Apio Claudio Sabino (cónsul 495 a. C.)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Apio Claudio Sabino Inregilense (en latín, Appius Claudius Sabinus Inregillensis) fue un cónsul romano en 495 a. C., junto con Publio Servilio Prisco.

Sabino de origen (nacido Attius Clausus M.f.), habitaba en la ciudad de Regilo; la tradición indica a Apio Claudio como un firme partidario de la paz con la República romana y que la impopularidad de su posición hizo que, con un grupo de seguidores, se refugiara en Roma.

Sus seguidores se hicieron ciudadanos romanos, las tierras más allá del Anio les fueron asignadas, se constituyeron en una nueva tribu, llamada la "Claudia", mientras que el propio Apio Claudio se incorporó en las filas de los patricios, como senador.

Durante su magistratura, su dura aplicación de las leyes sobre la deuda obligaron a una secesión de la plebe que duró hasta los años 494-493. Los plebeyos se refugiaron en el cercano "Monte Sacro", y los patricios enviaron a Agripa Menenio para convencerlos que depusieran su actitud.

Al siguiente año, tras el rechazo de los plebeyos a alistarse, lo encontramos proponiendo el nombramiento de un dictador y, de acuerdo a Dionisio de Halicarnaso tomó parte destacada en la oposición a la ley agraria de Espurio Casio. Según Plinio (HN XXXV. 3) fue el primero que colocó las imágenes de sus antepasados en el templo de Belona.

Precedido por:
Aulo Postumio Albo Regilense y Tito Verginio Tricosta Celimontano
Cónsul de la República Romana junto con Publio Servilio Prisco
495 a. C.
Sucedido por:
Aulo Verginio Tricosta y Tito Vetusio Gémino Cicurino