Apolítico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Apolítico (a) es por definición semántica lo contrario, lo antónimo o la antítesis de lo político en su sentido literal, cultural, histórico o tradicional universalmente aceptado.

Significados[editar]

La praxis apolítica, entendida como un disenso o ruptura del pensamiento político clásico es una actitud que se adopta, de forma individual y unilateral, como una resolución derivada de abstracciones sobre la política o tras un proceso de crisis que se resuelve en un estadio que desembocaría en criterios de incredulidad y en una percepción final des-valorizada de la política en general.

(...) La Política es un cuerpo, que se anima de su conveniencia, porque no tiene más espíritu que el interés, ni atienden sus acciones a otro fin, que a su propia utilidad, tan viles son sus efectos y tan pocas sus finezas. Tuerta dijo un Político, que es una gran Monarquía, porque cuando parece que mira a una parte, atiende a otra. Pero la Política siendo el Argos del Mundo, no mira sino así. (...) Porque las causas de estado no son de la jurisdicción de la justicia, sino del dominio de los intereses, ni tocan al Areópago de los jurisconsultos, sino al Tribunal de los Políticos, los cuales no tienen más leyes, que las de su conveniencia, ni alegan otros textos, que los de su propia utilidad. (Discursos Políticos, 1646).

La actitud apolítica reconoce implícitamente (igual que no se puede evitar que llueva) la imposibilidad de sustraerse prácticamente de las acciones o efectos derivados de las actividades políticas clásicas de terceros, procedan estas de individuos, grupos o entidades, e interactúa mediante la disidencia negando la utilidad personal de la participación sistémica en la política clásica. En las democracias, la utilidad personal esperada de toda política, se sustituye por una omisión de voto (abstención).

El apoliticismo no es una actitud asocial, ni es equivalente a una des-afección puntual o transitoria hacia la política o a una actitud anti-política. Figuradamente y en su extremo, es una actitud análoga al ateísmo, contextualizado como este, se significaría en un «ateísmo político» (a-política).

Apartidarismo[editar]

Por apartidario se entiende a aquella persona física o jurídica que, siendo política, lo es desde un punto de vista independiente respecto a los partidos políticos.

Etimología[editar]

Contemporáneamente, apolítico, es una palabra antonímica o antónimo de «política» mediante el prefijo a (usado con valor privativo).

  • Poli (poligamia, polígono) del gr. polys, (mucho); sánscrito puru, (muchedumbre).
  • Poli (de política, etc.) del gr. polis, (ciudad o pluralidad).

Fig. Poli literalmente, es lo que versa o se relaciona con una multitud, pluralidad o muchedumbre. Política, del griego πολιτικος (pronunciación figurada: politikós. Significado figurado: «relativo al ordenamiento de la ciudad o de la pluralidad», «ciudadano», «civil»).

En occidente se admiten culturalmente a las populosas ciudades griegas (polis) como un escenario de referencia histórica de la política clásica, donde residían multitudes con derechos políticos. En la Grecia antigua de Aristóteles, la «Política» era también llamada «Policía» y esto era decir literalmente «el Pueblo». De las tres formas griegas clásicas de gobierno, monarquía, aristocracia y policía, esta última, era la única forma de gobierno que se constituía mediante las elecciones de la «muchedumbre popular» o democracia. El «pueblo político» llamado «gobierno de policía» vigilaba la conducta de todos los cargos elegidos por ellos, pues en esta forma de gobierno, consideraban que eran ellos, así constituidos, su superioridad o soberanía.

  • A, que cuando es privativa es prefijo de contrariedad o de negación (anormal, lo contrario de lo normal); (acéfalo, sin cabeza). Del griego a, en significación de sin o no; del verbo griego eaoo, (omitir).

Fig. Apolítico es quien desea omitir u omitirse de la política, absteniéndose o negando los usos y costumbres de la política clásica, fuese esta, «monarquía», «aristocracia» o «policía» (el pueblo o la democracia).

Definiciones de teología (s. XVIII)[editar]

Apolítico, es una especie de terminación de las principales partes del oficio divino en la Iglesia griega. Varia según los tiempos. La voz apolítico está compuesta de apo y de lyo (yo desato, yo concluyo etc.).

Definiciones de RAE[editar]

(De a- y político).

  • 1. adj. Ajeno a la política.

Conceptualismo político del apoliticismo[editar]

Una aproximación formal, jurídica, filosófica o ética hacia un sustrato de la actitud denominada apoliticismo seria considerar que los derechos políticos son humanos y que son naturales, individuales, personales (personalísimos) y en consecuencia teóricamente intransferibles a terceros (inalienables), bien sean estos, otros individuos, grupos o entidades.

  • Inferido de lo anterior, una conducta o actitud apolítica no se dirige a negar la razón de ser o existir de la política, si acaso y tras alguna abstracción, la consideraría como una forma inevitable de relación social (de otro modo seria pensamiento anti-político o asocial). En cualquier caso el apoliticismo (condición de apolítico) consideraría que la política es inherente a la condición humana.
  • El apoliticismo admite implícitamente que toda forma política sistémica tiene consecuencias sociales, (de otro modo no cabria racionalmente una actitud declarativa disidente) pero en una sociedad basada en la política clásica (por transferencia o cesión de usos de la soberanía personal) los derechos políticos personales no se ejercen de forma autónoma e intransferible o se recuperan a voluntad, estos se transfieren, delegan, diluyen, quedan diferidos o en casos extremos (dictaduras extremas) simplemente no se ejercen.
  • La actitud apolítica se opone por concepto a la política tradicional de transferencia total o parcial de derechos y poderes políticos no a la política per se pues en el pensamiento apolítico generalmente se admite que, de uno u otro modo, todos «somos homo-politicus» (Aristóteles decía animales políticos).

Apoliticismo disidente o reactivo[editar]

  • El apoliticismo se caracteriza (vagamente) porque en principio o por principio se opone «idealmente» y a partir de un momento dado meramente con una actitud disidente, pasiva o activa, (disidencia moral o intelectual) hacia «toda política clásica» que implique la transferencia o delegación de la acción política personal en mayor o menor grado.
  • En la casuística la actitud apolítica no es indiferente, indolente o neutral respecto a la política per se y menos aún a la política clásica. Esta última está históricamente caracterizada y consiste en la transferencia de derechos políticos «naturales y personales» a terceros quienes los han usado con diversos fines a lo largo de la historia.
  • En las democracias, la característica actitud de omitir el voto (que no es «votar en blanco»), o de aparente desinterés en la actividad política, retirada o ausencia permanente de militancias, de apoyos o de fuerte crítica moral o intelectual sugiere que mediante esta conducta el individuo manifiesta, subjetiva u objetivamente, que no desea transferir su soberanía política (derechos políticos ahora percibidos personalísimos) a terceros o a sistemas políticos establecidos (como en un intento, no de impedir, sino de poner coto o un veto a la política que le afecta).

Definiciones populares[editar]

  • Es el término que generalmente se usa para designar a aquellas personas que se caracterizan por una despreocupación más o menos radical y constante respecto de las cuestiones políticas y las ideologías. Una persona apolítica es aquella que no encuentra interés en la política existente o no aprueba ninguna de las ideas políticas que conoce por lo que decide voluntariamente desprenderse de toda actividad política de su entorno. 'Cada ser crea su entorno, nadie nació con religión y política'.

Personajes apolíticos y cuasi[editar]

A lo largo de la historia (con frecuencia en las épocas de gobiernos y políticas constitucionales) ha habido personas y personalidades que en algún momento se su existencia se declararon como apolíticas aunque luego se desdijeran. Otras expresaron un pensamiento creciente muy crítico hacia la política clásica que llegaba a exceder un desencanto o des-afección puntual aunque no llegasen a declararse como apolíticos.

Que se han declarado apolíticos[editar]

Con conducta tendente hacia el apoliticismo[editar]

Considerados apolíticos por sus críticos[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]