Arca de Noé

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Arca de Noe»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Grabado de principios del siglo XVIII que refleja el Arca de Noe y la distribución de los animales que en ella viajaron.

El Arca de Noé es un relato de la Biblia hebrea, en el que se cuenta como, por orden de Yahvé, el patriarca Noé construye una embarcación para su salvación y la de su familia quienes, preservados del diluvio universal, luego repoblarían la Tierra con su descendencia. Se encuentra tanto en los textos sagrados del judeocristianismo (la Torah y el Antiguo Testamento) como en el Corán de los musulmanes. Su origen puede remontarse al mito sumerio de Ziusudra, incluido en un poema épico de la Mitología Caldea llamado Atrahasis, y al contacto de los hebreos con la cultura mesopotámica después de la caída de Jerusalén.

Aunque en el pasado se aceptaba el diluvio universal como un hecho histórico, actualmente la tendencia de los estudiosos es hacia el escepticismo respecto a su literalidad, dada la falta de evidencia geológica para tal evento.[1] [2] Sin embargo, varios literatos bíblicos siguen explorando el monte Ararat, donde la Biblia dice que el arca descansa.[3]

El relato bíblico[editar]

Una de las primeras representaciones del arca de Noé.

La historia del Arca de Noé, según los capítulos 6 al 9 del libro del Génesis, comienza como sigue:

Yahvé observó que los hombres se estaban multiplicando sobre la faz de la Tierra y la violencia y la maldad crecía en ellos, por lo que decidió destruir esa generación.

Sin embargo, uno de sus habitantes era un hombre justo llamado Noé. «Un hombre justo y recto entre sus contemporáneos», y decidió advertirle para que se salvara con su familia. Yahvé dijo a Noé que construyera una embarcación, y que llevara con él a su esposa, a sus hijos Sem, Cam y Jafet, y a las esposas de éstos.

Adicionalmente, tenía que llevar de ciertos tipos de animales, hembra y macho, y en distinta cantidad: de los puros (heb.: kosher, ritualmente "apropiados") debía tomar siete y de los impuros (no kosher) una sola pareja; y para suministrarles alimentos, le dijo que tomara y almacenara la comida necesaria.[4]

El período que Noé tuvo para la construcción del arca es indeterminado. Algunos interpretan los 120 años mencionados en el relato como el plazo hasta el diluvio, y para otros solo es una reducción del promedio de vida de la humanidad.

Luego acontece e diluvio: Génesis 7:4: "Porque dentro de siete días haré llover sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches, y exterminaré de sobre la haz del suelo todos los seres que hice".[5]

Pintura del estadounidense Edward Hicks (1780-1849), que muestra a los animales embarcando de dos en dos.

Cuando Noé completó el arca, entraron con él su familia y los animales que le habían mandado. «Aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas del cielo fueron abiertas, y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches».

Según el relato el diluvio cubrió hasta las montañas más altas.(Génesis 7:20) y todas las criaturas de la Tierra murieron; sólo Noé y los que estaban con él en el arca sobrevivieron.[6]

Finalmente, después de muchos días, el arca se asentó en el monte Ararat, y las aguas retrocedieron por algunos días hasta que emergieron las cimas de las montañas. Entonces Noé envió a un cuervo que «salió, y estuvo yendo y volviendo hasta que las aguas se secaron sobre la tierra».

Luego Noé envió una paloma, que regresó porque no tuvo donde posarse. Noé envió de nuevo a la paloma y regresó con una hoja de olivo en su pico, y entonces supo que las aguas se habían retirado. Noé esperó siete días más y envió a la paloma una vez más, y esta vez el ave no regresó. Pero tuvo que esperar unos días más, entonces él, su familia y los animales salieron del Arca, y Noé ofreció un sacrificio a Yahvé, y Dios decidió que no volvería a exterminar a todos los seres vivos con aguas de diluvio, ni habría más diluvio para destruir la tierra.[7]

Para recordar esta promesa, Yahvé puso el arcoíris en las nubes, y dijo: “Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes. Y me acordaré del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y todo ser viviente de toda carne; y no habrá más diluvio de aguas para destruir toda carne".[8] Vivió Noé después del diluvio 350 años más y, finalmente, a la edad de 950 años, murió.[9] [10]

Descripción[editar]

El arca de Noé en la tradición musulmana.

La Biblia en Génesis 6:14, aunque no da detalles, si dice que esta embarcación era una "teba" (heb.: canasto, cesto, caja, arcón). Eso, junto a las medidas dadas en el relato, deja como resultado que la embarcación era solo una gran "arca" o caja rectangular de fondo plano sin proa ni popa, sin quilla, remos, timón, anclas o velas, diseñada solo para flotar al garete y no para navegar. El texto hebreo dice que fue hecha de madera de "gofer", que es un tipo de árbol no identificado con certeza, pero basándose en la similitud existente entre este vocablo y el correspondiente a la palabra “alquitrán” (heb. kófer), hay quienes lo han relacionado con un tipo de árbol "resinoso", tal vez el roble blanco o el ciprés, cuyas maderas son muy duraderas y de extrema resistencia a la putrefacción. El arca habría sido Calafateada por dentro y por fuera con betún brea. Fue detallado especialmente el que se hiciera un "tsohar" (del hebreo "brillante": tragaluz o ventana) a un codo por sobre el arca, una puerta al costado, celdillas y tres cubiertas superpuestas.

Las medidas del arca figuran en el capítulo 6, versículo 15, del libro del Génesis: trescientos codos[11] de longitud (150 m de largo), cincuenta codos de ancho (30 m de ancho) y treinta codos de altura (15 m de alto).

Respetando las medidas mencionadas resulta el equivalente a un buque de carga de 14.450 toneladas de arqueo bruto, unos 40 mil metros cúbicos de espacio interior, algo muy difícil de cohesionar con la escasa tecnología de ese tiempo, lo que haría que se desarmara en cuanto llegara al agua. Las tres cubiertas suministrarían una superficie total de 9.100 m². Las instrucciones que recibió Noé fueron conservar representantes de cada “género” de animal terrestre y criatura voladora, los biólogos modernos clasifican a los animales en más de un millón de especies, y dado que el arca tenía solo unos 40.000 m.3 de superficie utilizable, es claramente insuficiente para cumplir literalmente esa misión, según el siguiente cálculo: 40.000m3/1.000.000 especies = 0.4m2 por pareja de cada especie.[12]

La historia del Arca según hipótesis documentales[editar]

La mayoría de los eruditos se adscriben a la escuela hermenéutica de críticas de textos modernos — las hipótesis documentales,— la historia del Arca contada en el Génesis está basada en dos fuentes originalmente casi-independientes, y no alcanzó su forma presente hasta el siglo V antes de nuestra era. Estas hipótesis sostienen que el proceso de composición en el transcurso de muchos siglos ayuda a explicar la repetición de porciones en el texto. Esta hipótesis se sustenta en la diferencia de estilo en el hebreo que indica una antigüedad mayor para ciertas porciones, también en la ausencia del nombre inefable o Tetragramatón para referirse a la deidad en los textos que serían más recientes. Según esto, el relato más antigüo (el texto Yavista) narra escuetamente la supervivencia de un hombre que salva a su familia en una embarcación y a su ganado. El segundo texto superpuesto, mucho más elaborado (el Elohista) provendría de una fuente sacerdotal que habría introducido al relato información con fines didácticos: la separación anacrónica de animales kosher y no kosher, la repetición de siete días pra acada espera importante, a la manera sabática, etc.

Efectivamente, hay once secciones en el Génesis, con diferentes estilos de escritura y hasta puntos de vista distintos. La historia del Arca contada en el Génesis tiene paralelos en el mito sumerio de Utnapishtim, que cuenta cómo un antiguo rey fue advertido por su dios personal de que construyera una embarcación en la que escaparía de un diluvio enviado por el consejo superior de los dioses.

Se han hallado paralelismos menos exactos en otras culturas alrededor del mundo. La historia del Arca ha sido objeto de amplias elaboraciones en las variadas religiones abrahámicas, que mezclan soluciones teóricas a problemas prácticos (por ejemplo, cómo Noé se habría deshecho de los excrementos de los animales) con interpretaciones alegóricas (por ejemplo, el Arca sería un precursor de la iglesia cristiana, que ofrece salvación a la humanidad).

A comienzos del siglo XVIII, el crecimiento de la biogeografía como una ciencia significó que pocos historiadores naturales sintieran que podían justificar una interpretación literal de la historia del Arca. No obstante, algunas sesctas fundamentalistas continúan creyendo en la literalidad del diluvio, y hasta hay quienes han explorando el monte Ararat (en el noreste de Turquía) en busca del arca perdida, a pesar de que la Biblia dice que el arca de Noé se asentó en la amplia región montañosa de Urartu (Ararat), lo que incluye toda Armenia y parte de Turquía.

Supuestos hallazgos arqueológicos[editar]

Noah islam 2.jpg

En 1916, Vladimir Rosskowizky, un explorador ruso, aseguró haber hallado a una altitud de 4 000 msnm en el monte Ararat una embarcación semienterrada bajo el hielo.

El Zar Nicolás II de Rusia envió una expedición que ratificó que el hallazgo correspondía al Arca y se extrajeron pruebas que se estimaron como definitivas. La Revolución Soviética y el fin del régimen zarista hicieron que dichas evidencias se perdieran para siempre.

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos escaladores o exploradores han señalado haber visto o hallado fragmentos del arca en las inmediaciones de la cima del monte Ararat, amén de varios documentales bastante serios acerca del tema que incluyen rastreos satelitales. Las exploraciones han sido limitadas ya que la situación geopolítica de la zona (en especial durante la Guerra Fría) ha impedido la autorización de ascensos por los países que han convergido limítrofemente con la zona del Ararat: Armenia, Irán, Turquía (actual) y la ex-U.R.S.S.).

En 1949, una expedición turco-estadounidense, fotografió lo que se conocería a futuro como la Anomalía del Ararat.

En 1955 surgieron nuevamente noticias acerca de su supuesto descubrimiento cuando un alpinista francés llamado Fernand Navarra aseguró haber observado una estructura de madera a más de 4 000 msnm y que identificó como el Arca de Noé. Adicionalmente, aportó un travesaño de madera negra.

En 1965, un aviador turco fotografió lo que él creía se trataba de la huella de una embarcación entre unos campos de hielo en Ararat. Posteriormente se conocería como la anomalía del Ararat. Esta anomalía es una formación geológica inusual que semeja haber sido depositaria del arca, ya que presenta la forma de un navío en forma de hoja, muy similar a la caricatura popular del arca con forma de barco, y cuyas medidas son bastante parecidas a las descritas en la Biblia. Esta anomalía geológica hallada a 4 600 m de altura en el sector iraní fue identificada, a su vez, en 1974 por satélites. Sin embargo se demostró que se trataba de una formación de lava volcánica.[13] [14]

El más reciente, ocurrido en 2010, fue de parte de unos investigadores chinos y turcos que aseguraron, en un 99%, de haber hallado una importante porción del navío. Dichos hallazgos incluían una sección compartimentada de madera datada mediante el método de carbono 14 en 4.800 años y que podría haber albergado animales, ya que parecía un pesebre.[15] No obstante, al mismo tiempo que se anunciaba el descubrimiento, un grupo cientista cristiano aseguraba que era un montaje fraudulento en cooperación con el campesinado de la zona. [16]

Notas y referencias[editar]

  1. Plimer, 1994
  2. Young, 1995 Chapter: History of the Collapse of "Flood Geology" and a Young Earth
  3. http://www.icr.org/article/4987/
  4. Génesis 6 (Reina-Valera 1960)
  5. Génesis 7:4
  6. Génesis 7 (Reina-Valera 1960)
  7. Génesis 9 (Reina-Valera 1995)
  8. Génesis 9 (Reina-Valera 1960)
  9. Génesis
  10. Según Génesis 9:29, Noé vivió, por todos sus años, 950 años, y murió.
  11. "Los datos disponibles indican que los israelitas por lo general usaban un codo de unos 44,5 cm., medida en la que se basan los cálculos hechos en esta publicación. Por ejemplo, la inscripción de Siloam (Siloé) dice que la longitud del túnel construido por el rey Ezequías era de 1.200 codos. (La Sabiduría del Antiguo Oriente, edición de J. B. Pritchard, 1966, págs. 250 y 251.) Según las mediciones modernas, este túnel tiene 533 m. de longitud, una medida que da un codo de 44,4 cm. Asimismo, numerosos edificios y recintos excavados en Palestina pueden medirse en números enteros de codos de 44,5 cm., lo que suministra más base para pensar que esa era la longitud del codo". Perspicacia para Comprender las Escrituras, Vol I, pág 500, "Codos". Watchtower Bible & Tract Society. 1991.
  12. http://escepticcionario.com/define/no-arca-de-no
  13. Anomalía del Ararat
  14. La Leyenda del Monte Ararat
  15. Fotografías de la supuesta Arca de Noé hallada por una expedición chino-turca
  16. "Científicos turcos cuestionan el supuesto hallazgo del Arca de Noé en el Ararat" El Mundo. Consultado el 14 de agosto de 2010

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]