Arbeit macht frei

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Entrada de Auschwitz I con la inscripción Arbeit macht frei
Entrada al campo de concentración de Groß-Rosen.
Una de las puertas de Dachau.

Arbeit macht frei es una frase alemana cuya traducción al español es «el trabajo libera». Aunque a veces pueda ser entendida como «el trabajo te libera» o «el trabajo os hace libres», la frase en cuestión ha sido formulada en la lengua teutona empleando un modo estrictamente impersonal. El lema fue emplazado sobre los accesos a numerosos campos de concentración y exterminio establecidos por el régimen nazi.

Arbeit macht frei es una frase intencionalmente ambigua: sugiere no solo que el trabajo libera a víctimas detenidas por el nazismo, sino la ocupación de los nazis al consumar el asesinato premeditado de enormes masas humanas de origen y condición diversa (opositores al régimen, librepensadores, judíos, masones, gitanos, comunistas, negros, homosexuales, mestizos, discapacitados y enemigos de guerra, entre los que no faltaron cristianos).

Origen[editar]

Arbeit macht frei es el título de una novela del autor nacionalista alemán Lorenz Diefenbach publicada en Viena en 1873. En esta misma ciudad, en 1922 serían impresos sellos con el lema por parte de la Asociación de escuelas alemanas antisemitas. En 1927, Arbeit macht frei fue adoptado como eslogan por parte del Gobierno de la República de Weimar ensalzando los efectos de su política de impulso de grandes obras públicas para combatir el desempleo. Este eslogan fue mantenido por el gobierno del NSDAP (Partido Nazi) desde que llegó al poder en 1933 y hasta implantarlo luego en los campos de exterminio masivo .

Utilización en los campos de exterminio[editar]

El lema se empleó en los campos trabajo y de exterminio durante la dictadura nazi como irónica y cínica bienvenida a los presos allí emplazados, a través de una inscripción en las puertas de acceso a dichos campos. Con todo, el historiador Harold Marcuse atribuye la utilización como eslogan de los campos de concentración al primer comandante de las SS en el campo de Dachau, Theodor Eicke.

En algunos campos de concentración, entre otros Dachau, Sachsenhausen y Neuengamme, se añadieron a la inscripción las siguientes palabras de Heinrich Himmler: «Hay un camino a la libertad. ¡Sus pilares son obediencia, laboriosidad, fidelidad, orden, limpieza, sobriedad, veracidad, sacrificio y amor a la patria!».[cita requerida]

El 18 de diciembre de 2009, la placa de Auschwitz que lleva la frase en cuestión fue robada.[1] La policía encontró la señal en el norte de Polonia dos días después en tres trozos. Cinco hombres fueron detenidos e interrogados por el robo. Se supone que esa señal fue erigida por los nazis después de que los cuarteles de Auschwitz fueron convertidos en un campo de trabajos forzados que albergaba a combatientes polacos de la resistencia en 1940.[2]

Detalles[editar]

En la puerta del campo de exterminio de Auschwitz se puede encontrar invertida la letra B de la palabra "Arbeit" (trabajo). Antiguos presos en dicho campo aseguran que fue un símbolo de protesta del compañero de cautiverio Jan Liwacz, que como cerrajero artístico tuvo que llevar a cabo varios trabajos para las SS.

En el campo de concentración de Dachau escribió la artista Jura Soyfer la conocida Dachau-Lied ("canción de Dachau"), en cuyo estribillo se utiliza la expresión Arbeit macht frei.

Un campo de concentración cuya inscripción en la puerta de entrada era distinta fue el de Buchenwald, en el que aparecía la expresión alemana Jedem das seine (literalmente «cada uno lo suyo»), que en su forma latina suum cuique fue la divisa de la monarquía prusiana, y que se puede interpretar como «a cada cual lo que se merece».

Referencias[editar]

  1. «Robada una huella del horror nazi». El País (19 de diciembre de 2009). Consultado el 19 de diciembre de 2009.
  2. «Auschwitz sign found in three pieces - Telegraph».

Enlaces externos[editar]