Apellido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Apellidos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de España que muestra el apellido más común en cada provincia.
Mapa de España con el porcentaje de población nacida en cada provincia que corresponde a los 10 apellidos más corrientes en la provincia. Fuente: INE 2006.

El apellido es el nombre antroponímico de la familia con que se distingue a las personas.

Introducción[editar]

En la tradición occidental los apellidos frecuentemente tienen orígenes:

Nombres de persona
nombres propios o nombres de pila que, por la adición de algún sufijo especial, pasan a ser un nombre familia de origen antroponímico. Varios ejemplos: Garcés (< García), González (< Gonzalo), López (< Lope), Martínez (< Martín), Rodríguez (< Rodrigo), Ruiz (< Rui o Ruy, diminutivo de Rodrigo), Friedrichsohn (< Friedrich, Federico), McArthur (< Arthur, Arturo), McDonald (< Donald, Donaldo), Paulov (< Paul, Pablo), Petrov (< Piotr, Pedro); Johnson (< John, Juan), Aymerich (< Aimery), Williamson (< William, Guillermo), Denisovich (< Denis, Dionisio), Vladic (< Vlado/Vlad), Sorensen (< Soren), etc. En muchos casos, estos sufijos derivan de, o son análogos, al sufijo genitivo romano: '-ici'.
Nombres de oficios
dado que en la Edad Media en gran parte de Europa los oficios eran hereditarios dentro de la familia eso facilitó la identificación de una determinada familia con un determinado oficio, por esa razón tras unas generaciones la denominación de ciertas familias quedó ligada a nombres de oficios. Ejemplos: Herrero, Herrera o De Herrera, Ferreiro, Ferreira o Ferreyra, Pastor; Fuster, Moliner, Müller; Schmidt, Schulze, Fischer, Schneider, Schumacher, Zapatero, Sabater o Sabaté; Smith, Schmidt, Fisher, Taylor, Schiffer; Ravelino, Rabellini, Rabellino (quien trabaja en la confección de prendas de vestir, así también se puede interpretar como "tejedor"), Tejedor; Bacqué (vaquero), Vaquero o Baquero, Bover o Bové.
Nombres de características físicas
según el color de cabello o alguna característica física notoria frecuentemente atribuible a una gran parte de los miembros de una familia. Ejemplos: Rubio, Calvo, Caamaño, Calvete, Bermejo, Royo; Pétit; Klein, Krause, Schwarzkopf; etc.
Toponímicos, nombres de lugares (aldeas, pueblos, ciudades, provincias, regiones, países)
asociados a gentilicios toponímicos que designan el origen de una determinada familia. Ejemplos: Tudela, Espanya o España, Aragón, Barcelona, Lérida, Francia, Zaragoza, Toledo, Sevilla, Valencia, Segovia, Portugal, Villar/Vilar (pueblo pequeño, aldea), Padrón, Montilla, Elizabelar/Elissabelar (campo, pradera), Carranza, etc.

Las categorías anteriores no agotan todas las posibilidades pero la gran mayoría de apellidos usados por las lenguas de origen europeo pertenezca a alguna de las categorías anteriores.

Aspectos formales[editar]

A partir del siglo XIX en España y en la América hispana se fue imponiendo, primero como uso y después como norma en diversos ámbitos administrativos, legales, militares, entre otros, el sistema de doble apellido; en primer lugar el procedente de la familia del padre y en segundo el de la madre (apellidos paterno y materno, respectivamente).[1] En Argentina, tradicionalmente, se utilizaba sólo el apellido paterno, no el materno, pero un proyecto de ley impulsado en 2008 habría previsto homologar esta situación a la del resto de países hispanohablantes.[2] Por tanto, se ha consolidado en el ámbito hispánico que la identificación formal o nombre de una persona esté compuesto de: nombre de pila (o simplemente nombre, pudiendo ser más de uno) - apellido paterno y apellido materno, por este orden. Adicionalmente y de forma extraoficial se considera que la relación de apellidos propios de cada persona se puede extender al conjunto de los paternos y maternos intercalándolos, es decir, el primer apellido de una persona es el primer apellido de su padre, su segundo apellido es el primer apellido de su madre, el tercer apellido es el segundo apellido de su padre, el cuarto apellido es el segundo de su madre, y de así de forma extendida. Luego una persona puede considerar que tiene tantos apellidos como corresponden a los de sus antepasados, si bien en los países hispanos se permite generalmente sólo el registro de dos apellidos. Desde el año 1999 la legislación española permite cambiar el orden de los apellidos. De esta forma, de común acuerdo de los padres, el apellido materno puede anteceder al del padre.

En el portugués se usa el mismo sistema, pero los apellidos se invierten (influencia que estuvo arraigada en Canarias varios siglos). Este hecho (consignar primero el apellido materno y luego el paterno) se da tanto en Portugal como en Brasil. Mientras tanto, en muchos países del mundo sólo se hereda el apellido paterno. El apellido de una mujer cambia tradicionalmente tras contraer matrimonio en algunas culturas, aunque hay pocos países que obliguen a realizar dicho cambio.

El uso de los apellidos es muy distinto entre las culturas del mundo. En particular, los habitantes de Tíbet y Java a menudo no utilizan apellido.

En Rusia y en Bulgaria, el nombre completo de una persona (antropónimo) consta del nombre de pila, patrónimo y apellido. La mayor parte de los apellidos rusos tienen origen patronímico, es decir, derivados de nombres masculinos añadiendo el sufijo -ov (a) o -ev (a), donde la "a" se utiliza para el género femenino. Los patrónimos actuales, sin embargo, tienen el sufijo -óvich o -évich para el género masculino y el sufijo -ovna o -evna para el femenino. Por ejemplo, si un ruso llamado Iván Petróvich Pávlov tuviera un hijo llamado Iván y una hija llamada Irina, sus nombres completos serían Iván Ivánovich Pávlov e Irina Ivánovna Pávlova.

En Islandia, el apellido consiste simplemente en el patronímico con el sufijo -son (hijo) o -dóttir (hija). Por ejemplo, los hijos de Guðmund Jónsson serían Stefán Guðmundsson (hijo) y Vígdis Guðmundsdóttir (hija), mientras que los de Stefán serían Þór Stefánsson (hijo) y Guðrún Stefánsdóttir (hija), tal cual es el caso de la cantante Björk Guðmundsdóttir (véase nombre islandés).

En la República Checa el nombre completo de una mujer consta del nombre de pila y apellido. La mayor parte de los apellidos checos tienen origen patronímico, es decir, derivados de nombres masculinos añadiendo el sufijo -ová o -cká (solamente) para el femenino. Por ejemplo, si un checo llamado Josef Dostál tuviera una hija llamada Marie y un hijo llamado Mikulaš, sus nombres completos serían Marie Dostálová y Mikulaš Dostál. Ese -ová y/o -cká son declinaciones, que en masculino seria -ovo, que significa de (De Celis, De Jensen, De Martínez) o también de algo (de un vaso, de un florero).

En Guinea Ecuatorial existían apellidos de mujeres, que señalaban la línea femenina de la que procedía una mujer, costumbre que van perdiendo en favor del sistema español, con las protestas de algunos, que dicen que, siendo los apellidos marcadores de los ascendientes, cómo va una persona a descender de dos varones.

Registro y modificación de los apellidos[editar]

El registro de los apellidos se realiza al inscribir a una persona en el Registro Civil. Las regulaciones de cada país definen los límites permitidos en el registro.

Por ejemplo, la legislación española actual limita a dos el número de nombres simples en el registro y el inscrito ha de tener como primer y segundo apellido los que tengan como primeros sus respectivos progenitores en el orden que decidan los padres, siendo lo más habitual que se opte por el primer apellido del padre y después el de la madre, según venía siendo la norma desde hacía más de un siglo en España. Esta posibilidad de elegir el orden de los apellidos al inscribir fue legislada el 5 de noviembre de 1999: se puede elegir el orden de los apellidos en el momento de inscribir a una persona al nacer, condicionando el resto de inscripciones de hijos de los mismos padres, y añadir o quitar el prefijo 'de'. Tras la mayoría de edad será el propio interesado el que podrá solicitar el cambio de orden. Además, las parejas de personas del mismo sexo que, como consecuencia de la ley 13/2005 de 30 de junio, decidan adoptar han de elegir el orden de los apellidos de su primer hijo, que se mantendría.

Adicionalmente, la legislación española permite la unión de dos apellidos para formar un apellido compuesto. Esta práctica es común cuando el segundo apellido (el que proviene de la madre) no es corriente y no se desea perder. Al unir ambos apellidos en un único apellido compuesto (generalmente con un guion) se asegura que no se perderá al intercalarse con otros apellidos en generaciones posteriores.

Origen de los apellidos hispánicos[editar]

La mayoría de los apellidos, según el origen, se pueden dividir en:

  • Apellidos patronímicos.
  • Apellidos toponímicos.
  • Apellidos derivados de oficios.
  • Apellidos descriptivos.
  • Apellidos castellanizados.
  • El mito de los apellidos judíos.

Apellidos patronímicos[editar]

Los apellidos patronímicos son aquellos que han sido originados por un nombre propio y son el conjunto de apellidos más extendidos en España y ámbito hispano.[3] En la España medieval y en países que fueron sus colonias, se utiliza principalmente la desinencia -ez (probablemente relacionado con el sufijo germánico -iks o -ichs). Aunque también son habituales -es (en Galicia y Portugal), -is (en Cataluña, Baleares y Valencia), -iz (en el País Vasco), -i (en Asturias). Por ejemplo, del nombre de pila Lope deriva López, mientras que el apellido catalán correspondiente es Llopis, y el portugués Lopes. En países de habla portuguesa se emplea una terminación con el mismo origen: -es. De Menendo o Melendo derivan las formas Menéndez (general en el ámbito del castellano, junto con Meléndez), y Melendi (en Asturias); de la forma gallego-portuguesa Mendo derivan a su vez Méndez y Mendes.

Con similar uso tenemos el sufijo -son (literalmente ‘hijo’) utilizado en apellidos nórdicos e ingleses (Harrison, Morrison, Edison), o el genitivo -ovich / -evich y -ov(a) / -ev(a) de los apellidos rusos y otras culturas eslavas; además de los prefijos Ibn 'hijo' o Bin de los árabes, Ben o Bar de los judíos (el primero es la forma hebrea y la segunda la forma aramea), Mac- y Mc-, de los escoceses e irlandeses, u O'- de los irlandeses. (Véase también la formación de nombres islandeses).

Sin embargo, algunos apellidos patronímicos no se transformaron y simplemente existen como el nombre que los originó, y que, en algunos casos, ha caído en desuso (como pueden ser, entre otros, Alonso, Bernabé, Bernal, García, Juan, Martín, Vicente o Simón). Otros apellidos patronímicos se forman por sintagma preposicional: Del Frade o Del Frate (‘hijo del fraile’), Del Greco (‘hijo del griego’), De los Reyes, etc.

Un apellido no patronímico por excelencia en castellano es "Expósito" o "Espósito", que antiguamente se daba a menudo a los recién nacidos abandonados de padres desconocidos. En catalán el equivalente es "Deulofeu" (lit., Dios lo hizo) o "Trobat" (lit., "encontrado"), en Navarra "Goñi" "del rey", y en otros lugares, también quizás "Tornero" -del torno de la Inclusa. En Aragón se utilizó la palabra "Borde" como un término técnico del derecho para nombrar a los nacidos de mujer soltera.

Algunos apellidos patronímicos típicos (no es una lista exhaustiva) son:

Apellidos toponímicos[editar]

Derivan del nombre del lugar donde vivía, procedía o poseía tierras la persona o familia asociados al apellido. Muchos se encuentran precedidos de la preposición "de", "del", "de la" o simplemente son gentilicios.

Los apellidos toponímicos son muy numerosos en español y, por ejemplo, forman casi el 80% de los apellidos navarros y vascos, en particular aquellos que siguen a un sobrenombre (por ejemplo, ‘Otxoa de Zabalegi’, o sea, ‘Otxoa (nombre propio medieval 'el lobo' de Zabalegi’). Por tanto, son muchísimo más variados que los patronímicos aunque en conjunto usados por menos personas que éstos. Algunos apellidos toponímicos son:

También se aplica a los accidentes geográficos, o cosas de la naturaleza, de todo lo que el hombre ve y conoce sobre la faz de la Tierra:

Nombres comunes[editar]

La flora, la fauna o las peculiaridades existentes en una región también parecen estar detrás de muchos apellidos. Basados en la flora se tienen:

  • Carrasco
  • Castaño
  • Encina
  • Freixas (Freixa, Fresno)
  • Noguera (cast. Nogal)
  • Olmo
  • Palma
  • Pera/Peral/Perer/Parés/Parès/Pereiro/Pereiros/Pereira/Pereyra
  • Robles
  • Rosa/Rosales
  • Carvallo/Carvalho/Caraballo
  • Granado/Granados
  • Selva/Silva/Da Silva/Silveira/Da Silveira

También son comunes los nombres de flores, muy frecuentemente adaptados por judíos conversos y moriscos[cita requerida]:

  • Clavel
  • Flores/Flórez
  • Rosal/Rosales/Rosadilla/Rosas/De Rosas/De La Rosa
  • Perahya/Perahia ('flor', en hebreo)
  • O en otros idiomas Stengel (‘tallo’, en alemán)

Apellidos aparentemente derivados de la fauna y nombres de animales domésticos son:

  • Águila/Aguilar/Aguilera/Aguiló/Aguilon/Aguilona/Aguilá
  • Cordero
  • Gallo
  • Lobos, Lobo
  • Ortega
  • Toro
  • Vaca/Baca/Cabeza de Vaca/Vacas

Otros nomres provienen de peculiaridades arquitectónicas existentes en las localidades donde se originaron ciertos apellodos:

  • Alcazar
  • Arrabal, Rabal, Raval
  • Atalaya
  • Calle/Lacalle/Calleja/Callejas
  • Castillo/Castelo/Castelli/Castell
  • Fuentes/De La Fuente/Font
  • Iglesias
  • Mas
  • Palacios
  • Paredes
  • Plaza
  • Puente/Puentes/(Pont, Ponte)
  • Torre/Torres/de la Torre

Apellidos de oficios o profesiones[editar]

Son aquellos que derivan del oficio o profesión que ejercía la persona o familia asociada al apellido. Algunos apellidos de oficios o profesiones son:

Apellidos de apodos o de descripciones[editar]

Son aquellos que derivan de una descripción o algún apodo de la persona o familia asociada al apellido. Algunos apellidos de apodos o descripción física son:

  • Aguado
  • Alegre
  • Barriga
  • Bello
  • Bermejo (rojo)
  • Blanco
  • Bravo
  • Bueno
  • Calvo
  • Cano
  • Castaños
  • Cortés (Cortès)
  • Crespo
  • Delgado
  • Delicado
  • Gordo
  • Grande
  • Hermosillo (hermoso)
  • Hurtado
  • Leal
  • Lozano
  • Manso
  • Monge
  • Matamoros
  • Moreno
  • Pinto
  • Prieto
  • Rojo
  • Rubio, Royo
  • Seco

La influencia de la Inquisición[editar]

Algunos apellidos compuestos como San Basilio, San Juan, San Martín, Santamaría, Santana, Santángelo, Santiago o en general aquellos que comienzan con San, Santa o Santo, Santos, Santi, nacieron entre otros casos, en épocas de la Santa Inquisición española, cuando los sefardíes, moriscos, gitanos y otras etnias tuvieron que huir y cambiar de apellidos usando estos compuestos. En síntesis, muchos apellidos descritos son de una indiscutible o innegable inspiración (connotación, alusión) cristiana, pero como hacen referencia a un vocablo mesiánico y un símbolo mesiánico o cristiano que nunca fueron aceptados por la mayor parte de los judíos, aunque sí, es plausible concluir que las palabras que dan surgimiento a los apellidos nombrados, pertenecen a familias conversas que los adoptaron como propios o suyos.

Apellidos castellanizados[editar]

Los apellidos castellanizados son aquéllos que no tienen un origen hispano, pero que con la influencia del castellano fueron transformándose con una grafía o gramaticalmente a lo más parecido en la fonética española; lo más común es debido a la presencia de algún individuo de un linaje extranjero radicado en España o sus antiguas colonias. También son castellanizados algunos apellidos de procedencia indígena, siendo común que algunos apellidos fueran adaptados a otros ya existentes debido a que tienen una fonética similar. Al igual que la toponimia, los apellidos catalanes y especialmente los gallegos han sido en gran parte castellanizados debido a la similitud de estas lenguas. A veces con acierto en la traducción: Branco > Blanco, y otras con graves errores etimológicos: Freixeiro (fresneda, lugar poblado de fresno) > Freijeiro.

Algunos apellidos castellanizados son:

  • De origen aimara: Huanca, Mamani
  • De origen árabe: Alabí, Hasbún, Hándal, Saca, Batarsé, Jara, Manzur, etc.
  • De origen caribeño: Cumana,
  • De origen chibcha/muisca: Bogotá, Bacatá, Chia, Chitaraque, Turmequé, Tunjo, Nemogá, Pánque(v)ba, Piraquive, Viracachá, Guanúmen.
  • De origen escocés: Anton (< Anthony), Mac Gil (< Mac Hill)
  • De origen francés: Cambón (< Xambó), Perdomo (< Prudhomme), Bruil.
  • De origen gallego: Villarino (< Vilariño), Sotelo (< Soutelo).
  • De origen inglés: Morgade (< Morguen), Rubens (< Robins), Jorge (< George).
  • De origen italiano: Fagúndez (< Fago).
  • De origen mapuche: Antilef, Cuyul, Huenchuñir.
  • De origen maya: Montepeque, Cauich, Cavich, Puch, Moo, Pech, Chí, Puc
  • De origen nahuatl: Atonal, Moctezuma, Zepactle, Nayarit.
  • De origen normando: Jufré (< Geodfrey).
  • De origen portugués: Acuña (< Cunha), Mascareña (< Mascarenhas), Coutiño (< Coutinho), Coello (< Coelho), Mourillo (< Mourinho).
  • De origen quechua: Paita, Quispe, Urpi.
  • De origen vasco: Arizmendi, Anzoátegui, Artunduaga, Amuchástegui, Echeverría, Bolívar, Etedgui, Goicoechea, Yñigo, Ligüerre.

El mito de los apellidos judíos[editar]

Pogromo contra los judíos en Francfort el 22 de agosto de 1614. Uno de los mitos genealógicos más extendidos es la creencia de que los judíos tenían un tipo de apellido concreto.

A pesar de la gran cantidad de judíos que vivieron por siglos en la península ibérica, es un mito muy extendido, sobre todo, en España e Hispanoamérica es el de los apellidos judíos. Se ha pensado que los judíos han llevado apellidos de todo tipo. En palabras del genealogista Manuel Trujillo Berges.

«[P]ara algunos son apellidos de origen judío todos los apellidos de tipo toponímico o gentilicio, para otros todos los apellidos de tipo patronímico, para otros todos aquellos que se refieren a un oficio, para otros todos aquellos que comportan un nombre de santo o advocación mariana y para otros lo son todos los relativos a plantas y animales. Vamos, que según estas leyendas urbanas, evidentemente todas ellas falsas, son de origen judío prácticamente todos y cada uno de los apellidos de España»Plantilla:Fuente requerida.

Así, lo lógico, es que muchos apellidos judíos se volvieron gentiles, por ejemplo Calderón, Pereira, Espinoza, Leyva, Mendez, Perez, Franco, Toledano, Rubin, etc. así como también los judíos buscaran pasar inadvertidos en Europa, ya que habían sufrido varias veces la ira de los cristianos, sobre todo en el siglo XIII, cuando les echaron la culpa de la peste negra, entre otros males. Y más cuando se instalaba la Inquisición en algunos países cristianos de Europa y con la instauración en España de ésta tras la expulsión de los judíos en 1492. El fin del Santo Oficio era perseguir a los cristianos nuevos que presuntamente seguían practicando su antigua fe. Por tanto, se acusaba de judeizantes a los nuevos cristianos judíos si practicaban aún su antigua religión o mahometizantes a los musulmanes, así como perseguía a los herejes. Por tanto, los cristianos nuevos de origen judío buscaban apellidos corrientes de la zona donde habitasen[cita requerida] para pasar lo más desapercibidos posible, de modo que la creencia de que los judíos tienen un tipo de apellido común es falsa.[4]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Antonio Alfaro de Prado Sagrera a de genealogía, nobleza y armas (nº351, Madrid), 2012, ISSN 0018-1285, págs. 207-235
  2. Ferreyra, Pilar (16 de junio de 2006). «Por ley, todos los argentinos recién nacidos llevarán doble apellido». Clarín. Consultado el 28 de febrero de 2013. 
  3. Antonio Alfaro de Prado Sagrera Los apellidos más extendidos en España, apuntes onomásticos y genealógicos, en Cuadernos de Genealogía (nº3, Madrid), 2008, ISSN-e 1998-2866, págs. 23-34
  4. Manuel Trujillo Berges (6 de marzo de 2009). «Mitos genealógicos: los apellidos judíos».

Enlaces externos[editar]