Araucaria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Araucaria
Araucaria columnaris B.jpg
Araucaria columnaris.
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Pinophyta
Clase: Pinopsida
Orden: Pinales
Familia: Araucariaceae
Género: Araucaria
Juss.
Especies

Ver texto

Araucaria es un género de coníferas de la familia Araucariaceae. Hay 19 especies en el género, con una distribución repartida en el hemisferio sur.

Distribución[editar]

En América se encuentra en el centro-sur de Chile; en la Argentina, tanto en la Patagonia como en la selva subtropical serrana del nordeste; en el Brasil meridional y en el este del Paraguay.

En Oceanía está presente en Nueva Caledonia —con 13 especies endémicas—; en la isla Norfolk, Australia oriental y Nueva Guinea.

Descripción[editar]

Muchas, si no todas las poblaciones actuales son relictas.

Se encuentran en bosques y estepas, con una afinidad para los sitios expuestos. Estos árboles columnados son fósiles vivientes, de la edad Mesozoica. Los registros fósiles demuestran que el género también estuvo antes en el hemisferio norte hasta el final del período Cretáceo.

El nombre del género deriva de la región de Arauco, pues la especie Araucaria araucana crece en ambas cordilleras de esta zona y los pehuenches ("gente de la araucaria"), integrantes del pueblo mapuche, cosechan las semillas extensivamente para el alimento. Muchos lo llaman "pino", a pesar de que su relación con los pinos (Pinus) es muy lejana.

Son principalmente árboles grandes con un vástago erguido masivo, alcanzando una altura de 30 a 80 m. Las ramas suelen ser horizontales, y bien separadas; estando cubiertas con hojas coriáceas o aciculares.

En algunas especies, las hojas son lanceoladas y de forma estrecha, traslapándose apenas, en otras son anchas y planas, y se traslapan ampliamente. Los árboles son sobre todo dioicos, los conos masculinos y femeninos se presentan en árboles separados.

Los conos femeninos, generalmente en la copa del árbol, son globosos, y varían de tamaño según la especie a partir de un diámetro de 7 a 25 cm. Contienen de 80 a 200 semillas, grandes y comestibles, similares a las tuercas de pino, pero mayores. Los conos masculinos son más pequeños, de 4 a 10 cm, con forma de cilíndrico, de 1,5 a 5 cm de ancho.

Si bien, por su lento crecimiento, no tienen la misma difusión que otras especies de árboles ornamentales, es posible ver algunos ejemplares en los grandes parques y plazas de en gran parte del mundo.

Especies[editar]

Cono petrificado de Araucaria sp. de la Patagonia argentina, que se remonta al periodo jurásico (approx. 210 m de años).
Retoño de Araucaria columnaris, procedente de Kolkata (India), con la distintiva yema axial.

Hay dos secciones en el género, a veces tratadas como géneros separados:

Sección Araucaria[editar]

Hojas anchas, conos de más de 12 cm de diámetro y germinación de semillas hipogea. Sin. secc. Columbea, a veces subdividida en tres secciones o subsecciones.

Sección Eutacta[editar]

Hojas estrechas, como punzones; conos de menos de 12 cm de diámetro y germinación de semillas epigea.

Araucarias en la historia[editar]

  • En 1835, Charles Robert Darwin - en su viaje alrededor del mundo en el HMS Beagle - descubrió un bosque con más de 52 araucarias fósiles en posición de vida, en Paramillos de Uspallata.
  • Alrededor del año 1890, el embajador de Chile en México le presentó de regalo a don Porfirio Díaz un cargamento de araucarias traídas por mar desde su país. Posiblemente fueron las primeras araucarias que jamás habrán llegado a México. Muchas de aquellas araucarias substisten aún en el Parque Juárez (inaugurado en 1892 para celebrar el 400 aniversario del primer viaje de Cristóbal Colón) y en los atrios de varias iglesias de Xalapa, Veracruz, así como en la Plaza de la Corregidora en la Ciudad de Querétaro, Querétaro, y seguramente en otras poblaciones del país.
  • El Huracán Wilma, que causó tan serios destrozos en Cancún en el año 2005, lastimó seriamente a las araucarias de la región, causándoles la pérdida de muchas de sus ramas --que hacen esfuerzos por retoñar-- pero sin llegar a derribar ninguno de estos hermosos árboles.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]