoskeleton?». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 94 (10):  pp. 5383–8. PMID 9144246. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=9144246. 
  63. Hall-Stoodley L, Costerton JW, Stoodley P (2004). «Bacterial biofilms: from the natural environment to infectious diseases». Nat. Rev. Microbiol. 2 (2):  pp. 95–108. PMID 15040259. 
  64. Nickell S, Hegerl R, Baumeister W, Rachel R (2003). «Pyrodictium cannulae enter the periplasmic space but do not enter the cytoplasm, as revealed by cryo-electron tomography». J. Struct. Biol. 141 (1):  pp. 34–42. PMID 12576018. http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S1047847702005816. 
  65. Horn C, Paulmann B, Kerlen G, Junker N, Huber H (1999). «In vivo observation of cell division of anaerobic hyperthermophiles by using a high-intensity dark-field microscope». J. Bacteriol. 181 (16):  pp. 5114–8. doi:10.1073/pnas.241636498v1. PMID 10438790. http://jb.asm.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=10438790. 
  66. Rudolph C, Wanner G, Huber R (Maig 2001). «Natural communities of novel archaea and bacteria growing in cold sulfurous springs with a string-of-pearls-like morphology». Appl. Environ. Microbiol. 67 (5):  pp. 2336–44. doi:10.1128/AEM.67.5.2336-2344.2001. PMID 11319120. PMC 92875. http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?tool=pubmed&pubmedid=11319120. 
  67. a b Thomas NA, Bardy SL, Jarrell KF (2001). «The archaeal flagellum: a different kind of prokaryotic motility structure». FEMS Microbiol. Rev. 25 (2):  pp. 147–74. doi:10.1111/j.1574-6976.2001.tb00575.x. PMID 11250034. 
  68. Rachel R, Wyschkony I, Riehl S, Huber H (Març 2002). «The ultrastructure of Ignicoccus: evidence for a novel outer membrane and for intracellular vesicle budding in an archaeon». Archaea 1 (1):  pp. 9–18. PMID 15803654. http://archaea.ws/archive/freetext/1-9.pdf. 
  69. a b Koga Y, Morii H (2007). «Biosynthesis of ether-type polar lipids in archaea and evolutionary considerations». Microbiol. Mol. Biol. Rev. 71 (1):  pp. 97–120. doi:10.1128/MMBR.00033-06. PMID 17347520. http://mmbr.asm.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=17347520. 
  70. De Rosa M, Gambacorta A, Gliozzi A (1986). «Structure, biosynthesis, and physicochemical properties of archaebacterial lipids». Microbiol. Rev. 50 (1):  pp. 70–80. PMID 3083222. http://mmbr.asm.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=3083222. 
  71. Albers SV, van de Vossenberg JL, Driessen AJ, Konings WN (Setembre 2000). «Adaptations of the archaeal cell membrane to heat stress». Front. Biosci. 5:  pp. D813–20. doi:10.2741/albers. PMID 10966867. http://www.bioscience.org/2000/v5/d/albers/list.htm. 
  72. Damsté JS, Schouten S, Hopmans EC, van Duin AC, Geenevasen JA (Octubre 2002). «Crenarchaeol: the characteristic core glycerol dibiphytanyl glycerol tetraether membrane lipid of cosmopolitan pelagic crenarchaeota». J. Lipid Res. 43 (10):  pp. 1641–51. doi:10.1194/jlr.M200148-JLR200. PMID 12364548. http://www.jlr.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=12364548. 
  73. Koga Y, Morii H (Novembre 2005). «Recent advances in structural research on ether lipids from archaea including comparative and physiological aspects». Biosci. Biotechnol. Biochem. 69 (11):  pp. 2019–34. doi:10.1271/bbb.69.2019. PMID 16306681. http://web.archive.org/web/http://www.jstage.jst.go.jp/article/bbb/69/11/2019/_pdf. 
  74. Hanford MJ, Peeples TL (Gener 2002). «Archaeal tetraether lipids: unique structures and applications». Appl. Biochem. Biotechnol. 97 (1):  pp. 45–62. doi:10.1385/ABAB:97:1:45. PMID 11900115. 
  75. Golyshina OV, Pivovarova TA, Karavaiko GI, et al (Maig 2000). «Ferroplasma acidiphilum gen. nov., sp. nov., an acidophilic, autotrophic, ferrous-iron-oxidizing, cell-wall-lacking, mesophilic member of the Ferroplasmaceae fam. nov., comprising a distinct lineage of the Archaea». Int. J. Syst. Evol. Microbiol. 50 Pt 3:  pp. 997–1006. PMID 10843038. http://ijs.sgmjournals.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=10843038. 
  76. Sára M, Sleytr UB (2000). «S-Layer proteins». J. Bacteriol. 182 (4):  pp. 859–68. doi:10.1128/JB.182.4.859-868.2000. PMID 10648507. http://jb.asm.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=10648507. 
  77. Engelhardt H, Peters J (1998). «Structural research on surface layers: a focus on stability, surface layer homology domains, and surface layer-cell wall interactions». J Struct Biol 124 (2–3):  pp. 276–302. doi:10.1006/jsbi.1998.4070. PMID 10049812. 
  78. a b Kandler, O.; König, H. (1998). «Cell wall polymers in Archaea (Archaebacteria)». Cellular and Molecular Life Sciences (CMLS) 54 (4):  pp. 305–308. doi:10.1007/s000180050156. http://www.springerlink.com/index/PXMTKQ8WH8X650ED.pdf. 
  79. Howland, John L. (2000). The Surprising Archaea: Discovering Another Domain of Life. Oxford: Oxford University Press. pp. 32. ISBN 0-19-511183-4. 
  80. Ng SY, Chaban B, Jarrell KF (2006). «Archaeal flagella, bacterial flagella and type IV pili: a comparison of genes and posttranslational modifications». J. Mol. Microbiol. Biotechnol. 11 (3–5):  pp. 167–91. doi:10.1159/000094053. PMID 16983194. 
  81. Bardy SL, Ng SY, Jarrell KF (Febrer 2003). «Prokaryotic motility structures». Microbiology (Reading, Engl.) 149 (Pt 2):  pp. 295–304. doi:10.1099/mic.0.25948-0. PMID 12624192. http://mic.sgmjournals.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=12624192. 
  82. a b c Valentine DL (2007). «Adaptations to energy stress dictate the ecology and evolution of the Archaea». Nat. Rev. Microbiol. 5 (4):  pp. 316–23. doi:10.1038/nrmicro1619. PMID 17334387. 
  83. a b c Schäfer G, Engelhard M, Müller V (Setembre 1999). «Bioenergetics of the Archaea». Microbiol. Mol. Biol. Rev. 63 (3):  pp. 570–620. PMID 10477309. PMC 103747. http://mmbr.asm.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=10477309. 
  84. Zillig W (Decembre 1991). «Comparative biochemistry of Archaea and Bacteria». Curr. Opin. Genet. Dev. 1 (4):  pp. 544–51. doi:10.1016/S0959-437X(05)80206-0. PMID 1822288. 
  85. Romano A, Conway T (1996). «Evolution of carbohydrate metabolic pathways». Res Microbiol 147 (6–7):  pp. 448–55. doi:10.1016/0923-2508(96)83998-2. PMID 9084754. 
  86. Koch A (1998). «How did bacteria come to be?». Adv Microb Physiol 40:  pp. 353–99. doi:10.1016/S0065-2911(08)60135-6. PMID 9889982. 
  87. DiMarco AA, Bobik TA, Wolfe RS (1990). «Unusual coenzymes of methanogenesis». Annu. Rev. Biochem. 59:  pp. 355–94. doi:10.1146/annurev.bi.59.070190.002035. PMID 2115763. 
  88. Klocke M, Nettmann E, Bergmann I, et al (Maig 2008). «Characterization of the methanogenic Archaea within two-phase biogas reactor systems operated with plant biomass». Syst. Appl. Microbiol. 31:  pp. 190. doi:10.1016/j.syapm.2008.02.003. PMID 18501543. 
  89. Mueller-Cajar O, Badger MR (Agost 2007). «New roads lead to Rubisco in archaebacteria». Bioessays 29 (8):  pp. 722–4. doi:10.1002/bies.20616. PMID 17621634. 
  90. a b Berg IA, Kockelkorn D, Buckel W, Fuchs G (Desembre 2007). «A 3-hydroxypropionate/4-hydroxybutyrate autotrophic carbon dioxide assimilation pathway in Archaea». Science (journal) 318 (5857):  pp. 1782–6. doi:10.1126/science.1149976. PMID 18079405. 
  91. Bryant DA, Frigaard NU (Novembre 2006). «Prokaryotic photosynthesis and phototrophy illuminated». Trends Microbiol. 14 (11):  pp. 488–96. doi:10.1016/j.tim.2006.09.001. PMID 16997562. 
  92. a b Francis CA, Beman JM, Kuypers MM (Maig 2007). «New processes and players in the nitrogen cycle: the microbial ecology of anaerobic and archaeal ammonia oxidation». ISME J 1 (1):  pp. 19–27. doi:10.1038/ismej.2007.8. PMID 18043610. 
  93. Könneke M, Bernhard AE, de la Torre JR, Walker CB, Waterbury JB, Stahl DA (Setembre 2005). «Isolation of an autotrophic ammonia-oxidizing marine archaeon». Nature 437 (7058):  pp. 543–6. doi:10.1038/nature03911. PMID 16177789. 
  94. Lanyi JK (2004). «Bacteriorhodopsin». Annu. Rev. Physiol. 66:  pp. 665–88. doi:10.1146/annurev.physiol.66.032102.150049. PMID 14977418. 
  95. Xiang X, Chen L, Huang X, Luo Y, She Q, Huang L (2005). «Sulfolobus tengchongensis spindle-shaped virus STSV1: virus-host interactions and genomic features». J. Virol. 79 (14):  pp. 8677–86. doi:10.1128/JVI.79.14.8677-8686.2005. PMID 15994761. http://jvi.asm.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=15994761. 
  96. a b Allers T, Mevarech M (2005). «Archaeal genetics - the third way». Nat. Rev. Genet. 6 (1):  pp. 58–73. PMID 15630422. 
  97. Baliga NS, Bonneau R, Facciotti MT, et al (2004). «Genome sequence of Haloarcula marismortui: a halophilic archaeon from the Dead Sea». Genome Res. 14 (11):  pp. 2221–34. doi:10.1101/gr.2700304. PMID 15520287. http://www.genome.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=15520287. 
  98. Waters E, Hohn MJ, Ahel I, et al (2003). «The genome of Nanoarchaeum equitans: insights into early archaeal evolution and derived parasitism». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 100 (22):  pp. 12984–8. doi:10.1073/pnas.1735403100. PMID 14566062. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=14566062. 
  99. Schleper C, Holz I, Janekovic D, Murphy J, Zillig W (1995). «A multicopy plasmid of the extremely thermophilic archaeon Sulfolobus effects its transfer to recipients by mating». J. Bacteriol. 177 (15):  pp. 4417–26. PMID 7635827. http://jb.asm.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=7635827. 
  100. Sota M; Top EM (2008). «Horizontal Gene Transfer Mediated by Plasmids». Plasmids: Current Research and Future Trends. Caister Academic Press. ISBN 978-1-904455-35-6. 
  101. Lipps G (2008). «Archaeal Plasmids». Plasmids: Current Research and Future Trends. Caister Academic Press. ISBN 978-1-904455-35-6. 
  102. Prangishvili D, Forterre P, Garrett RA (2006). «Viruses of the Archaea: a unifying view». Nat. Rev. Microbiol. 4 (11):  pp. 837–48. PMID 17041631. 
  103. Prangishvili D, Garrett RA (2004). «Exceptionally diverse morphotypes and genomes of crenarchaeal hyperthermophilic viruses». Biochem. Soc. Trans. 32 (Pt 2):  pp. 204–8. PMID 15046572. http://www.biochemsoctrans.org/bst/032/0204/bst0320204.htm. 
  104. Mojica FJ, Díez-Villaseñor C, García-Martínez J, Soria E (2005). «Intervening sequences of regularly spaced prokaryotic repeats derive from foreign genetic elements». J. Mol. Evol. 60 (2):  pp. 174–82. PMID 15791728. 
  105. Makarova KS, Grishin NV, Shabalina SA, Wolf YI, Koonin EV (2006). «A putative RNA-interference-based immune system in prokaryotes: computational analysis of the predicted enzymatic machinery, functional analogies with eukaryotic RNAi, and hypothetical mechanisms of action». Biol. Direct 1:  pp. 7. PMID 16545108. 
  106. Graham DE, Overbeek R, Olsen GJ, Woese CR (2000). «An archaeal genomic signature». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 97 (7):  pp. 3304–8. doi:10.1073/pnas.050564797. PMID 10716711. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=10716711. 
  107. a b Gaasterland T (1999). «Archaeal genomics». Curr. Opin. Microbiol. 2 (5):  pp. 542–7. PMID 10508726. 
  108. Aravind L, Koonin EV (1999). «DNA-binding proteins and evolution of transcription regulation in the archaea». Nucleic Acids Res. 27 (23):  pp. 4658–70. PMID 10556324. http://nar.oxfordjournals.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=10556324. 
  109. DeLong EF, Pace NR (2001). «Environmental diversity of bacteria and archaea». Syst. Biol. 50 (4):  pp. 470–8. doi:10.1080/106351501750435040. PMID 12116647. 
  110. a b Pikuta EV, Hoover RB, Tang J (2007). «Microbial extremophiles at the limits of life». Crit. Rev. Microbiol. 33 (3):  pp. 183–209. doi:10.1080/10408410701451948. PMID 17653987. 
  111. Madigan MT, Martino JM (2006). Brock Biology of Microorganisms (11th ed. edición). Pearson. pp. 136. ISBN 0-13-196893-9. 
  112. Takai K, Nakamura K, Toki T, Tsunogai U, Miyazaki M, Miyazaki J, Hirayama H, Nakagawa S, Nunoura T, Horikoshi K (2008). «Cell proliferation at 122 °C and isotopically heavy CH4 production by a hyperthermophilic methanogen under high-pressure cultivation». Proc Natl Acad Sci U S A 105:  pp. 10949-54. doi:10.1073/pnas.0712334105. 
  113. Ciaramella M, Napoli A, Rossi M (Febrer 2005). «Another extreme genome: how to live at pH 0». Trends Microbiol. 13 (2):  pp. 49–51. doi:10.1016/j.tim.2004.12.001. PMID 15680761. 
  114. Javaux EJ (2006). «Extreme life on Earth—past, present and possibly beyond». Res. Microbiol. 157 (1):  pp. 37–48. doi:10.1016/j.resmic.2005.07.008. PMID 16376523. 
  115. Nealson KH (Gener 1999). «Post-Viking microbiology: new approaches, new data, new insights». Orig Life Evol Biosph 29 (1):  pp. 73–93. doi:10.1023/A:1006515817767. PMID 11536899. http://web.archive.org/web/http://www.kluweronline.com/art.pdf?issn=0169-6149&volumen=29&page=73. 
  116. Davies PC (1996). «The transfer of viable microorganisms between planets». Ciba Found. Symp. 202:  pp. 304–14; discussion 314–7. PMID 9243022. 
  117. López-García P, López-López A, Moreira D, Rodríguez-Valera F (Juliol 2001). «Diversity of free-living prokaryotes from a deep-sea site at the Antarctic Polar Front». FEMS Microbiol. Ecol. 36 (2–3):  pp. 193–202. PMID 11451524. 
  118. Karner MB, DeLong EF, Karl DM (2001). «Archaeal dominance in the mesopelagic zone of the Pacific Ocean». Nature 409 (6819):  pp. 507–10. doi:10.1038/35054051. PMID 11206545. 
  119. Giovannoni SJ, Stingl U. (2005). «Molecular diversity and ecology of microbial plankton». Nature 427 (7057):  pp. 343–8. doi:10.1038/nature04158. PMID 16163344. 
  120. DeLong EF, Karl DM (Setembre 2005). «Genomic perspectives in microbial oceanography». Nature 437 (7057):  pp. 336–42. doi:10.1038/nature04157. PMID 16163343. 
  121. Konneke M, Bernhard AE, de la Torre JR, Walker CB, Waterbury JB, Stahl DA. (2005). «Isolation of an autotrophic ammonia-oxidizing marine archaeon». Nature 437 (7057):  pp. 543–6. doi:10.1038/nature03911. PMID 16177789. 
  122. Teske A, Sørensen KB (Gener 2008). «Uncultured archaea in deep marine subsurface sediments: have we caught them all?». ISME J 2 (1):  pp. 3–18. doi:10.1038/ismej.2007.90. PMID 18180743. 
  123. Lipp JS, Morono Y, Inagaki F, Hinrichs KU (Juliol 2008). «Significant contribution of Archaea to extant biomass in marine subsurface sediments». Nature. doi:10.1038/nature07174. PMID 18641632. 
  124. Cabello P, Roldán MD, Moreno-Vivián C (Novembre 2004). «Nitrate reduction and the nitrogen cycle in archaea». Microbiology (Reading, Engl.) 150 (Pt 11):  pp. 3527–46. doi:10.1099/mic.0.27303-0. PMID 15528644. http://mic.sgmjournals.org/cgi/content/full/150/11/3527?view=long&pmid=15528644. 
  125. Coolen MJ, Abbas B, van Bleijswijk J, et al. (Abril 2007). «Putative ammonia-oxidizing Crenarchaeota in suboxic waters of the Black Sea: a basin-wide ecological study using 16S ribosomal and functional genes and membrane lipids». Environ. Microbiol. 9 (4):  pp. 1001–16. doi:10.1111/j.1462-2920.2006.01227.x. PMID 17359272. 
  126. Leininger S, Urich T, Schloter M, et al (Agost 2006). «Archaea predominate among ammonia-oxidizing prokaryotes in soils». Nature 442 (7104):  pp. 806–9. doi:10.1038/nature04983. PMID 16915287. 
  127. Schimel J (Agost 2004). «Playing scales in the methane cycle: from microbial ecology to the globe». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 101 (34):  pp. 12400–1. doi:10.1073/pnas.0405075101. PMID 15314221. PMC 515073. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=15314221. 
  128. «EDGAR 3.2 Fast Track 2000».
  129. .
  130. «Trace Gases: Current Observations, Trends, and Budgets». Climate Change 2001. United Nations Environment Programme.
  131. Eckburg P, Lepp P, Relman D (2003). «Archaea and their potential role in human disease». Infect Immun 71 (2):  pp. 591–6. doi:10.1128/IAI.71.2.591-596.2003. PMID 12540534. 
  132. Cavicchioli R, Curmi P, Saunders N, Thomas T (2003). «Pathogenic archaea: do they exist?». Bioessays 25 (11):  pp. 1119–28. doi:10.1002/bies.10354. PMID 14579252. 
  133. Lepp P, Brinig M, Ouverney C, Palm K, Armitage G, Relman D (2004). «Methanogenic Archaea and human periodontal disease». Proc Natl Acad Sci U S a 101 (16):  pp. 6176–81. doi:10.1073/pnas.0308766101. PMID 15067114. 
  134. Waters E, Hohn MJ, Ahel I, et al. (Octubre 2003). «The genome of Nanoarchaeum equitans: insights into early archaeal evolution and derived parasitism». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 100 (22):  pp. 12984–8. doi:10.1073/pnas.1735403100. PMID 14566062. PMC 240731. http://www.pnas.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=14566062. 
  135. Jahn U, Gallenberger M, Paper W, et al. (Març 2008). «Nanoarchaeum equitans and Ignicoccus hospitalis: new insights into a unique, intimate association of two archaea». J. Bacteriol. 190 (5):  pp. 1743–50. doi:10.1128/JB.01731-07. PMID 18165302. http://jb.asm.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=18165302. 
  136. Chaban B, Ng SY, Jarrell KF (Febrer 2006). «Archaeal habitats—from the extreme to the ordinary». Can. J. Microbiol. 52 (2):  pp. 73–116. doi:10.1139/w05-147. PMID 16541146. 
  137. Schink B (Juny 1997). «Energetics of syntrophic cooperation in methanogenic degradation». Microbiol. Mol. Biol. Rev. 61 (2):  pp. 262–80. PMID 9184013. PMC 232610. http://www.pubmedcentral.nih.gov/picrender.fcgi?artid=232610&blobtype=pdf. 
  138. Lange, M.; Westermann, P.; Ahring, B.K. (2005). «Archaea in protozoa and metazoa». Applied Microbiology and Biotechnology 66 (5):  pp. 465–474. doi:10.1007/s00253-004-1790-4. 
  139. van Hoek AH, van Alen TA, Sprakel VS, et al. (Febrer 2000). «Multiple acquisition of methanogenic archaeal symbionts by anaerobic ciliates». Mol. Biol. Evol. 17 (2):  pp. 251–8. PMID 10677847. http://mbe.oxfordjournals.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=10677847. 
  140. Preston, C.M.; Wu, K.Y.; Molinski, T.F.; Delong, E.F. (1996). «A psychrophilic crenarchaeon inhabits a marine sponge: Cenarchaeum symbiosum gen. nov., sp. nov». Proc Natl Acad Sci USA 93 (13):  pp. 6241–6246. doi:10.1073/pnas.93.13.6241. PMID 8692799. http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=39006. 
  141. Eckburg PB, Bik EM, Bernstein CN, et al (Juny 2005). «Diversity of the human intestinal microbial flora». Science (journal) 308 (5728):  pp. 1635–8. doi:10.1126/science.1110591. PMID 15831718. PMC 1395357. http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?tool=pubmed&pubmedid=15831718. 
  142. Samuel BS, Gordon JI (Juny 2006). «A humanized gnotobiotic mouse model of host-archaeal-bacterial mutualism». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 103 (26):  pp. 10011–6. doi:10.1073/pnas.0602187103. PMID 16782812. 
  143. Wegley, L.; Yu, Y.; Breitbart, M.; Casas, V.; Kline, D.I.; Rohwer, F. (2004). «Coral-associated Archaea» (PDF). Marine Ecology Progress Series 273:  pp. 89–96. doi:10.3354/meps273089. http://web.archive.org/web/http://www.marine.usf.edu/genomics/PDFs%20of%20papers/wegleyetal2004.pdf. 
  144. Chelius MK, Triplett EW (Abril 2001). «The Diversity of Archaea and Bacteria in Association with the Roots of Zea mays L». Microb. Ecol. 41 (3):  pp. 252–63. doi:10.1007/s002480000087. PMID 11391463. 
  145. Simon HM, Dodsworth JA, Goodman RM (Octubre 2000). «Crenarchaeota colonize terrestrial plant roots». Environ. Microbiol. 2 (5):  pp. 495–505. doi:10.1046/j.1462-2920.2000.00131.x. PMID 11233158. 
  146. a b Bernander R (1998). «Archaea and the cell cycle». Mol. Microbiol. 29 (4):  pp. 955–61. PMID 9767564. 
  147. Kelman LM, Kelman Z (2004). «Multiple origins of replication in archaea». Trends Microbiol. 12 (9):  pp. 399–401. PMID 153371581. 
  148. Onyenwoke RU, Brill JA, Farahi K, Wiegel J (2004). «Sporulation genes in members of the low G+C Gram-type-positive phylogenetic branch ( Firmicutes)». Arch. Microbiol. 182 (2-3):  pp. 182–92. PMID 15340788. 
  149. Kostrikina NA, Zvyagintseva IS, Duda VI. (1991). «Cytological peculiarities of some extremely halophilic soil archaeobacteria». Arch. Microbiol. 156 (5):  pp. 344-49. doi:10.1007/BF00248708. 
  150. Breithaupt H (2001). «The hunt for living gold. The search for organisms in extreme environments yields useful enzymes for industry». EMBO Rep. 2 (11):  pp. 968–71. doi:10.1093/embo-reports/kve238. PMID 11713183. http://dx.doi.org/10.1093/embo-reports/kve238. 
  151. a b Egorova K, Antranikian G (2005). «Industrial relevance of thermophilic Archaea». Curr. Opin. Microbiol. 8 (6):  pp. 649–55. PMID 16257257. 
  152. Synowiecki J, Grzybowska B, Zdziebło A (2006). «Sources, properties and suitability of new thermostable enzymes in food processing». Crit Rev Food Sci Nutr 46 (3):  pp. 197–205. PMID 16527752. 
  153. Schiraldi C, Giuliano M, De Rosa M (2002). «Perspectives on biotechnological applications of archaea». Archaea 1 (2):  pp. 75–86. PMID 15803645. http://archaea.ws/archive/pdf/volume1/issue2/1-75.pdf. 
  154. Norris PR, Burton NP, Foulis NA (2000). «Acidophiles in bioreactor mineral processing». Extremophiles 4 (2):  pp. 71–6. PMID 10805560. 
  155. Shand RF; Leyva KJ (2008). «Archaeal Antimicrobials: An Undiscovered Country». Archaea: New Models for Prokaryotic Biology. Caister Academic Press. ISBN 978-1-904455-27-1. 

Enlaces externos[editar]